Cómo usar desinfectantes de manos a base de alcohol

Los desinfectantes de manos a base de alcohol, que no requieren agua, son una alternativa aceptable cuando no hay agua ni jabón disponibles. Si usas un desinfectante de manos, asegúrate de que el producto contenga por lo menos 60 por ciento de alcohol. Luego, sigue estos simples pasos:

  • Aplica una cantidad suficiente del producto en la palma de la mano y humedece tus manos por completo.
  • Refriégate las manos, abarcando todas las superficies, hasta que queden secas.

Las toallitas antimicrobianas son otra opción efectiva. Recuerda buscar un producto que contenga un porcentaje elevado de alcohol. Si tienes las manos visiblemente sucias, lávatelas con agua y jabón.

Los niños también deben tener las manos limpias

Ayuda a los niños a mantenerse saludables animándolos a lavarse las manos adecuadamente y con frecuencia. Lávate las manos con tu hijo para mostrarle cómo se hace. Para evitar que lo haga con prisa, sugiérele que se lave las manos durante el tiempo que se tarda en cantar el «Feliz cumpleaños» dos veces. Si tu hijo no alcanza el lavabo solo, ten una escalerilla a mano.

Los desinfectantes de manos a base de alcohol son seguros para los niños y los adolescentes, especialmente cuando no hay agua ni jabón disponibles. Sin embargo, asegúrate de supervisar a los niños pequeños cuando usan desinfectantes de manos a base de alcohol. Recuérdale a tu hijo que debe asegurarse de que el desinfectante se seque por completo antes de tocar cualquier cosa. Después de utilizarlo, almacena el recipiente en un lugar seguro y fuera del alcance.

La higiene de las manos es especialmente importante para los niños que asisten a guarderías. Los niños pequeños al cuidado en grupos fuera de su hogar tienen un mayor riesgo de padecer enfermedades respiratorias y gastrointestinales, que se pueden contagiar con facilidad a los familiares y otros contactos.

Asegúrate de que el cuidador promueva el lavado de manos frecuente o el uso de desinfectantes de manos a base de alcohol. Pregunta si se requiere que los niños se laven las manos varias veces al día, no solo antes de las comidas. Además, observa si las zonas para cambiar los pañales se limpian luego de cada uso y si están bien separadas de las zonas para comer.

Una forma sencilla de mantenerse saludable

Lavarse las manos no requiere mucho tiempo ni esfuerzo, y ofrece muchos beneficios en cuanto a la prevención de enfermedades. Adoptar este simple hábito puede tener un papel fundamental en la protección de tu salud.

Oct. 14, 2016 See more In-depth