Descripción general

¿Qué es la depresión? Explicación de un experto de Mayo Clinic.

Infórmate más sobre la depresión con el Dr. Craig Sawchuk, psicólogo clínico de Mayo Clinic.

Hola, soy el Dr. Craig Sawchuk, psicólogo clínico de Mayo Clinic. Estoy aquí para hablar con ustedes sobre la depresión. Ya sea que busques respuestas para ti, para un amigo o para un ser querido, comprender los aspectos básicos de la depresión puede ayudarte a dar el siguiente paso.

¿Qué es la depresión?

La depresión es un trastorno del estado de ánimo que causa sentimientos persistentes de tristeza. Lamentablemente, la depresión está muy estigmatizada. La depresión no es una debilidad ni un defecto de carácter. No se trata de estar de mal humor, y las personas que tienen depresión no pueden cambiar ese estado de ánimo fácilmente. La depresión es una afección frecuente y grave, pero se puede tratar. Si tienes depresión, no eres el único. En verdad, afecta a personas de cualquier edad, raza, sexo biológico, nivel de ingresos y formación académica. Aproximadamente una de cada seis personas presentará un evento de depresión grave en algún momento de su vida, mientras que hay hasta 16 millones de adultos que sufren depresión clínica cada año. Hay muchos tipos de síntomas que conforman la depresión. Desde el punto de vista emocional, puedes sentirte triste, desganado, irritable o incluso apático. Desde el punto de vista físico, el cuerpo se decae. Te sientes cansado. El sueño suele alterarse. Se torna muy difícil sentirte motivado. Tu razonamiento también presenta cambios. Simplemente puede ser difícil concentrarse. Tus pensamientos tienden a ser mucho más negativos. Puedes ser muy duro contigo mismo o sentir desesperanza e impotencia por las cosas. Y, en algunos casos, hasta puedes pensar en que ya no quieres vivir. Desde el punto de vista del comportamiento, solo quieres alejarte y aislarte de los demás, de las actividades y de las responsabilidades cotidianas. Estos síntomas se presentan de manera simultánea y te mantienen atrapado en un ciclo depresivo. Los síntomas de la depresión son diferentes en cada persona. Algunos síntomas pueden ser un signo de otro trastorno o de otra enfermedad. Por ello, es importante tener un diagnóstico preciso.

¿Cuáles son las causas de la depresión?

Si bien no existe una única causa de la depresión, la mayoría de los expertos creen que hay una combinación de factores biológicos, sociales y psicológicos que contribuyen al riesgo de tener depresión. Desde el punto de vista biológico, pensamos en la genética o en antecedentes familiares de depresión, enfermedades como la diabetes, enfermedades cardíacas o trastornos de tiroides, e incluso en cambios hormonales que ocurren durante toda la vida, como un embarazo o la menopausia. Se cree que los cambios en la neuroquímica cerebral, en especial las alteraciones de los neurotransmisores (como la serotonina), que cumplen una función clave en el control de muchas funciones del organismo (como el estado de ánimo, el sueño y el apetito), desempeñan un papel especialmente importante en la depresión. Las situaciones traumáticas de la vida, los eventos sociales estresantes, el acceso limitado a recursos (como alimentos, vivienda y atención médica) y la falta de apoyo social contribuyen al riesgo de tener depresión. Desde el punto de vista psicológico, vemos cómo los pensamientos negativos y las conductas problemáticas para sobrellevar una situación, como la evasión y el consumo de sustancias adictivas, aumentan nuestra vulnerabilidad a la depresión.

La buena noticia es que el tratamiento ayuda. Existen tratamientos eficaces para la depresión y tienes opciones para elegir el mejor tratamiento para ti. Cambiar el estilo de vida para mejorar los hábitos de sueño, hacer ejercicio y tratar las enfermedades subyacentes pueden ser un primer paso importante. Los medicamentos, como los antidepresivos, pueden ayudar a aliviar los síntomas depresivos. La terapia, en especial la terapia cognitivo conductual, te enseña cómo controlar mejor los pensamientos negativos y mejorar las conductas para sobrellevar la situación y ayudarte a salir de los ciclos depresivos. Cualquiera sea la causa, recuerda que la depresión no es tu culpa y que se puede tratar.

