Perspectiva general

La enfermedad en las arterias coronarias se desarrolla cuando los vasos sanguíneos principales que abastecen al corazón con sangre, oxígeno y nutrientes (arterias coronarias) se dañan o afectan. Los depósitos de colesterol (placas) en tus arterias y la inflamación, por lo general causan enfermedad de las arterias coronarias.

Cuando la placa se acumula, estrecha las arterias coronarias, disminuyendo el flujo sanguíneo a tu corazón. Finalmente, el flujo sanguíneo reducido puede causar dolor de pecho (angina), dificultad para respirar u otros signos y síntomas de enfermedad de las arterias coronarias. Una obstrucción completa puede causar un ataque al corazón.

Ya que la enfermedad de las arterias coronarias muchas veces se desarrolla durante décadas, es posible que no notes ningún problema hasta que tengas una obstrucción importante o un ataque al corazón. Sin embargo, hay mucho que puedes hacer para prevenir y tratar la enfermedad de las arterias coronarias. Un estilo de vida saludable puede tener un gran impacto.

Síntomas

Si tus arterias coronarias se estrechan, no pueden suministrar suficiente cantidad de sangre rica en oxígeno al corazón, especialmente cuando late fuerte, como durante el ejercicio. Al principio, es posible que la disminución del flujo sanguíneo no provoque síntomas de la enfermedad de las arterias coronarias. Sin embargo, a medida que la placa continúa acumulándose en las arterias coronarias, es posible que se presenten signos y síntomas de la enfermedad de las arterias coronarias, como:

  • Dolor en el pecho (angina de pecho). Es posible que sientas tensión u opresión en el pecho, como si alguien estuviera parado sobre él. Este dolor, denominado «angina de pecho», generalmente ocurre en el medio o en el lado izquierdo del pecho. Por lo general, la angina de pecho se desencadena por estrés físico o emocional.

    Normalmente, el dolor se detiene minutos después de finalizar la actividad estresante. En algunas personas, especialmente las mujeres, este dolor puede ser momentáneo o agudo y aparecer en el cuello, el brazo o la espalda.

  • Dificultad para respirar. Si el corazón no puede bombear suficiente sangre para satisfacer las necesidades del cuerpo, es posible que manifiestes dificultad para respirar o fatiga extrema al hacer esfuerzo físico.
  • Ataque cardíaco. Una arteria coronaria completamente obstruida puede provocar un ataque cardíaco. Los signos y síntomas clásicos de un ataque cardíaco son dolor opresivo en el pecho y dolor en el hombro o el brazo, a veces, acompañado de dificultad para respirar y sudoración.

    Las mujeres tienen un poco más de probabilidades que los hombres de manifestar signos y síntomas menos típicos de un ataque cardíaco, como dolor en el cuello o en la mandíbula. A veces, un ataque cardíaco ocurre sin signos ni síntomas aparentes.

Cuándo consultar al médico

Si sospechas que estás teniendo un ataque cardíaco, llama de inmediato al 911 o al número local de emergencias. Si no puedes acceder a los servicios médicos de emergencia, pídele a alguien que te lleve al hospital más cercano. Conduce tú mismo solo como última opción.

Si presentas factores de riesgo de alguna enfermedad de las arterias coronarias, como presión arterial alta, colesterol alto, tabaquismo, diabetes, antecedentes familiares importantes de enfermedades cardíacas u obesidad, habla con el médico. Es posible que te pida que te sometas a algunas pruebas para detectar la enfermedad, en especial, si tienes signos o síntomas de estrechamiento de las arterias.

Causas

Se piensa que la enfermedad de las arterias coronarias comienza con daño o lesión en la capa interna de la arteria coronaria, algunas veces desde la infancia. Varios factores pueden causar el daño, incluyendo:

  • Fumar
  • Presión sanguínea alta
  • Nivel alto de colesterol
  • Diabetes o resistencia a la insulina
  • Estilo de vida sedentario

Una vez que la pared interior de la arteria se daña, los depósitos de grasa (placa) formados de colesterol y otros productos de desecho de las células tienden a acumularse en el lugar de la lesión en un proceso llamado aterosclerosis. Si la superficie de la placa se rompe, las células sanguíneas llamadas plaquetas se acumularán en el lugar para tratar de reparar la arteria. Esta acumulación puede bloquear la arteria y provocar un ataque cardiaco.

