Diagnóstico

Descubrir la causa del dolor pélvico crónico a menudo es un proceso de eliminación, debido a que son muchos los trastornos diferentes que pueden provocar este dolor.

Además de una entrevista detallada sobre el dolor, tus antecedentes médicos personales y familiares, el médico puede pedirte que lleves un registro del dolor y de otros síntomas que tengas.

Estos son algunos de los análisis o exámenes que el médico podría sugerir:

  • Examen pélvico. Este examen puede revelar signos de infección, tumores anormales o músculos tensos en el suelo pélvico. El médico busca si hay zonas dolorosas con la palpación. Dile al médico si sientes alguna molestia durante este examen, en especial si el dolor se parece al que has estado sintiendo.
  • Análisis de laboratorio. Durante el examen pélvico, el médico puede pedir análisis de laboratorio para saber si hay infecciones, como clamidia o gonorrea. También puede pedir un hemograma para controlar el recuento de células sanguíneas y un análisis de orina para determinar si hay una infección en las vías urinarias.
  • Ecografía. La ecografía usa ondas de sonido de alta frecuencia para producir imágenes precisas de las estructuras dentro del cuerpo. Resulta de suma utilidad para detectar masas o quistes en los ovarios, en el útero o en las trompas de Falopio.
  • Otras pruebas de diagnóstico por imágenes. El médico puede recomendarte radiografías abdominales, exploraciones por tomografía computarizada (TC) o resonancia magnética (RM) para detectar estructuras o tumores anormales.
  • Laparoscopía. Durante esta intervención quirúrgica, el médico hace una pequeña incisión en el abdomen e inserta un tubo delgado que tiene una cámara minúscula (laparoscopio). Con el laparoscopio, el médico ve los órganos pélvicos y puede detectar tejidos anormales o signos de infección. Esta intervención es especialmente útil para detectar la endometriosis y la enfermedad inflamatoria pélvica crónica.

Hallar la causa básica del dolor pélvico crónico puede implicar un proceso largo y, en algunos casos, quizás nunca se encuentre una explicación clara.

Sin embargo, con paciencia y una comunicación sincera, tú y el médico pueden diseñar un plan de tratamiento que te permita vivir la vida al máximo, con la menor cantidad de molestias.

Tratamiento

El objetivo del tratamiento es reducir los síntomas y mejorar la calidad de vida.

Si el médico puede determinar una causa específica, el tratamiento se centrará en esa causa. Sin embargo, si no es posible identificar una causa, el tratamiento se enfocará en el control del dolor y de los demás síntomas. Para muchas mujeres, el enfoque óptimo implica una combinación de tratamientos.

Medicamentos

Dependiendo de la causa, tu médico puede recomendarte diversos medicamentos para tratar tu afección, por ejemplo los siguientes:

  • Analgésicos. Los analgésicos de venta libre, como aspirina, ibuprofeno (Advil, Motrin IB y otros) o paracetamol (Tylenol y otros), pueden brindar alivio parcial del dolor pélvico. En ocasiones, puede ser necesario tomar un analgésico con receta. Sin embargo, los analgésicos solos, no suelen resolver el problema del dolor crónico.
  • Tratamientos con hormonas. Algunas mujeres saben que los días en que experimentan dolor pélvico pueden coincidir con una fase en particular de su ciclo menstrual y los cambios hormonales que controlan la ovulación y la menstruación. Cuando es así, las píldoras anticonceptivas u otros medicamentos hormonales pueden ayudar a aliviar el dolor pélvico.
  • Antibióticos. Si una infección es la fuente del dolor, tu médico puede recetar antibióticos.
  • Antidepresivos. Algunos tipos de antidepresivos pueden ayudar con el dolor crónico. Los antidepresivos tricíclicos, como nortriptilina (Pamelor) y otros, parecen tener efectos de alivio del dolor además de efectos antidepresivos. Pueden ayudar a mejorar el dolor pélvico crónico incluso en mujeres que no tienen depresión.

