Diagnóstico

Un médico usa un estetoscopio para escuchar el corazón de una persona Un examen en Mayo Clinic

Un médico escucha el corazón de una persona en Mayo Clinic.

Nota: este contenido se creó antes de la pandemia de la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19) y no describe los protocolos adecuados para la pandemia. Respeta todas las pautas recomendadas por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades relativas al uso de mascarillas y al distanciamiento físico.

El médico te examinará y te hará preguntas sobre tus signos, síntomas y antecedentes médicos y familiares.

Pruebas

Es probable que el médico indique exámenes para diagnosticar la miocardiopatía hipertrófica o descartar otras afecciones que puedan causar síntomas similares.

  • Ecocardiograma. El ecocardiograma se usa comúnmente para diagnosticar la miocardiopatía hipertrófica. Esta prueba usa ondas sonoras (ecografía) para observar si el músculo cardíaco tiene un grosor anormal. También muestra el funcionamiento de las cavidades y las válvulas del corazón que bombean la sangre a través de él.

    A veces, se realiza el ecocardiograma mientras haces ejercicio, generalmente en una cinta. Esto se denomina prueba de esfuerzo. Las pruebas de esfuerzo en cinta se usan comúnmente para diagnosticar a las personas con miocardiopatía hipertrófica.

  • Electrocardiograma. Se colocan sensores (electrodos) unidos a almohadillas adhesivas en el pecho y, a veces, en las piernas. Miden las señales eléctricas del corazón. El electrocardiograma puede mostrar ritmos cardíacos anormales y signos de engrosamiento del corazón. En algunos casos, se necesita el electrocardiograma portátil, denominado monitor Holter. Este dispositivo registra la actividad cardíaca constantemente durante uno o dos días.
  • Resonancia magnética cardíaca. La resonancia magnética cardíaca utiliza imanes y ondas de radio potentes para crear imágenes del corazón. Le aporta al médico información sobre el músculo cardíaco y le muestra el funcionamiento del corazón y las válvulas cardíacas. A menudo, esta prueba se realiza en personas con un ecocardiograma.

Tratamiento

El objetivo del tratamiento de la miocardiopatía hipertrófica es aliviar los síntomas y prevenir la muerte cardíaca súbita entre las personas de alto riesgo. El tratamiento específico depende de la gravedad de los síntomas. Juntos, tú y tu médico conversarán sobre el tratamiento más apropiado para tu afección.

Medicamentos

Los medicamentos pueden ayudar a reducir la fuerza con la que el músculo cardíaco se contrae y a disminuir la frecuencia cardíaca para que el corazón pueda bombear mejor la sangre. Los medicamentos para tratar la miocardiopatía hipertrófica y sus síntomas pueden incluir:

  • Betabloqueadores como el metoprolol (Lopressor, Toprol-XL), propranolol (Inderal, Innopran XL) o atenolol (Tenormin)
  • Bloqueadores de los canales de calcio como el verapamilo (Verelan, Calan SR,) o el diltiazem (Cardizem, Tiazac)
  • Medicamentos para el ritmo cardíaco como la amiodarona (Pacerone) o la disopiramida (Norpace)
  • Anticoagulantes como la warfarina (Coumadin, Jantoven), dabigatrán (Pradaxa), rivaroxabán (Xarelto) o apixabán (Eliquis) para prevenir los coágulos de sangre en caso de fibrilación auricular

Cirugías u otros procedimientos

Se encuentran disponibles varias cirugías o procedimientos diferentes para tratar la miocardiopatía o sus síntomas. Van desde la cirugía a corazón abierto hasta la implantación de un dispositivo para controlar el ritmo cardíaco.

  • Miectomía septal. Se puede recomendar esta cirugía a corazón abierto si los medicamentos no mejoran tus síntomas. Implica quitar parte de la pared engrosada y demasiado grande (tabique) entre las cámaras del corazón. La miectomía septal ayuda a mejorar el flujo sanguíneo que sale del corazón y reduce el retroceso de la sangre a través de la válvula mitral (regurgitación mitral).

    Se puede hacer la cirugía desde distintos abordajes según la ubicación del músculo cardíaco engrosado. En un tipo, llamado miectomía apical, los cirujanos extirpan el músculo cardíaco engrosado cerca de la punta del corazón. A veces, la válvula mitral se repara al mismo tiempo.