Factores de riesgo

Los factores de riesgo de la enfermedad de las arterias coronarias incluyen:

  • Edad. Simplemente envejecer incrementa el riesgo de tener arterias dañadas y estrechas.
  • Sexo. Los hombres, generalmente, tienen mayor riesgo de enfermedad de las arterias coronarias. Sin embargo, el riesgo para las mujeres aumenta después de la menopausia.
  • Historial familiar.Un historial familiar de enfermedades del corazón está asociado con un alto riesgo de enfermedad de las arterias coronarias, en especial si un familiar cercano desarrolla enfermedad cardiaca a una edad temprana. El riesgo es mayor si tu padre o un hermano fueron diagnosticados con enfermedad cardiaca antes de los 55 años o si tu madre o una hermana la desarrollaron antes de los 65 años.
  • Fumar.Las personas que fuman tienen un aumento significativo en el riesgo de enfermedad cardiaca. Exponer a otras personas al humo de segunda mano también aumenta su riesgo de enfermedad de las arterias coronarias.
  • Presión sanguínea alta. La presión sanguínea alta sin control puede endurecer y engrosar las arterias, estrechando el canal por el que fluye la sangre.
  • Altos niveles de colesterol en la sangre. Los altos niveles de colesterol en la sangre pueden incrementar el riesgo de formación de placas y aterosclerosis. Los niveles altos de colesterol pueden ser causados por un nivel alto de lipoproteína de baja densidad (LDL), conocido como colesterol "malo". Un nivel bajo de lipoproteína de alta densidad (HDL), conocido como colesterol “bueno”, puede ser un signo de aterosclerosis.
  • Diabetes.La diabetes se asocia con un riesgo mayor de enfermedad de las arterias coronarias. La diabetes tipo 2 y la enfermedad de las arterias coronarias comparten factores de riesgo similares, como obesidad y presión sanguínea alta.
  • Sobrepeso u obesidad. El exceso de peso normalmente empeora otros factores de riesgo.
  • Inactividad física. La falta de ejercicio también se asocia con la enfermedad de las arterias coronarias así como con algunos de sus factores de riesgo.
  • Niveles altos de estrés. El estrés constante en tu vida puede dañar tus arterias, así como empeorar otros factores de riesgo para la enfermedad de las arterias coronarias.

Los factores de riesgo a menudo ocurren en conjunto y pueden desarrollarse unos a partir de otros, como la obesidad que conduce a diabetes tipo 2 y a presión sanguínea alta. Cuando se agrupan, algunos factores de riesgo incluso te vuelven más propenso a la enfermedad de las arterias coronarias. Por ejemplo, el síndrome metabólico — un grupo de trastornos que incluye presión sanguínea alta, niveles altos de triglicéridos, niveles elevados de insulina y exceso de grasa corporal alrededor de la cintura — incrementa el riesgo de la enfermedad de las arterias coronarias.

Algunas veces, la enfermedad de las arterias coronarias se desarrolla sin ningún factor de riesgo clásico. Los investigadores están estudiando otros factores posibles, incluyendo:

  • Apnea del sueño.Este trastorno causa que tu respiración se detenga y reinicie repetidamente mientras duermes. El descenso repentino en los niveles de oxígeno en la sangre que ocurre durante la apnea del sueño incrementa la presión sanguínea y sobrecarga el sistema cardiovascular, llevando posiblemente a la enfermedad de las arterias coronarias.
  • Proteína C-reactiva de alta sensibilidad. La proteína C-reactiva de alta sensibilidad (PCR-hs) es una proteína normal que aparece en grandes cantidades cuando hay inflamación en alguna parte del cuerpo. Los altos niveles de PCR de alta sensibilidad pueden ser un factor de riesgo de enfermedades del corazón. Se piensa que a medida que las arterias coronarias se estrechan, tendrás más PCR de alta sensibilidad en la sangre.
  • Triglicéridos altos. Este es un tipo de grasa (lípido) en la sangre. Los altos niveles pueden aumentar el riesgo de la enfermedad de las arterias coronarias, en especial en mujeres.
  • Homocisteína. La homocisteína es un aminoácido que el cuerpo utiliza para hacer proteína y para construir y mantener los tejidos. Pero los altos niveles de homocisteína pueden incrementar el riesgo de enfermedad de las arterias coronarias.

