Diagnóstico

No hay pruebas específicas para la esclerosis múltiple. En su lugar, el diagnóstico de esclerosis múltiple se basa en descartar otras enfermedades que pueden producir signos y síntomas similares, lo que se denomina "diagnóstico diferencial".

Es probable que el médico comience con una revisión exhaustiva de los antecedentes médicos y un examen físico.

Laboratorio de investigación sobre esclerosis múltiple

Laboratorio de investigación de la esclerosis múltiple en Mayo Clinic

El médico puede recomendar lo siguiente:

  • Análisis de sangre, para ayudar a descartar otras enfermedades con síntomas similares a los de la esclerosis múltiple. En la actualidad, se están desarrollando pruebas para buscar biomarcadores específicos asociados con la esclerosis múltiple, que pueden ayudar a diagnosticar la enfermedad.
  • Punción lumbar, en la que se extrae una pequeña muestra de líquido cefalorraquídeo del canal espinal para su análisis en el laboratorio. Esta muestra puede indicar anomalías en los anticuerpos que están asociadas con la esclerosis múltiple. La punción lumbar también ayuda a descartar infecciones y otras enfermedades con síntomas parecidos a los de la esclerosis múltiple.
  • Resonancia magnética, que puede revelar zonas de esclerosis múltiple (lesiones) en el cerebro y la médula espinal. Es posible que recibas una inyección intravenosa con un material de contraste para resaltar las lesiones que indican que tu enfermedad está en una fase activa.
  • Pruebas de potenciales provocados, que registran las señales eléctricas producidas por el sistema nervioso en respuesta a determinados estímulos. Una prueba de potencial evocado puede utilizar estímulos visuales o eléctricos. En estas pruebas, se observa un patrón visual en movimiento, o se aplican impulsos eléctricos cortos a los nervios de las piernas o los brazos. Los electrodos miden la rapidez con la que se transmite la información por las vías nerviosas.

En la mayoría de los casos de personas con esclerosis múltiple recurrente-remitente, el diagnóstico es bastante simple y se basa en un patrón de síntomas consistente con la enfermedad y confirmado mediante diagnóstico por imágenes del cerebro, como las resonancias magnéticas.

En personas con síntomas inusuales o una enfermedad progresiva, puede ser más difícil diagnosticar la esclerosis múltiple. En estos casos, tal vez sea necesario realizar más pruebas con análisis de líquido cefalorraquídeo, potenciales provocados e imágenes adicionales.

Imagen por resonancia magnética (IRM) del cerebro

La RM del cerebro con frecuencia se utiliza para ayudar a diagnosticar la esclerosis múltiple.

Tratamiento

La esclerosis múltiple no tiene cura. Por lo general, el tratamiento de la esclerosis múltiple se centra en acelerar la recuperación después de los ataques, en desacelerar el avance de la enfermedad y en tratar los síntomas. Algunas personas tienen síntomas tan leves que el tratamiento no es necesario.

Tratamientos para los ataques de esclerosis múltiple

  • Corticosteroides, como la prednisona oral y la metilprednisolona intravenosa, según lo recetado para reducir la inflamación de los nervios. Los efectos secundarios pueden incluir insomnio, aumento de la presión arterial, aumento de los niveles de glucosa en la sangre, cambios de humor y retención de líquidos.
  • Intercambio de plasma (plasmaféresis). La porción líquida de parte de la sangre (plasma) se extrae y se separa de las células sanguíneas. Luego las células sanguíneas se mezclan con una solución de proteína (albúmina) y se vuelven a introducir en el cuerpo. El intercambio de plasma puede usarse si los síntomas son nuevos, graves y no han respondido a los esteroides.

Tratamientos para modificar el avance

Para la esclerosis múltiple progresiva primaria, el ocrelizumab (Ocrevus) es la única terapia modificadora de la enfermedad aprobada por la FDA. Las personas que reciben este tratamiento tienen un poco menos probabilidades de progresar que aquellas que no son tratadas.

Para la esclerosis múltiple recurrente-remitente, se dispone de varias terapias modificadoras de la enfermedad.