Otras terapias

El médico puede recomendarte las siguientes terapias específicas o procedimientos como parte del tratamiento para el dolor pélvico crónico. Estos pueden incluir:

  • Fisioterapia. Los ejercicios de estiramiento, masajes y otras técnicas de relajación pueden mejorar el dolor pélvico crónico. Un fisioterapeuta puede ayudarte con estas terapias y a desarrollar estrategias de afrontamiento del dolor. A veces los fisioterapeutas se enfocan en puntos específicos del dolor a través de un instrumento médico llamado estimulación nerviosa eléctrica transcutánea (ENET). La ENET envía impulsos eléctricos a las vías nerviosas cercanas. Los fisioterapeutas también pueden usar una técnica psicológica llamada biorregulación, que te ayuda a identificar las zonas con músculos contraídos para que aprendas a relajar esas zonas.
  • Neuroestimulación (estimulación de la médula espinal). Este tratamiento consiste en implantar un dispositivo que bloquea las vías nerviosas para que la señal de dolor no llegue al cerebro. Puede ser efectivo, según cuál sea la causa de tu dolor pélvico.
  • Inyecciones en los puntos desencadenantes del dolor. Si el médico encuentra puntos específicos donde sientes dolor, es posible que te resulte efectivo que te apliquen inyecciones con anestésicos en esos puntos de dolor (puntos desencadenantes). El medicamento, que habitualmente es un anestésico local de acción prolongada, puede bloquear el dolor y aliviar el malestar.
  • Psicoterapia. Si el dolor puede interrelacionarse con depresión, abuso sexual, un trastorno de la personalidad, un matrimonio conflictivo o una crisis familiar, es posible que te resulte de ayuda hablar con un psicólogo o un psiquiatra. Existen diferentes tipos de psicoterapia, tales como la terapia cognitiva conductual y la biorregulación. Independientemente de la causa básica de tu dolor, la psicoterapia te puede ayudar a desarrollar estrategias para sobrellevar el dolor.

Cirugía

Para corregir un problema no diagnosticado que provoca dolor pélvico crónico, el médico puede recomendar una intervención quirúrgica, por ejemplo:

  • Cirugía laparoscópica. Si tienes endometriosis, el médico puede extraer las adherencias o el tejido endometrial por medio de una cirugía laparoscópica. Durante esta intervención, el cirujano inserta un instrumento delgado de visualización (laparoscopio) a través de una pequeña incisión que se realiza cerca del ombligo. Luego, inserta instrumentos para quitar el tejido endometrial por una o más incisiones pequeñas.
  • Histerectomía. En casos complicados y poco frecuentes, el médico puede recomendar extirpar el útero (histerectomía), las trompas de Falopio (salpingectomía) o los ovarios (ooforectomía). Someterse a esta intervención conlleva consecuencias importantes para la salud. El médico analizará los riesgos y beneficios detalladamente antes de recomendar esta opción.

Programa de rehabilitación del dolor

Es posible que debas probar una combinación de abordajes de tratamiento antes de que encuentres la mejor opción para ti. De corresponder, es posible que debas considerar la opción de ingresar en un programa de rehabilitación del dolor.

Los programas de este tipo, como el Pain Rehabilitation Center (Centro de Rehabilitación del Dolor) de Mayo Clinic, generalmente ofrecen un enfoque en equipo para el tratamiento, que abarca aspectos médicos y psiquiátricos.

Modo de vida y remedios caseros

El dolor crónico puede afectar considerablemente a tu vida diaria. Cuando sientes dolor, tienes problemas para dormir, hacer ejercicios o realizar tareas físicas.

El dolor crónico también puede causar ansiedad y estrés, los cuales, a su vez, pueden empeorar el dolor.

Las técnicas de relajación pueden ayudar a aliviar la tensión, a reducir el dolor, a calmar las emociones y a inducir el sueño. Puedes aprender por cuenta propia muchas técnicas, como meditación y respiración profunda.

Medicina alternativa

Acupuntura

La poca evidencia sugiere que la acupuntura podría ser útil para algunas causas del dolor pélvico.

Durante el tratamiento de acupuntura, un profesional inserta pequeñas agujas en la piel en puntos específicos. Es posible que el alivio del dolor provenga de la liberación de endorfinas, los calmantes naturales del cuerpo. Sin embargo, esta es solo una de las muchas teorías sobre cómo funciona la acupuntura. Por lo general, la acupuntura se considera un tratamiento seguro.

Habla con tu médico si estás considerando probar una terapia complementaria o alternativa.

Preparación para la consulta

Es probable que comiences por consultar al médico de cabecera o a un médico especialista en afecciones que afectan el aparato reproductor femenino (ginecólogo).

