Descripción general

La insuficiencia de la válvula tricúspide es un trastorno en el que la válvula entre las dos cavidades cardiacas derechas (ventrículo derecho y aurícula derecha) no cierra de forma adecuada. Esta situación da como resultado que la sangre regrese a la aurícula derecha.

La insuficiencia de la válvula tricúspide puede ser resultado de un trastorno con el que naciste (cardiopatía congénita), o puede ocurrir debido a anomalías en la válvula ocasionadas por otros trastornos.

Si tu trastorno es leve, tal vez no necesites tratamiento y tu trastorno pueda ser monitoreado. Sin embargo, si tienes insuficiencia grave de la válvula tricúspide y experimentas signos y síntomas, puede ser necesario que recibas tratamiento.

Descubre por qué Mayo Clinic es el mejor lugar para tu cuidado.

Síntomas

La insuficiencia de la válvula tricúspide, por lo general, no presenta signos ni síntomas hasta que la enfermedad se agrava. Esta enfermedad puede diagnosticarse mediante pruebas para otras enfermedades.

Algunos de los signos y síntomas de la insuficiencia de la válvula tricúspide son:

  • Fatiga
  • Pérdida de la capacidad para hacer actividad física
  • Hinchazón del abdomen, las piernas o las venas del cuello
  • Ritmos cardíacos anormales
  • Pulso en el cuello
  • Agrandamiento del hígado
  • Dificultad para respirar al realizar actividades

También puedes experimentar signos o síntomas de la enfermedad que causa la insuficiencia de la válvula tricúspide, como la hipertensión pulmonar. Algunos de los síntomas de la hipertensión pulmonar son fatiga, debilidad, dificultad para hacer actividad física y para respirar.

Cuándo consultar al médico

La insuficiencia grave de la válvula tricúspide puede causar insuficiencia cardíaca. Si tienes signos o síntomas de insuficiencia cardíaca, por ejemplo, si te cansas rápidamente o tienes dificultad para respirar aun durante actividades normales, consulta con tu médico. Tu médico también puede derivarte a un especialista en enfermedades del corazón (cardiólogo).

Causas

La insuficiencia de la válvula tricúspide puede tener distintas causas.

La insuficiencia de la válvula tricúspide, por lo general, tiene por causa el abultamiento (dilatación) de la cavidad cardíaca inferior derecha (ventrículo derecho), lo cual puede provocar que la válvula tricúspide no funcione correctamente. Esto puede deberse a distintos trastornos que afectan el ventrículo derecho, como la insuficiencia cardíaca, las enfermedades que provocan presión arterial alta en las arterias de tus pulmones (hipertensión pulmonar) o la enfermedad que supone una anomalía en el músculo cardíaco (cardiomiopatía). La insuficiencia de la válvula tricúspide se presenta, con frecuencia, con las enfermedades cardíacas que afectan el lado izquierdo del corazón.

La insuficiencia de la válvula tricúspide también puede tener por causa problemas valvulares derivados de lo siguiente:

  • Anomalía de Ebstein. En esta enfermedad, la válvula tricúspide deforme se encuentra más abajo de lo normal en el ventrículo derecho y los folíolos de la válvula tricúspide se forman de manera anormal. Esto puede causar que la sangre se filtre de regreso (regurgitando) hacia la aurícula derecha. La insuficiencia de la válvula tricúspide en niños por lo general es causada por una enfermedad del corazón presente durante el nacimiento (cardiopatía congénita), y la anomalía de Ebstein es la cardiopatía congénita más común que causa esta enfermedad. A menudo se pasa por alto y no se diagnostica hasta la edad adulta.
  • Endocarditis infecciosa. La válvula tricúspide puede dañarse a causa de una infección del revestimiento del corazón (endocarditis infecciosa) que puede involucrar a las válvulas cardiacas.
  • Síndrome carcinoide. Con esta rara enfermedad, generalmente se desarrollan tumores en el sistema digestivo o en los pulmones y se pueden extender al hígado o a los ganglios linfáticos. El síndrome carcinoide puede causar cardiopatía carcinoide, una enfermedad en la que las sustancias producidas por los tumores cicatrizan las válvulas cardiacas. Esta enfermedad a menudo afecta el funcionamiento de la válvula tricúspide y la válvula pulmonar.
  • Cables de dispositivo implantable (cables). En ocasiones los cables del marcapasos o del desfibrilador-cardioversor implantable pueden causar una lesión de la válvula tricúspide durante la colocación o la remoción del dispositivo implantable.
  • Biopsia endomiocárdica. En una biopsia endomiocárdica, se extirpa una pequeña cantidad del tejido del músculo cardiaco y se analiza para buscar signos de inflamación o infección. En ocasiones puede haber daño a la válvula durante este procedimiento.
  • Traumatismo torácico cerrado. Experimentar un traumatismo torácico, como en un accidente automovilístico, puede causar insuficiencia de la válvula tricúspide.
  • Fiebre reumática. La fiebre reumática — una complicación de la faringitis estreptocócica no tratada y, en una época, una enfermedad común en la niñez en los Estados Unidos — puede dañar la válvula tricúspide y causar insuficiencia tricúspidea más adelante. La fiebre reumática también puede dañar más de una válvula cardiaca y en más de una forma. La fiebre reumática es rara en los Estados Unidos, pero sigue siendo común en algunos países.
  • Defectos cardiacos congénitos. Algunos defectos cardiacos presentes durante el nacimiento (congénitos o genéticos) pueden afectar la válvula tricúspide. La más común es la anomalía de Ebstein.
  • Síndrome de Marfan. El síndrome de Marfan, un trastorno del tejido conjuntivo presente durante el nacimiento (congénito), puede causar insuficiencia de la válvula tricúspide.
  • Medicamentos. Es posible que tengas un mayor riesgo de padecer insuficiencia de la válvula tricúspide si has consumido ciertos medicamentos como la fenfluramina (ya no está a la venta en el mercado), medicamentos con alcaloides de ergot como la ergotamina (Cafergot, Migergot) y algunos medicamentos utilizados para el síndrome de las piernas inquietas y la enfermedad de Parkinson, como la pergolida (ya no está a la venta en los Estados Unidos) o cabergolina.
  • Radiación. La radiación en el tórax puede dañar la válvula tricúspide y causar insuficiencia tricúspidea.

Cómo trabaja tu corazón

Tu corazón, el centro de tu sistema circulatorio, consta de cuatro cavidades. Las dos cavidades superiores (aurículas) reciben sangre. Las dos cavidades inferiores (ventrículos) bombean sangre.

Cuatro válvulas se abren y se cierran para permitir el flujo sanguíneo en una dirección hacia tu corazón. La válvula tricúspide — que se encuentra entre las dos cavidades en el lado derecho de tu corazón — consta de tres colgajos de tejido llamados valvas.

La válvula tricúspide se abre cuando la sangre fluye desde la aurícula derecha hasta el ventrículo derecho. Entonces las valvas se cierran para evitar que la sangre que acaba de pasar al ventrículo derecho fluya de regreso.

En la insuficiencia de la válvula tricúspide, dicha válvula no se cierra muy bien. Esto ocasiona que la sangre fluya de regreso a la aurícula derecha durante cada latido del corazón.

Factores de riesgo

Hay diversos factores que pueden incrementar tu riesgo de padecer insuficiencia tricúspidea, incluyendo:

  • Infecciones como endocarditis infecciosa o fiebre reumática. Estas infecciones pueden causar daño a la válvula tricúspide.
  • Un ataque al corazón. Un ataque al corazón puede dañar tu corazón y afectar el ventrículo derecho y la función de la válvula tricúspide.
  • Insuficiencia cardiaca. La insuficiencia cardiaca puede incrementar tu riesgo de desarrollar insuficiencia de la válvula tricúspide.
  • Hipertensión pulmonar. La presión sanguínea alta en las arterias de tus pulmones (hipertensión pulmonar) puede incrementar tu riesgo de padecer insuficiencia tricúspidea.
  • Enfermedad del corazón. Las diversas formas de enfermedades del corazón y enfermedades de las válvulas cardiacas pueden incrementar tu riesgo de padecer insuficiencia de la válvula tricúspide.
  • Cardiopatía congénita. Es posible que hayas nacido con una enfermedad o defecto cardiaco que afecta tu válvula tricúspide. La anomalía de Ebstein es la cardiopatía congénita más común.
  • Uso de ciertos medicamentos. Es posible que tengas un mayor riesgo de padecer insuficiencia de la válvula tricúspide si has consumido medicamentos como la fenfluramina (ya no está a la venta en el mercado), los medicamentos con alcaloides de ergot como la ergotamina (Cafergot, Migergot), y algunos medicamentos utilizados para el síndrome de las piernas inquietas y la enfermedad de Parkinson, como la pergolida (ya no está a la venta en los Estados Unidos) o cabergolina.
  • Radiación. La radiación en el tórax puede dañar la válvula tricúspide y causar insuficiencia tricúspidea.