Gran parte de la respuesta inmunitaria asociada con la esclerosis múltiple se produce en las primeras etapas de la enfermedad. El tratamiento agresivo con estos medicamentos lo antes posible puede disminuir la tasa de recaída, retardar la formación de nuevas lesiones y reducir potencialmente el riesgo de atrofia cerebral y la acumulación de discapacidades.

Muchas de las terapias modificadoras de la enfermedad que se utilizan para tratar la esclerosis múltiple conllevan riesgos de salud considerables. La elección del tratamiento más adecuado depende de un análisis detallado de varios factores, como la duración y la gravedad de la enfermedad, la eficacia de los tratamientos previos para la esclerosis múltiple, otros problemas de salud, el costo y si eres mujer en edad fértil.

Las opciones de tratamiento para la esclerosis múltiple remitente-recurrente incluyen medicamentos inyectables y orales.

Los tratamientos inyectables incluyen:

  • Medicamentos de interferón beta. Estos medicamentos están entre los que se recetan con más frecuencia para tratar la esclerosis múltiple. Se inyectan debajo de la piel o en un músculo y pueden reducir la frecuencia y la gravedad de las recaídas.

    Los efectos secundarios de los interferones pueden incluir síntomas similares a los de la gripe y reacciones en el lugar de la inyección.

    Necesitarás análisis de sangre para controlar tus enzimas hepáticas porque el daño hepático es uno de los efectos secundarios posibles por el uso de interferones. Las personas que toman interferones pueden desarrollar anticuerpos neutralizantes que podrían reducir la eficacia del medicamento.

  • Acetato de glatiramer (Copaxone, Glatopa). Este medicamento puede ayudar a bloquear el ataque del sistema inmunitario a la mielina y debe inyectarse debajo de la piel. Uno de los efectos secundarios puede ser la irritación de la piel en el lugar de la inyección.

Los tratamientos orales incluyen los siguientes:

  • Fingolimod (Gilenya). Este medicamento oral que se toma una vez al día reduce el índice de recaídas.

    Necesitarás que se te controle el ritmo cardíaco y la presión arterial durante seis horas después de la primera dosis porque los latidos del corazón pueden ser más lentos. Otros efectos secundarios incluyen infecciones graves poco frecuentes, dolores de cabeza, hipertensión arterial y visión borrosa.

  • Dimetilfumarato (Tecfidera). Este medicamento oral que se toma dos veces al día puede reducir las recaídas. Los efectos secundarios pueden comprender enrojecimiento, diarrea, náuseas y menor recuento de glóbulos blancos. Este fármaco debe controlarse mediante análisis de sangre de forma regular.
  • Diroximel fumarato (Vumerity). Esta cápsula, que se administra dos veces al día, es similar al dimetilfumarato, pero suele tener menos efectos secundarios. Está aprobado para el tratamiento de formas de esclerosis múltiple recurrentes.
  • Teriflunomida (Aubagio). Este medicamento oral que se toma una vez al día puede reducir el índice de recaídas. La teriflunomida puede producir daño hepático, caída del cabello y otros efectos secundarios. Este medicamento se asocia con defectos de nacimiento cuando lo toman tanto hombres como mujeres. Por lo tanto, use anticonceptivos cuando tome este medicamento y hasta dos años después. Las parejas que deseen quedar embarazadas deben hablar con su médico sobre las formas de acelerar la eliminación del fármaco del cuerpo. Este fármaco debe controlarse mediante análisis de sangre de forma regular.
  • Siponimod (Mayzent). Las investigaciones demuestran que este medicamento oral, que se toma una vez al día, puede reducir el índice de recaídas y ayudar a retrasar la progresión de la esclerosis múltiple. También está aprobado para la esclerosis múltiple secundaria progresiva. Los posibles efectos secundarios comprenden infecciones virales, problemas hepáticos y un recuento bajo de glóbulos blancos. Otros posibles efectos secundarios incluyen cambios en la frecuencia cardíaca, dolores de cabeza y problemas de la vista. El siponimod es perjudicial para el feto en desarrollo, por lo que las mujeres que pueden quedar embarazadas deben usar anticonceptivos cuando tomen este medicamento y durante 10 días después de dejar de tomarlo. Algunas personas podrían necesitar que se les controle el ritmo cardíaco y la presión arterial durante seis horas después de la primera dosis. Este fármaco debe controlarse mediante análisis de sangre de forma regular
  • Cladribina (Mavenclad). Este medicamento se receta generalmente como tratamiento de segunda línea para aquellas personas con esclerosis múltiple remitente-recurrente. También se aprobó para la esclerosis múltiple secundaria-progresiva. Se da en dos series de tratamiento, repartidos en un período de dos semanas, en el transcurso de dos años. Los efectos secundarios incluyen infecciones de las vías respiratorias superiores, dolores de cabeza, tumores, infecciones graves y reducción de los niveles de glóbulos blancos. Las personas que tienen infecciones crónicas activas o cáncer no deberían tomar este medicamento, ni tampoco las mujeres embarazadas o en período de lactancia. Los hombres y las mujeres deben usar anticonceptivos al tomar este medicamento y durante los seis meses siguientes. Es posible que necesites controlarte mediante análisis de sangre mientras tomas cladribina.

