Diagnóstico

No existe ningún análisis específico para diagnosticar la enfermedad de Parkinson. El médico capacitado en trastornos del sistema nervioso (neurólogo) diagnosticará la enfermedad de Parkinson conforme a tu historia clínica, un análisis de los signos y síntomas, y una exploración física y neurológica.

Es posible que el médico te pida que te realices pruebas, como análisis de sangre, para descartar otros trastornos que puedan estar causando los síntomas.

Es posible que, a fin de descartar otros trastornos, también se recurra a las pruebas de diagnóstico por imágenes, como resonancia magnética, ecografía del cerebro, exploraciones por tomografía computarizada por emisión de fotón único y tomografía por emisión de positrones. Las pruebas de diagnóstico por imágenes no son particularmente útiles para diagnosticar la enfermedad de Parkinson.

Además de la examinación, el médico puede indicarte que tomes carbidopa-levodopa, un medicamento para la enfermedad de Parkinson. Posiblemente te administren una dosis suficiente para demostrar el beneficio, ya que las dosis leves por un día o dos no son confiables. La mejora significativa con este medicamento a menudo confirmará tu diagnóstico de la enfermedad de Parkinson.

No existe ningún análisis específico para diagnosticar la enfermedad de Parkinson. Es posible que los médicos recomienden consultas de seguimiento con neurólogos capacitados en trastornos del movimiento para evaluar el trastorno y los síntomas con el tiempo y diagnosticar la enfermedad de Parkinson.

Tratamiento

La enfermedad de Parkinson no puede curarse; sin embargo, los medicamentos pueden ayudar a controlar los síntomas, a veces, de manera significativa. En algunos casos avanzados, se puede recomendar una cirugía.

El médico también puede recomendar cambios en el estilo de vida, en especial el ejercicio aeróbico continuo. En algunos casos, la fisioterapia que se enfoca en el equilibrio y en el estiramiento también es importante. Un logopeda puede ayudarte a mejorar los problemas del habla.

Medicamentos

Los medicamentos pueden ayudarte a controlar los problemas con el andar, el movimiento y los temblores. Estos medicamentos aumentan o sustituyen la dopamina, una sustancia química de señalización específica (neurotransmisor) del cerebro.

Las personas que padecen la enfermedad de Parkinson tienen bajas concentraciones de dopamina en el cerebro. Sin embargo, la dopamina no puede administrarse directamente, ya que no puede ingresar en el cerebro.

Después de comenzar el tratamiento contra la enfermedad de Parkinson puedes observar una mejora significativa de los síntomas. Sin embargo, con el tiempo los beneficios de los medicamentos suelen disminuir o volverse menos constantes, aunque los síntomas, por lo general, pueden seguir controlándose bastante bien.

Los medicamentos que el médico puede recetarte son los siguientes:

  • Carbidopa-levodopa. La levodopa, el medicamento más eficaz contra la enfermedad de Parkinson, es una sustancia química que ingresa al cerebro y se convierte en dopamina.

    La levodopa se combina con la carbidopa (Rytary, Sinemet), que evita la conversión prematura de la levodopa en dopamina fuera del cerebro, lo que previene o disminuye los efectos secundarios como las náuseas.

    Los efectos secundarios pueden ser náuseas o aturdimiento (hipotensión ortostática).

    Con los años, a medida que la enfermedad progresa, el beneficio de la levodopa puede volverse menos estable, con una tendencia a sufrir altibajos (dejan de tener efecto).

    Además, puedes experimentar movimientos involuntarios (discinesia) después de tomar dosis más altas de levodopa. El médico puede reducir la dosis o ajustar los horarios de las dosis para controlar estos efectos.

  • Infusión de carbidopa-levodopa. La Administración de Alimentos y Medicamentos de los EE. UU. aprobó un medicamento llamado «Duopa» en 2015. Este medicamento está compuesto por carbidopa y levodopa. Sin embargo, se administra a través de una sonda de alimentación que lleva el medicamento en gel directamente al intestino delgado.

    Duopa ha sido elaborado para pacientes en etapas más avanzadas de la enfermedad de Parkinson que aún responden a la carbidopa-levodopa pero que fluctúan mucho en su respuesta. Dado que Duopa se inyecta de manera continua, los niveles en sangre de los dos medicamentos se mantienen constantes.

