Descripción general

La terapia de protones es un tipo de radioterapia, un tratamiento que utiliza haces de alta energía para tratar tumores. La radioterapia que utiliza rayos X se ha usado durante mucho tiempo para tratar el cáncer y tumores no cancerosos (benignos). La terapia de protones es un tipo más nuevo de radioterapia que utiliza energía de partículas cargadas positivamente llamadas protones.

La terapia de protones ha demostrado ser una promesa para tratar diversos tipos de cáncer. Según estudios, la terapia de protones puede provocar menos efectos secundarios que la radiación tradicional, debido a que los médicos pueden controlar mejor en qué lugar los haces de protones depositan su energía. Sin embargo, unos pocos estudios comparan directamente a la radioterapia de protones con la radiación de rayos X, por lo que no está claro si la terapia de protones es más eficaz para prolongar la vida.

La terapia de protones no tiene una amplia disponibilidad en los Estados Unidos.

Por qué se realiza

La terapia de protones se utiliza como tratamiento para el cáncer y algunos tumores no cancerosos. La terapia de protones puede utilizarse como el único tratamiento para tu afección. O puede utilizarse con otros tratamientos, como la cirugía y la quimioterapia.

La terapia de protones algunas veces se usa para tratar lo siguiente:

  • Tumores cerebrales
  • Cáncer de mama
  • Cáncer en los niños
  • Melanoma ocular
  • Cáncer de esófago
  • Cáncer de cabeza y cuello
  • Cáncer de hígado
  • Cáncer de pulmón
  • Tumores de la hipófisis
  • Cáncer de próstata
  • Sarcoma
  • Tumores que afectan la columna vertebral
  • Tumores en la base del cráneo

Los ensayos clínicos son una investigación de la terapia de protones como tratamiento para un número de otros tipos de cáncer.

Riesgos

La terapia de protones puede causar efectos secundarios a medida que las células cancerosas mueren, o cuando la energía del haz de protones daña el tejido sano.

Debido a que los médicos pueden controlar mejor el sitio en el cual la terapia de protones libera su mayor concentración de energía, se cree que esta terapia afecta el tejido sano en menor medida y tiene menos efectos secundarios que la radioterapia tradicional. Aun así, la terapia de protones libera parte de su energía sobre el tejido sano.

Los efectos secundarios que presentes dependerán de la parte del cuerpo que se trate y la dosis de terapia de protones que recibas.

En general, los efectos secundarios frecuentes de la terapia de protones comprenden lo siguiente:

  • Fatiga
  • Problemas en la boca, de ingestión y digestión
  • Dolores de cabeza
  • Pérdida del cabello alrededor de la parte del cuerpo que se trata
  • Enrojecimiento de la piel alrededor de la parte del cuerpo que se trata
  • Inflamación alrededor de la parte del cuerpo que se trata

Cómo te preparas

Antes de someterte a la terapia de protones, tu equipo de atención médica te guiará a lo largo del proceso de planificación para garantizar que el haz de protones alcance el lugar preciso del cuerpo que lo necesita.

La planificación comúnmente comprende lo siguiente:

  • Determinación de la mejor posición en la que debes permanecer durante el tratamiento. Durante la simulación de radiación, el equipo de radioterapia trabaja para encontrar una posición que te resulte cómoda durante el tratamiento. Es imprescindible permanecer acostado y quieto durante el tratamiento; por lo tanto, es fundamental encontrar una posición cómoda. Para hacer esto, te recostarás sobre una camilla que se utilizará durante el tratamiento. Se utilizan almohadones y sujetadores para posicionarte de manera adecuada y ayudarte a mantenerte quieto. El equipo de radioterapia marcará el área del cuerpo en la cual recibirás la radiación. Según tu situación individual, podrán realizar marcas transitorias con un marcador o podrían hacerte tatuajes permanentes.
  • Planificación de la trayectoria de los protones con pruebas por imágenes. Tu equipo de radioterapia puede realizarte estudios de imágenes por resonancia magnética (RM) o exploraciones por tomografía computarizada (TC) para determinar qué área del cuerpo recibirá tratamiento y cómo se alcanzará mejor con los haces de protones.