  • Ablación del tabique. Este procedimiento destruye el músculo cardíaco engrosado con alcohol. Se inyecta alcohol a través de un tubo delgado y alargado (catéter) que se coloca en la arteria que irriga sangre en esa zona. Las posibles complicaciones comprenden la interrupción del sistema eléctrico del corazón (obstrucción cardíaca) que requiere el implante de un marcapasos.
  • Desfibrilador cardioversor implantable. Un desfibrilador cardioversor implantable es un pequeño dispositivo que controla continuamente los latidos del corazón. Se implanta en el pecho como un marcapasos. Si se produce una arritmia que podría poner en riesgo tu vida, el desfibrilador cardioversor implantable administra descargas eléctricas calibradas con exactitud para restablecer el ritmo cardíaco normal. Se ha demostrado que el implante de un desfibrilador cardioversor ayuda a evitar la muerte cardíaca súbita, que afecta a un número pequeño de personas con miocardiopatía hipertrófica.

Cardiomiopatía hipertrófica y opciones de tratamiento

Steve R. Ommen: La miocardiopatía hipertrófica es una afección que ha sido diagnosticada de forma poco satisfactoria y que es muy temida en todo el mundo. Solo en los Estados Unidos, hay más de medio millón de personas que tienen miocardiopatía hipertrófica, muchas de las cuales son completamente asintomáticas y desconocen su diagnóstico. Algunas personas mueren de manera repentina. La muerte cardíaca súbita se produce al azar y sin previo aviso.

Hartzell V. Schaff: Más de 2/3 de los pacientes tienen una obstrucción. Y una obstrucción en el cono arterial del ventrículo izquierdo es una indicación de que hay que realizar una operación en pacientes que tienen síntomas. Ahora sabemos que 2/3 de los pacientes con miocardiopatía hipertrófica y con una obstrucción son candidatos para la cirugía.

Steve R. Ommen: La miocardiopatía hipertrófica es la enfermedad del músculo cardíaco hereditaria más común. Las personas nacen con la predisposición genética para esto, pero la hipertrofia no parece empezar a desarrollarse hasta la adolescencia, cuando el crecimiento se acelera, o más adelante. Es posible que los bebés nazcan con los músculos del corazón gruesos, pero eso es muy poco frecuente y, por lo general, son manifestaciones más graves de la enfermedad. También se observó que esta afección no se manifiesta hasta que las personas cumplen cincuenta o sesenta años. Así que, en realidad, el comienzo puede darse a cualquier edad. Y los síntomas pueden aparecer a lo largo de la vida.

Hartzell V. Schaff: Los síntomas que suelen tener los pacientes con miocardiopatía hipertrófica obstructiva son falta de aire, dolor en el pecho similar a la angina y síncopes. Por desgracia, algunos de estos síntomas evolucionan con tanta lentitud y durante tanto tiempo que los pacientes no comprenden lo limitados que están.

Steve R. Ommen: Para los pacientes que tienen síntomas de miocardiopatía hipertrófica, el tratamiento de primera línea es siempre el tratamiento farmacológico, los medicamentos. Por lo general, consiste en agregar medicamentos específicos, pero, a veces, los pacientes están tomando otros medicamentos que pueden empeorar la situación. Entonces, uno de los tratamientos más eficaces consiste en eliminar los medicamentos que puedan agravar la afección y luego, quizás, agregar los medicamentos indicados para ayudarlos con los síntomas en el futuro.

Si los pacientes no responden bien a estos cambios de medicación o si los medicamentos les causan efectos secundarios intolerables, pasamos a procedimientos como la miectomía quirúrgica, que pueden aliviar los síntomas de manera definitiva.

Hartzell V. Schaff: Los pacientes que deben someterse a una cirugía casi siempre son los que no pueden seguir el tratamiento farmacológico o los que presentan efectos secundarios que los limitan tanto como los síntomas de la miocardiopatía hipertrófica. La operación para desobstruir el cono arterial se realiza para aliviar los síntomas. Y, a algunos pacientes, les permite dejar los medicamentos que les provocan efectos secundarios indeseados.

Steve R. Ommen: La miectomía quirúrgica resultó una operación muy satisfactoria para muchos de nuestros pacientes. Sin embargo, no se realiza tan seguido como podría hacerse, en parte, debido a las percepciones previas sobre el aumento de los riesgos con la operación y a la falta de disponibilidad de los cirujanos que pueden realizarla. Pero, en los centros especializados, las tasas de complicaciones son muy bajas, y nuestros índices de éxito son muy altos.