    La colocación de la sonda requiere de un breve procedimiento quirúrgico. Los riesgos asociados con la sonda son que la sonda se desprenda o que aparezcan infecciones en la zona de infusión.

  • Agonistas de dopamina. A diferencia de la levodopa, los agonistas de dopamina no se transforman en dopamina. En cambio, imitan los efectos de la dopamina en el cerebro.

    Estos medicamentos no son tan eficaces como la levodopa para tratar los síntomas. Sin embargo, duran más tiempo y pueden usarse con la levodopa para atenuar los efectos a menudo irregulares de la levodopa.

    Los agonistas de la dopamina son el pramipexol (Mirapex), el ropinirol (Requip) y la rotigotina (administrada como un parche, Neupro). Un agonista de dopamina inyectable de acción breve, la apomorfina (Apokyn), se usa para proporcionar un alivio rápido.

    Algunos de los efectos secundarios de los agonistas de la dopamina son similares a los efectos secundarios de la carbidopa-levodopa, aunque también comprenden alucinaciones, somnolencia y comportamientos compulsivos como hipersexualidad, adicción al juego y gran apetito. Si tomas estos medicamentos y te comportas de una manera inusual para ti, consulta con el médico.

  • Inhibidores de la enzima monoamino oxidasa tipo B (MAO-B). Estos medicamentos son la selegilina (Eldepryl, Zelapar) y la rasagilina (Azilect). Ayudan a evitar la disolución de la dopamina en el cerebro inhibiendo la enzima monoamino oxidasa tipo B (MAO-B). Esta enzima metaboliza la dopamina en el cerebro. Los efectos secundarios pueden comprender náuseas o insomnio.

    Cuando se agregan a la carbidopa-levodopa, estos medicamentos aumentan el riesgo de alucinaciones.

    Estos medicamentos no suelen usarse en combinación con la mayoría de los antidepresivos o ciertos narcóticos debido a las reacciones potencialmente graves, aunque poco frecuentes. Consulta con el médico antes de tomar cualquier otro medicamento con un inhibidor de la enzima monoamino oxidasa tipo B.

  • Inhibidores de la catecol-O-metiltransferasa (COMT). La entacapona (Comtan) es el principal medicamento de esta clase. Este medicamento prolonga moderadamente el efecto de la terapia con levodopa bloqueando una enzima que disuelve la dopamina.

    Los efectos secundarios, como un mayor riesgo de movimientos involuntarios (discinesias), aparecen principalmente por un efecto potenciado de la levodopa. Otros efectos secundarios son diarrea u otros efectos secundarios potenciados de la levodopa.

    La tolcapona (Tasmar) es otro inhibidor de la catecol-O-metiltransferasa que suele recetarse en muy pocos casos debido al riesgo de daño e insuficiencia renales graves.

  • Anticolinérgicos. Estos medicamos se usaron durante muchos años para ayudar a controlar el temblor asociado con la enfermedad de Parkinson. Actualmente se dispone de varios medicamentos anticolinérgicos, como la benzatropina (Cogentin) o el trihexifenidilo.

    Sin embargo, sus beneficios moderados suelen ser contrarrestados por efectos secundarios como alteración de la memoria, confusión, alucinaciones, estreñimiento, sequedad de boca y problemas para orinar.

  • Amantadina. Los médicos pueden recetar amantadina sola para brindar alivio a corto plazo de los síntomas de la enfermedad de Parkinson leve y en la etapa temprana. También puede administrarse con la terapia de carbidopa-levodopa durante las etapas finales de la enfermedad de Parkinson para controlar los movimientos involuntarios (discinesias) inducidos por la carbidopa-levodopa.

    Los efectos secundarios pueden comprender manchas moradas en la piel, hinchazón de los tobillos o alucinaciones.

Procedimientos quirúrgicos

  • Estimulación cerebral profunda. En la estimulación cerebral profunda, los cirujanos implantan electrodos en una parte específica del cerebro. Los electrodos están conectados a un generador implantado en el pecho cerca de la clavícula que envía impulsos eléctricos al cerebro y puede reducir los síntomas de la enfermedad de Parkinson.

  • Para tratar tu afección, el médico puede ajustar la configuración según sea necesario. La cirugía conlleva riesgos, como infecciones, accidente cerebrovascular o hemorragia cerebral. Algunas personas tienen problemas con el sistema de estimulación cerebral profunda o tienen complicaciones debido a la estimulación, y el médico podría tener que ajustar o reemplazar algunas partes del sistema.