Para ayudar a diagnosticar la depresión, el proveedor de atención médica puede hacerte un examen físico, análisis de laboratorio o una evaluación de salud mental. Los resultados de estas pruebas ayudarán a identificar las diversas opciones de tratamiento que sean la mejor opción para tu caso.

Hay ayuda disponible. No tienes por qué hacerle frente a la depresión tú solo. Da el siguiente paso y pide ayuda. Si aún no te decides a hablar con un proveedor de atención médica, habla con algún amigo o ser querido sobre cómo obtener ayuda. Vivir con depresión no es fácil, pero no eres la única persona que lucha contra ella. Siempre recuerda que hay apoyo y tratamientos eficaces para ayudarte a que comiences a sentirte mejor. ¿Quieres informarte más sobre la depresión? Visita mayoclinic.org. Cuídate.

La depresión es un trastorno emocional que causa un sentimiento de tristeza constante y una pérdida de interés en realizar diferentes actividades. También denominada «trastorno depresivo mayor» o «depresión clínica», afecta los sentimientos, los pensamientos y el comportamiento de una persona, y puede causar una variedad de problemas físicos y emocionales. Es posible que tengas dificultades para realizar las actividades cotidianas y que, a veces, sientas que no vale la pena vivir.

Más que solo una tristeza pasajera, la depresión no es una debilidad y uno no puede recuperarse de la noche a la mañana de manera sencilla. La depresión puede requerir tratamiento a largo plazo. Pero no te desanimes. La mayoría de las personas con depresión se sienten mejor con medicamentos, con psicoterapia o con ambos.

Atención de la depresión en Mayo Clinic

Síntomas

Si bien la depresión puede producirse solamente una vez en la vida; por lo general, las personas tienen varios episodios de depresión. Durante estos episodios, los síntomas se producen durante gran parte del día, casi todos los días y pueden consistir en:

  • Sentimientos de tristeza, ganas de llorar, vacío o desesperanza
  • Arrebatos de enojo, irritabilidad o frustración, incluso por asuntos de poca importancia
  • Pérdida de interés o placer por la mayoría de las actividades habituales o todas, como las relaciones sexuales, los pasatiempos o los deportes
  • Alteraciones del sueño, como insomnio o dormir demasiado
  • Cansancio y falta de energía, por lo que incluso las tareas pequeñas requieren un esfuerzo mayor
  • Falta de apetito y adelgazamiento, o más antojos de comida y aumento de peso
  • Ansiedad, agitación o inquietud
  • Lentitud para razonar, hablar y hacer movimientos corporales
  • Sentimientos de inutilidad o culpa, fijación en fracasos del pasado o autorreproches
  • Dificultad para pensar, concentrarse, tomar decisiones y recordar cosas
  • Pensamientos frecuentes o recurrentes sobre la muerte, pensamientos suicidas, intentos suicidas o suicidio
  • Problemas físicos inexplicables, como dolor de espalda o de cabeza

Para muchas personas con depresión, los síntomas suelen ser lo suficientemente graves para causar problemas evidentes en las actividades cotidianas, como el trabajo, la escuela, las actividades sociales o las relaciones con otras personas. Algunas personas pueden sentirse infelices o tristes en general sin saber realmente porqué.

Síntomas de depresión en niños y adolescentes

Los signos y síntomas frecuentes de depresión en los niños y adolescentes son similares a aquellos en los adultos, pero puede haber algunas diferencias.

  • En los niños más pequeños, los síntomas de depresión pueden consistir en tristeza, irritabilidad, apego, preocupación, dolores, negarse a ir a la escuela o bajo peso.
  • En los adolescentes, los síntomas pueden comprender tristeza, irritabilidad, sentirse negativo e inútil, ira, bajo rendimiento o poca asistencia a la escuela, sentirse incomprendido y extremadamente sensible, consumir drogas de uso recreativo o alcohol, comer o dormir demasiado, autolesionarse, perder el interés por las actividades habituales y evitar la interacción social.

