Descripción general

La insuficiencia de la válvula tricúspide es una afección en la que la válvula que se encuentra entre las dos cavidades cardíacas derechas (ventrículo y aurícula derechos) no se cierra correctamente. El mal funcionamiento de esta válvula permite que la sangre fluya de regreso a la cavidad superior derecha del corazón (aurícula derecha).

La insuficiencia de la válvula tricúspide puede ser el resultado de una afección con la que naciste (enfermedad cardíaca congénita) o puede ocurrir debido a anomalías en la válvula provocadas por otras enfermedades.

Si la afección es leve, es posible que no necesites tratamiento. El médico puede solo supervisar la afección. No obstante, si la insuficiencia de la válvula tricúspide es grave y presentas signos y síntomas, es posible que tengas que recibir un tratamiento.

Síntomas

La insuficiencia de la válvula tricúspide, por lo general, no presenta signos ni síntomas hasta que la afección se agrava. Esta afección puede diagnosticarse mediante pruebas para otras afecciones.

Algunos de los signos y síntomas evidentes de la insuficiencia de la válvula tricúspide son los siguientes:

  • Fatiga
  • Pérdida de la capacidad para hacer actividad física
  • Hinchazón del abdomen, las piernas o las venas del cuello
  • Ritmos cardíacos anormales
  • Pulso en el cuello
  • Falta de aire al hacer actividades

También es posible que adviertas signos o síntomas de la afección de fondo que causa la insuficiencia de la válvula tricúspide, como la hipertensión pulmonar. Algunos de los síntomas de la hipertensión pulmonar son fatiga, debilidad, dificultad para hacer actividad física y falta de aire.

Cuándo consultar al médico

La insuficiencia grave de la válvula tricúspide puede provocar insuficiencia cardíaca derecha. Si tienes signos o síntomas de insuficiencia cardíaca derecha, por ejemplo, si te cansas rápidamente o tienes dificultad para respirar aun durante actividades normales, consulta con tu médico. Tu médico también puede derivarte a un especialista en afecciones del corazón (cardiólogo).

Causas

La insuficiencia de la válvula tricúspide puede deberse a diversas afecciones.

La insuficiencia de la válvula tricúspide suele deberse al aumento en tamaño (dilatación) de la cavidad cardíaca inferior derecha (ventrículo derecho), lo cual puede provocar que la válvula tricúspide no funcione correctamente. Varias afecciones que afectan el correcto funcionamiento del ventrículo derecho —como la insuficiencia cardíaca, las afecciones que provocan presión arterial alta en las arterias de los pulmones (hipertensión pulmonar) o la enfermedad que supone una anomalía en el músculo cardíaco (miocardiopatía)— también pueden causar que la válvula tricúspide deje de funcionar de manera correcta.

La insuficiencia de la válvula tricúspide también puede ocurrir con las afecciones cardíacas que afectan el lado izquierdo del corazón, como la insuficiencia cardíaca izquierda que causa insuficiencia cardíaca derecha.

La insuficiencia de la válvula tricúspide también puede tener por causa problemas valvulares derivados de lo siguiente:

  • Anomalía de Ebstein. En esta afección poco frecuente, la válvula tricúspide defectuosa se encuentra en una posición más baja de lo normal en el ventrículo derecho, y las valvas de dicha válvula tienen una forma anormal. Esto puede provocar que la sangre fluya en dirección contraria (regurgitación) a la aurícula derecha.

    En los niños, la insuficiencia de la válvula tricúspide suele deberse a una enfermedad cardíaca presente al momento del nacimiento (enfermedad cardíaca congénita). La anomalía de Ebstein es la enfermedad cardíaca congénita más frecuente que provoca la afección. Es posible que la insuficiencia de la válvula tricúspide pase inadvertida en los niños y no se diagnostique hasta la adultez.