    La estimulación cerebral profunda suele ofrecerse con más frecuencia a las personas con estado avanzado de la enfermedad de Parkinson que tienen respuestas inestables a los medicamentos (levodopa). La estimulación cerebral profunda puede estabilizar las fluctuaciones de los medicamentos, reducir o detener los movimientos involuntarios (discinesias), reducir los temblores, disminuir la rigidez y mejorar los movimientos lentos.

    La estimulación cerebral profunda es eficaz para controlar las respuestas erráticas y fluctuantes a la levodopa, o bien para controlar las discinesias que no mejoran con los ajustes de los medicamentos.

    Sin embargo, la estimulación cerebral profunda no es útil para los problemas que no responden a la terapia con levodopa que no sean temblores. La estimulación cerebral profunda puede controlar los temblores incluso si no responden bien a la levodopa.

    Si bien la estimulación cerebral profunda puede brindar un beneficio sostenido para los síntomas de la enfermedad de Parkinson, no evita que esta avance.

Medications

Medications may help you manage problems with walking, movement and tremor. These medications increase or substitute for dopamine.

People with Parkinson's disease have low brain dopamine concentrations. However, dopamine can't be given directly, as it can't enter your brain.

You may have significant improvement of your symptoms after beginning Parkinson's disease treatment. Over time, however, the benefits of drugs frequently diminish or become less consistent. You can usually still control your symptoms fairly well.

Medications your doctor may prescribe include:

  • Carbidopa-levodopa. Levodopa, the most effective Parkinson's disease medication, is a natural chemical that passes into your brain and is converted to dopamine.

    Levodopa is combined with carbidopa (Lodosyn), which protects levodopa from early conversion to dopamine outside your brain. This prevents or lessens side effects such as nausea.

    Side effects may include nausea or lightheadedness (orthostatic hypotension).

    After years, as your disease progresses, the benefit from levodopa may become less stable, with a tendency to wax and wane ("wearing off").

    Also, you may experience involuntary movements (dyskinesia) after taking higher doses of levodopa. Your doctor may lessen your dose or adjust the times of your doses to control these effects.

  • Carbidopa-levodopa infusion. Duopa is a brand-name medication made up of carbidopa and levodopa. However, it's administered through a feeding tube that delivers the medication in a gel form directly to the small intestine.

    Duopa is for patients with more-advanced Parkinson's who still respond to carbidopa-levodopa, but who have a lot of fluctuations in their response. Because Duopa is continually infused, blood levels of the two drugs remain constant.

    Placement of the tube requires a small surgical procedure. Risks associated with having the tube include the tube falling out or infections at the infusion site.

  • Dopamine agonists. Unlike levodopa, dopamine agonists don't change into dopamine. Instead, they mimic dopamine effects in your brain.

    They aren't as effective as levodopa in treating your symptoms. However, they last longer and may be used with levodopa to smooth the sometimes off-and-on effect of levodopa.

    Dopamine agonists include pramipexole (Mirapex), ropinirole (Requip) and rotigotine (Neupro, given as a patch). Apomorphine (Apokyn), is a short-acting injectable dopamine agonist used for quick relief.

    Some of the side effects of dopamine agonists are similar to the side effects of carbidopa-levodopa. But they can also include hallucinations, sleepiness and compulsive behaviors such as hypersexuality, gambling and eating. If you're taking these medications and you behave in a way that's out of character for you, talk to your doctor.

  • MAO B inhibitors. These medications include selegiline (Eldepryl, Zelapar), rasagiline (Azilect) and safinamide (Xadago). They help prevent the breakdown of brain dopamine by inhibiting the brain enzyme monoamine oxidase B (MAO B). This enzyme metabolizes brain dopamine. Side effects may include nausea or insomnia.

    When added to carbidopa-levodopa, these medications increase the risk of hallucinations.

    These medications are not often used in combination with most antidepressants or certain narcotics due to potentially serious but rare reactions. Check with your doctor before taking any additional medications with an MAO B inhibitor.

  • Catechol O-methyltransferase (COMT) inhibitors. Entacapone (Comtan) is the primary medication from this class. This medication mildly prolongs the effect of levodopa therapy by blocking an enzyme that breaks down dopamine.

    Side effects, including an increased risk of involuntary movements (dyskinesia), mainly result from an enhanced levodopa effect. Other side effects include diarrhea or other enhanced levodopa side effects.