Síntomas de depresión en adultos mayores

La depresión no es una parte normal del envejecimiento, y nunca debe tomarse a la ligera. Lamentablemente, la depresión a menudo no se diagnostica ni se trata en adultos mayores, quienes pueden sentir reticencia a buscar ayuda. Los síntomas de la depresión pueden ser diferentes o menos evidentes en los adultos mayores, entre ellos:

  • Problemas de memoria o cambios en la personalidad
  • Dolores físicos
  • Fatiga, pérdida del apetito, problemas del sueño o pérdida del interés en el sexo, que no son resultado de una enfermedad ni de un medicamento
  • Querer quedarse en casa con frecuencia, en lugar de salir a socializar o hacer cosas nuevas
  • Pensamientos o sentimientos suicidas, en especial en los hombres mayores

Cuándo consultar al médico

Si te sientes deprimido, pide una cita con un médico o un profesional de salud mental tan pronto como sea posible. Si no quieres buscar tratamiento, habla con un amigo o un ser querido, cualquier proveedor de atención médica, un líder religioso u otra persona en quien confíes.

Cuándo pedir ayuda de urgencia

Si crees que puedes lastimarte o intentar suicidarte, llama de inmediato al 911 en los Estados Unidos o al número local de emergencias.

Además, considera estas opciones si tienes pensamientos suicidas:

  • Llama al médico o profesional de la salud mental.
  • Llama a la línea directa para prevención del suicidio.
    • En los Estados Unidos, puedes llamar o enviar un mensaje de texto al 988 para comunicarte con la línea directa 988 para prevención del suicidio y para personas en situación de crisis(988 Suicide & Crisis Lifeline), disponible las 24 horas, los 7 días de la semana. También puedes usar el chat de ayuda en línea Lifeline Chat. Los servicios son gratuitos y confidenciales.
    • Los veteranos de guerra o miembros del servicio militar de los Estados Unidos que presenten una crisis pueden llamar al 988 y, a continuación, marcar el 1 para comunicarse con la línea para veteranos en situación de crisis. También pueden enviar un mensaje de texto al 838255. Así como, utilizar el chat en línea.
    • La línea directa para prevención del suicidio y para personas en situación de crisis (Suicide & Crisis Lifeline) de los Estados Unidos tiene una línea en español con el número 1-888-628-9454 (llamada gratuita).
  • Comunícate con un amigo íntimo o un ser querido.
  • Ponte en contacto con un pastor, un líder espiritual u otra persona de tu comunidad religiosa.

Si tienes un ser querido que está en peligro de suicidarse o ha tenido un intento de suicidio, asegúrate de que alguien se quede con esa persona. Llama de inmediato al 911 o al número local de emergencias. Asimismo, si crees que puedes hacerlo de forma segura, lleva a la persona a la sala de emergencias del hospital más cercano.

Causas

Se desconoce la causa exacta de la depresión. Al igual que sucede con muchos trastornos mentales, puede comprender diversos factores, como:

  • Diferencias biológicas. Las personas con depresión tienen cambios físicos en el cerebro. La importancia de estos cambios aún es incierta, pero con el tiempo pueden ayudar a identificar las causas.
  • Química del cerebro. Los neurotransmisores son sustancias químicas que se encuentran naturalmente en el cerebro y que probablemente desempeñan un rol en la depresión. Las investigaciones recientes indican que los cambios en la función y el efecto de estos neurotransmisores, y cómo interactúan con los neurocircuitos involucrados en mantener la estabilidad del estado de ánimo pueden tener un rol importante en la depresión y su tratamiento.
  • Hormonas. Es posible que los cambios en el equilibrio hormonal del cuerpo tengan un rol al causar o desencadenar la depresión. Los cambios hormonales pueden presentarse en el embarazo y durante las semanas o meses después del parto (posparto), y por problemas de tiroides, menopausia u otros trastornos.
  • Rasgos hereditarios. La depresión es más frecuente en las personas cuyos parientes consanguíneos también tienen este trastorno. Los investigadores están buscando genes que puedan intervenir en el origen de la depresión.