Los tratamientos de infusión incluyen los siguientes:

  • Ocrelizumab (Ocrevus). Este medicamento de anticuerpos monoclonales humanizados es la única terapia modificadora de la enfermedad aprobada por la FDA para tratar tanto la forma remitente-recaída como la forma primaria-progresiva de la esclerosis múltiple. Los ensayos clínicos demostraron que reducía la tasa de recaída de la enfermedad y retrasaba el empeoramiento de la discapacidad en ambas formas de la enfermedad.

    El ocrelizumab lo administra un profesional médico mediante una infusión intravenosa. Los efectos secundarios relacionados con la infusión pueden incluir irritación de la piel en el sitio de la inyección, presión arterial baja, fiebre y náuseas, entre otros. Es posible que algunas personas no puedan tomar ocrelizumab, incluidas aquellas que tienen una infección de hepatitis B. El ocrelizumab también puede aumentar el riesgo de infecciones y algunos tipos de cáncer, en particular el cáncer mamario.

  • Natalizumab (Tysabri). Este medicamento está diseñado para bloquear el movimiento de células inmunitarias potencialmente nocivas desde el torrente sanguíneo hacia el cerebro y la médula espinal. Puede considerarse como tratamiento de primera línea para algunas personas con esclerosis múltiple grave o como tratamiento de segunda línea para otras.

    Este medicamento aumenta el riesgo de contraer una infección viral del cerebro potencialmente grave, denominada leucoencefalopatía multifocal progresiva en personas que tienen los anticuerpos para el agente causante del virus JC de la leucoencefalopatía multifocal progresiva. Las personas que no tienen los anticuerpos tienen un riesgo extremadamente bajo de leucoencefalopatía multifocal progresiva.

  • Alemtuzumab (Campath, Lemtrada). Este medicamento ayuda a reducir las recaídas de esclerosis múltiple al atacar a una proteína en la superficie de las células inmunitarias y reducir los glóbulos blancos. Este efecto puede limitar la potencial lesión a los nervios producida por los glóbulos blancos. Pero también aumenta el riesgo de contraer infecciones y trastornos autoinmunitarios, incluido un alto riesgo de contraer enfermedades tiroideas autoinmunitarias y enfermedades renales de origen inmunitario poco frecuentes.

    El tratamiento con alemtuzumab supone cinco días consecutivos de infusiones del medicamento, seguidos de otros tres días de infusiones un año más tarde. Las reacciones a la infusión son frecuentes con alemtuzumab.

    Solo los proveedores registrados pueden comercializar el medicamento, y las personas que reciben un tratamiento con él deben registrarse en un programa de control de inocuidad de medicamentos especiales. El alemtuzumab suele recomendarse para quienes tienen esclerosis múltiple agresiva o como tratamiento de segunda línea para pacientes a quienes les ha fallado otro medicamento para la esclerosis múltiple.