Complicaciones

Si la insuficiencia de la válvula tricúspide persiste, puede producir:

  • Insuficiencia cardíaca. En los casos de insuficiencia grave de la válvula tricúspide, es posible que aumente la presión en el ventrículo derecho a causa del flujo de sangre invertido hacia la aurícula derecha y que disminuya el flujo de sangre que sale hacia el ventrículo derecho y los pulmones. Con el tiempo, el ventrículo derecho puede expandirse, debilitarse y provocar insuficiencia cardíaca.
  • Fibrilación auricular. Algunas personas con insuficiencia grave de la válvula tricúspide también pueden presentar un trastorno frecuente del ritmo cardíaco llamado «fibrilación auricular».

Insuficiencia de la válvula tricúspide care at Mayo Clinic

Aug. 29, 2017
References
  1. Insuficiencia de la válvula tricúspide. The Merck Manual Professional Edition (Edición para profesionales del Manual Merck). http://www.merckmanuals.com/professional/cardiovascular_disorders/valvular_disorders/mitral_regurgitation.html?qt=mitral regurgitation&alt=sh. Último acceso: 7 de noviembre de 2014.
  2. Ebstein’s anomaly (Anomalía de Ebstein). American Heart Association (Asociación Americana del Corazón). http://www.heart.org/HEARTORG/Conditions/CongenitalHeartDefects/AboutCongenitalHeartDefects/Ebsteins-Anomaly_UCM_307025_Article.jsp. Último acceso: 7 de noviembre de 2014.
  3. How the heart works (Cómo funciona el corazón). Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre (National Heart, Lung, and Blood Institute). http://www.nhlbi.nih.gov/health/health-topics/topics/chd/heartworks. Último acceso: 3 de diciembre de 2014.
  4. What is heart valve disease? (¿Qué es la enfermedad de las válvulas cardíacas?). Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre. http://www.nhlbi.nih.gov/health/health-topics/topics/hvd/. Último acceso: 7 de noviembre de 2014.
  5. Carcinoid Heart Disease (Enfermedad cardíaca carcinoide). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 3 de diciembre de 2014.
  6. Otto CM. Etiology, clinical features, and evaluation of tricuspid regurgitation. (Etiología, características clínicas y evaluación de la insuficiencia de la válvula tricúspide). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 7 de noviembre de 2014.
  7. Ferri FF. Ferri’s Clinical Advisor 2015: 5 Books in 1 (Consejos clínicos de Ferri 2015: 5 libros en 1). Filadelfia, Pa.: Mosby Elsevier; 2015. https://www.clinicalkey.com. Último acceso: 4 de diciembre de 2014.
  8. Fuster V, ed. et al. Hurst’s The Heart (El corazón, según Hurst). 13.ª ed. Nueva York, N.Y.: The McGraw-Hill Companies; 2011. http://accessmedicine.mhmedical.com/book.aspx?bookId=376. Último acceso: 4 de diciembre de 2014.
  9. Agarwala BN, et al. Ebstein’s anomaly and the tricuspid valve (La anomalía de Ebstein y la válvula tricúspide). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 7 de noviembre de 2014.
  10. Otto CM. Management and prognosis of tricuspid regurgitation (Tratamiento y pronóstico de la insuficiencia de la válvula tricúspide). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 7 de noviembre de 2014.
  11. Nishimura RA, et al. 2014 AHA/ACC guideline for the management of patients with valvular heart disease: Executive summary (Pautas de AHA/ACC acerca del tratamiento de pacientes con enfermedad de las válvulas cardíacas: resumen ejecutivo). Journal of the American College of Cardiology (Revista del Colegio Estadounidense de Cardiología). 2014;63:2438.
  12. Dearani JA, et al. Strategies for tricuspid re-repair in Ebstein malformation using the cone technique (Estrategias para la reparación reiterada de la válvula tricúspide en la malformación de Ebstein mediante la técnica del cono). The Annals of Thoracic Surgery (Anales de cirugía torácica). 2013;96:202.