Factores de riesgo

Por lo general, la depresión comienza en la adolescencia o entre los veinte o treinta y tantos años, pero puede aparecer en cualquier momento de la vida. Esta enfermedad se les diagnostica más a las mujeres que a los hombres, pero puede ser, en parte, porque es más probable que las primeras busquen recibir tratamiento.

Algunos de los factores que parecen aumentar el riesgo de que se manifieste o se desencadene la depresión son:

  • Ciertos rasgos de la personalidad, como tener la autoestima baja y ser demasiado dependiente, muy autocrítico o pesimista
  • Situaciones traumáticas o estresantes, como maltrato físico o abuso sexual, la muerte o la pérdida de un ser querido, una relación difícil o problemas económicos
  • Familiares consanguíneos que tienen antecedentes de depresión, trastorno bipolar, alcoholismo o suicidio
  • Ser lesbiana, gay, bisexual, transgénero o presentar variaciones en el desarrollo de los órganos genitales que no son claramente ni masculinos ni femeninos (intersexualidad) en un entorno que no brinda apoyo
  • Antecedentes de otros trastornos de salud mental, como un trastorno de ansiedad, de la alimentación o de estrés postraumático
  • Abuso de alcohol o de drogas recreativas
  • Una enfermedad grave o crónica, como cáncer, un accidente cerebrovascular, dolor crónico o una enfermedad cardíaca
  • Ciertos medicamentos, como los que se indican para la presión arterial alta o las pastillas para dormir (habla con el médico antes de suspender la toma de cualquier medicamento)

Complicaciones

La depresión es un trastorno grave que puede causar efectos devastadores tanto en ti como en tus familiares. La depresión suele empeorar si no se trata y puede derivar en problemas emocionales, de conducta y de salud que pueden afectar todos los aspectos de tu vida.

Los ejemplos de las complicaciones relacionadas con la depresión comprenden:

  • Sobrepeso u obesidad, que pueden derivar en enfermedades cardíacas o diabetes
  • Dolor o enfermedad física
  • Consumo inapropiado de alcohol o de drogas
  • Ansiedad, trastorno de pánico y fobias sociales
  • Conflictos familiares, dificultades en tus relaciones y problemas en la escuela o el trabajo
  • Aislamiento social
  • Sentimientos suicidas, intentos de suicidio o suicidio
  • Automutilación, como por ejemplo cortes
  • Muerte prematura a raíz de enfermedades

Prevención

No existe una manera segura para evitar la depresión. Sin embargo, las siguientes estrategias pueden ser útiles.

  • Toma medidas para controlar el estrés, mejorar tu resiliencia y levantar tu autoestima.
  • Acércate a la familia y a los amigos, especialmente en momentos de crisis, para que te ayuden a superar los malos tiempos.
  • Consigue tratamiento ante el primer signo de un problema para que te ayude a impedir que la depresión empeore.
  • Considera tener tratamiento de apoyo de larga duración para que te ayude a prevenir la reaparición de los síntomas.