    Tolcapone (Tasmar) is another COMT inhibitor that is rarely prescribed due to a risk of serious liver damage and liver failure.

  • Anticholinergics. These medications were used for many years to help control the tremor associated with Parkinson's disease. Several anticholinergic medications are available, including benztropine (Cogentin) or trihexyphenidyl.

    However, their modest benefits are often offset by side effects such as impaired memory, confusion, hallucinations, constipation, dry mouth and impaired urination.

  • Amantadine. Doctors may prescribe amantadine alone to provide short-term relief of symptoms of mild, early-stage Parkinson's disease. It may also be given with carbidopa-levodopa therapy during the later stages of Parkinson's disease to control involuntary movements (dyskinesia) induced by carbidopa-levodopa.

    Side effects may include a purple mottling of the skin, ankle swelling or hallucinations.

Surgical procedures

Deep brain stimulation. In deep brain stimulation (DBS), surgeons implant electrodes into a specific part of your brain. The electrodes are connected to a generator implanted in your chest near your collarbone that sends electrical pulses to your brain and may reduce your Parkinson's disease symptoms.

Your doctor may adjust your settings as necessary to treat your condition. Surgery involves risks, including infections, stroke or brain hemorrhage. Some people experience problems with the DBS system or have complications due to stimulation, and your doctor may need to adjust or replace some parts of the system.

Deep brain stimulation is most often offered to people with advanced Parkinson's disease who have unstable medication (levodopa) responses. DBS can stabilize medication fluctuations, reduce or halt involuntary movements (dyskinesia), reduce tremor, reduce rigidity, and improve slowing of movement.

DBS is effective in controlling erratic and fluctuating responses to levodopa or for controlling dyskinesia that doesn't improve with medication adjustments.

However, DBS isn't helpful for problems that don't respond to levodopa therapy apart from tremor. A tremor may be controlled by DBS even if the tremor isn't very responsive to levodopa.

Although DBS may provide sustained benefit for Parkinson's symptoms, it doesn't keep Parkinson's disease from progressing.

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic de evaluación de tratamientos, intervenciones y análisis nuevos como medio para prevenir, detectar, tratar o controlar esta enfermedad.

Estilo de vida y remedios caseros

Si te han diagnosticado la enfermedad de Parkinson, tendrás que trabajar estrechamente con el médico para encontrar un plan de tratamiento que te ofrezca el mayor alivio de los síntomas con los mínimos efectos secundarios. Ciertos cambios en el estilo de vida también pueden ayudar a convivir mejor con la enfermedad de Parkinson.

Alimentación saludable

Si bien no se ha comprobado que un alimento o una combinación de alimentos en especial ayuden con la enfermedad de Parkinson, ciertos alimentos pueden aliviar algunos de los síntomas. Por ejemplo, comer alimentos con alto contenido de fibra y beber una cantidad adecuada de líquidos puede ayudar a evitar el estreñimiento, que es frecuente en la enfermedad de Parkinson.

Una dieta equilibrada también brinda nutrientes, como ácidos grasos omega-3, que pueden ser beneficiosos para las personas con la enfermedad de Parkinson.

Ejercicio

El ejercicio puede aumentar la fuerza muscular, la flexibilidad y el equilibrio. El ejercicio también aumenta el bienestar y reduce la depresión o la ansiedad.

El médico podría sugerir que trabajes con un fisioterapeuta para aprender un programa de ejercicios adecuado para ti. También puedes probar ejercicios como caminar, nadar, hacer tareas de jardinería, bailar, hacer aquaeróbic o ejercicios de estiramiento.

La enfermedad de Parkinson puede alterar el sentido del equilibrio, lo que hace que sea difícil caminar a una marcha normal. El ejercicio puede mejorar el equilibrio. Estas sugerencias también pueden ayudarte:

  • Intenta no moverte demasiado rápido.
  • Al caminar, trata de apoyar primero el talón en el suelo.
  • Si notas que estás arrastrando los pies, detente y controla tu postura. Es mejor pararse derecho.
  • Mientras caminas, mira hacia adelante, no directamente hacia abajo.

