Luego de meses de anticipación y los rigores del trabajo de parto y del parto, tu atención pasa a centrarse en el cuidado de tu nuevo bebé — pero también necesitarás cuidarte a ti misma. El cuidado de posparto puede incluir cuidar de desgarros vaginales o la herida de una cesárea, senos que te duelen, leche que se filtra de las mamas, problemas relativos a orinar, y pérdida del cabello.

Y los cuidados de posparto no se limitan a tu salud física. El cuidado de posparto también incluye tu bienestar mental, como controlar los cambios de humor, la irritabilidad, la tristeza, y la ansiedad.

Para una recuperación más fácil, informa a tu profesional de salud sobre cualquier preocupación que puedas tener acerca del cuidado de posparto. Lo más probable es que lo que estás sintiendo o te estás preguntando sea totalmente normal. Cuenta con la ayuda de tu profesional de salud al enfrentar el cuidado de posparto y adaptarte a la vida con un recién nacido.

Sept. 18, 2019