Depresión (trastorno depresivo mayor) - atención en Mayo Clinic

Oct. 14, 2022
  1. Brown AY. Allscripts EPSi. Mayo Clinic, Rochester, Minn. 17 de noviembre de 2016.
  2. Research report: Psychiatry and psychology 2016-2017 (Informe de investigación: psiquiatría y psicología, 2016-2017). Mayo Clinic. http://www.mayo.edu/research/departments-divisions/department-psychiatry-psychology/overview?_ga=1.199925222.939187614.1464371889. Último acceso: 23 de enero de 2017.
  3. Depressive disorders (Trastornos depresivos). En: Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders DSM-5 (Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales DSM-5), 5.ª ed., Arlington, Va.: American Psychiatric Association (Asociación Estadounidense de Psiquiatría); 2013. http://www.psychiatryonline.org. Último acceso: 23 de enero de 2017.
  4. Depression (Depresión). Instituto Nacional de la Salud Mental (National Institute of Mental Health). https://www.nimh.nih.gov/health/topics/depression/index.shtml. Último acceso: 23 de enero de 2017.
  5. Depression (Depresión). National Alliance on Mental Illness (Alianza Nacional sobre Enfermedades Mentales). http://www.nami.org/Learn-More/Mental-Health-Conditions/Depression/Overview. Último acceso: 23 de enero de 2017.
  6. Depression: What you need to know (Depresión: todo lo que debes saber). Instituto Nacional de la Salud Mental (National Institute of Mental Health). https://www.nimh.nih.gov/health/publications/depression-what-you-need-to-know/index.shtml. Último acceso: 23 de enero de 2017.
  7. What is depression? (¿Qué es la depresión?). American Psychiatric Association (Asociación Estadounidense de Psiquiatría). https://www.psychiatry.org/patients-families/depression/what-is-depression. Último acceso: 23 de enero de 2017.
  8. Depression (Depresión). NIH Senior Health (Institutos Nacionales de Salud para la Salud de las Personas Mayores). https://nihseniorhealth.gov/depression/aboutdepression/01.html. Último acceso: 23 de enero de 2017.
  9. Children’s mental health: Anxiety and depression (La salud mental de los niños: ansiedad y depresión). Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention). https://www.cdc.gov/childrensmentalhealth/depression.html#depression. Último acceso: 23 de enero de 2017.
  10. Depression and complementary health approaches: What the science says (La depresión y los enfoques de salud complementarios: qué dice la ciencia). National Center for Complementary and Integrative Health (Centro Nacional de Salud Complementaria e Integral). https://nccih.nih.gov/health/providers/digest/depression-science. Último acceso: 23 de enero de 2017.
  11. Depression (Depresión). Natural Medicines (Medicamentos naturales). https://naturalmedicines.therapeuticresearch.com/databases/medical-conditions/d/depression.aspx. Último acceso: 23 de enero de 2017.
  12. Natural medicines in the clinical management of depression (Medicamentos naturales en el tratamiento clínico de la depresión). Natural Medicines (Medicamentos naturales). http://naturaldatabase.therapeuticresearch.com/ce/CECourse.aspx?cs=naturalstandard&s=ND&pm=5&pc=15-111. Último acceso: 23 de enero de 2017.
  13. The road to resilience (El camino hacia la resiliencia). American Psychological Association (Asociación Estadounidense de Psicología). http://www.apa.org/helpcenter/road-resilience.aspx. Último acceso: 23 de enero de 2017.
  14. Simon G, et al. Unipolar depression in adults: Choosing initial treatment (Depresión unipolar en adultos: elección del tratamiento inicial). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 23 de enero de 2017.
  15. Stewart D, et al. Risks of antidepressants during pregnancy: Selective serotonin reuptake inhibitors (SSRIs) (Los riesgos de los antidepresivos durante el embarazo: inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina [ISRS]). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 23 de enero de 2017.
  16. Kimmel MC, et al. Safety of infant exposure to antidepressants and benzodiazepines through breastfeeding (La seguridad de la exposición de los bebés a antidepresivos y a benzodiacepinas a través de la lactancia). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 23 de enero de 2017.
  17. Bipolar and related disorders (Trastorno bipolar y trastornos relacionados). En: Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders DSM-5 (Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales DSM-5), 5.ª ed., Arlington, Va.: American Psychiatric Association (Asociación Estadounidense de Psiquiatría); 2013. http://www.psychiatryonline.org. Último acceso: 23 de enero de 2017.
  18. Hirsch M, et al. Monoamine oxidase inhibitors (MAOIs) for treating depressed adults (Inhibidores de la monoaminooxidasa [IMAO] para el tratamiento de adultos con depresión). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 24 de enero de 2017.
  19. Hall-Flavin DK (opinión de un experto). Mayo Clinic, Rochester, Minn. 31 de enero de 2017.
  20. Krieger CA (opinión de un experto). Mayo Clinic, Rochester, Minn. 2 de febrero de 2017.

Relacionado