Descripción general

La angioplastia coronaria, también llamada intervención coronaria percutánea, es un procedimiento que se utiliza para abrir las arterias obstruidas. El procedimiento implica la inserción temporal y el inflado de un diminuto balón donde la arteria está obstruida, para ayudar a expandirla.

La angioplastia a menudo se combina con la colocación permanente de un pequeño tubo de malla de alambre llamado stent para ayudar a mantener la arteria abierta y disminuir la posibilidad de que vuelva a estrecharse. Algunos stents están recubiertos con medicamentos para ayudar a mantener abierta la arteria (stents liberadores de medicamentos), mientras que otros no (stents metálicos).

La angioplastia puede mejorar los síntomas de las arterias obstruidas, como por ejemplo el dolor de pecho y la dificultad para respirar. La angioplastia también puede usarse durante un ataque al corazón para abrir rápidamente una arteria y reducir el daño al corazón.

Por qué se realiza

La angioplastia se usa para tratar un tipo de enfermedad cardíaca conocida como ateroesclerosis. La ateroesclerosis es la acumulación lenta de placas de grasa en los vasos sanguíneos del corazón. El médico puede sugerir la angioplastia como una opción de tratamiento cuando los medicamentos o el cambio de hábitos de vida no resultan suficientes para mejorar la salud cardíaca, o si tienes un ataque al corazón, dolor de pecho que empeora (angina) u otros síntomas.

La angioplastia no es para todos. Si la arteria principal que lleva sangre al lado izquierdo del corazón es estrecha, si el músculo cardíaco es débil o si se tienen múltiples vasos sanguíneos enfermos, entonces la cirugía de bypass coronario podría ser una mejor opción que la angioplastia. En una cirugía de bypass coronario, la parte obstruida de la arteria se deriva usando un vaso sanguíneo de otra parte del cuerpo.

Si tienes diabetes y obstrucciones múltiples, el médico puede sugerir una cirugía de bypass de la arteria coronaria. La decisión entre la angioplastia y la cirugía de bypass dependerá del grado de la enfermedad cardíaca y del estado clínico general.

Riesgos

Pese a que la angioplastia es una forma menos invasiva que la cirugía de bypass para abrir las arterias obstruidas, el procedimiento igualmente conlleva algunos riesgos.

Algunos de los riesgos más frecuentes de la angioplastia son:

  • Reestrechamiento de las arterias (reestenosis). Solo con angioplastia, sin colocación de un stent, la reestenosis se da en aproximadamente un 30 por ciento de los casos. Los stents fueron diseñados para reducir la reestenosis. Los stents metálicos reducen la posibilidad de reestenosis en alrededor de un 15 por ciento, y el uso de los stents liberadores de medicamentos reducen el riesgo a menos del 10 por ciento.
  • Coágulos sanguíneos. Los coágulos sanguíneos se pueden formar dentro de los stents aún después del procedimiento. Estos coágulos pueden cerrar una arteria y causar un ataque cardíaco. Es importante que tomes aspirina, clopidogrel (Plavix), prasugrel (Effient), u otros medicamentos que ayudan a reducir el riesgo de formación de coágulos, exactamente según lo indicado para disminuir la posibilidad de que se formen coágulos en el stent.

    Habla con el médico sobre cuánto tiempo deberás tomar estos medicamentos. Nunca dejes de tomar estos medicamentos sin hablarlo con el médico.

  • Sangrado. Puedes llegar a tener sangrado en la pierna o el brazo donde te insertaron el catéter. Por lo general, esto simplemente genera un hematoma, pero a veces se produce un sangrado grave que podría requerir una transfusión de sangre o procedimientos quirúrgicos.