  • Endocarditis infecciosa. La válvula tricúspide puede dañarse por una infección del revestimiento que recubre el corazón (endocarditis infecciosa), que puede afectar las válvulas cardíacas.
  • Síndrome carcinoide. En esta afección poco frecuente, los tumores que se forman en el aparato digestivo y se propagan al hígado o a los ganglios linfáticos producen una sustancia similar a las hormonas que puede dañar las válvulas cardíacas, con mayor frecuencia la válvula tricúspide y las válvulas pulmonares.
  • Cables de los dispositivos implantables (electrodos). A veces, los cables del marcapasos o del desfibrilador cardioversor implantable pueden provocar lesiones en la válvula tricúspide durante la colocación o la extracción del dispositivo implantable.
  • Biopsia endomiocárdica. En una biopsia endomiocárdica, se extrae una pequeña cantidad de tejido del músculo cardíaco y se analiza para detectar signos de inflamación o de infección. A veces, durante este procedimiento, se puede dañar la válvula.
  • Traumatismo cerrado del tórax. Los traumatismos de tórax, como aquellos provocados por un accidente automovilístico, pueden producir insuficiencia de la válvula tricúspide.
  • Fiebre reumática. La fiebre reumática es una complicación derivada de una amigdalitis estreptocócica no tratada que puede dañar las válvulas cardíacas, incluida la válvula tricúspide, y provocar la insuficiencia de esta válvula en una etapa posterior de la vida.
  • Defectos cardíacos congénitos. Algunos defectos cardíacos presentes desde el nacimiento (congénitos) pueden afectar la válvula tricúspide. El más común es la anomalía de Ebstein.
  • Síndrome de Marfan. En ocasiones, el síndrome de Marfan, un trastorno genético del tejido conectivo presente desde el nacimiento, está asociado con la insuficiencia de la válvula tricúspide.
  • Radiación. La radiación en el tórax puede dañar la válvula tricúspide y provocar la insuficiencia de esta válvula.

Cómo funciona el corazón

El corazón, el centro del aparato circulatorio, está formado por cuatro cavidades. Las dos cavidades superiores (aurículas) reciben la sangre. Las dos cavidades inferiores (ventrículos) bombean la sangre.

Cuatro válvulas cardíacas se abren y cierran para permitir que la sangre fluya en una dirección a través del corazón. La válvula tricúspide, ubicada entre las dos cavidades del lado derecho del corazón, consta de tres colgajos de tejido denominados «valvas».

La válvula tricúspide se abre cuando el flujo sanguíneo sale de la aurícula derecha hacia el ventrículo derecho. Luego, las valvas se cierran para evitar que la sangre que acaba de pasar hacia el ventrículo derecho fluya en el sentido inverso.

Cuando hay insuficiencia de la válvula tricúspide, la válvula tricúspide no se cierra bien. Esto hace que la sangre fluya de vuelta a la aurícula derecha durante cada latido del corazón.

Factores de riesgo

Existen distintos factores que pueden aumentar el riesgo de padecer insuficiencia de la válvula tricúspide, entre ellos:

  • Infecciones como la endocarditis infecciosa o la fiebre reumática. Estas infecciones pueden dañar la válvula tricúspide.
  • Ataque cardíaco. El ataque cardíaco puede dañar el corazón, y afectar el ventrículo derecho y el funcionamiento de la válvula tricúspide.
  • Insuficiencia cardíaca. La insuficiencia cardíaca puede aumentar el riesgo de padecer insuficiencia de la válvula tricúspide.
  • Hipertensión pulmonar. La presión arterial alta en las arterias de los pulmones (hipertensión pulmonar) puede aumentar el riesgo de padecer insuficiencia de la válvula tricúspide.
  • Enfermedad cardíaca. Varias formas de la enfermedad cardíaca y de la enfermedad de las válvulas cardíacas pueden aumentar el riesgo de padecer insuficiencia de la válvula tricúspide.
  • Enfermedad cardíaca congénita. Quizás hayas nacido con una afección o un defecto cardíaco que afecta la válvula tricúspide, como la anomalía de Ebstein.
  • Uso de determinados medicamentos. Si has tomado medicamentos estimulantes, como la fenfluramina (ya no se comercializa en el mercado) o algunos medicamentos para la enfermedad de Parkinson, como la pergolida (ya no se comercializa en los Estados Unidos) o la cabergolina, o ciertos medicamentos para la migraña (alcaloides del cornezuelo), es posible que tengas un riesgo mayor de padecer insuficiencia de la válvula tricúspide.
  • Radiación. La radiación en el tórax puede dañar la válvula tricúspide y provocar la insuficiencia de esta válvula.