Considera el costo

La terapia de protones es una forma más nueva de radioterapia que puede ser más costosa que la radioterapia tradicional con rayos X. No todas las pólizas de seguro cubren la terapia de protones. Cuando pienses en opciones de tratamiento, trabaja con tu proveedor de seguro médico para comprender qué costos cubre el seguro y qué costos deberás pagar.

Lo que puedes esperar

Durante la terapia de protones

Generalmente, te sometes a la terapia de protones cinco días de la semana por varias semanas. Sin embargo, en algunos casos, puedes someterte solo a uno o unos pocos tratamientos, según la afección. El tratamiento real de terapia de protones puede demorar solo un minuto aproximadamente, pero debes prever un tiempo de preparación de entre 30 y 45 minutos antes de cada sesión de tratamiento.

También es probable que debas someterte a exploraciones por tomografía computarizada semanales para verificar si la dosis que recibes debe recalcularse en función de los cambios en tu peso o el tamaño y la forma del tumor, según tu situación.

Para prepararte, te colocarán sobre una camilla. Se utilizarán almohadones y sujetadores para mantener el cuerpo quieto. Luego deberás someterte a una prueba por imágenes, como una radiografía o una tomografía computarizada, para asegurar que tu cuerpo se encuentre en la misma posición exacta antes de cada tratamiento.

Tu equipo de radioterapia saldrá de la habitación y se dirigirá a un área donde pueden supervisarte. Podrán verte y oírte.

Lo que sentirás a continuación depende del tipo de equipo para terapia de protones que utiliza tu equipo de tratamiento:

  • Un equipo para terapia de protones que gira a tu alrededor. Si te sometes a la terapia de protones con una máquina llamada "gantry", te colocarán sobre una camilla que se desliza lentamente hacia una apertura circular del equipo. El equipo gira a tu alrededor para dirigir los haces de protones hacia puntos precisos del cuerpo.
  • Un equipo para terapia de protones que no se mueve. Si te sometes a una terapia de protones con una máquina de haz fijo, la camilla donde estás recostado se moverá y el equipo para terapia de protones permanecerá inmóvil. El movimiento de la camilla durante el tratamiento es controlado en forma remota por tu equipo de radioterapia. La frecuencia con la cual la camilla se mueve durante el tratamiento depende de tu situación.

No podrás sentir la radiación durante el tratamiento de terapia de protones.

Después de la terapia de protones

Una vez finalizada tu sesión de tratamiento, puedes ocuparte de tus tareas cotidianas. No te quedarán rastros de radiación en el cuerpo, y tampoco podrás emitirla.

Los efectos secundarios de la radiación generalmente se manifiestan con el paso del tiempo. Es posible que experimentes algunos efectos secundarios al principio. Pero después de varios tratamientos, es probable que experimentes fatiga, por lo cual puedes tener la sensación de que tus actividades habituales demandan más energía o que tienes muy poca energía para realizar las tareas cotidianas. También podrías observar un enrojecimiento en la piel, similar a una quemadura de sol, en el área que recibió los haces de protones.

Resultados

Tu médico puede recomendarte pruebas por imágenes periódicas durante la terapia de protones y después de esta para determinar si el cáncer responde a los tratamientos. La frecuencia con la cual te someterás a las exploraciones depende de tu situación.

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic para exámenes y procedimientos al aprender los investigadores cómo mantener sana a la gente en la práctica clínica.

Experiencia en Mayo Clinic e historias de pacientes

Nuestros pacientes nos informan que la calidad de sus interacciones, nuestra atención al detalle y la eficiencia de sus visitas constituyen un cuidado de la salud que nunca antes habían experimentado. Mira las historias de pacientes satisfechos de Mayo Clinic.

  1. Harnessing Love and Gratitude to Combat an Aggressive Brain Tumor

    Mary Jane Moline has never been one to shy away from a challenge. So when she was diagnosed with a life-threatening brain tumor, she was ready to face her treatment head-on. For Mary Jane, that has meant embracing with enthusiasm all of the therapy her Mayo Clinic care team has offered. Mary Jane Moline, an [...]