Según la causa sospechada de tu dolor, el médico podrá derivarte a un especialista del aparato digestivo (gastroenterólogo), un especialista del aparato urinario y ginecólogo (uroginecólogo) o un especialista en dolor musculoesquelético (fisiatra o fisioterapeuta).

Qué puedes hacer

Como preparación para la consulta:

  • Haz una lista de todos los signos y síntomas que experimentas. Menciona los que parezcan no guardar relación con el motivo de la consulta.
  • Anota la información médica más importante. Incluye los principales factores de estrés o los cambios recientes en tu vida.
  • Haz una lista de todos los medicamentos que tomas y de las dosis correspondientes. Indica los medicamentos de venta con receta y de venta libre, las vitaminas u otros suplementos que estés tomando.
  • Es buena idea llevar a un familiar o amigo. En ocasiones, puede ser difícil recordar toda la información que se proporciona durante una consulta. Alguien que te acompañe puede recordar algún dato que olvidaste o que no notaste.
  • Prepara preguntas. Tu tiempo con el médico es limitado; por eso, preparar una lista de preguntas te puede ayudar a aprovechar al máximo el tiempo juntos.

Algunas preguntas básicas para hacer al médico incluyen las siguientes:

  • ¿Cuáles son las posibles causas de mis síntomas o estado?
  • ¿Qué exámenes me recomiendas?
  • Si a través de estos exámenes no se logra identificar la causa de los síntomas, ¿qué otras pruebas adicionales podría llegar a necesitar?
  • ¿Qué enfoque me recomendarías si no es posible identificar una causa básica?
  • ¿Qué tipos de tratamientos posiblemente mejoren los síntomas?
  • ¿Cuánto tiempo durará el tratamiento?
  • ¿En cuánto tiempo me sentiré mejor?
  • ¿Debo respetar alguna restricción?
  • ¿Debería consultar con un especialista?
  • ¿Existe alguna alternativa genérica al medicamento que me recetó?
  • ¿Hay algún folleto u otros materiales impresos que pueda consultar? ¿Qué sitios web me recomiendas?

Además de las preguntas que preparaste previamente, no dudes en hacer preguntas cada vez que no entiendas algo durante la consulta.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas. Estar listo para responderlas puede dejarte tiempo para repasar los puntos a los que quieres dedicarles más tiempo. El médico puede preguntarte:

  • ¿Cuándo comenzaste a experimentar el dolor pélvico por primera vez?
  • ¿Tu dolor ha cambiado o se ha extendido con el tiempo?
  • ¿Con qué frecuencia tienes dolor pélvico?
  • ¿Qué tan intenso es tu dolor y cuánto tiempo dura?
  • ¿Dónde se localiza tu dolor? ¿Siempre ocurre en un solo lugar?
  • ¿Cómo describirías a tu dolor?
  • ¿Tu dolor se manifiesta en etapas o es constante?
  • ¿Sientes dolor al orinar o durante el movimiento intestinal?
  • ¿Tu ciclo menstrual afecta el dolor?
  • ¿Hay algo que mejore o empeore tu dolor?
  • ¿Cómo afectan tu capacidad para desenvolverte?
  • ¿Te has sentido recientemente abatido, depresivo o desesperanzado?
  • ¿Alguna vez tuviste una cirugía de pelvis?
  • ¿Has estado embarazada?
  • ¿Alguna vez te han tratado por una infección vaginal o en las vías urinarias?
  • ¿Alguna vez te han tocado en contra de tu voluntad?
  • ¿Qué tratamientos has probado hasta ahora para esta afección? ¿Cómo han resultado?
  • ¿Recibes tratamiento en este momento o has recibido recientemente para alguna otra afección?
Aug. 11, 2017
References
  1. Howard F. Causes of chronic pelvic pain in women (Causas del dolor pélvico crónico en mujeres). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 8 de abril de 2016.
  2. Howard F. Treatment of chronic pelvic pain in women (Tratamiento del dolor pélvico crónico en mujeres). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 8 de abril de 2016.
  3. AskMayoExpert. Dolor pélvico. Rochester, Minn.: Mayo Foundation for Medical Education and Research; 2015.
  4. Elkadry E, et al., Clinical manifestations and diagnosis of myofascial pelvic pain syndrome in women (Manifestaciones clínicas y diagnóstico del síndrome de dolor pélvico miofascial en mujeres). Evaluation of chronic pelvic pain in women (Evaluación del dolor pélvico crónico en mujeres). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 12 de abril de 2016.
  5. Frequently asked questions (Preguntas frecuentes). Gynecologic problems FAQ099 (Problemas ginecológicos FAQ099). Dolor pélvico crónico. American Congress of Obstetricians and Gynecologists (Congreso Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos). http://www.acog.org/~/media/For%20Patients/faq099.pdf?dmc=1&ts=20130418T1809515975. Último acceso: 8 de abril de 2016.
  6. Howard F. Evaluation of chronic pelvic pain in women (Evaluación del dolor pélvico crónico en mujeres). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 8 de abril de 2016.
  7. Interstitial cystitis/painful bladder syndrome (Cistitis intersticial/síndrome de la vejiga dolorosa). National Kidney and Urologic Diseases Information Clearinghouse (Centro Coordinador Nacional de Información sobre las Enfermedades Renales y Urológicas). http://kidney.niddk.nih.gov/kudiseases/pubs/interstitialcystitis/index.htm. Último acceso: 8 de abril de 2016.
  8. Carinci AJ. Complementary and alternative treatments for chronic pelvic pain (Tratamientos complementarios y alternativos para el dolor pélvico crónico). Current Pain and Headache Reports (Informes actuales sobre dolor y dolor de cabeza). 2013;17:316.
  9. Cheong YC, et al., Non-surgical interventions for the management of chronic pelvic pain (Intervenciones no quirúrgicas para el tratamiento del dolor pélvico crónico). Cochrane Database of Systematic Reviews (Base de Datos Cochrane de Revisiones Sistemáticas). http://onlinelibrary.wiley.com/wol1/doi/10.1002/14651858.CD008797.pub2/abstract. Último acceso: 8 de abril de 2016.
  10. Relaxation techniques for health: An introduction (Técnicas de relajación para la salud: introducción). National Center for Complementary and Alternative Medicine (Centro Nacional de Medicina Complementaria y Alternativa). http://nccam.nih.gov/sites/nccam.nih.gov/files/relaxation_introduction.pdf. Último acceso: 8 de abril de 2016.
  11. AskMayoExpert. Endometriosis. Rochester, Minn.: Fundación Mayo para la Educación e Investigación Médica; 2014.
  12. Endometriosis. Womenshealth.gov. http://www.womenshealth.gov/publications/our-publications/fact-sheet/endometriosis.html. Último acceso: 12 de abril de 2016.
  13. AskMayoExpert. Painful bladder syndrome (Síndrome de la vejiga dolorosa). Rochester, Minn.: Mayo Foundation for Medical Education and Research; 2016.
  14. Kotarinos RK. Pelvic floor physical therapy for management of myofascial pelvic pain syndrome in women (Fisioterapia del suelo pélvico para el tratamiento del síndrome de dolor pélvico miofascial en mujeres). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 8 de abril de 2016.
  15. Hunter C, et al., Neuromodulation of pelvic visceral pain: Review of the literature and case series of potential novel targets for treatment (Neuromodulación del dolor pélvico visceral: revisión de la bibliografía y series de casos de potenciales objetivos novedosos para el tratamiento). Pain Practice (Medicina del dolor). 2013;13:3.
  16. Acupuncture: In-depth (Acupuntura: en profundidad). National Center for Complementary and Alternative Medicine (Centro Nacional de Medicina Complementaria y Alternativa). https://nccih.nih.gov/health/acupuncture/introduction. Último acceso: 8 de abril de 2016.
  17. Speer LM, et al., Chronic pelvic pain in women (Dolor pélvico crónico en mujeres). American Family Physician (Médico de Familia Estadounidense). 2016;93:380.
  18. Engeler D, et al., Guidelines on chronic pelvic pain (Pautas sobre el dolor pélvico crónico). European Association of Urology (Asociación Europea de Urología). http://uroweb.org/wp-content/uploads/EAU-Guidelines-Chronic-Pelvic-Pain-2015.pdf. Último acceso: 13 de abril de 2016.
  19. Butler Tobah YS (opinión de un experto). Mayo Clinic, Rochester, Minn. 23 de febrero de 2017.

Dolor pélvico crónico en mujeres