Descripción general

Consulta sobre la médula espinal

Un tumor espinal es un bulto que crece dentro del canal medular o dentro de los huesos de la columna vertebral. Puede ser canceroso o no canceroso.

Los tumores que afectan los huesos de la espina dorsal (las vértebras) son conocidos como «tumores vertebrales».

Los tumores que aparecen dentro de la médula espinal son conocidos como «tumores de la médula espinal». Existen dos tipos principales de tumores que pueden afectar la médula espinal:

  • Los tumores intramedulares aparecen en las células que se encuentran dentro de la médula espinal, como astrocitomas o ependimomas.
  • Los tumores extramedulares se manifiestan dentro de la red de células de sostén que rodean la médula espinal. Aunque no aparezcan dentro de la médula espinal, estos tipos de tumores pueden afectar su función al hacer que se comprima y causar otros problemas. Algunos ejemplos de tumores extramedulares que pueden afectar la médula espinal son schwannomas, meningiomas y neurofibromas.

Los tumores de otras partes del cuerpo pueden esparcirse (hacer metástasis) a las vértebras, a la red de apoyo alrededor de la médula espinal o, en casos poco frecuentes, a la médula espinal en sí misma.

Los tumores o crecimientos de cualquier tipo en la médula espinal pueden producir dolor, problemas neurológicos y, en ocasiones, parálisis. Ya sea canceroso o no, un tumor en la médula espinal puede poner en riesgo la vida y provocar una discapacidad permanente.

El tratamiento para un tumor en la médula espinal puede comprender cirugía, radioterapia, quimioterapia u otros medicamentos.

Descubre por qué Mayo Clinic es el mejor lugar para tu atención médica.

Tipos

Síntomas

Dependiendo de la ubicación y del tipo de tumor medular, pueden aparecer diferentes signos y síntomas, especialmente debido a que el tumor crece y afecta la médula espinal, los nervios que la rodean o los vasos sanguíneos. Algunos de los signos y síntomas de tumores que afectan la médula espinal son:

  • Dolor de espalda, que a veces se extiende a otras partes del cuerpo
  • Pérdida de sensibilidad, especialmente en los brazos o las piernas
  • Dificultad para caminar que, en ocasiones, provoca caídas
  • Menor sensibilidad al dolor, calor y frío
  • Deterioro de la función intestinal o de la vejiga
  • Debilidad muscular que puede ocurrir en diferentes grados y en diferentes partes del cuerpo, dependiendo de qué nervios o qué parte de la médula espinal está comprometida

El dolor de espalda es un síntoma temprano frecuente de los tumores medulares cancerosos y no cancerosos. El dolor también se puede extender más allá de la espalda hacia las caderas, las piernas, los pies o los brazos, y puede agravarse con el tiempo a pesar del tratamiento.

Los tumores espinales avanzan a diferentes ritmos. En general, los tumores espinales cancerosos crecen más rápido, mientras que los no cancerosos tienden a crecer muy lentamente.

Cuándo consultar al médico

Existen muchas causas del dolor de espalda y en la mayoría de los casos no es provocado por un tumor medular. Pero debido a que el diagnóstico y tratamiento tempranos son importantes para los tumores medulares, consulta con el médico por el dolor de espalda si:

  • Es persistente y progresivo
  • No está relacionado con la actividad
  • Empeora por la noche
  • Tienes antecedentes de cáncer y has comenzado a manifestar dolor en la espalda

Busca atención médica inmediata si presentas:

  • Debilidad o entumecimiento muscular gradual en las piernas o los brazos
  • Cambios en el funcionamiento de la vejiga o intestinos

Causas

No está claro por qué se manifiestan la mayoría de los tumores medulares. Los expertos sospechan que los genes defectuosos desempeñan un papel fundamental. Sin embargo, no se sabe si esos defectos genéticos se heredan, se producen de forma espontánea o se deben a algún factor ambiental, como la exposición a determinadas sustancias químicas. Sin embargo, en algunos casos, los tumores de la médula espinal están relacionados con síndromes hereditarios conocidos, como la neurofibromatosis 2 y la enfermedad de von Hippel-Lindau.

Factores de riesgo

Los tumores de la médula espinal son más frecuentes en personas que tienen:

  • Neurofibromatosis tipo 2. En este trastorno hereditario, los tumores no cancerosos se manifiestan en los nervios relacionados con la audición o cerca de estos, lo que puede provocar una pérdida progresiva de la audición en uno o ambos oídos. Algunas personas con neurofibromatosis 2 también manifiestan tumores en el canal medular, por lo general múltiples y de varios tipos diferentes.
  • Enfermedad de Von Hippel-Lindau. Este raro trastorno multiorgánico está relacionado con tumores no cancerosos en los vasos sanguíneos (hemangioblastomas) del cerebro, la retina y la médula espinal, y con otros tipos de tumores en los riñones o en las glándulas suprarrenales.
  • Un antecedente previo de cáncer. Cualquier tipo de cáncer puede desplazarse hacia la espina dorsal, pero los tipos de cáncer que tienen más probabilidad de afectar la espina dorsal son el cáncer de mama, de pulmón, de próstata y el mieloma múltiple.

