Diagnóstico

Debido a que la enfermedad hepática del hígado graso no alcohólico no causa síntomas en la mayoría de los casos, generalmente se detecta cuando se realizan pruebas por otras razones que indican un problema en el hígado. Esto puede suceder si el hígado tiene una apariencia anormal en una ecografía o si tienes un análisis de enzimas del hígado con resultados anormales.

Las pruebas que se realizan para intentar identificar el diagnóstico y determinar la gravedad de la enfermedad incluyen lo siguiente:

Análisis de sangre

  • Hemograma completo
  • Análisis de función hepática y de la enzima hepática
  • Análisis para detectar hepatitis viral crónica (hepatitis A, hepatitis C y otras)
  • Análisis para detección de enfermedad celíaca
  • Examen de glucemia en ayuno
  • Hemoglobina A1C que muestra la estabilidad de tu glucemia
  • Perfil lipídico que mide las grasas en la sangre, como el colesterol y los triglicéridos

Procedimientos por imágenes

Los procedimientos por imágenes que se usan para diagnosticar la enfermedad hepática del hígado graso no alcohólico incluyen los siguientes:

  • Ecografía completa, que suele ser la primera prueba cuando se sospecha de enfermedad hepática.
  • Tomografía computarizada (TC) o resonancia magnética (RM) del abdomen. Si bien estas técnicas carecen de la habilidad de distinguir entre la esteatosis hepática no alcohólica y la enfermedad hepática del hígado graso no alcohólico, también se pueden utilizar.
  • Elastografía de transición, que es una forma mejorada de la ecografía para medir la rigidez del hígado. La rigidez del hígado indica la fibrosis o cicatrización.
  • Elastografía por resonancia magnética, que combina las imágenes por resonancia magnética con los patrones formados por las ondas sonoras que rebotan en el hígado para crear un mapa visual que muestra el grado de rigidez en todo el hígado, reflejando la fibrosis o cicatrización.

Examen del tejido hepático

Si otras pruebas son inclusivas, tu médico puede recomendar un procedimiento para extraer una muestra de tejido del hígado (biopsia de hígado). La muestra de tejido es examinada en un laboratorio para detectar signos de inflamación y cicatrización. Una biopsia de hígado puede ser dolorosa para algunos pacientes y tiene algunos riesgos menores que el médico revisará contigo en detalle. Este procedimiento se realiza mediante la inserción de una aguja a través de las paredes del abdomen y adentro del hígado.

Fotografía de un médico observando un elastograma por resonancia magnética

Un radiólogo de Mayo Clinic observa una imagen obtenida mediante una elastografía por resonancia magnética (ERM) del hígado, la cual muestra áreas de cicatrización (fibrosis) en rojo.

Tratamiento

La primera línea del tratamiento es generalmente perder peso a través de una combinación de dieta saludable y ejercicios. Perder peso se dirige a las afecciones que contribuyen para la enfermedad hepática: En verdad, una pérdida de 10 percentiles del peso corporal es ideal, pero la mejora en los factores de riesgo puede ser tangible si pierdes incluso tres a cinco por ciento de tu peso inicial. Los cirujanos para perder peso también son una opción para aquellos que necesitan perder gran parte de su peso.

El médico podrá indicar qué vacunas debes recibir contra la hepatitis A y la hepatitis B para ayudar a protegerte de los virus que pueden causar más daño al hígado.

Para aquellos que tienen cirrosis debido a la esteatosis hepática no alcohólica, el trasplante del hígado puede ser una opción. Los resultados del trasplante de hígado en este grupo de población son generalmente muy buenos.

Posibles tratamientos futuros

No existen tratamientos con medicamentos aprobados por la FDA para la enfermedad hepática del hígado graso no alcohólico, pero solo hay pocos medicamentos bajo estudio con resultados prometedores.

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic de evaluación de tratamientos, intervenciones y análisis nuevos como medio para prevenir, detectar, tratar o controlar esta enfermedad.

Estilo de vida y remedios caseros

Con la ayuda de tu médico, puedes tomar medidas para controlar la enfermedad hepática del hígado graso no alcohólico. Estas pueden ser algunas medidas a tomar:

  • Bajar de peso. Si tienes sobrepeso u obesidad, reduce la cantidad de calorías que consumes a diario y aumenta lentamente la cantidad de ejercicio para perder peso. La reducción de calorías es la clave para perder peso y controlar esta enfermedad. Si has intentado perder peso antes pero no has tenido éxito, pídele ayuda al médico.
  • Optar por una dieta saludable. Elige una dieta saludable, rica en frutas, vegetales y granos integrales, y lleva un control de todas las calorías que ingieras.
  • Hacer ejercicio y ser más activo. Intenta hacer por lo menos 30 minutos de ejercicio la mayoría de los días de la semana. Si estás intentando perder peso, descubrirás que al hacer más ejercicio, mejoran los resultados. Si todavía no te ejercitas regularmente, obtén la autorización de tu médico primero y comienza despacio.
  • Controlar la diabetes. Sigue las instrucciones de tu médico para mantener la diabetes bajo control. Toma tus medicamentos como te lo haya indicado el médico y supervisa constantemente tu nivel de glucemia.
  • Bajar el nivel de colesterol. Una dieta saludable con base en vegetales, actividad física y medicamentos puede ayudarte a mantener un nivel saludable de colesterol y triglicéridos.
  • Proteger el hígado. Evita las cosas que puedan ser muy estresantes para el hígado. Por ejemplo, no bebas alcohol. Sigue las instrucciones de todos los medicamentos recetados y de venta libre. Verifica con el médico antes de usar remedios a base de hierbas, ya que no todos los productos a base de hierbas son seguros.