Complicaciones

Si la insuficiencia de la válvula tricúspide persiste, puede producir:

  • Insuficiencia cardíaca. En los casos de insuficiencia grave de la válvula tricúspide, es posible que aumente la presión en el ventrículo derecho a causa del flujo de sangre invertido hacia la aurícula derecha y que disminuya el flujo de sangre que sale hacia el ventrículo derecho y los pulmones. Con el tiempo, el ventrículo derecho puede expandirse, debilitarse y provocar insuficiencia cardíaca.
  • Fibrilación auricular. Algunas personas con insuficiencia grave de la válvula tricúspide también pueden presentar un trastorno frecuente del ritmo cardíaco llamado «fibrilación auricular».

Insuficiencia de la válvula tricúspide care at Mayo Clinic

June 13, 2018
References
  1. Ferri FF. Tricuspid regurgitation. In: Ferri's Clinical Advisor 2018. Philadelphia, Pa.: Elsevier; 2018. https://www.clinicalkey.com. Accessed Dec. 18, 2017.
  2. Nishimura RA, et al. 2014 AHA/ACC guideline for the management of patients with valvular heart disease: Executive summary. Journal of the American College of Cardiology. 2014;63:2438.
  3. Otto CM. Etiology, clinical features, and evaluation of tricuspid regurgitation. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Dec. 22, 2017.
  4. Holst KA, et al. Improving results of surgery for Ebstein anomaly: Where are we after 235 cone repairs? Annals of Thoracic Surgery. 2018;105:160.
  5. Heart valve disease. National Heart, Lung, and Blood Institute. http://www.nhlbi.nih.gov/health/health-topics/topics/hvd/. Accessed Dec. 18, 2017.
  6. Congenital heart defects. National Heart, Lung, and Blood Institute. http://www.nhlbi.nih.gov/health/health-topics/topics/chd/heartworks. Accessed Dec. 18, 2017.
  7. Fuster V, ed. et al. Tricuspid and pulmonary valve disease. In: Hurst's The Heart. 14th ed. New York, N.Y.: The McGraw-Hill Companies; 2017. https://accessmedicine.com. Accessed Dec. 23, 2017.
  8. Otto CM. Management and prognosis of tricuspid regurgitation. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Dec. 22, 2017.
  9. Al-Hijji M, et al. Current treatment strategies for tricuspid regurgitation. Current Cardiology Report. 2017;19:106.
  10. Atrial  fibrillation. National Heart, Lung and Blood Institute. https://www.nhlbi.nih.gov/health-topics/atrial-fibrillation. Accessed Jan. 3, 2018.
  11. Silversides C, et al. Pregnancy and valve disease. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Dec. 23, 2017.
  12. Riggin EA. Allscripts EPSi. Mayo Clinic, Rochester, Minn. Sept. 11, 2017.
  13. Riggin EA. Allscripts EPSi. Mayo Clinic, Rochester, Minn. Sept. 11, 2017.
  14. Riggin EA. Allscripts EPSi. Mayo Clinic, Rochester, Minn. Sept. 11, 2017.
  15. Connolly HM (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester, Minn. Jan. 6, 2018.

Conéctate con otras personas

Novedades, conexiones y conversaciones para tu salud

Publicaciones recientes