Complicaciones

Los tumores medulares, tanto cancerosos como no cancerosos, pueden comprimir la médula espinal y los nervios, lo cual causa pérdida de movimiento o de sensibilidad en el nivel del tumor o debajo de este y, en ocasiones, cambios en el funcionamiento de los intestinos y la vejiga. La lesión a los nervios puede ser permanente.

Sin embargo, si el tumor medular se detecta de forma temprana y se trata de manera intensiva, tal vez sea posible prevenir una mayor pérdida de la función y, con una rehabilitación intensiva, recuperar la función nerviosa. Según su ubicación, un tumor puede comprimir la médula espinal y poner en riesgo la vida.

Tumor de la médula espinal care at Mayo Clinic

Nov. 17, 2017
References
  1. Donthineni R. Diagnosis and staging of spine tumors (Diagnóstico y estadificación de los tumores espinales). Orthopedic Clinics of North America (Clínicas Ortopédicas de Norteamérica). 2009;40:1.
  2. Brain and spinal tumors: Hope through research (Tumores cerebrales y espinales: esperanzas mediante la investigación). Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares (National Institute of Neurological Disorders and Stroke). http://www.ninds.nih.gov/disorders/brainandspinaltumors/detail_brainandspinaltumors.htm#43233060. Último acceso: 22 de septiembre de 2014.
  3. Goldman L, et al., eds. Goldman’s Cecil Medicine (Medicina de Cecil-Goldman). 24.ª ed. Filadelfia, Pa.: Saunders Elsevier; 2012. http://www.clinicalkey.com. Último acceso: 22 de septiembre de 2014.
  4. Spinal cord tumors (Tumores de la médula espinal). The Merck Manual Professional Edition (Edición para profesionales del Manual Merck). http://www.merckmanuals.com/professional/print/sec17/ch236/ch236g.html. Último acceso: 22 de septiembre de 2014.
  5. Brunicardi FC, et al., eds. Schwartz’s Principles of Surgery (Principios de Cirugía Schwartz). 9.ª ed. Nueva York, N.Y.: The McGraw-Hill Companies; 2010. http://www.accessmedicine.com/content.aspx?aID=5020575. Último acceso: 1 de septiembre de 2011.
  6. Gurd DP. Back pain in the young athlete (Dolor de espalda en atletas jóvenes). Sports Medicine Arthroscopy Review (Revisión de la artroscopia en la medicina deportiva). 2011;19:7
  7. Detailed guide: Brain and spinal cord tumors in adults (Guía detallada de tumores cerebrales y de la médula espinal en adultos). Sociedad Americana contra el Cáncer (American Cancer Society). http://www.cancer.org/cancer/braincnstumorsinadults/detailedguide/. Último acceso: 22 de septiembre de 2014.
  8. Sundaresen N. Primary malignant tumors of the spine (Principales tumores malignos de la espina dorsal). Orthopedic Clinics of North America (Clínicas Ortopédicas de Norteamérica). 2009;40:21.
  9. Chamberlain MC, et al. Adult primary intradural spinal cord tumors: A review (Un análisis de los tumores intradurales primarios de la médula espinal en adultos). Current Neurology and Neuroscience Report (Informe actual de Neurología y Neurociencias). 2011;11:320.
  10. Sachdev S, et al. Stereotactic radiosurgery yields long-term control for benign intradural, extramedullary spinal tumors (Radiocirugía estereotáctica permite el control a largo plazo de tumores benignos intradurales y extramedulares). Neurosurgery (Neurocirugía). 2011;69:533.
  11. Sagar SM. Acupuncture as an evidence-based option for symptom control in cancer patients (Acupuntura como opción basada en la evidencia para el control de los síntomas de pacientes con cáncer). Current Treatment Options in Oncology (Opciones de tratamiento oncológico actuales). 2008;9:117.
  12. Moynihan TJ (opinión de un experto). Mayo Clinic, Rochester, Minn. 2 de septiembre de 2011.
  13. Bydon, M. et al. The use of stereotactic radiosurgery for the treatment of spinal axis tumors: A review (Un análisis del uso de la radiocirugía estereotáctica para el tratamiento de los tumores en el eje espinal). Clinical Neurology and Neuroscience (Clínica de Neurología y Neurociencias). 2014;125:166
  14. Overview of spinal cord tumors (Descripción general de los tumores de la médula espinal). The Merck Manual Professional Edition (Edición para profesionales del Manual Merck). http://www.merckmanuals.com/professional/print/sec17/ch236/ch236g.html. Último acceso: 22 de septiembre de 2014.
  15. Intercranial and spinal tumors (Tumores intercraneales y espinales). The Merck Manual Professional Edition (Edición para profesionales del Manual Merck). http://www.merckmanuals.com/professional/neurologic_disorders/intracranial_and_spinal_tumors/spinal_cord_tumors.html?qt=spinal cord tumor&alt=sh. Último acceso: 8 de octubre de 2014.
  16. Clarke MJ (opinión de un experto). Mayo Clinic, Rochester, Minn. 24 de septiembre de 2014.