Descripción general

La enfermedad de Parkinson es un trastorno progresivo del sistema nervioso que afecta al movimiento. Se presenta de forma gradual y a veces comienza con temblores prácticamente imperceptibles en solo una mano. Si bien los temblores pueden ser el signo más conocido de la enfermedad de Parkinson, el trastorno frecuentemente causa rigidez o disminución del movimiento.

En los estadios tempranos de la enfermedad de Parkinson, es posible que el rostro manifieste expresiones muy leves o ninguna, o puede que los brazos no se balanceen al caminar. Es posible que el habla se vuelva suave o distorsionada. Los síntomas de la enfermedad de Parkinson empeoran a medida que el trastorno avanza con el tiempo.

Aunque la enfermedad de Parkinson no puede curarse, los medicamentos pueden mejorar notablemente los síntomas. En casos poco frecuentes, el médico puede sugerirte una cirugía para regular determinadas regiones en el cerebro y mejorar los síntomas.

Síntomas

Los síntomas y signos de la enfermedad de Parkinson pueden variar de una persona a otra. Los primeros signos pueden ser leves y pasar desapercibidos. Los síntomas suelen comenzar en un lado del cuerpo y, por lo general, continúan siendo peores de ese lado, incluso después de que los síntomas comienzan a afectar ambos lados.

Los signos y síntomas del Parkinson pueden incluir los siguientes:

  • Temblores. Por lo general, los temblores comienzan en una extremidad, como la mano o los dedos. Puedes observar que los dedos pulgar e índice se frotan hacia adelante y hacia atrás, lo que se conoce como «temblor de rodamiento de la píldora». Una característica de la enfermedad de Parkinson es el temblor de la mano cuando está relajada (en reposo).
  • Lentitud en el movimiento (bradicinesia). Con el tiempo, la enfermedad de Parkinson puede reducir la capacidad de moverte y enlentecer el movimiento, lo que hace que las tareas sencillas sean difíciles y te lleven más tiempo. Los pasos pueden volverse más cortos cuando caminas, o bien te puede resultar difícil levantarte de una silla. Además, es posible que arrastres los pies mientras intentas caminar, lo que dificulta el movimiento.
  • Rigidez muscular. La rigidez muscular puede producirse en cualquier parte del cuerpo. Los músculos rígidos pueden limitar la amplitud de movimiento y causar dolor.
  • Alteración de la postura y el equilibrio. La postura puede volverse encorvada o puedes tener problemas de equilibrio como resultado de la enfermedad de Parkinson.
  • Pérdida de los movimientos automáticos. La enfermedad de Parkinson puede hacer disminuir tu capacidad de realizar movimientos inconscientes, como parpadear, sonreír o mover los brazos mientras caminas.
  • Cambios en el habla. La enfermedad de Parkinson puede provocar problemas en el habla. Es posible que hables en voz baja o rápidamente, que articules mal o que dudes antes de hablar. La manera de hablar puede volverse más monótona debido a la falta de las inflexiones habituales.
  • Cambios en la escritura. Puede resultarte más difícil escribir, y tu letra puede parecer pequeña.

Cuándo consultar al médico

Consulta con el médico si presentas alguno de los síntomas asociados con la enfermedad de Parkinson; no solo para que diagnostique la afección, sino también para que descarte otras causas de tus síntomas.

Causas

En la enfermedad de Parkinson, ciertas neuronas en el cerebro se descomponen o mueren de manera gradual. Muchos de los síntomas se deben a la pérdida de neuronas que producen un mensajero químico llamado «dopamina». Cuando los niveles de dopamina disminuyen, la actividad cerebral se vuelve anormal y se producen signos de la enfermedad de Parkinson.

Se desconoce la causa de la enfermedad de Parkinson, pero varios factores parecen intervenir, entre ellos:

  • Genes. Los investigadores han identificado mutaciones genéticas específicas que pueden causar la enfermedad de Parkinson, pero son poco frecuentes, salvo en raros casos con muchos familiares afectados por la enfermedad de Parkinson.