Tratamientos para los signos y síntomas de la esclerosis múltiple

  • Fisioterapia. Un terapeuta físico u ocupacional puede enseñarte ejercicios de estiramiento y fortalecimiento, y mostrarte cómo usar dispositivos para facilitar tus tareas cotidianas.

    La fisioterapia, junto con el uso de un andador cuando sea necesario, también puede ayudar a controlar la debilidad de las piernas y otros problemas de la marcha que a menudo se asocian con la esclerosis múltiple.

  • Relajantes musculares. Puedes experimentar rigidez o espasmos musculares dolorosos o incontrolables, en especial en las piernas. Los relajantes musculares como el baclofen (Lioresal, Gablofen), la tizanidina (Zanaflex) y la ciclobenzaprina pueden ayudar. El tratamiento con onabotulinumtoxina A es otra opción para los que tienen espasticidad.
  • Medicamentos para reducir la fatiga. La amantadina (Gocovri, Osmolex), el modafinilo (Provigil) y el metilfenidato (Ritalin) pueden ser útiles para reducir la fatiga relacionada con la esclerosis múltiple. Es posible que se recomienden algunos de los medicamentos que se utilizan para tratar la depresión, incluidos los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina.
  • Medicamentos para aumentar la velocidad al caminar. La dalfampridina (Ampyra) puede ayudar a aumentar ligeramente la velocidad al caminar en algunas personas. Las personas con antecedentes de convulsiones o disfunción renal no deben tomar este medicamento.
  • Otros medicamentos. También se pueden recetar medicamentos para la depresión, el dolor, la disfunción sexual, el insomnio y los problemas de control de la vejiga o los intestinos asociados con la esclerosis múltiple.

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic que ensayan nuevos tratamientos, intervenciones y pruebas para prevenir, detectar, tratar o controlar esta afección.

Estilo de vida y remedios caseros

Para ayudar a aliviar los signos y síntomas de la esclerosis múltiple, intenta lo siguiente:

  • Descansa mucho. Analiza tus hábitos de sueño para asegurarte de que estés durmiendo lo mejor posible. Para asegurarte de que estás durmiendo lo suficiente, es posible que tengas que ser evaluado, y posiblemente tratado, para los trastornos del sueño, como la apnea obstructiva del sueño.
  • Haz ejercicio. Si tienes esclerosis múltiple de leve a moderada, hacer ejercicio con regularidad te ayudará a mejorar la fuerza, el tono muscular, el equilibrio y la coordinación. Si hace calor, la natación u otros ejercicios en el agua son buenas opciones. También se recomiendan otros tipos de ejercicios leves a moderados a las personas que padecen esclerosis múltiple; algunos de ellos son caminatas, elongación, ejercicios aeróbicos de bajo impacto, bicicleta fija, yoga y taichí.
  • Enfríate. Los síntomas de la esclerosis múltiple suelen empeorar cuando sube la temperatura del cuerpo en personas con esclerosis múltiple. Puede ser útil no exponerte al calor y usar dispositivos tales como pañuelos y chalecos de refrigeración.
  • Consume una dieta equilibrada. Dado que hay poca evidencia para apoyar una dieta particular, los expertos recomiendan una dieta generalmente saludable. Algunas investigaciones indican que la vitamina D podría beneficiar a las personas que padecen esclerosis múltiple.
  • Reduce el estrés. El estrés puede desencadenar o empeorar tus signos y síntomas. Para combatirlo, puede ser útil practicar yoga, taichí, masajes, ejercicios de meditación o ejercicios de respiración profunda.

Medicina alternativa

Muchas personas con esclerosis múltiple utilizan una variedad de tratamientos alternativos o complementarios, o ambos, para ayudar a controlar sus síntomas, como la fatiga y el dolor muscular.

Actividades como el ejercicio, la meditación, el yoga, los masajes, una dieta más saludable, la acupuntura y las técnicas de relajación pueden ayudar a mejorar el bienestar mental y físico general, pero hay pocos estudios que respalden su uso para controlar los síntomas de la esclerosis múltiple.

