Descripción general

La estimulación cerebral profunda consiste en implantar electrodos dentro de ciertas zonas del cerebro. Estos electrodos producen impulsos eléctricos que regulan los impulsos anormales. También los impulsos eléctricos pueden afectar determinadas células y sustancias químicas dentro del cerebro.

La cantidad de estimulación en la estimulación cerebral profunda se controla mediante un dispositivo similar a un marcapasos colocado debajo de la piel en la parte superior del tórax. Un cable que pasa debajo de la piel conecta este dispositivo a los electrodos en el cerebro.

La estimulación cerebral profunda está aprobada para tratar determinadas afecciones, como las siguientes:

  • Distonía
  • Epilepsia
  • Temblor esencial
  • Trastorno obsesivo compulsivo
  • Enfermedad de Parkinson

La estimulación cerebral profunda también se está estudiando como tratamiento potencial para lo siguiente:

  • Adicción
  • Dolor crónico
  • Cefalea en racimos
  • Demencia
  • Depresión (mayor)
  • Enfermedad de Huntington
  • Esclerosis múltiple
  • Recuperación de un accidente cerebrovascular
  • Síndrome de Gilles de la Tourette
  • Lesión traumática cerebral

Por qué se realiza

La estimulación cerebral profunda es un tratamiento establecido para trastornos del movimiento, como el temblor esencial, la enfermedad de Parkinson, la distonía y trastornos psiquiátricos como el trastorno obsesivo compulsivo. Su uso también ha sido aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) para reducir las convulsiones en casos de epilepsias difíciles de tratar.

Este tratamiento se reserva para personas que no pueden controlar sus síntomas con medicamentos.

Riesgos

A pesar de que la estimulación cerebral profunda es mínimamente invasiva y se considera segura, cualquier tipo de cirugía tiene riesgo de complicaciones. Además, la estimulación cerebral por sí sola puede provocar efectos secundarios.

Riesgos de la cirugía

La estimulación cerebral profunda implica la creación de orificios pequeños en el cráneo para implantar los electrodos y la cirugía para implantar el dispositivo que contiene las baterías debajo de la piel del tórax. Las complicaciones de la cirugía pueden incluir las siguientes:

  • Colocación incorrecta de la derivación
  • Sangrado cerebral
  • Accidente cerebrovascular
  • Infección
  • Problemas respiratorios
  • Náuseas
  • Problemas cardíacos
  • Convulsiones

Posibles efectos secundarios después de la cirugía

Los efectos secundarios asociados a la estimulación cerebral profunda pueden incluir:

  • Convulsiones
  • Infección
  • Dolor de cabeza
  • Desorientación
  • Dificultad para concentrarse
  • Accidente cerebrovascular
  • Complicaciones de hardware, como un cable conductor erosionado
  • Dolor temporal e inflamación en el sitio del implante

Unas semanas después de la cirugía, el dispositivo se encenderá y comenzará el proceso de encontrar las mejores configuraciones para ti. Algunas configuraciones pueden provocar efectos secundarios, pero estas, por lo general, mejoran con más ajustes en tu dispositivo.

Posibles efectos secundarios de la estimulación

  • Sensación de entumecimiento u hormigueo
  • Rigidez muscular en el rostro o el brazo
  • Problemas en el habla
  • Problemas de equilibrio
  • Aturdimiento
  • Problemas de vista, como visión doble
  • Cambios de humor indeseados, como enojo y depresión

Cómo prepararte

En primer lugar, sopesa las ventajas y desventajas.

La estimulación cerebral profunda es un procedimiento serio y potencialmente peligroso. Incluso si cumples con los requisitos para someterte a la estimulación cerebral profunda, tú y tus médicos deben evaluar cuidadosamente los potenciales riesgos y beneficios del procedimiento.

A continuación, preparación para la cirugía

Antes de la cirugía, necesitarás pruebas médicas para asegurarte de que la estimulación cerebral profunda es una opción segura y adecuada para ti. También necesitarás estudios de imágenes del cerebro, como imágenes por resonancia magnética, antes de la cirugía, para trazar un mapa de las áreas de tu cerebro para implantar los electrodos.

Lo que puedes esperar

Durante la cirugía

En general, la estimulación cerebral profunda funciona de la siguiente manera:

  • Cirugía cerebral. Para la sección de la cirugía cerebral, el equipo de atención te coloca un marco encefálico especial para mantener la cabeza inmóvil durante el procedimiento (marco encefálico para procedimientos estereotácticos). Luego, los miembros del equipo usan imágenes por resonancia magnética para delinear el cerebro e identificar el área donde se colocarán los electrodos.

    La cirugía se puede realizar bajo anestesia general, por lo que estarás inconsciente. O bien, el procedimiento puede realizarse estando despierto y alerta. Si permaneces despierto para la cirugía, te administrarán anestesia local para anestesiar el cuero cabelludo antes del procedimiento, pero no necesitarás anestesia en el cerebro en sí, porque el cerebro no tiene receptores de dolor.

    El cirujano implantará un cable delgado con varios contactos (electrodos) en los extremos en una zona específica del cerebro. O bien, se implanta un cable a cada lado del cerebro (dos cables en total). Se pasa un cable por debajo de la piel hasta un generador de pulso (neuroestimulador) que se implanta cerca de la clavícula.

    Durante la cirugía, tanto el neurólogo como el cirujano controlan minuciosamente tu cerebro para ayudar a garantizar la correcta colocación de los electrodos.