    Sin embargo, ciertas variaciones genéticas parecen aumentar el riesgo de la enfermedad de Parkinson, pero con un riesgo relativamente menor de la enfermedad de Parkinson para cada uno de estos marcadores genéticos.

  • Desencadenantes ambientales. La exposición a ciertas toxinas o factores ambientales puede aumentar el riesgo de tener la enfermedad de Parkinson en el futuro, pero el riesgo es relativamente menor.

Los investigadores también han observado que se producen muchos cambios en el cerebro de las personas con la enfermedad de Parkinson, aunque no es claro por qué ocurren estos cambios. Estos cambios son los siguientes:

  • La presencia de cuerpos de Lewy. Las masas de sustancias específicas dentro de las neuronas son marcadores microscópicos de la enfermedad de Parkinson. Estas masas se llaman «cuerpos de Lewy», y los investigadores creen que estos cuerpos aportan un indicio importante de la causa de la enfermedad de Parkinson.
  • La presencia de alfa-sinucleína en los cuerpos de Lewy. Si bien se encuentran muchas sustancias en los cuerpos de Lewy, los científicos creen que una sustancia importante es la proteína natural y generalizada, llamada «alfa-sinucleína (a-sinucleína)». Se encuentra en todos los cuerpos de Lewy en forma de una masa que las células no pueden descomponer. Actualmente, esta sustancia es un foco importante entre los investigadores de la enfermedad de Parkinson.

Factores de riesgo

Los factores de riesgo de la enfermedad de Parkinson son:

  • Edad. Es poco frecuente que los adultos jóvenes tengan la enfermedad de Parkinson. Por lo general, comienza en la segunda mitad de la vida o en edad avanzada, y el riesgo aumenta con la edad. Las personas suelen contraer la enfermedad aproximadamente a partir de los 60 años.
  • Factor hereditario. Tener un familiar cercano con la enfermedad de Parkinson aumenta las posibilidades de que contraigas la enfermedad. Sin embargo, tus riesgos aún son bajos, a menos que tengas muchos familiares con la enfermedad de Parkinson.
  • Sexo. Los hombres tienen mayor probabilidad de padecer la enfermedad de Parkinson que las mujeres.
  • Exposición a toxinas. La exposición continua a herbicidas y pesticidas puede implicar un riesgo levemente mayor de contraer la enfermedad de Parkinson.

Complicaciones

Casi siempre, la enfermedad de Parkinson está acompañada por los siguientes problemas adicionales que se pueden tratar:

  • Dificultades para pensar. Puedes experimentar problemas cognitivos (demencia) y dificultades para pensar, que, en general, se producen en las etapas finales de la enfermedad de Parkinson. Esos problemas cognitivos no responden a los medicamentos.
  • Depresión y cambios emocionales. Las personas que padecen la enfermedad de Parkinson pueden experimentar depresión. Recibir tratamiento para la depresión puede hacer que sea más fácil manejar otros desafíos de la enfermedad de Parkinson.

    También puedes tener otros cambios emocionales, como miedo, ansiedad o pérdida de la motivación. Los médicos pueden darte medicamentos para tratar estos síntomas.

  • Dificultad para tragar. Puedes manifestar dificultades para tragar a medida que tu enfermedad avanza. Al tragar más lento se puede acumular saliva en la boca, lo que produce babeo.
  • Problemas para dormir y trastorno del sueño. A menudo, las personas que padecen la enfermedad de Parkinson tienen problemas de sueño, como levantarse con frecuencia durante toda la noche, levantarse temprano o quedarse dormidos durante el día.

    Las personas también pueden experimentar el trastorno conductual del sueño de movimientos oculares rápidos, que consiste en actuar físicamente los sueños. Los medicamentos pueden ayudar con los problemas de sueño.

  • Problemas en la vejiga. La enfermedad de Parkinson puede causar problemas de vejiga, entre ellos, no poder controlar la orina o tener dificultad para orinar.
  • Estreñimiento. Muchas personas que padecen la enfermedad de Parkinson manifiestan estreñimiento, principalmente debido a que tienen el tubo digestivo más lento.