Cómo evitar las caídas

En las etapas finales de la enfermedad, puedes caerte con más facilidad. De hecho, puedes perder el equilibrio con un pequeño empujón o tropiezo. Las siguientes recomendaciones pueden ayudarte:

  • Gira en U en lugar de girar el cuerpo sobre los pies.
  • Distribuye el peso de manera uniforme entre los dos pies, y no te inclines.
  • Evita cargar objetos mientras caminas.
  • Evita caminar hacia atrás.

Actividades de la vida diaria

Las actividades de la vida diaria, como vestirse, comer, bañarse y escribir, pueden ser difíciles para las personas con la enfermedad de Parkinson. Un terapeuta ocupacional puede mostrarte técnicas para facilitarte la vida diaria.

Healthy eating

While no food or combination of foods has been proved to help in Parkinson's disease, some foods may help ease some of the symptoms. For example, eating foods high in fiber and drinking an adequate amount of fluids can help prevent constipation that is common in Parkinson's disease.

A balanced diet also provides nutrients, such as omega-3 fatty acids, that might be beneficial for people with Parkinson's disease.

Exercise

Exercising may increase your muscle strength, flexibility and balance. Exercise can also improve your well-being and reduce depression or anxiety.

Your doctor may suggest you work with a physical therapist to learn an exercise program that works for you. You may also try exercises such as walking, swimming, gardening, dancing, water aerobics or stretching.

Parkinson's disease can disturb your sense of balance, making it difficult to walk with a normal gait. Exercise may improve your balance. These suggestions may also help:

  • Try not to move too quickly.
  • Aim for your heel to strike the floor first when you're walking.
  • If you notice yourself shuffling, stop and check your posture. It's best to stand up straight.
  • Look in front of you, not directly down, while walking.

Avoiding falls

In the later stages of the disease, you may fall more easily. In fact, you may be thrown off balance by just a small push or bump. The following suggestions may help:

  • Make a U-turn instead of pivoting your body over your feet.
  • Distribute your weight evenly between both feet, and don't lean.
  • Avoid carrying things while you walk.
  • Avoid walking backward.

Daily living activities

Daily living activities — such as dressing, eating, bathing and writing — can be difficult for people with Parkinson's disease. An occupational therapist can show you techniques that make daily life easier.

Medicina alternativa

Algunos tipos de medicina alternativa que pueden ayudar con la enfermedad de Parkinson son:

  • Coenzima Q10. Las primeras investigaciones sugirieron que las dosis altas de la coenzima Q10 (un suplemento ya disponible) puede ser beneficioso para las personas en los primeros estadios de la enfermedad de Parkinson. Sin embargo, los beneficios parecen depender de si se toma el suplemento durante 16 meses o más.
  • Masajes. La masoterapia puede reducir la tensión muscular y promover la relajación. No obstante, estos servicios no suelen estar cubiertos por los seguros médicos.
  • Acupuntura. Durante una sesión de acupuntura, un proveedor de atención médica capacitado inserta pequeñas agujas en muchos puntos específicos del cuerpo, lo que puede reducir el dolor.
  • Taichí. El taichí, una forma ancestral de ejercicios chinos, emplea movimientos lentos y fluidos que pueden mejorar la flexibilidad, el equilibrio y la fuerza muscular. El taichí también puede evitar caídas. Varias formas de taichí están diseñadas para personas de cualquier edad o estado físico.

    Un estudio demostró que el taichí puede mejorar el equilibrio en las personas con enfermedad de Parkinson de leve a moderada más que los ejercicios de estiramiento y resistencia.

  • Yoga. En yoga los movimientos y las poses suaves de estiramiento pueden mejorar la flexibilidad y el equilibrio. Puedes modificar la mayoría de las poses para que se adapten a tus capacidades físicas.
  • Técnica Alexander. Esta técnica, que se centra en la postura muscular, el equilibrio y la conciencia sobre cómo usas los músculos, puede reducir la tensión y el dolor muscular.
  • Meditación. En la meditación, reflexionas en silencio y centras tu mente sobre una idea o imagen. La meditación puede reducir el estrés y el dolor e incrementar tu sensación de bienestar.
  • Musicoterapia o terapia de arte. La musicoterapia o terapia de arte puede ayudar a relajarte. La musicoterapia ayuda a algunas personas con la enfermedad de Parkinson a mejorar su marcha y su habla. Participar en una terapia de arte, como pintura o cerámica, puede mejorar tu estado de ánimo y ayudar a relajarte.
  • Terapia con mascotas. Tener un perro o un gato puede aumentar tu flexibilidad y movimiento y mejorar tu salud emocional.