  2. After Setback, Kaidra's Cancer Journey Continues With Family, Friends and Mayo Clinic by Her Side

    Kaidra Froelich was terrified by the brain cancer diagnosis that brought her to Mayo Clinic. But her expert surgical team got rid of the tumor. Then the disease came back. Now Kaidra and her Mayo team are determined to beat the cancer a second time as her family and friends rally around her. Giuseppe Lanzino, [...]

  3. Beating Back a Brain Tumor Amid Loss

    Terence Burns, M.D., and Katie Garrison When Katie Garrison embarked on treatment for a brain tumor, she did so supported by her husband, Joe. Midway through her journey, however, Joe died from complications due to his own cancer, and Katie leaned on her Mayo Clinic care team. Now, with their compassionate care and customized therapies, [...]

  4. ?Tackling a Rare Brain Tumor With Expertise and Skill

    Diagnosed with a brain tumor, Marrissa Janssen was scared. Her biggest fear was that doctors wouldn't be able to get rid of the entire mass. But after consulting with experts at Mayo Clinic, Marrissa's fear turned to hope. Now, after surgery and proton beam therapy, the tumor is gone. Sept. 6, 2018, started off as [...]

  5. Innovative Imaging Charts Course to Successful Cancer Treatment

    When Bruce McVety's prostate cancer returned after a seven-year remission, his doctor suggested he go to Mayo Clinic to receive a test that wasn't available locally. Bruce listened. Today, after comprehensive treatment, the cancer is undetectable, and Bruce is grateful for his renewed health. As a pastor and retired police officer, Bruce McVety is no [...]

  6. Amid a Journey Through Cancer, Wedding Bells Ring

      When Nicole Eisenmann and Mike Loggie became engaged, they held out hope for a dream wedding. When that day was repeatedly postponed due to Nicole's lengthy cancer treatment, the couple decided to stop planning and embrace the present instead. Nicole Eisenmann and Mike Loggie wanted their wedding day to be perfect. The high school [...]

Aug. 13, 2019
  1. Brada M, et al. Current clinical evidence for proton therapy. Cancer Journal. 2009;15:319.
  2. Ahmad S, et al. Advances in radiotherapy. BMJ. 2012;345:e7765.
  3. Flanz J, et al. Technology for proton therapy. Cancer Journal. 2009;15:292.
  4. Devicienti S, et al. Patient positioning in the proton radiotherapy era. Journal of Experimental & Clinical Cancer Research. 2010;29:47.
  5. Proton therapy. RadiologyInfo.org. http://www.radiologyinfo.org/en/info.cfm?pg=protonthera. Accessed Jan. 21, 2016.
  6. Found 180 open studies with search of: proton therapy AND cancer. ClinicalTrials.gov. http://www.clinicaltrials.gov/ct2/results?term=proton+therapy+AND+cancer. Accessed Jan. 21, 2016.
  7. Foote RL, et al. The clinical case for proton beam therapy. Radiation Oncology. 2012;7:174.
  8. Wang D. A critical appraisal of the clinical utility of proton therapy in oncology. Medical Devices: Evidence and Research. 2015;8:439.
  9. Schulz-Ertner D. The clinical experience with particle therapy in adults. Cancer Journal. 2009;15:306.
  10. Allen AM, et al. An evidence based review of proton beam therapy: The report of ASTRO's emerging technology committee. Radiotherapy and Oncology. 2012;103:8.
  11. McMullen KP, et al. Practical aspects of pediatric proton radiation therapy. The Cancer Journal. 2014;20:393.
  12. Plastaras JP, et al. Special cases for proton beam radiotherapy: Re-irradiation, lymphoma, and breast cancer. Seminars in Oncology. 2014;41:807.
  13. Chen AB. Comparative effectiveness research in radiation oncology: Assessing technology. Seminars in Radiation Oncology. 2014;24:25.
  14. Foote RL (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester, Minn. Aug. 3, 2019.