Hartzell V. Schaff: Ahora hacemos una miectomía septal más amplia que se extiende hasta la punta del corazón. A lo largo de los años, hemos aprendido que esta porción distal de la miectomía es la más importante para aliviar los síntomas. Observamos que, en los pocos pacientes que se sometieron a una segunda operación, que fueron remitidos a nosotros después de una cirugía que no tuvo éxito, la miectomía no se realizó lo suficientemente dentro del ventrículo. En realidad, no se trata de una regeneración del músculo. Es solo una primera operación mal realizada.

Steve R. Ommen: En la miectomía quirúrgica, el cirujano quita una porción del tabique hipertrofiado que obstruye el flujo de la sangre fuera del corazón. Así, se cambia la dirección en la que la sangre fluye a través del ventrículo. Esto permite que la válvula mitral funcione con normalidad. Y permite que la sangre salga del corazón sin aumentar la presión ni la fuerza. Este músculo no vuelve a crecer con el tiempo. Es un arreglo permanente.

Hartzell V. Schaff: Descubrimos que muy pocas veces es necesario hacerle algo a la válvula mitral. El riesgo de hacerle algo a la válvula mitral cuando no es necesario tocarla es que hay una posibilidad de lesión. Por eso, preferimos hacer una miectomía septal, quitar el baipás, evaluar la válvula mitral con un ecocardiograma durante la cirugía, y, luego, tratar la válvula mitral si se produce una insuficiencia.

Podemos determinar si la insuficiencia mitral desaparece inmediatamente después de la miectomía una vez que la aorta se cierra y el corazón se reinicia. El ecocardiograma se hace en el quirófano, y podemos determinar de inmediato si la insuficiencia mitral desapareció. Hay una operación disponible para algunos pacientes que tienen miocardiopatía hipertrófica no obstructiva. Estos son pacientes con una distribución apical de la hipertrofia.

Algunos de esos pacientes tienen insuficiencia cardíaca diastólica debido a que sus cavidades ventriculares son muy pequeñas. En estos casos, hacer una miectomía transapical para agrandar el ventrículo puede aliviar los síntomas de la insuficiencia cardíaca.

Steve R. Ommen: Si bien vemos muy buenos resultados de la miectomía quirúrgica tal como se realiza hoy en día, sigue siendo una operación que solo debería realizarse en centros de suma excelencia. Datos recientes indican que, en los centros de bajo, medio e, incluso, "elevado" volumen asistencial, hay un gradiente de mortalidad, lo que significa que esta es más alta en los centros de bajo volumen asistencial y más baja en los centros de elevado volumen asistencial.

Pero incluso esos llamados centros de elevado volumen asistencial tienen tasas de mortalidad que son mucho más altas que las que se notifican en los verdaderos centros especializados. Esta es una operación que debería ser realizada por quienes están muy familiarizados con el procedimiento y por quienes hacen muchas de estas cirugías.

Hartzell V. Schaff: En Mayo Clinic, hemos hecho más de 3000 operaciones de miocardiopatía hipertrófica. Hacemos entre 200 y 250 operaciones al año. El riesgo de mortalidad del procedimiento es inferior al 1 %, sobre todo para los pacientes que no tienen otras enfermedades.

Steve R. Ommen: Una de las partes más importantes de las interacciones que tengo con los pacientes es explicarles cuál es el riesgo de muerte cardíaca súbita de cada uno de ellos y si deben pensar en la posibilidad de colocarse un desfibrilador implantable. De todos los pacientes que se sometieron a esta cirugía, las tasas de muerte cardíaca súbita y las tasas de descarga de los desfibriladores son menores entre los pacientes que nosotros operamos.

Hartzell V. Schaff: Una de las cosas que hemos aprendido después de hacer miectomías septales es que la frecuencia de la arritmia ventricular parece reducirse. Y esto se demuestra en los estudios que analizan las descargas de los desfibriladores y las tasas de muerte súbita.

