Ergonomía en la oficina: tu guía práctica

Un lugar de trabajo cómodo puede hacerte sentir mejor. Renueva el lugar donde trabajas sentado con esta guía visual para la ergonomía en la oficina.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Si te sientas detrás de un escritorio por horas, no estás condenado a una carrera de dolor de cuello y espalda o dolor en las muñecas y los dedos. La ergonomía adecuada de la oficina (incluso la altura correcta de la silla, el espacio adecuado entre los equipos y una buena postura en el escritorio) puede ayudar a que tú y tus articulaciones estén cómodos en el trabajo.

¿Listo para remodelar tu espacio de trabajo? Comienza por hacer que el lugar de trabajo donde te sientas sea cómodo con esta guía visual de la ergonomía del puesto de trabajo.

Ergonomía de oficina

Silla

Elige una silla que brinde soporte a las curvas de la columna vertebral. Ajusta la altura de tu silla de manera que los pies descansen planos sobre el piso o sobre un reposapiés y tus muslos estén paralelos al piso. Ajusta los reposabrazos de modo que tus brazos descansen suavemente sobre ellos con los hombros relajados.

Objetos importantes

Mantén los objetos más importantes, como el teléfono, la grapadora o los materiales impresos, cerca de tu cuerpo para que tengas que esforzarte lo menos posible para agarrarlos. Si tienes que agarrar algo que no puedes alcanzar cómodamente mientras estás sentado, ponte de pie.

Teclado y ratón

Coloca el ratón al alcance de la mano y sobre la misma superficie que el teclado. Mientras escribes o usas el ratón, mantén las muñecas rectas, la parte superior de los brazos cerca del cuerpo y las manos a la altura o ligeramente por debajo del nivel de los codos. Utiliza atajos del teclado para reducir el uso extendido del ratón. Si es posible, ajusta la sensibilidad del ratón para que puedas utilizarlo con un ligero toque. Alterna la mano que usas para operar el ratón moviendo el ratón al otro lado del teclado.

Teléfono

Si hablas por teléfono con frecuencia y escribes al mismo tiempo, coloca el teléfono en altavoz o utiliza un auricular en lugar de colocar el teléfono entre la cabeza y el cuello.

Reposapiés

Si tu silla es demasiado alta para que puedas apoyar tus pies en el suelo (o la altura de tu escritorio requiere que levantes la altura de tu silla), usa un reposapiés. Si no hay un reposapiés disponible, trata de usar un taburete pequeño o una pila de libros resistentes en su lugar.

El escritorio

Debajo del escritorio, asegúrate de que haya espacio para las rodillas, los muslos y los pies. Si el escritorio está demasiado bajo y no se puede ajustar, coloca tablas o bloques resistentes debajo de las patas del escritorio. Si el escritorio está demasiado alto y no se puede ajustar, levanta la silla. Usa un reposapiés para apoyar los pies según sea necesario. Si tu escritorio tiene un borde duro, acolcha el borde o usa un reposamuñecas. No guardes artículos debajo de tu escritorio.

Monitor

Coloca el monitor directamente delante de ti, a una distancia aproximada de un brazo. La parte superior de la pantalla debe estar a la altura o ligeramente por debajo del nivel de los ojos. El monitor debe estar directamente detrás del teclado. Si usas bifocales, baja el monitor de 1 a 2 pulgadas (2,5 cm a 5 cm) adicionales para una tener visión más cómoda. Coloca tu monitor de modo que la fuente de luz más brillante quede de costado.

Sept. 14, 2019 See more In-depth