Tatuajes: comprende los riesgos y las precauciones

Es posible que los tatuajes sean más frecuentes que nunca, pero no tomes los riesgos a la ligera. Comprende las precauciones de seguridad básicas y el cuidado posterior.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Podrías ser el orgulloso dueño de un tatuaje nuevo en cuestión de horas, pero no permitas que lo fácil del proceso te impida considerar detenidamente el arte corporal permanente. Antes de hacerte un tatuaje, asegúrate de saber en qué consiste y cómo evitar los posibles riesgos.

Cómo se hacen los tatuajes

Un tatuaje es una marca o un diseño permanente que se realiza en la piel al insertar pigmentos con pinchazos en la capa superior de la piel. El tatuador suele usar una máquina de mano que funciona como una de coser, con una o dos agujas que perforan la piel varias veces. En cada pinchazo, se insertan pequeñas gotas de tinta con las agujas.

El proceso, que se hace sin anestesia, provoca una pequeña cantidad de sangrado y un dolor de leve a potencialmente significativo.

Infórmate sobre los riesgos

Multimedia

Los tatuajes traspasan la piel, lo que significa que es posible tener infecciones de la piel y otras complicaciones, que incluyen:

  • Reacciones alérgicas. Las tintas para tatuajes, en especial el rojo, el verde, el amarillo y el azul, pueden provocar reacciones alérgicas en la piel, como una erupción con picazón en la zona del tatuaje. Esto puede ocurrir incluso años después de que te hayas hecho el tatuaje.
  • Infecciones de la piel. Es posible que se presente una infección de la piel después de hacerte el tatuaje.
  • Otros problemas en la piel. A veces, se forman protuberancias llamadas «granulomas» alrededor de la tinta del tatuaje. Un tatuaje también puede causar queloides (zonas elevadas producidas por un crecimiento excesivo de tejido cicatricial).
  • Enfermedades de transmisión hemática. Si el equipo que se utiliza para hacer el tatuaje está contaminado con sangre infectada, puedes contraer varias enfermedades de transmisión hemática, entre ellas, tétanos, hepatitis B y hepatitis C.
  • Complicaciones en las resonancias magnéticas. Rara vez, los tatuajes o el maquillaje permanente pueden causar hinchazón o ardor en las zonas afectadas durante las resonancias magnéticas. En algunos casos, los pigmentos del tatuaje pueden interferir en la calidad de la imagen.

Si tienes una reacción alérgica a la tinta del tatuaje, o manifiestas una infección u otro problema en la piel alrededor del tatuaje, es posible que necesites medicamentos u otro tratamiento.

Asegúrate de estar preparado

Antes de hacerte un tatuaje, piénsalo bien. Si no estás seguro o si te preocupa que puedas arrepentirte, piénsalo más. No dejes que te presionen para hacerte un tatuaje y no te lo hagas si estás bajo el efecto del alcohol o de las drogas.

Escoge con cuidado el lugar donde te harás el tatuaje. Considera si quieres que el tatuaje se vea o que esté oculto debajo de la ropa. Además, recuerda que el aumento de peso, incluso durante el embarazo, podría deformar el tatuaje o afectar su aspecto.

Insiste sobre las precauciones de seguridad

Para asegurarte de que te harás un tatuaje de manera segura, pregunta lo siguiente:

  • ¿Quién hace los tatuajes? Ve a un estudio de tatuajes de confianza que contrate solo empleados debidamente capacitados. Ten en cuenta que las exigencias reglamentarias y las normas de concesión de licencias varían de un estado a otro. Consulta con el Departamento de Salud de tu ciudad, de tu condado o del estado para obtener información sobre las licencias y las reglamentaciones locales.
  • ¿El tatuador usa guantes? Asegúrate de que el tatuador se lave las manos y use guantes de protección nuevos para cada procedimiento.
  • ¿El tatuador usa el equipo adecuado? Asegúrate de que el tatuador saque la aguja y los tubos de envases sellados antes del procedimiento. Los pigmentos, las bandejas o los recipientes también deben estar sin usar.
  • ¿El tatuador esterilizó el equipo no desechable? Asegúrate de que el tatuador utilice un equipo de esterilización por calor (autoclave) para esterilizar todos los equipos no desechables después de cada cliente. Los instrumentos y los suministros que no se puedan esterilizar con un autoclave, entre ellos los tiradores de cajones, mesas y lavabos, deben desinfectarse con un desinfectante comercial o con una solución de lejía después de cada uso.

Cuida bien tu tatuaje

El modo en que debes cuidar el nuevo tatuaje depende del tipo y de la extensión del trabajo hecho. No obstante, en líneas generales, deberás hacer lo siguiente:

  • Retirar el vendaje después de 24 horas. Aplica un ungüento antibiótico a la piel tatuada mientras cicatriza.
  • Mantén limpia la piel tatuada. Usa jabón común y agua, y limpia con delicadeza. Cuando te duches, evita el contacto directo del chorro de agua con la piel recientemente tatuada. Seca la zona con golpecitos, sin frotar.
  • Usa crema humectante. Aplica un humectante leve a la piel tatuada varias veces al día.
  • Evita la exposición al sol. Mantén la zona tatuada a resguardo del sol durante al menos unas semanas.
  • Evita nadar. Evita las piscinas, los jacuzzis, los ríos, los lagos y otros cuerpos de agua mientras la perforación esté cicatrizando.
  • Elige tu ropa con cuidado. No uses nada que pudiera pegarse al tatuaje.
  • Deja que pasen hasta 2 semanas para que cicatrice. No te toques las costras, ya que aumenta el riesgo de infección, y puedes dañar el diseño y provocar la formación de cicatrices.

Si piensas que el tatuaje podría estar infectado o te preocupa que no esté cicatrizando adecuadamente, comunícate con el médico. Si te interesa borrar un tatuaje, pregúntale al dermatólogo sobre la cirugía con láser o sobre otras opciones para eliminar un tatuaje.

June 13, 2018 See more In-depth