Steve R. Ommen: El tipo de transmisión hereditaria de esta afección es autosómico dominante, lo que significa que cada uno de los hijos de un paciente con miocardiopatía hipertrófica tiene un 50/50 de probabilidades de heredar la enfermedad. Recomendamos hacer exámenes de detección a todos los familiares de primer grado, ya sea a través de pruebas genéticas o de una vigilancia con ecocardiografías. Si una familia decide utilizar la ecocardiografía como herramienta de detección, recomendamos que los familiares adultos de primer grado se hagan el examen cada cinco años. A los familiares de primer grado que son adolescentes o deportistas, por lo general, les hacemos el examen cada 12 a 18 meses.

Hartzell V. Schaff: La miectomía septal cura los síntomas de la miocardiopatía hipertrófica cuando se elimina la obstrucción. Sin embargo, los pacientes siguen teniendo la afección y el médico debe seguir haciéndoles un seguimiento para controlar otros problemas relacionados con la miocardiopatía hipertrófica. Pero, con suerte, ya no tendrán la falta de aire, el dolor en el pecho ni la sensación de mareo que llevan a la operación.

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic que ensayan nuevos tratamientos, intervenciones y pruebas para prevenir, detectar, tratar o controlar esta afección.

Estilo de vida y remedios caseros

Ciertos cambios de estilo de vida pueden reducir el riesgo de complicaciones relacionadas con la miocardiopatía hipertrófica. Tu médico puede recomendarte cambios en tu estilo de vida, entre ellos:

  • Tener precaución al hacer deporte. Por lo general, no se recomiendan deportes de competición a las personas con miocardiopatía hipertrófica, con la posible excepción de algunos deportes de baja intensidad. Es posible que puedas participar en ejercicios de intensidad baja a moderada como parte de un estilo de vida saludable. Habla de las recomendaciones específicas con tu médico.
  • Consumir una dieta saludable. Seguir una dieta saludable es una parte importante de cuidar la salud de tu corazón.
  • Mantener un peso saludable. Mantener un peso saludable ayuda a prevenir que tu corazón realice un esfuerzo excesivo y reduce los riesgos de salud vinculados con la cirugía u otros procedimientos.
  • Reducir el consumo de alcohol. Si tienes síntomas o antecedentes de ritmos cardíacos anormales provocados por el alcohol, consulta con tu médico para que te oriente acerca de los niveles seguros de consumo de alcohol. Consumir alcohol en exceso puede ocasionar irregularidades en el ritmo cardíaco y agravar la obstrucción del flujo sanguíneo en tu corazón.
  • Tomar los medicamentos. Asegúrate de tomar los medicamentos según lo recetado por tu médico.
  • Tener citas médicas regulares. Es posible que tu médico te recomiende que hagas consultas de seguimiento periódicas para evaluar tu enfermedad. Informa a tu médico si tienes síntomas nuevos o si empeoran los que ya tienes.

Embarazo

Las mujeres con miocardiopatía hipertrófica, por lo general, pueden llevar adelante embarazos normales. Sin embargo, si tienes miocardiopatía hipertrófica, es posible que tu médico te indique que consultes con un especialista en la atención de mujeres con enfermedades de alto riesgo durante el embarazo.

Estrategias de afrontamiento y apoyo

Recibir un diagnóstico de miocardiomiopatía hipertrófica puede generar una variedad de emociones difíciles de sobrellevar. Al igual que muchas personas con esta afección, es posible que experimentes sentimientos de sufrimiento, temor e ira. Estas respuestas son naturales para los cambios de estilo de vida que supone tu diagnóstico.

Para enfrentar tu afección:

  • Reduce el estrés. Busca la forma de reducir el estrés.
  • Busca apoyo. Obtén el apoyo de tus familiares y amigos.
  • Sigue las recomendaciones de tu médico sobre los cambios en tu estilo de vida. Los cambios saludables de estilo de vida, como seguir una dieta saludable y mantener un peso saludable, pueden ayudarte a vivir con la afección.

Preparación para la consulta

Posiblemente te remitan a un especialista en diagnóstico y tratamiento de enfermedades cardíacas (cardiólogo). La siguiente información te ayudará a prepararte para la cita.

Qué puedes hacer

  • Descubre si necesitas seguir alguna restricción previa a la cita, como cambios en el nivel de actividad o en tu dieta.
  • Anota tus síntomas y durante cuánto tiempo los has tenido.
  • Lleva una lista de todos tus medicamentos, vitaminas y suplementos.
  • Anota tu información médica clave, incluso otras afecciones diagnosticadas.
  • Anota tu información personal más importante, incluidos cualquier cambio o situación estresante reciente en tu vida.
  • Escribe preguntas para hacerle al médico.

