No necesitas una preparación especial para someterte a la hipnosis. Pero una buena idea es usar ropa cómoda para ayudar a la relajación. Además, asegúrate de estar bien descansado, de modo que no tiendas a quedarte dormido durante la sesión.

Asegúrate de elegir cuidadosamente al terapeuta o profesional de salud que realizará la sesión de hipnosis. Pide una recomendación a alguien de tu confianza. Obtén toda la información que puedas sobre el terapeuta que estés considerando. Comienza por formular preguntas, tales como:

  • ¿Tiene una formación que lo avale en campos tales como psicología, medicina, trabajo social u odontología?
  • ¿Tiene una matrícula que lo habilite en este estado como profesional en su especialidad?
  • ¿A qué escuela fue? ¿Dónde realizó su capacitación de posgrado?
  • ¿Cuánta formación ha recibido en relación con la hipnoterapia y en qué escuelas?
  • ¿A qué organizaciones profesionales pertenece?
  • ¿Durante cuánto tiempo ha ejercido esta profesión?
  • ¿Cuáles son sus honorarios?
  • ¿Mi seguro cubrirá sus servicios?
Oct. 15, 2015