También puedes experimentar lo siguiente:

  • Cambios en la presión arterial. Puedes sentirte mareado o aturdido cuando te pones de pie debido a un descenso brusco en la presión arterial (hipotensión ortostática).
  • Disfunción del olfato. Puedes tener problemas con el sentido del olfato. Puedes tener dificultad para identificar ciertos olores o la diferencia entre estos.
  • Fatiga. Muchas personas que padecen la enfermedad de Parkinson pierden energía y experimentan fatiga, pero no siempre se conoce la causa.
  • Dolor. Muchas personas que tienen la enfermedad de Parkinson sienten dolor, ya sea en zonas específicas del cuerpo o en todo el cuerpo.
  • Disfunción sexual. Algunas personas que padecen la enfermedad de Parkinson notan una disminución del deseo o del desempeño sexual.

Prevención

Debido a que se desconoce la causa de la enfermedad de Parkinson, tampoco se conocen los métodos probados para evitar la enfermedad. Sin embargo, algunas investigaciones han mostrado que la cafeína (que se encuentra en el café, el té y las bebidas cola) pueden disminuir el riesgo de contraer la enfermedad de Parkinson. El té verde también puede reducir el riesgo de padecer la enfermedad de Parkinson.

Algunas investigaciones han mostrado que el ejercicio aeróbico regular puede disminuir el riesgo de sufrir la enfermedad de Parkinson.

Enfermedad de Parkinson care at Mayo Clinic

Feb. 24, 2018
References
  1. Longo DL, et al. Parkinson's disease and other movement disorders. In: Harrison's Principles of Internal Medicine. 18th ed. New York, N.Y.: The McGraw-Hill Companies; 2012. http://accessmedicine.com. Accessed April 6, 2015.
  2. Parkinson's disease: Hope through research. National Institute of Neurological Disorders and Stroke. http://www.ninds.nih.gov/disorders/parkinsons_disease/detail_parkinsons_disease.htm. Accessed April 6. 2015.
  3. Ferri FF. Parkinson's disease. In: Ferri's Clinical Advisor 2015: 5 Books in 1. Philadelphia, Pa.: Mosby Elsevier; 2015. https://www.clinicalkey.com. Accessed April 6, 2015.
  4. Chou KL. Diagnosis of Parkinson disease. http://www.uptodate.com/home. Accessed April 6. 2015.
  5. Tarsy D. Pharmacologic treatment of Parkinson disease. http://www.uptodate.com/home. Accessed April 6. 2015.
  6. Adler CH, et al. Submandibular gland needle biopsy for the diagnosis of Parkinson disease. Neurology. 2014;82:858.
  7. Bousquet M, et al. Impact of omega-3 fatty acids in Parkinson's disease. Ageing Research Reviews. 2011;10:453.
  8. Parkinson's disease: Fitness counts. National Parkinson Foundation. http://www.parkinson.org/Search-Pages/Search.aspx?pKeywords=fitness. Accessed April 9, 2015.
  9. Parkinson's disease. Natural Medicines Comprehensive Database. http://www.naturaldatabase.com. Accessed April 6, 2015.
  10. Tarsy D. Nonpharmacologic management of Parkinson disease. http://www.uptodate.com/home/. Accessed April 6, 2015.
  11. Complementary therapies and Parkinson's. Parkinson's Disease Society of the United Kingdom. http://www.parkinsons.org.uk/content/complementary-therapies-and-parkinsons-booklet. Accessed April 9, 2015.
  12. Jankovic J. Etiology and pathogenesis of Parkinson disease. http://www.uptodate.com/home. Accessed April 6, 2015.
  13. Riggs EA. Decision Support System. Mayo Clinic, Rochester, Minn. April 16, 2015.
  14. Abbvie announces U.S. approval of duopa (carbidopa and levodopa) enteral suspension for the treatment of motor fluctuations in patients with advanced Parkinson's disease. http://abbvie.mediaroom.com/2015-01-12-AbbVie-Announces-U-S-FDA-Approval-of-DUOPA-carbidopa-and-levodopa-Enteral-Suspension-for-the-Treatment-of-Motor-Fluctuations-in-Patients-with-Advanced-Parkinsons-Disease. Accessed April 20, 2015.
  15. Bower JH (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester, Minn. April 20, 2015.