Otros de los riesgos poco frecuentes de la angioplastia son:

  • Ataque cardíaco. Pese a no ser frecuente, podrías tener un ataque cardíaco durante el procedimiento.
  • Daño en las arterias coronarias. La arteria coronaria podría desgarrarse o romperse (diseccionarse) durante el procedimiento. Estas complicaciones pueden requerir cirugía de bypass de urgencia.
  • Problemas de riñón. El tinte usado durante la angioplastia y la colocación del stent puede causar daño renal, especialmente en personas que ya tienen problemas renales. Si te encuentras en mayor riesgo, el médico puede tomar medidas para tratar de proteger el riñón, tales como limitar la cantidad de tinte de contraste y asegurarse de que te encuentres bien hidratado durante el procedimiento.
  • Accidente cerebrovascular. Durante la angioplastia, puede producirse un accidente cerebrovascular si las placas se sueltan cuando se está introduciendo el catéter a través de la aorta. Los coágulos también se pueden formar en los catéteres y desplazarse hacia el cerebro si se sueltan. Un accidente cerebrovascular es una complicación muy poco frecuente de la angioplastia coronaria, y se usan anticoagulantes durante el procedimiento para reducir este riesgo.
  • Ritmos cardíacos anormales. Durante el procedimiento, el corazón puede latir muy rápida o muy lentamente. Estos problemas de ritmo cardíacos, por lo general, son pasajeros, pero a veces se necesita medicación o un marcapasos temporal.

Cómo te preparas

Antes de programar una angioplastia, el médico revisará tu historia clínica y te hará una exploración física. Se te hará también un estudio de imágenes llamado angiografía coronaria para ver si la obstrucción puede tratarse con angioplastia. Una angiografía coronaria ayuda a los médicos a determinar si las arterias del corazón están estrechadas u obstruidas.

En una angiografía coronaria, se inyecta un tinte líquido en las arterias del corazón a través de un catéter: una sonda larga y delgada que se introduce a través de una arteria de la ingle, del brazo o la muñeca, hasta el corazón. A medida que el tinte llena las arterias, estas se hacen visibles por rayos X y en video, así el médico puede ver dónde están obstruidas. Si el médico encuentra una obstrucción durante la angiografía coronaria, es posible que decida realizar una angioplastia con colocación de stent inmediatamente después de la angiografía mientras el corazón aún está cateterizado.

Recibirás instrucciones sobre la comida y la bebida antes de la angioplastia. Generalmente, deberás dejar de comer y beber unas seis a ocho horas antes del horario programado para el procedimiento. Tu preparación podría ser diferente si todavía estás en el hospital antes de realizar el procedimiento.

Ya sea que la angioplastia esté previamente programada o se trate de una urgencia, probablemente te hagan unas pruebas de rutina primero, como una radiografía de tórax, un electrocardiograma y análisis de sangre.

La noche anterior al procedimiento, deberás:

  • Seguir las indicaciones del médico con respecto al ajuste de tu medicación actual antes de la angioplastia. El médico puede indicarte que dejes de tomar ciertos medicamentos antes de la angioplastia, como por ejemplo algunos medicamentos para la diabetes.
  • Lleva todos tus medicamentos al hospital, incluso la nitroglicerina, si es que la tomas.
  • Toma los medicamentos aprobados solo con pequeños sorbos de agua.
  • Organiza el transporte a tu hogar. La angioplastia generalmente solo requiere una noche de estancia hospitalaria, y no podrás conducir para volver a casa por tus propios medios al día siguiente.

Lo que puedes esperar

Durante el procedimiento

No se realiza ningún corte en el cuerpo, excepto por una incisión muy pequeña en la piel sobre un vaso sanguíneo en la pierna, el brazo o la muñeca, por donde se inserta un tubo pequeño y delgado (catéter) y se realiza el procedimiento. La angioplastia puede durar varias horas dependiendo de la dificultad y la cantidad de obstrucciones, y si surgen complicaciones.

La angioplastia la realiza un especialista de corazón (cardiólogo) junto a un equipo de enfermeros cardiovasculares especializados y los técnicos en un quirófano especial llamado laboratorio de cateterismo cardíaco. A este quirófano a menudo se lo llama «cath lab».

La angioplastia normalmente se realiza a través de una arteria de la ingle (arteria femoral). Con menor frecuencia, se puede hacer usando una arteria del brazo o de la zona de la muñeca. Antes del procedimiento, la zona se prepara con una solución antiséptica y se cubre el cuerpo con una sábana estéril.