Complicaciones

La enfermedad de las arterias coronarias puede conducirte a:

  • Dolor de pecho (angina). Cuando tus arterias coronarias se estrechan, tu corazón puede dejar de recibir suficiente sangre cuando la demanda es mayor — particularmente durante la actividad física. Esto puede causar dolor de pecho (angina) o dificultad para respirar.
  • Ataque al corazón. Si una placa de colesterol se rompe y forma un coágulo de sangre, la obstrucción completa de la arteria de tu corazón puede desencadenar un taque cardiaco. La falta de flujo sanguíneo puede dañar el músculo cardiaco. La cantidad de daño depende en parte de qué tan rápido recibes tratamiento.
  • Insuficiencia cardiaca.Si algunas áreas del corazón se encuentran crónicamente desprovistas de oxígeno y nutrientes debido al la reducción del flujo de sangre, o si un ataque cardiaco ha dañado tu corazón, éste puede hacerse demasiado débil para bombear suficiente sangre para cubrir las necesidades de tu cuerpo. Esta enfermedad es conocida como insuficiencia cardiaca.
  • Ritmo del corazón anormal (arritmia). El suministro inadecuado de sangre hacia el corazón o el daño del tejido cardiaco pueden interferir con los impulsos eléctricos de tu corazón y causar arritmia.

Prevención

Los mismos hábitos de estilo de vida que pueden ayudar a tratar la enfermedad de las arterias coronarias también pueden ayudar a prevenir su desarrollo en primer lugar. Llevar un estilo de vida saludable puede ayudar a mantener las arterias fuertes y limpias de placas. Para mejorar la salud de tu corazón, puedes:

  • Dejar de fumar
  • Controlar padecimientos como presión sanguínea alta, niveles altos de colesterol y diabetes
  • Mantenerte físicamente activo
  • Comer una dieta baja en grasas y baja en sal que sea rica en frutas, verduras y granos enteros
  • Mantener un peso saludable
  • Reducir y controlar el estrés

