Modo de vida y remedios caseros

Escrito por personal de Mayo Clinic

Las personas responsables del cuidado de los niños pueden ayudarles a aprender técnicas para cuidarse a sí mismos y útiles para limitar los efectos de la artritis reumatoide juvenil. Estas técnicas comprenden lo siguiente:

  • Hacer ejercicio en forma regular. El ejercicio es importante porque fomenta tanto la fuerza muscular como la flexibilidad de las articulaciones. La natación es una opción excelente, dado que requiere un esfuerzo mínimo de las articulaciones.
  • Aplicar frío o calor. La rigidez afecta a muchos niños con artritis reumatoide juvenil, especialmente por la mañana. Aunque algunos niños responden bien a las compresas frías, la mayoría prefiere una compresa caliente, un baño o una ducha calientes.
  • Alimentarse bien. Algunos niños con artritis tienen poco apetito. Otros podrían aumentar de peso debido a los medicamentos o a la falta de actividad física. Una dieta saludable puede ayudar a mantener un peso corporal adecuado.

    Es importante que la dieta contenga cantidades adecuadas de calcio, puesto que los niños con artritis reumatoide juvenil se encuentran en riesgo de desarrollar huesos débiles (osteoporosis) debido a la enfermedad, al uso de corticoesteroides, a la poca actividad física y al peso.

Oct. 17, 2014