Se inyecta anestesia local para insensibilizar la zona donde se insertará el catéter. Se colocan pequeñas almohadillas con electrodos en el pecho para controlar el corazón durante el procedimiento.

No se necesita anestesia general. Durante el procedimiento, estarás sedado pero despierto. Recibirás líquidos, medicación para relajarte y medicación para diluir la sangre (anticoagulantes) a través de un catéter intravenoso. Entonces comienza el procedimiento:

  • Luego de insensibilizar el área de la incisión, se usa una pequeña aguja para acceder a una arteria en la pierna o el brazo. Se hace un pequeño corte en la piel.
  • Luego, el médico introduce en la arteria un delgado cable guía, seguido por un catéter, hasta alcanzar la obstrucción en el corazón.
  • Puede que sientas presión en la zona donde se inserta el catéter, pero no deberías sentir dolor agudo. Avísale al médico si sientes dolor. Tampoco sentirás el catéter en el cuerpo.
  • Se inyecta una pequeña cantidad de tinte a través del catéter. Esto le ayuda al médico a ver la obstrucción en las imágenes de rayos X, llamadas angiografías.
  • Un pequeño balón en el extremo del catéter se infla y ensancha la arteria obstruida. Luego de que se distiende la arteria, se desinfla el balón y se lo retira. El médico podría inflar y desinflar el balón varias veces antes de retirarlo, para distender la arteria un poco más cada vez.

Si tienes varias obstrucciones, el procedimiento puede repetirse para cada obstrucción. Como el balón obstruye temporalmente el flujo sanguíneo a parte del corazón, no es raro sentir dolor en el pecho mientras está inflado.

Colocación del stent

A la mayoría de las personas a quienes se les realiza una angioplastia también se les coloca un stent en la arteria obstruida durante el mismo procedimiento. Generalmente, el stent se inserta en la arteria después de haberla ensanchado con el balón inflado.

El stent sostiene las paredes de la arteria para ayudar a prevenir que vuelva a estrecharse después de la angioplastia. El stent parece un diminuto resorte de malla metálica.

Esto es lo que sucede:

  • El stent, que se comprime alrededor del balón en el extremo del catéter, es guiado por la arteria hacia la obstrucción.
  • Al llegar a la obstrucción, se infla el balón y el stent, como un resorte, se expande y se fija en el lugar dentro de la arteria.
  • El stent queda dentro de la arteria permanentemente para mantenerla abierta y mejorar el flujo sanguíneo hacia el corazón. En algunos casos, se puede llegar a necesitar más de un stent para abrir una obstrucción.
  • Una vez que el stent está en su posición, el catéter con balón se retira y se toman más imágenes (angiografías) para ver cómo fluye la sangre por las arterias recientemente ensanchadas.
  • Por último, la guía del catéter se retira y se concluye el procedimiento.

Después de la colocación del stent podrías necesitar un tratamiento prolongado con medicamentos, tales como aspirina o clopidogrel (Plavix), para reducir la probabilidad de que se formen coágulos en el stent.

Después del procedimiento

Si no tuviste un procedimiento de urgencia, probablemente te quedes internado un día mientras te realizan controles del corazón y te ajustan los medicamentos. Por lo general, deberías poder volver al trabajo o a tu rutina normal a la semana siguiente de la angioplastia. Si necesitaste una angioplastia y colocación de stent durante un ataque al corazón, tu estancia hospitalaria y tu período de recuperación probablemente serán más largos.

Cuando regreses a casa, bebe mucho líquido para ayudar a eliminar el tinte de contraste de tu organismo. Evita el ejercicio extenuante y levantar objetos pesados al menos durante un día después del procedimiento. Consúltale al médico o enfermero acerca de otras restricciones en la actividad.