  13. Anderson HN, et al. Cone reconstruction in children with Ebstein anomaly: The Mayo Clinic experience (Reconstrucción del cono en niños con la anomalía de Ebstein: la experiencia de Mayo Clinic). Congenital Heart Disease (Enfermedad cardíaca congénita). 2014;9:266.
  14. How are arrhythmias treated? (¿Cómo se tratan las arritmias?). Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre. http://www.nhlbi.nih.gov/health/health-topics/topics/arr/treatment. Último acceso: 8 de diciembre de 2014.
  15. Cullen MW, et al. Transvenous, antegrade Melody valve-in-valve implantation for bioprosthetic mitral and tricuspid valve dysfunction: A case series in children and adults (Implante transvenoso anterógrado de válvula Melody para el tratamiento bioprotésico de la disfunción de las válvulas mitral y tricúspide: una serie de casos en niños y adultos). JACC: Cardiovascular Interventions (JACC: intervenciones cardiovasculares). 2013;6:598.
  16. Gaasch WH, et al. Valvular heart disease induced by drugs (Enfermedad de las válvulas cardíacas inducida por medicamentos). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 9 de diciembre de 2014.
  17. Brown ML, et al. The outcomes of operations for 539 patients with Ebstein anomaly (Resultados de la operación de 539 pacientes con la anomalía de Ebstein). The Journal of Thoracic and Cardiovascular Surgery (Revista de Cirugía Torácica y Cardiovascular). 2008;134(5):1121.
  18. Said SM, et al. Management of tricuspid regurgitation in congenital heart disease: Is survival better with valve repair? (Tratamiento de la insuficiencia de la válvula tricúspide en la enfermedad cardíaca congénita: ¿la reparación valvular mejora la supervivencia?). The Journal of Thoracic and Cardiovascular Surgery (Revista de Cirugía Torácica y Cardiovascular). 2014;147:412.
  19. U.S. News Best Hospitals 2014-15 (Mejores hospitales de 2014-15 según U.S. News). U.S. News & World Report. http://health.usnews.com/best-hospitals/rankings. Último acceso: 29 de diciembre de 2014.
  20. Dearani JA (opinión de un experto). Mayo Clinic, Rochester, Minn. 2 de enero de 2015.
  21. Warnes CA (opinión de un experto). Mayo Clinic, Rochester, Minn. 5 de enero de 2015.
  22. Connolly HM. Pregnancy in women with congenital heart disease (El embarazo en mujeres con enfermedad cardíaca congénita). Current Cardiology Reports (Informes actuales de cardiología). 2005;7:305.
  23. Miller HL. Decision Support System (Sistema de apoyo para tomar decisiones). Mayo Clinic, Rochester, Minn. Último acceso: 29 de diciembre de 2014.
  24. Cook AJ. Decision Support System (Sistema de apoyo para tomar decisiones). Mayo Clinic, Rochester, Minn. 3 de abril de 2014.
  25. Miller HL. Decision Support System (Sistema de apoyo para tomar decisiones). Mayo Clinic, Rochester, Minn. Último acceso: 29 de diciembre de 2014.
  26. Algarni KD, et al. Robotic-assisted mitral valve repair: Surgical technique (Reparación de la válvula mitral asistida por robot: técnica quirúrgica). Multimedia Manual of Cardio-Thoracic Surgery (Manual Multimedia de Cirugía Cardiotorácica). 2014;2014:e1. http://mmcts.oxfordjournals.org/content/2014/mmu022.full?sid=f176f3ea-c51d-42cc-871f-9c7d8b10c943. Último acceso: 9 de enero de 2015.
  27. Severson RM. Society of Thoracic Surgeons National Database (Base de Datos Nacional de la Sociedad de Cirujanos Torácicos de los EE. UU.). Último acceso: 15 de enero de 2015.

Conéctate con otras personas

Novedades, conexiones y conversaciones para tu salud

Publicaciones recientes