Según las pautas de la American Academy of Neurology (Academia Estadounidense de Neurología), las investigaciones indican claramente que el extracto oral de cannabis puede mejorar los síntomas de espasticidad y dolor muscular. No hay pruebas de que el cannabis en cualquier otra forma sea eficaz para controlar otros síntomas de la esclerosis múltiple.

Se recomienda la ingesta diaria de vitamina D3 de 2000-5000 unidades internacionales al día en aquellos con esclerosis múltiple. La conexión entre la vitamina D y la esclerosis múltiple se respalda con la asociación entre la exposición a la luz solar y el riesgo de esclerosis múltiple.

Estrategias de afrontamiento y apoyo

Vivir con una enfermedad crónica puede ser difícil. Para controlar el estrés de vivir con esclerosis múltiple, considera las siguientes sugerencias:

  • Mantén las actividades diarias normales lo mejor que puedas.
  • Mantente en contacto con tu familia y tus amigos.
  • Continúa haciendo los pasatiempos que disfrutas y que puedes hacer.
  • Contáctate con un grupo de apoyo, ya sea para ti o para tus familiares
  • Habla con tu médico o con un consejero sobre tus sentimientos e inquietudes con respecto a vivir con esclerosis múltiple.

Preparación para la consulta

Es probable que te deriven a un médico especializado en trastornos del cerebro y del sistema nervioso (neurólogo).

Qué puedes hacer

  • Anota los síntomas que experimentes, incluidos aquellos que quizás no parezcan relacionados con el motivo de la consulta.
  • Proporciona una lista de todos tus medicamentos, vitaminas o suplementos.
  • Lleva todas las notas clínicas, exploraciones, resultados de análisis de laboratorio y demás información de tu profesional de atención médica primaria para el neurólogo.
  • Anota tu información médica clave, incluidas otras enfermedades diagnosticadas.
  • Anota información personal importante, incluidos cualquier cambio o situación estresante reciente en tu vida.
  • Escribe preguntas para hacerle al médico.
  • Pídele a un amigo o a un familiar que te acompañen, para ayudarte a recordar lo que diga el médico.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas. Estar preparado para responderlas puede dejar tiempo para repasar los puntos a los que quieres dedicar más tiempo. Te puede preguntar lo siguiente:

  • ¿Cuándo comenzaste a experimentar los síntomas?
  • ¿Los síntomas han sido continuos u ocasionales?
  • ¿Cuán intensos son los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, esté mejorando los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, esté empeorando los síntomas?
  • ¿Hay alguien en tu familia que tenga esclerosis múltiple?

Preguntas para hacerle al médico

  • ¿Cuál es la causa más probable de mis síntomas?
  • ¿Qué tipo de pruebas necesito hacerme? ¿Requieren alguna preparación especial?
  • ¿Esta enfermedad suele ser temporal o crónica?
  • ¿Mi enfermedad avanzará?
  • ¿Qué tratamientos hay disponibles?
  • Tengo otros problemas de salud. ¿Cuál es la mejor manera de controlarlos de manera conjunta?

Además de las preguntas que hayas preparado para hacerle al médico, no dudes en hacerle otras durante la consulta.