  • Cirugía de la pared torácica. Durante la segunda parte de la cirugía, el cirujano implanta la parte del dispositivo que contiene las baterías (generador de pulso) debajo de la piel del pecho, cerca de la clavícula.

    Durante este procedimiento, se utiliza anestesia general. Los cables de los electrodos del cerebro se colocan debajo de la piel y se guían hasta el generador de pulso que funciona con batería.

    El generador se programa para que envíe pulsos eléctricos constantes al cerebro. Tú controlas el generador, y puedes encenderlo y apagarlo mediante un control remoto especial.

Después del procedimiento

Unas semanas después de la cirugía, se activa el generador de pulso de tu pecho en el consultorio del médico. El médico puede programar fácilmente tu generador de pulso desde el exterior del cuerpo, mediante un control remoto especial. La cantidad de estimulación se personaliza según la enfermedad, y puede llevar hasta seis meses encontrar la configuración óptima.

La estimulación puede ser constante, las 24 horas del día, o bien, el médico puede recomendarte que apagues tu generador de pulso por la noche y lo vuelvas a encender por la mañana, dependiendo de tu enfermedad. Puedes encender y apagar la estimulación con un control remoto especial que te llevarás a tu casa. En algunos casos, el médico puede programar el generador de pulso para permitirte realizar modificaciones en tu casa.

La vida útil de la batería del generador varía según el uso y la configuración. Cuando sea necesario cambiar la batería, el cirujano reemplazará el generador durante un procedimiento ambulatorio.

Resultados

La estimulación cerebral profunda no curará tu enfermedad, pero puede ayudar a aliviar los síntomas. Si la estimulación cerebral profunda funciona, los síntomas mejorarán significativamente, pero normalmente no se irán por completo. En algunos casos, los medicamentos seguirán siendo necesarios para ciertos trastornos.

La estimulación cerebral profunda no es exitosa para todos. Existe una cantidad de variables que están implicadas en el éxito de la estimulación cerebral profunda. Es importante hablar con tu médico antes de la cirugía sobre qué tipo de mejora puedes esperar para tu enfermedad.

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic para exámenes y procedimientos al aprender los investigadores cómo mantener sana a la gente en la práctica clínica.

Estimulación cerebral profunda - atención en Mayo Clinic

Feb. 23, 2019
  1. AskMayoExpert. Deep brain stimulation. Rochester, Minn.: Mayo Foundation for Medical Education and Research; 2018.
  2. Daroff RB, et al. Deep brain stimulation. In: Bradley's Neurology in Clinical Practice. 7th ed. Philadelphia, Pa.: Saunders Elsevier; 2016. https://www.clinicalkey.com. Accessed Oct. 19, 2018.
  3. Deep brain stimulation for movement disorders fact sheet. National Institute of Neurological Disorders and Stroke. https://www.ninds.nih.gov/Disorders/Patient-Caregiver-Education/Fact-Sheets/Deep-Brain-Stimulation-Movement-Disorders-Fact. Accessed Oct. 19, 2018.
  4. Krames, ES, et al., eds. Patient-specific modeling of deep brain stimulation. In: Neuromodulation. 2nd ed. London, U.K.: Elsevier Academic Press; 2018. https://www.clinicalkey.com. Accessed Oct. 19, 2018.
  5. Shah RS, et al. Deep brain stimulation: Technology at the cutting edge. Journal of Clinical Neurology. 2010;6:167.
  6. Deep brain stimulation. American Association of Neurological Surgeons. https://www.aans.org/Patients/Neurosurgical-Conditions-and-Treatments/Deep-Brain-Stimulation. Accessed Oct. 17, 2018.
  7. Medtronic DBS system for epilepsy - P960009/S219. Food and Drug Administration. https://www.fda.gov/MedicalDevices/ProductsandMedicalProcedures/DeviceApprovalsandClearances/Recently-ApprovedDevices/ucm606550.htm. Accessed Oct. 17, 2018.
  8. Edwards CA, et al. Neurostimulation devices for the treatment of neurologic disorders. Mayo Clinic Proceedings. 2017;92:1427.
  9. Brunicardi FC, et al., eds. Neurosurgery. In: Schwartz's Principles of Surgery. 10th ed. New York, N.Y.: McGraw-Hill Education; 2015. https://accessmedicine.mhmedical.com. Accessed Oct. 19, 2018.
  10. Rezai AR, et al. Improved function after deep brain stimulation for chronic, severe traumatic brain injury. Neurosurgery. 2016;79:204.
  11. Venkatraghavan L. Anesthesia for patients who undergo deep brain stimulator implantation. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Oct. 18, 2018.
  12. Middlebrooks EH, at al. Structural connectivity-based segmentation of the thalamus and prediction of tremor improvement following thalamic deep brain stimulation of the ventral intermediate nucleus. Neuroimage: Clinical. 2018;20:1266.
  13. Lyons MK. Deep brain stimulation: Current and future clinical applications. Mayo Clinic Proceedings. 2011;86:662.
  14. Chang SY, et al. Development of the Mayo investigational neuromodulation control system: Toward a closed-loop electrochemical feedback system for deep brain stimulation. Journal of Neurosurgery. 2013;119:1556.
  15. Brown AY. Allscripts EPSi. Mayo Clinic, Rochester, Minn. Aug. 8, 2018.