Medicina alternativa

No está demostrado que existan tratamientos de medicina alternativa para curar el hígado graso no alcohólico. Sin embargo, los investigadores están estudiando si algunos componentes naturales podrían ayudar, como por ejemplo, los siguientes:

  • Vitamina E. En teoría, la vitamina E y otras vitaminas llamadas antioxidantes pueden ayudar a proteger el hígado al reducir o neutralizar el daño causado por la inflamación. De todas formas, aún es necesario investigar más el asunto.

    Cierta evidencia sugiere que los suplementos de vitamina E pueden ser beneficiosos para el daño en el hígado causado por un hígado graso no alcohólico. Sin embargo, la vitamina E se ha relacionado con el aumento del riesgo de muerte y, en los hombres, con un aumento del riesgo de cáncer de próstata.

  • Café. En estudios de personas con hígado graso no alcohólico, aquellas que informaron que bebían café tenían menos daño en el hígado que aquellas que bebían poco o nada de café. No está claro cómo puede influir el café en el daño hepático o cuánto café habría que tomar para percibir los beneficios.

    Si ya tomas café, estos resultados te harán sentir mejor cuando tomes una taza de café por la mañana. No obstante, si no bebes café, esta no sería una buena razón para que comiences a hacerlo. Consulta con tu médico sobre los posibles beneficios del café.

Preparación para la consulta

Comienza por ver a tu médico de cabecera o médico general si tienes algún signo o síntoma que te preocupa. Si tu médico piensa que podrías tener un problema hepático, como la enfermedad hepática del hígado graso no alcohólico, te derivará a un médico especialista en hígado (hepatólogo).

Debido a que las consultas pueden ser breves, es aconsejable ir bien preparado. A continuación, encontrarás información que te ayudará a prepararte para la consulta y saber qué debes esperar del médico.

Qué puedes hacer

  • Ten en cuenta cualquier restricción previa a la consulta. Cuando programes la consulta, asegúrate de preguntar si hay algo que debes hacer con anticipación, como por ejemplo restringir tu dieta.
  • Toma nota de cualquier síntoma que tengas, incluso los que puedan parecer no tener relación con el motivo por el cual programaste la consulta.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, vitaminas o suplementos que tomes.
  • Lleva cualquier expediente médico relevante, como los resultados de cualquier prueba que te hayas realizado en relación con tu afección actual.
  • Lleva a un familiar o amigo de confianza. A veces, puede ser difícil asimilar toda la información que se proporciona durante una consulta. Alguien que te acompañe puede recordar algún detalle que tú olvidaste mencionar.
  • Anota preguntas para hacerle a tu médico.

Si descubres que tienes enfermedad hepática del hígado graso no alcohólico, algunas preguntas básicas incluyen las siguientes:

  • ¿La grasa en mi hígado está afectando mi salud?
  • ¿Mi enfermedad hepática puede convertirse en una forma más grave?
  • ¿Cuáles son mis opciones de tratamiento?
  • ¿Qué puedo hacer para mantener el hígado saludable?
  • Tengo otras afecciones de salud. ¿Cuál es la mejor manera de controlarlos de manera conjunta?
  • ¿Debería consultar a un especialista? ¿El seguro médico me brindará cobertura?
  • ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web me recomienda?
  • ¿Tengo que programar una visita de seguimiento?

Además de las preguntas que hayas preparado para hacerle a tu médico, no dudes en hacer más preguntas durante la consulta.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas, tales como las siguientes:

  • ¿Has tenido algún síntoma, como coloración amarilla de los ojos o la piel, dolor o hinchazón del abdomen?
  • Si te hiciste pruebas en ese momento, ¿cuáles fueron los resultados?
  • ¿Consumes alcohol?
  • ¿Qué medicamentos tomas, incluidos los medicamentos de venta libre y los suplementos?
  • ¿Algunas vez te han diagnosticado hepatitis?
  • ¿Hay otras personas de tu familia que tengan enfermedad hepática?