Esclerosis múltiple - atención en Mayo Clinic

June 12, 2020
  1. What is multiple sclerosis? National Multiple Sclerosis Society. https://www.nationalmssociety.org/What-is-MS. Accessed Dec. 14, 2018.
  2. Daroff RB, et al. Multiple sclerosis and other inflammatory demyelinating diseases of the central nervous system. In: Bradley's Neurology in Clinical Practice. 7th ed. Philadelphia, Pa.: Elsevier Saunders; 2012. https://www.clinicalkey.com. Accessed Dec. 14, 2018.
  3. Ferri FF. Multiple sclerosis. In: Ferri's Clinical Advisor 2019. Philadelphia, Pa.: Elsevier; 2019. https://www.clinicalkey.com. Accessed Dec. 14, 2018.
  4. Olek MJ. Clinical presentation, course, and prognosis of multiple sclerosis in adults. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Dec. 14, 2018.
  5. Wingerchuk DM (expert opinion). Mayo Clinic, Phoenix/Scottsdale, Ariz. Jan. 21, 2019.
  6. Ciccarelli O. Multiple sclerosis in 2018: New therapies and biomarkers. The Lancet. 2019;18:12.
  7. Keegan BM. Therapeutic decision making in a new drug era in multiple sclerosis. Seminars in Neurology. 2013;33:5.
  8. Goldman L, et al., eds. Multiple sclerosis and demyelinating conditions of the central nervous system. In: Goldman-Cecil Medicine. 25th ed. Philadelphia, Pa.: Saunders Elsevier; 2016. https://www.clinicalkey.com. Accessed Dec. 14, 2018.
  9. Lotze TE. Pathogenesis, clinical features, and diagnosis of pediatric multiple sclerosis. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Dec. 14, 2018.
  10. Kantarci OH, et al. Novel immunomodulatory approaches for the management of multiple sclerosis. Clinical Pharmacology & Therapeutics. 2014;95:32.
  11. Olek MJ. Disease-modifying treatment of relapsing-remitting multiple sclerosis in adults. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Dec. 14, 2018.
  12. Olek MJ, et al. Treatment of acute exacerbations of multiple sclerosis in adults. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Dec. 14, 2018.
  13. Wingerchuk DM. Multiple sclerosis: Current and emerging disease-modifying therapies and treatment strategies. Mayo Clinic Proceedings. 2014;89:225.
  14. Pizzorno JE, et al. Multiple sclerosis. In: Textbook of Natural Medicine. 4th ed. St. Louis, Mo.: Churchill Livingstone Elsevier; 2013. https://www.clinicalkey.com. Accessed Dec. 14, 2018.
  15. Olek MJ, et al. Evaluation and diagnosis of multiple sclerosis in adults. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Dec. 14, 2018.
  16. Gaetani L, et al. 2017 revisions of McDonald criteria shorten the time to diagnosis of multiple sclerosis in clinically isolated syndromes. Journal of Neurology. 2018;265:2684. http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1002/ana.22366/pdf.
  17. Olek MJ, et al. Pathogenesis and epidemiology of multiple sclerosis. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Dec. 17, 2018.
  18. Olek MJ, et al. Symptom management of multiple sclerosis in adults. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Dec. 14, 2018.
  19. Yadav Y, et al. Summary of evidence-based guideline: Complementary and alternative medicine in multiple sclerosis. Neurology. 2014;82:1083.
  20. Riggin EA. Allscripts EPSi. Mayo Clinic. March 4, 2020.
  21. National MS Society. Network of Pediatric MS Centers. https://www.nationalmssociety.org/What-is-MS/Who-Gets-MS/Pediatric-MS/Care-for-Pediatric-MS. Accessed March 5, 2020.
  22. Rodriguez M. Plasmapheresis in acute episodes of fulminant CNS inflammatory demyelination. Neurology. 1993;43:1100.
  23. Deb C. CD8+ T cells cause disability and axon loss in a mouse model of multiple sclerosis. PLoS One. 2010;5:e12478.
  24. FDA approves new drug to treat multiple sclerosis. U.S. Food & Drug Administration. https://www.fda.gov/NewsEvents/Newsroom/PressAnnouncements/ucm549325.htm. Accessed Feb. 1, 2019.
  25. Keegan BM (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester, Minn. Jan. 15, 2019.
  26. FDA approves new oral drug to treat multiple sclerosis. U.S. Food and Drug Administration. https://www.fda.gov/NewsEvents/Newsroom/PressAnnouncements/ucm634469.htm. Accessed March 29, 2019.
  27. Kappos L, et al. Siponimod versus placebo in secondary progressive multiple sclerosis (EXPAND): A double-blind, randomised, phase 3 study. The Lancet. 2018;391:1263.
  28. Marin Collazo IV (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester, Minn. April 2, 2019.
  29. AskMayoExpert. Multiple sclerosis. Mayo Clinic; 2020.
  30. AskMayoExpert. Medication monitoring guidelines. Mayo Clinic; 2020.
  31. Vumerity. National MS Society. https://www.nationalmssociety.org/Treating-MS/Medications/Vumerity. Accessed March 16, 2020.

Relacionado

Noticias de Mayo Clinic