Estrategias de afrontamiento y apoyo

Vivir con una enfermedad crónica puede ser difícil, y es normal sentirse enojado, deprimido o desanimado a veces. La enfermedad de Parkinson, en particular, puede ser profundamente frustrante, ya que caminar, hablar e incluso comer se vuelven actividades más difíciles y requieren más tiempo.

La depresión es frecuente en personas que padecen la enfermedad de Parkinson. Pero los medicamentos antidepresivos pueden ayudar a aliviar los síntomas de la depresión. Por eso, debes hablar con el médico si te sientes triste o desesperanzado de forma constante.

Si bien los amigos y la familia pueden ser los mejores aliados, la comprensión de las personas que saben por lo que estás pasando puede ser especialmente útil. Los grupos de apoyo no son para cualquiera. Sin embargo, para muchas personas que padecen la enfermedad de Parkinson y sus familias, los grupos de apoyo pueden ser un buen recurso para conocer información práctica sobre la enfermedad.

Además, los grupos ofrecen un lugar para que conozcas a personas que están atravesando situaciones similares y pueden apoyarte.

Para conocer acerca de los grupos de apoyo en tu comunidad, consulta con el médico, un asistente social de la enfermedad de Parkinson o un enfermero de salud pública local. También puedes comunicarte con la Fundación Nacional de Parkinson (National Parkinson Foundation) o la Asociación Americana de Enfermedad de Parkinson (American Parkinson Disease Association).

Tú y tu familia pueden beneficiarse de hablar con un profesional de la salud mental (psicólogo) o asistente social capacitado en el trabajo con personas que padecen trastornos crónicos.

Preparación para la consulta

Es probable que consultes primero con tu médico de atención primaria. No obstante, se te puede derivar luego a un médico especializado en trastornos del sistema nervioso (neurólogo).

Como suele haber mucho para hablar, es bueno que vayas bien preparado a tu consulta. La siguiente información te ayudará a prepararte para la consulta y a saber qué esperar del médico.

Qué puedes hacer

  • Anota cualquier síntoma que tengas, incluso los que parezcan no tener relación con el motivo por el cual programaste la consulta.
  • Anota tu información personal más importante, incluso lo que te genere mayor estrés o cualquier cambio reciente en tu vida.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, las vitaminas y los suplementos que estés tomando.
  • Pídele a un familiar o a un amigo que te acompañe si es posible. En ocasiones, puede ser difícil recordar toda la información que recibes durante una consulta. La persona que te acompañe puede recordar algún detalle que hayas pasado por alto u olvidado.
  • Escribe preguntas para hacerle al médico.

El tiempo con el médico es limitado, así que preparar una lista de preguntas de antemano te ayudará a que aproveches tu visita al máximo. Para la enfermedad de Parkinson, algunas preguntas básicas para hacerle a tu médico son las siguientes:

  • ¿Cuál es la causa más probable de mis síntomas?
  • ¿Existen otras causas posibles?
  • ¿Qué tipo de pruebas necesito hacerme? ¿Estas pruebas requieren alguna preparación especial?
  • ¿Cómo suele progresar la enfermedad de Parkinson?
  • ¿Con el tiempo necesitaré atención médica a largo plazo?
  • ¿Qué tratamientos hay disponibles y cuál me recomiendas?
  • ¿Qué tipos de efectos secundarios suele ocasionar el tratamiento?
  • Si el tratamiento no funciona o deja de funcionar, ¿tengo otras opciones?
  • Tengo otros problemas de salud. ¿Cuál es la mejor manera de controlarlos en forma conjunta?
  • ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web me recomiendas?

Además de las preguntas que hayas preparado para hacerle a tu médico, no dudes en hacer otras durante la consulta.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas. Estar preparado para responderlas puede ahorrarte tiempo para consultar sobre cualquier tema al que quieras dedicarle más tiempo. El médico puede preguntarte lo siguiente:

  • ¿Cuándo comenzaste a tener los síntomas?
  • ¿Los síntomas están presentes todo el tiempo o van y vienen?
  • ¿Hay algo que parezca mejorar los síntomas?
  • ¿Hay algo que, al parecer, los empeora?

