Laxantes de venta libre para tratar el estreñimiento: Úsalos con precaución

Los laxantes pueden ayudar a aliviar y prevenir el estreñimiento. Sin embargo, no todos los laxantes son seguros para su uso a largo plazo. El uso excesivo de ciertos laxantes puede provocar dependencia y disminución de la función intestinal.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Si alguna vez has estado estreñido, es posible que hayas probado laxantes de venta libre. Varios factores, como una alimentación deficiente, una baja ingesta de líquidos, la falta de actividad física y varios medicamentos, pueden alterar la función intestinal normal y causar estreñimiento.

Existen muchos laxantes de venta libre seguros y eficaces para tratar el estreñimiento ocasional de diversas formas. Sin embargo, es muy importante leer atentamente las instrucciones de la etiqueta y usarlos según las indicaciones. El uso excesivo de laxantes puede hacer que te vuelvas dependiente de ellos para defecar.

Consulta inmediatamente a tu proveedor de atención médica si presentas lo siguiente:

  • Calambres o dolores abdominales intensos
  • Cambios inexplicables en los patrones de defecación
  • Diarrea intensa
  • Heces con sangre o sangrado rectal
  • Estreñimiento que dura más de siete días a pesar del uso de laxantes
  • Debilidad o cansancio fuera de lo común
  • Mareos

Antes de probar con laxantes

La frecuencia de la defecación varía, pero, en general, las personas evacúan tres veces por día y otras, tres veces por semana. Si tienes menos defecaciones que lo normal para ti, es posible que estés estreñido. Además, el estreñimiento puede estar acompañado de heces duras, secas o pequeñas que son difíciles de evacuar.

Sin embargo, antes de probar con laxantes, prueba estos cambios en el estilo de vida que te ayudan con el estreñimiento:

  • Consume alimentos ricos en fibra, como salvado de trigo, frutas y verduras frescas, y avena. Un adulto promedio debe consumir entre 25 y 31 gramos de fibra por día.
  • Bebe mucha cantidad de líquido todos los días, unos 8 o 10 vasos (8 onzas) de bebidas descafeinadas no alcohólicas durante el día.
  • Haz ejercicio con regularidad.

Las mejoras en el estilo de vida alivian el estreñimiento en muchas personas, pero, si los problemas persisten a pesar de estos cambios, la siguiente opción puede ser un laxante suave.

Cómo alivian los laxantes el estreñimiento

Los laxantes funcionan de diferentes maneras, y la eficacia de cada tipo de laxante varía según la persona. En general, los laxantes formadores de masa, también conocidos como suplementos de fibra, son los más suaves para el cuerpo y los más seguros de usar a largo plazo. Metamucil y Citrucel entran en esta categoría.

A continuación, se incluyen algunos ejemplos de tipos de laxantes. Aunque muchos laxantes son de venta libre, es mejor hablar con tu médico sobre su uso y qué tipo puede ser el más adecuado para ti.

Tipo de laxante (ejemplos de marcas) Cómo funcionan Efectos secundarios
Osmóticos por vía oral (Leche de Magnesia Phillips, MiraLAX) Introducen agua en el colon para facilitar el paso de las heces Hinchazón, calambres, diarrea, náuseas, gases, aumento de la sed
Formadores de masa por vía oral (Benefiber, Citrucel, FiberCon, Metamucil) Absorben agua para formar heces blandas y voluminosas, lo que provoca la contracción normal de los músculos intestinales Hinchazón, gases, calambres o aumento del estreñimiento si no se los toma con suficiente agua
Ablandadores de heces por vía oral (Colace, Surfak) Agregan humedad a las heces para ablandarlas y permitir la defecación sin esfuerzo Desequilibrio electrolítico por uso prolongado
Estimulantes por vía oral (Dulcolax, Senokot) Activan las contracciones rítmicas de los músculos intestinales para eliminar las heces Eructos, calambres, diarrea, náuseas, decoloración de la orina por uso de derivados de sen y cáscara sagrada
Supositorios por vía rectal (Dulcolax, Pedia-Lax) Activan las contracciones rítmicas de los músculos intestinales y ablandan las heces Irritación rectal, diarrea, calambres

Los laxantes orales pueden interferir en la absorción del cuerpo de algunos medicamentos y nutrientes. Algunos laxantes pueden provocar un desequilibrio electrolítico, especialmente después del uso prolongado. Los electrolitos, que incluyen el calcio, el cloruro, el potasio, el magnesio y el sodio, regulan una serie de funciones corporales. El desequilibrio electrolítico puede causar ritmos cardíacos anormales, debilidad, confusión y convulsiones.

Combinación de laxantes: Lee las etiquetas con cuidado

Algunos productos combinan diferentes tipos de laxantes, como un estimulante y un ablandador de heces. Sn embargo, los productos combinados no son necesariamente más eficaces que los de un solo ingrediente. Además, es más probable que causen efectos secundarios.

Un laxante de un solo ingrediente puede funcionarte mejor. Lee las etiquetas para asegurarte de que sabes lo que estás tomando y úsalo con cuidado.

Riesgos del uso de laxantes

  • Interacción con otros medicamentos. Tus antecedentes médicos y los medicamentos que tomas pueden limitar tus posibilidades de tomar laxantes. Los laxantes pueden interactuar con algunos antibióticos y ciertos medicamentos para el corazón y los huesos. Lee bien las etiquetas. Si no estás seguro de si debes probar un determinado laxante, pregúntale a tu farmacéutico o a tu médico. No superes las dosis recomendadas a menos que tu médico te indique lo contrario.
  • Complicación de afecciones. El uso de laxantes puede ser peligroso si al estreñimiento lo causa una afección grave, como una apendicitis o una obstrucción intestinal. Si usas ciertos laxantes durante semanas o meses con frecuencia, pueden disminuir la capacidad de contracción de tu colon y empeorar el estreñimiento.
  • Precauciones para mujeres embarazadas y niños. No les des laxantes a los niños menores de 6 años sin la recomendación de un médico. Si estás embarazada, consulta a tu médico antes de tomar laxantes. Los laxantes formadores de masa y los ablandadores de heces suelen ser seguros durante el embarazo, pero los laxantes estimulantes pueden ser perjudiciales.

Si has dado a luz recientemente, consulta a tu médico antes de usar laxantes. Aunque suelen ser seguros durante la lactancia, algunos ingredientes pueden pasar a la leche materna y provocar diarrea en los bebés en período de lactancia.

Toma laxantes con precaución

Si dependes de los laxantes para tener una evacuación, pídele a tu médico sugerencias sobre cómo dejar de usarlos progresivamente y restaurar la capacidad natural del colon para contraerse.

May 18, 2022 See more In-depth