Esperma saludable: mejora tu fertilidad

No siempre es un hecho que se tenga esperma saludable. Comprende cómo los factores relacionados con el estilo de vida pueden afectar tu esperma y qué puedes hacer para mejorar la fertilidad.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

La calidad de tus espermatozoides

Si tú y tu pareja están planificando ser padres, quizás te preguntes por la salud de tus espermatozoides. Comienza por entender los distintos factores que afectan la fertilidad masculina; luego, piensa en medidas que puedes tomar para que los espermatozoides sean de una calidad excepcional.

¿Qué determina la salud de los espermatozoides?

La salud de los espermatozoides depende de varios factores, como la cantidad, el movimiento y la estructura:

  • Cantidad. Es más probable que seas fértil si tu eyaculación (el semen expulsado en una sola eyaculación) contiene al menos 15 millones de espermatozoides por mililitro. Tener una cantidad muy baja de espermatozoides en una eyaculación podría dificultar el embarazo, porque hay menos candidatos disponibles para fertilizar el óvulo.
  • Movimiento. Para llegar hasta un óvulo y fertilizarlo, los espermatozoides se deben mover: retorcerse y nadar a través del cuello uterino, el útero y las trompas de Falopio de una mujer. Esto se conoce como «motilidad». Es más probable que seas fértil si al menos el 40 por ciento de tus espermatozoides se mueven.
  • Estructura (morfología). Los espermatozoides normales tienen cabezas ovaladas y colas largas, que actúan en conjunto para impulsarlos hacia adelante. Si bien no es un factor tan importante como la cantidad o el movimiento de los espermatozoides, cuantos más espermatozoides tengas con forma y estructura normales, más probabilidades hay de que seas fértil.

¿Cuál es la causa de los problemas de fertilidad masculina?

Existen diversos problemas médicos que pueden contribuir a los problemas de fertilidad masculina, entre ellos:

  • Un problema en el hipotálamo o la hipófisis, las partes del cerebro que indican a los testículos que produzcan testosterona y espermatozoides (hipogonadismo secundario)
  • Enfermedad testicular
  • Trastornos relacionados con el transporte de semen

La edad también puede influir. La habilidad de los espermatozoides para moverse y la proporción normal de espermatozoides tienden a disminuir con la edad, lo que afecta la fertilidad masculina. Algunas investigaciones indican que los hombres que tienen entre 35 años y un poco más de 40 años tardan más tiempo en lograr un embarazo que los hombres más jóvenes.

¿Cuál es la mejor forma de producir espermatozoides saludables?

Para aumentar las probabilidades de producir espermatozoides saludables, puedes tomar algunas medidas simples. Por ejemplo:

  • Mantén un peso saludable. Algunas investigaciones sugieren que el aumento del IMC está vinculado con una reducción en el conteo y el movimiento de espermatozoides.
  • Lleva una dieta saludable. Elige muchas frutas y vegetales, que son ricos en antioxidantes y pueden contribuir a mejorar la salud de los espermatozoides.
  • Evita infecciones de transmisión sexual. Las infecciones de transmisión sexual, como la clamidia y la gonorrea, son una causa principal de infertilidad en los hombres. Para protegerte, limita la cantidad de parejas sexuales y usa preservativo cada vez que tengas relaciones sexuales, o bien permanece en una relación mutuamente monógama con una pareja que no esté infectada.
  • Controla el estrés. El estrés puede reducir el funcionamiento sexual y afectar las hormonas necesarias para producir espermatozoides.
  • Ponte en movimiento. La actividad física moderada puede aumentar los niveles de potentes enzimas antioxidantes, que pueden ayudar a proteger los espermatozoides.

¿Qué está prohibido?

El esperma puede ser especialmente vulnerable a los factores ambientales, como la exposición al calor excesivo o a sustancias químicas tóxicas. Para proteger la fertilidad:

  • No fumes. Los hombres que fuman cigarrillos tienen más probabilidades de tener un conteo de espermatozoides bajo. Fumar también puede disminuir el movimiento del esperma y hacer que este sea deforme. Si fumas, pídele al médico que te ayude a dejar de hacerlo.
  • Limita la cantidad de alcohol que bebes. El consumo excesivo de alcohol puede causar impotencia y disminuir la producción de testosterona y de esperma. Si optas por beber bebidas alcohólicas, hazlo solo con moderación.
  • Evita usar lubricantes durante el sexo. Si bien hace falta más investigación acerca de los efectos de los lubricantes sobre la fertilidad, considera evitarlos durante el acto sexual. De ser necesario, considera usar aceite de bebé, aceite de canola, clara de huevo o un lubricante facilitador de la fertilidad, como Pre-Seed.
  • Habla con tu proveedor de atención médica acerca de los medicamentos. Los bloqueadores de los canales de calcio, los antidepresivos tricíclicos, los antiandrógenos y otros medicamentos pueden contribuir a causar problemas de fertilidad. Los esteroides anabólicos pueden tener el mismo efecto.
  • Tratamiento oncológico. La quimioterapia y la radioterapia para tratar el cáncer pueden dificultar la producción de esperma y hacer que la infertilidad sea permanente. Consulta con el médico el impacto que puede tener sobre tu fertilidad, o la posibilidad de obtener y almacenar esperma antes del tratamiento.
  • Cuídate de las toxinas. La exposición a pesticidas, plomo y otras toxinas puede afectar la cantidad y calidad del esperma. Si tienes que trabajar con toxinas, hazlo con cuidado. Por ejemplo, usa vestimenta y equipos de protección, y evita el contacto de los productos químicos con la piel.
  • Mantente fresco. La temperatura elevada del escroto puede dificultar la producción de esperma. Si bien los beneficios no se han comprobado por completo, usar ropa interior suelta, disminuir el tiempo que pasas sentado, evitar los saunas y jacuzzis, y limitar la exposición del escroto a objetos calientes (como una computadora portátil) podría mejorar la calidad del esperma.

¿Cuál es momento de buscar ayuda?

Adoptar prácticas de estilo de vida saludable para mejorar tu fertilidad, y evitar lo que pueda afectarla, puede mejorar tus posibilidades de concebir un bebé. Si tú y tu pareja no han concebido un bebé después de un año de tener relaciones sexuales sin protección, podrías considerar realizarte una evaluación de la infertilidad. También es posible que un especialista en fertilidad pueda identificar la causa del problema y proporcionar tratamientos que los ayuden a ti y a tu pareja a encaminarse hacia la paternidad.

June 13, 2018 See more In-depth