El tabaquismo y el embarazo: comprende los riesgos

¿Te preguntas cuáles son los riesgos de fumar durante el embarazo? ¿Cómo dejar de fumar? ¿Si los productos para dejar de fumar son seguros para el bebé? A continuación, te explicamos lo que debes saber acerca del tabaquismo y el embarazo.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

El tabaquismo y el embarazo no son una buena combinación, pero puedes tomar estas medidas para aumentar tus probabilidades de dejarlo para siempre. Empieza buscando respuestas a las preguntas más frecuentes acerca del tabaquismo durante el embarazo.

¿Cómo afecta el tabaquismo durante el embarazo al bebé?

Fumar durante el embarazo expone al bebé a muchas sustancias químicas nocivas, entre ellas, el monóxido de carbono. Estas sustancias químicas limitan el suministro de oxígeno y de nutrientes al bebé. Fumar durante el embarazo también está asociado a muchos problemas de salud, por ejemplo, los siguientes:

  • Problemas con la placenta
  • Reducción del peso al nacer
  • Ruptura prematura de las membranas antes de término (cuando el saco amniótico tiene pérdidas o se rompe antes de la semana 37 de embarazo)
  • Nacimiento prematuro
  • Determinados defectos congénitos
  • Pérdida del embarazo

Fumar durante el embarazo también puede afectar al bebé después del nacimiento, ya que aumenta el riesgo de que presente lo siguiente:

  • Síndrome de muerte infantil súbita
  • Cólicos
  • Asma
  • Obesidad infantil

Algunas investigaciones también indican que fumar durante el embarazo podría afectar el desarrollo emocional del bebé, su conducta y capacidad de aprendizaje. Fumar durante el embarazo incluso podría afectar la propia fertilidad del niño.

¿Qué efecto tiene la exposición al humo de segunda mano en el embarazo?

Respirar humo de segunda mano durante el embarazo también puede afectar la salud del bebé. Las mujeres que no fuman, pero que están expuestas al humo de segunda mano, corren un mayor riesgo de perder el embarazo o de tener un bebé con bajo peso al nacer o con un defecto congénito.

¿Dejar de fumar durante el embarazo puede reducir los riesgos para la salud del bebé?

Definitivamente. Si fumas, dejar de hacerlo es la mejor forma de darle un comienzo saludable a tu bebé. Si dejas de fumar durante los primeros cuatro meses de embarazo, podrías reducir el riesgo de que el bebé tenga bajo peso al nacer al mismo de una mujer no fumadora. Dejar de fumar también puede reducir el riesgo de nacimiento prematuro, pérdida del embarazo, muerte infantil y otras complicaciones.

Reducir el consumo de tabaco durante el embarazo es un paso en la dirección correcta, pero dejar de fumar por completo tendrá una mayor repercusión tanto en tu salud como en la del bebé.

¿Cuál es la manera más segura de dejar de fumar durante el embarazo?

La manera más segura de dejar de fumar durante el embarazo es sin la ayuda de medicamentos. Comienza por consultar a tu proveedor de atención médica para obtener sugerencias o buscar asesoramiento. Después, considera los siguientes consejos prácticos:

  • Enumera los motivos por los que quieres dejar de fumar, como proteger la salud del bebé.
  • Deshazte de todos los elementos relacionados con la acción de fumar.
  • Evita las situaciones que te generen ganas fumar.
  • Pasa tiempo con personas que no fumen y ve a lugares en los que no se permita fumar.
  • Resiste los deseos de fumar haciendo mandados o comiendo tentempiés saludables.
  • Con la aprobación de tu proveedor de atención médica, usa la actividad física para controlar los síntomas de abstinencia.
  • Asegúrate de contar con alguien con quien puedas hablar cuando necesites apoyo.
  • Establece una meta y una recompensa por cumplirla. Por ejemplo, si dejas de fumar durante cierto tiempo, usa lo que hubieras gastado en cigarrillos para comprar algo para el bebé.

¿Es seguro consumir productos para dejar de fumar durante el embarazo?

Si todavía te resulta difícil dejar de fumar, consulta con el proveedor de atención médica sobre los productos de reemplazo de la nicotina, como el parche o el inhalador de nicotina, la goma de mascar, las pastillas para chupar y los aerosoles con nicotina. Consumir cualquiera de estos productos evitará que tu bebé se exponga a muchas de las sustancias químicas perjudiciales que se encuentran en los cigarrillos. La terapia psicológica más tratamiento con sustitutos de la nicotina es la forma más eficaz de dejar de fumar.

Muchos productos de reemplazo de la nicotina son de venta libre. Si optas por usar el parche de nicotina, quítatelo mientras duermes para minimizar la exposición del bebé a sus efectos. A medida que desaparezcan los deseos repentinos y los síntomas de abstinencia, trabaja con tu proveedor de atención médica para reducir de manera gradual el reemplazo de nicotina con el tiempo.

Si prefieres usar un medicamento sin nicotina para dejar de fumar durante el embarazo, una opción podría ser el antidepresivo bupropión (Zyban, Wellbutrin). Trabaja con tu proveedor de atención médica para sopesar los riesgos y los beneficios.

¿Es común tener una recaída después del parto?

Adaptarse a la vida con un recién nacido puede ser estresante. Muchas mujeres que dejan de fumar durante el embarazo tienen una recaída poco después del parto. Si dejaste de fumar durante el embarazo, reconoce el riesgo de tener una recaída después del nacimiento de tu bebé y busca asesoramiento para obtener ayuda.

Si fumas después del parto, no lo hagas cerca de tu bebé ni mientras lo estés amamantando. Si fumas durante la lactancia, el bebé estará expuesto a muchas sustancias químicas dañinas a través de la leche materna. Fumar también puede disminuir tu producción de leche. Además, recuerda que respirar humo de segunda mano presenta riesgos de salud para los bebés recién nacidos, entre ellos, un riesgo mayor de presentar asma y síndrome de muerte infantil súbita.

Dejar de fumar casi nunca es fácil. Hacerlo para siempre puede requerir más de un intento. Sin embargo, recuerda que es posible, y que ofrece beneficios para toda tu familia.

June 13, 2018 See more In-depth