Preguntas para hacerle al médico

  • ¿Cuál es la causa más probable de mis síntomas?
  • ¿Qué clase de pruebas necesito hacerme?
  • ¿Qué tratamientos pueden ayudar?
  • ¿Qué riesgos representa mi enfermedad cardíaca?
  • ¿Con qué frecuencia es necesario hacer citas de seguimiento?
  • ¿Tengo que restringir mis actividades?
  • ¿Deben mis hijos u otros familiares de primer grado ser examinados para esta afección, y debo reunirme con un consejero genético?
  • ¿De qué manera mis otras afecciones o los medicamentos que tomo pueden afectar mi problema cardíaco?

Además de las preguntas que preparaste para hacerle al médico, no dudes en hacer otras preguntas durante la cita.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga varias preguntas. Estar preparado para responderlas te permitirá tener tiempo para repasar los puntos en los que quieras detenerte. Es posible que te pregunte lo siguiente:

  • ¿Cuándo comenzaste a tener los síntomas y cuán intensos son?
  • ¿Los síntomas han cambiado con el tiempo? Si es así, ¿cómo?
  • ¿El ejercicio o el esfuerzo físico empeoran los síntomas?
  • ¿Alguna vez te desmayaste?
  • ¿Tienes antecedentes familiares de enfermedades cardíacas?

Qué puedes hacer mientras tanto

Antes de la cita, pregunta a tus familiares si a algún pariente le diagnosticaron miocardiopatía hipertrófica o si tuvo muerte súbita sin causa aparente. Ayudará a que tu médico sepa todos los detalles posibles sobre tus antecedentes médicos familiares.

Si ejercitarte empeora tus síntomas, evita el ejercicio extenuante hasta que veas al médico y recibas recomendaciones específicas en materia de ejercicios.

Cardiomiopatía hipertrófica - atención en Mayo Clinic

July 29, 2021
  1. Hypertrophic cardiomyopathy. American Heart Association. http://www.heart.org/HEARTORG/Conditions/More/Cardiomyopathy/Hypertrophic-Cardiomyopathy_UCM_444317_Article.jsp#.WbMHH9jrvIU. Accessed March 27, 2020.
  2. What is cardiomyopathy? National Heart, Lung, and Blood Institute. https://www.nhlbi.nih.gov/health/health-topics/topics/cm. Accessed March 27, 2020.
  3. Bonow RO, et al., eds. Hypertrophic cardiomyopathy. In: Braunwald's Heart Disease: A Textbook of Cardiovascular Medicine. 11th ed. Saunders Elsevier; 2019. https://www.clinicalkey.com. Accessed March 27, 2020.
  4. Maron MS. Hypertrophic cardiomyopathy: Clinical manifestations, diagnosis, and evaluation. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed March 27, 2020.
  5. Riggin EA. Allscripts EPSi. Mayo Clinic. Nov. 14, 2019.
  6. Maron MS. Hypertrophic cardiomyopathy: Management of ventricular arrhythmias and sudden cardiac death risk. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Aug. 29, 2017.
  7. AskMayoExpert. Hypertrophic cardiomyopathy (adult). Mayo Clinic; 2020.
  8. Dearani JA, et al. Surgery insight: Septal myectomy for obstructive hypertrophic cardiomyopathy — The Mayo Clinic experience. Nature Clinical Practice Cardiovascular Medicine. 2007; https://www.nature.com/articles/ncpcardio0965. Accessed April 23, 2020.
  9. Kirklin JW, et al. Surgical relief of diffuse subvalvular aortic stenosis. Circulation. 1961; doi:10.1161/01.cir.24.4.739.
  10. Prevention and treatment of cardiomyopathy. American Heart Association. http://www.heart.org/HEARTORG/Conditions/More/Cardiomyopathy/Prevention-and-Treatment-of-Cardiomyopathy_UCM_444176_Article.jsp#.WbbYzdjrvcs. Accessed March 27, 2020.
  11. Basu J, et al. Exercise and hypertrophic cardiomyopathy: Two incompatible entities? Clinical Cardiology. 2020; doi:10.1002/clc.23343.