What you can do

  • Write down any symptoms you're experiencing, including any that may seem unrelated to the reason for which you scheduled the appointment.
  • Write down key personal information, including any major stresses or recent life changes.
  • Make a list of all medications, vitamins and supplements that you're taking.
  • Ask a family member or friend to come with you, if possible. Sometimes it can be difficult to remember all of the information provided to you during an appointment. Someone who accompanies you may remember something that you missed or forgot.
  • Write down questions to ask your doctor.

Your time with your doctor is limited, so preparing a list of questions ahead of time will help you make the most of your time together. For Parkinson's disease, some basic questions to ask your doctor include:

  • What's the most likely cause of my symptoms?
  • Are there other possible causes?
  • What kinds of tests do I need? Do these tests require any special preparation?
  • How does Parkinson's disease usually progress?
  • Will I eventually need long-term care?
  • What treatments are available, and which do you recommend for me?
  • What types of side effects can I expect from treatment?
  • If the treatment doesn't work or stops working, do I have additional options?
  • I have other health conditions. How can I best manage these conditions together?
  • Are there any brochures or other printed material that I can take home with me? What websites do you recommend?

In addition to the questions that you've prepared to ask your doctor, don't hesitate to ask questions that occur to you during your appointment.

What to expect from your doctor

Your doctor is likely to ask you a number of questions. Being ready to answer them may reserve time to go over any points you want to spend more time on. Your doctor may ask:

  • When did you first begin experiencing symptoms?
  • Do you have symptoms all the time or do they come and go?
  • Does anything seem to improve your symptoms?
  • Does anything seem to make your symptoms worse?

Enfermedad de Parkinson care at Mayo Clinic

Feb. 24, 2018
References
  1. Longo DL, et al. Parkinson's disease and other movement disorders. In: Harrison's Principles of Internal Medicine. 18th ed. New York, N.Y.: The McGraw-Hill Companies; 2012. http://accessmedicine.com. Accessed April 6, 2015.
  2. Parkinson's disease: Hope through research. National Institute of Neurological Disorders and Stroke. http://www.ninds.nih.gov/disorders/parkinsons_disease/detail_parkinsons_disease.htm. Accessed April 6. 2015.
  3. Ferri FF. Parkinson's disease. In: Ferri's Clinical Advisor 2015: 5 Books in 1. Philadelphia, Pa.: Mosby Elsevier; 2015. https://www.clinicalkey.com. Accessed April 6, 2015.
  4. Chou KL. Diagnosis of Parkinson disease. http://www.uptodate.com/home. Accessed April 6. 2015.
  5. Tarsy D. Pharmacologic treatment of Parkinson disease. http://www.uptodate.com/home. Accessed April 6. 2015.
  6. Adler CH, et al. Submandibular gland needle biopsy for the diagnosis of Parkinson disease. Neurology. 2014;82:858.
  7. Bousquet M, et al. Impact of omega-3 fatty acids in Parkinson's disease. Ageing Research Reviews. 2011;10:453.
  8. Parkinson's disease: Fitness counts. National Parkinson Foundation. http://www.parkinson.org/Search-Pages/Search.aspx?pKeywords=fitness. Accessed April 9, 2015.
  9. Parkinson's disease. Natural Medicines Comprehensive Database. http://www.naturaldatabase.com. Accessed April 6, 2015.
  10. Tarsy D. Nonpharmacologic management of Parkinson disease. http://www.uptodate.com/home/. Accessed April 6, 2015.
  11. Complementary therapies and Parkinson's. Parkinson's Disease Society of the United Kingdom. http://www.parkinsons.org.uk/content/complementary-therapies-and-parkinsons-booklet. Accessed April 9, 2015.
  12. Jankovic J. Etiology and pathogenesis of Parkinson disease. http://www.uptodate.com/home. Accessed April 6, 2015.
  13. Riggs EA. Decision Support System. Mayo Clinic, Rochester, Minn. April 16, 2015.
  14. Abbvie announces U.S. approval of duopa (carbidopa and levodopa) enteral suspension for the treatment of motor fluctuations in patients with advanced Parkinson's disease. http://abbvie.mediaroom.com/2015-01-12-AbbVie-Announces-U-S-FDA-Approval-of-DUOPA-carbidopa-and-levodopa-Enteral-Suspension-for-the-Treatment-of-Motor-Fluctuations-in-Patients-with-Advanced-Parkinsons-Disease. Accessed April 20, 2015.
  15. Bower JH (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester, Minn. April 20, 2015.