Enfermedad hepática del hígado graso no alcohólico care at Mayo Clinic

Aug. 11, 2017
References
  1. Chalasani N, et al. The diagnosis and management of non-alcoholic fatty liver disease: Practice guideline by the American Gastroenterological Association, American Association for the Study of Liver Diseases and American College of Gastroenterology (El diagnóstico y tratamiento de la enfermedad por hígado graso no alcohólico: guía práctica de la Asociación Americana de Gastroenterología, la Asociación Americana para el Estudio de Enfermedades Hepáticas y el Colegio Americano de Gastroenterología). Gastroenterology (Gastroenterología). 2012;142:1592.
  2. Feldman M, et al. Nonalcoholic fatty liver disease (Enfermedad por hígado graso no alcohólico). En: Sleisenger & Fordtran’s Gastrointestinal and Liver Disease: Pathophysiology, Diagnosis, Management (Enfermedades gastrointestinales y hepáticas de Sleisenger y Fordtran: fisiopatología, diagnóstico y tratamiento). 10.ª ed. Filadelfia, Pa.: Saunders Elsevier; 2016. http://www.clinicalkey.com. Último acceso: 10 de mayo de 2016.
  3. Rinella M. Nonalcoholic fatty liver disease: A systematic review (Enfermedad por hígado graso no alcohólico: revisión sistemática). Journal of the American Medical Association (Revista de la Asociación Médica Estadounidense). 2015;313:2263. http://jama.jamanetwork.com/. Último acceso: 10 de mayo de 2016.
  4. Spengler E, et al. Recommendations for diagnosis, referral for liver biopsy, and treatment of nonalcoholic fatty liver disease and nonalcoholic steatohepatitis (Recomendaciones para el diagnóstico, la derivación para biopsia del hígado y el tratamiento de la enfermedad hepática del hígado graso no alcohólico y la esteatosis hepática no alcohólica). http://www.mayoclinicproceedings.org/article/S0025-6196(15)00510-8/abstract. Mayo Clinic Proceedings (Procedimientos de Mayo Clinic). 2015;90:1233. Último acceso: 10 de mayo de 2015.
  5. Barbara Woodward Lips Patient Education Center (Centro de Educación para el Paciente Barbara Woodward Lips). Nonalcoholic fatty liver disease (Enfermedad por hígado graso no alcohólico). Rochester, Minn.: Fundación Mayo para la Educación e Investigación Médica; 2009.
  6. Venkatesh SK, et al. Magnetic resonance elastography of liver: Technique, analysis and clinical applications (Elastografía por resonancia magnética del hígado: técnica, análisis y aplicaciones clínicas). Journal of Magnetic Resonance Imaging (Revista de Imágenes por Resonancia Magnética). 2013;37:544.
  7. Kim D, et al. Advanced fibrosis in nonalcoholic fatty liver disease: Noninvasive assessment with MR elastography (Fibrosis avanzada en la enfermedad por hígado graso no alcohólico: tratamiento no invasivo con elastografía por resonancia magnética). Radiology (Radiología). 2013;268:411.
  8. Sheth SG, et al. Nonalcoholic fatty liver disease: Natural history and management (Enfermedad por hígado graso no alcohólico: evolución natural y control). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 10 de mayo de 2016.
  9. Boyer TD, et al. Nonalcoholic fatty liver disease (Esteatosis hepática no alcohólica). En: Zakim & Boyer's Hepatology: A Textbook of Liver Disease (Hepatología de Zakim y Boyer: manual de enfermedades hepáticas). 6.ª ed. Filadelfia, Pa.: Saunders Elsevier, 2012. http://www.clinicalkey.com. Último acceso: 10 de mayo de 2015.
  10. Molloy JW, et al. Association of coffee and caffeine consumption with fatty liver disease, nonalcoholic steatohepatitis and degree of hepatic fibrosis (Relación del café y el consumo de cafeína con la enfermedad hepática por hígado graso, la esteatosis hepática no alcohólica y grado de fibrosis hepática). Hepatology (Hepatología). 2012;55:429.
  11. Malhi H, et al. Nonalcoholic fatty liver: Optimizing pretransplant selection and posttransplant care to maximize survival (Hígado graso no alcohólico: optimización de la selección pretrasplante y la atención postrasplante para maximizar la supervivencia). Current Opinion in Organ Transplantation (Opinión actual sobre el trasplante de órganos). 2016; 21:99.
  12. Heimbach J, et al. Combined liver transplantation and gastric sleeve resection for patients with medically complicated obesity and end-stage liver disease (Combinación del trasplante renal y la gastrectomía en manga para pacientes con obesidad complicada en términos médicos y con enfermedad hepática terminal). American Journal of Transplantation (Revista Estadounidense de Trasplantes). 2013; 13:363.
  13. Watt KD (opinión de un experto). Mayo Clinic, Rochester, Minn. Personal communication (Comunicación personal). 7 de julio de 2016.
  14. Ludwig J, et al. Nonalcoholic steatohepatitis: Mayo Clinic experiences with a hitherto unnamed disease (Esteatohepatitis no alcohólica: experiencias de Mayo Clinic con una enfermedad hasta ahora anónima). Mayo Clinic Proceedings (Procedimientos de Mayo Clinic). 1980;55:434.
  15. Uppal V, et al. Pediatric non-alcoholic fatty liver disease (Enfermedad por hígado graso no alcohólico en pediatría). Current Gastroenterology Reports (Informes actuales de gastroenterología). 2016;18:24.