Enfermedad de las arterias coronarias care at Mayo Clinic

Dec. 28, 2017
References
  1. Ferri FF. Coronary artery disease (Enfermedad de las arterias coronarias). En: Ferri’s Clinical Advisor 2016 (Consejos clínicos de Ferri 2016). Filadelfia, Pa.: Mosby Elsevier; 2016. https://www.clinicalkey.com. Último acceso: 12 de octubre de 2015.
  2. Coronary heart disease (Enfermedad cardíaca coronaria). Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre (National Heart, Lung, and Blood Institute). http://www.nhlbi.nih.gov/health/health-topics/topics/cad. Último acceso: 12 de octubre de 2015.
  3. Usatine RP, et al., eds. Coronary artery disease (Enfermedad de las arterias coronarias). En: The Color Atlas of Family Medicine (Atlas en color de Medicina Familiar). 2.ª ed. Nueva York, NY: McGraw-Hill; 2013. http://www.accessmedicine.com. Último acceso: 13 de octubre de 2015.
  4. Wilson PWF. Overview of the possible risk factors for cardiovascular disease (Descripción general de los posibles factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 13 de octubre de 2015.
  5. Longo DL, et al. Ischemic heart disease (Enfermedad cardíaca isquémica). En: Harrison’s Principles of Internal Medicine (Principios de medicina interna de Harrison). 18.ª ed. Nueva York, N.Y.: The McGraw-Hill Companies; 2012. http://www.accessmedicine.com. Último acceso: 13 de octubre de 2015.
  6. Understanding blood pressure readings (Comprender las mediciones de presión arterial). American Heart Association (Asociación Americana del Corazón). http://www.heart.org/HEARTORG/Conditions/HighBloodPressure/AboutHighBloodPressure/Understanding-Blood-Pressure-Readings_UCM_301764_Article.jsp. Último acceso: 13 de octubre de 2015.
  7. Seventh report of the joint national committee on prevention, detection, evaluation and treatment of high blood pressure (Séptimo informe del comité nacional conjunto sobre la prevención, detección, evaluación y tratamiento de la presión arterial alta). Bethesda, Md.: Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre (National Heart, Lung, and Blood Institute). http://www.nhlbi.nih.gov/health-pro/guidelines/current/hypertension-jnc-7. Último acceso: 12 de octubre de 2015.
  8. Your guide to lowering your cholesterol with therapeutic lifestyle changes (TLC) (Guía para reducir el colesterol con cambios de estilo de vida terapéuticos). Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre (National Heart, Lung, and Blood Institute). http://www.nhlbi.nih.gov/health/resources/heart/cholesterol-tlc. Último acceso: 12 de octubre de 2015.
  9. Eckel RH, et al. 2013 AHA/ACC guideline on lifestyle management to reduce cardiovascular risk (Guía de AHA/ACC para controlar el estilo de vida a fin de reducir el riesgo cardiovascular). Circulation (Circulación). 2014;129:S76.
  10. Franzese CJ, et al. Relation of fish oil supplementation to markers of atherothrombotic risk in patients with cardiovascular disease not receiving lipid-lowering therapy (Relación entre los suplementos de aceite de pescado y los marcadores de riesgo aterotrombótico en pacientes con enfermedad cardiovascular que no reciben terapia para reducir el nivel de lípidos). American Journal of Cardiology (Revista Estadounidense de Cardiología). 2015;115:1204.
  11. Omega-3 supplements: An introduction (Suplementos de omega-3: introducción). National Center for Complementary and Alternative Medicine (Centro Nacional de Medicina Complementaria y Alternativa). https://nccih.nih.gov/health/omega3/introduction.htm. Último acceso: 13 de octubre de 2015.
  12. Tani S, et al. Association of fish consumption-derived ratio of serum n-3 to n-6 polyunsaturated fatty acids and cardiovascular risk with the prevalence of coronary artery disease (Asociación de la relación derivada del consumo de pescado de los ácidos grasos poliinsaturados n-3 a n-6 en el suero y el riesgo cardiovascular con la prevalencia de la enfermedad de las arterias coronarias). International Heart Journal (Revista Internacional del Corazón). 2015;56:260.
  13. Fish and omega-3 fatty acids (Pescado y ácidos grasos omega-3). Asociación Americana del Corazón (American Heart Association). http://www.heart.org/HEARTORG/GettingHealthy/NutritionCenter/HealthyDietGoals/Fish-and-Omega-3-Fatty-Acids_UCM_303248_Article.jsp. Último acceso: 13 de octubre de 2015.
  14. Natural product effectiveness checker: Hypertension (Verificador de la eficacia de los productos naturales: hipertensión). Natural Medicines Comprehensive Database (Base de Datos Exhaustiva de Medicamentos Naturales). http://www.naturaldatabase.com. Último acceso: 13 de octubre de 2015.
  15. Natural product effectiveness checker: High cholesterol (Verificador de la eficacia de los productos naturales: nivel de colesterol alto). Natural Medicines Comprehensive Database (Base de Datos Exhaustiva de Medicamentos Naturales). http://www.naturaldatabase.com. Último acceso: 13 de octubre de 2015.
  16. High blood pressure (Presión arterial alta). Natural Medicines Comprehensive Database (Base de Datos Exhaustiva de Medicamentos Naturales). http://www.naturaldatabase.com. Último acceso: 13 de octubre de 2015.
  17. Riggs ER. Allscripts EPSi. Mayo Clinic, Rochester, Minn. 10 de septiembre de 2015.
  18. Hypertension in adults: Screening and home monitoring (Hipertensión en adultos: análisis para detección y seguimiento en el hogar). U.S. Preventive Services Task Force (Grupo de Trabajo sobre Servicios Preventivos de los EE. UU.). http://www.uspreventiveservicestaskforce.org/Page/Document/RecommendationStatementFinal/high-blood-pressure-in-adults-screening. Último acceso: 18 de noviembre de 2015.