Llama inmediatamente al médico o al personal del hospital si:

  • Tienes sangrado o inflamación en el sitio donde se insertó el catéter
  • Tienes dolor o incomodidad en el sitio donde se insertó el catéter
  • Tienes signos de infección, como enrojecimiento, hinchazón, supuración o fiebre
  • Hay un cambio de temperatura o de color de la pierna o el brazo que se usó para el procedimiento
  • Te sientes mareado o débil
  • Tienes dolor en el pecho o dificultad para respirar

Anticoagulantes

Es importante que sigas estrictamente las instrucciones del médico acerca del tratamiento con medicamentos anticoagulantes: aspirina y clopidogrel o medicamentos similares.

La mayoría de las personas que se han sometido a una angioplastia con o sin colocación de stent deberán tomar aspirina indefinidamente. Aquellos a quienes se les colocó un stent necesitarán medicación anticoagulante tal como clopidogrel por un año o más en algunos casos. Si tienes alguna pregunta o si necesitas una cirugía no cardíaca, habla con el cardiólogo antes de dejar de tomar cualquiera de estos medicamentos.

Resultados

La angioplastia coronaria aumenta notablemente el flujo de sangre a través de una arteria que estaba previamente estrechada u obstruida. En general, el dolor de pecho debería disminuir y deberías estar en mejores condiciones para hacer ejercicio.

La realización de la angioplastia y la colocación del stent no significan que la enfermedad cardíaca haya desaparecido. Deberás continuar con hábitos de vida saludables y tomar los medicamentos que el médico te recete.

Si los síntomas retornan, tales como dolor de pecho o dificultad para respirar, o si reaparecen otros síntomas parecidos a los que has tenido antes del procedimiento, consulta con tu médico. Si tienes dolor de pecho cuando descansas o el dolor no responde a la nitroglicerina, llama al 911 o a la ayuda médica de urgencia.

Para mantener el corazón sano después de una angioplastia, debes:

  • Dejar de fumar
  • Bajar tus niveles de colesterol
  • Mantener un peso saludable
  • Controlar otras enfermedades, tales como la diabetes o la presión arterial alta
  • Hacer ejercicio regularmente

Una angioplastia exitosa también significa que no tienes que someterte a un procedimiento quirúrgico llamado cirugía de bypass coronario. En un bypass, se saca una arteria o vena de otra parte del cuerpo y se cose a la superficie del corazón para reemplazar la arteria coronaria obstruida. La cirugía requiere una incisión en el pecho y la recuperación de la cirugía de bypass normalmente es más larga y más incómoda.

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic para exámenes y procedimientos al aprender los investigadores cómo mantener sana a la gente en la práctica clínica.

Nov. 21, 2017
References
  1. Longo DL, et al., eds. Percutaneous coronary interventions and other interventional procedures. In: Harrison's Principles of Internal Medicine. 19th ed. New York, N.Y.: McGraw-Hill Education; 2015. http://accessmedicine.com. Accessed June 20, 2016.
  2. Angioplasty. National Heart, Lung, and Blood Institute. http://www.nhlbi.nih.gov/health/health-topics/topics/angioplasty. Accessed June 20, 2016.
  3. Angioplasty and vascular stenting. Radiological Society of North America. http://www.radiologyinfo.org/en/info.cfm?pg=angioplasty. Accessed June 20, 2016.
  4. Carrozza JP, et al. Periprocedural complications of percutaneous coronary intervention. http://www.uptodate.com/home. Accessed June 20, 2016.
  5. Levine GN, et al. 2011 ACCF/AHA/SCAI Guideline for percutaneous coronary intervention: A report of the American College of Cardiology Foundation/American Heart Association Task Force on Practice Guidelines and the Society for Cardiovascular Angiography and Interventions. Circulation. 2011;124:e574.
  6. FDA approves first absorbable stent for coronary artery disease. U.S. Food and Drug Administration. http://www.fda.gov/newsevents/newsroom/pressannouncements/ucm509805.htm. Accessed Sept. 26, 2016.
  7. Steinvil A, et al. Overview of the 2016 U.S. Food and Drug Administration Circulatory System Devices Advisory Panel meeting on the Absorb Bioresorbable Vascular Scaffold System. JACC: Cardiovascular Interventions. 2016;9:1757.

Angioplastia coronaria y stents