Perspectiva general

Los problemas de ritmo cardíaco (arritmias cardíacas) ocurren cuando los impulsos eléctricos que coordinan los latidos cardíacos no funcionan adecuadamente, lo que hace que el corazón lata demasiado rápido, demasiado lento o de manera irregular.

Las arritmias cardíacas pueden provocar que tengas una sensación de aleteo en el pecho o de corazón acelerado y pueden ser inofensivas. Sin embargo, algunas arritmias cardíacas pueden provocar signos y síntomas molestos y, a veces, mortales.

A menudo, el tratamiento de las arritmias cardíacas puede controlar o eliminar los latidos cardíacos irregulares, lentos o acelerados. Además, debido a que las arritmias cardíacas empeoran o son incluso provocadas por un corazón débil o dañado, puedes reducir el riesgo de sufrir arritmias si adoptas un estilo de vida saludable para el corazón.

Atención médica para arritmias cardíacas en Mayo Clinic

Síntomas

Puede ocurrir que las arritmias no provoquen ningún signo o síntoma. De hecho, puede ser que tu médico, durante un examen de rutina, descubra que padeces de arritmia antes de que tú lo hagas. Sin embargo, los signos y síntomas notables no necesariamente implican que tienes un problema grave.

Entre los síntomas notables de la arritmia se incluyen:

  • Sensación de aleteo en el pecho
  • Latidos cardíacos acelerados (taquicardia)
  • Latidos cardíacos lentos (bradicardia)
  • Dolor en el pecho
  • Falta de aire
  • Aturdimiento o mareos
  • Sudoración
  • Desmayos (síncope) o sensación de desmayo

¿Cuándo debes consultar con un médico?

Las arritmias puede provocar que sientas latidos cardíacos extras o prematuros o que sientas que tus latidos cardíacos son acelerados o muy lentos. Otros signos y síntomas pueden estar relacionados con el hecho de que tu corazón no bombee sangre de manera eficaz debido a latidos cardíacos acelerados o lentos. Entre estos signos y síntomas se incluyen falta de aire, debilidad, mareos, aturdimiento, desmayos o sensación de desmayo y dolor o molestias en el pecho.

Busca atención médica urgente si repentinamente o frecuentemente experimentas alguno de estos signos o síntomas en momentos en los que no esperas sentirlos.

La fibrilación ventricular es un tipo de arritmia que puede ser mortal. Esta fibrilación ocurre cuando el corazón late con impulsos eléctricos acelerados y erráticos. Esto provoca que las cámaras de bombeo que se encuentran en el corazón (los ventrículos) tiemblen inútilmente en lugar de bombear sangre. La ausencia de latidos cardíacos efectivos hace que la presión arterial disminuya repentinamente, lo que interrumpe el suministro de sangre a tus órganos vitales.

Una persona que padece de fibrilación ventricular puede colapsar en segundos y dejar de respirar o de tener pulso enseguida. Si esto ocurre, sigue estas instrucciones:

  • Llama al 911 o al número de emergencias de tu área.
  • Si no hay ninguna persona cerca capacitada para hacer reanimación cardiopulmonar (RCP), haz una RCP con las manos solamente. Esto significa que se debe comprimir el pecho sin interrumpir el movimiento a una frecuencia de 100 a 120 compresiones por minuto, hasta que lleguen los paramédicos. Para comprimir el pecho, presiona fuerte y rápidamente en el centro del pecho. No es necesario proporcionar respiración de rescate.
  • Si tú o alguna persona cerca sabe cómo hacer RCP comienza a hacerla si es necesario. La RCP ayuda a mantener el flujo sanguíneo a los órganos hasta que se le pueda dar una descarga eléctrica (desfibrilación) a la persona.
  • Busca un desfibrilador externo automatizado (AED) que se encuentre disponible cerca. Estos desfibriladores portátiles, los cuales pueden proporcionar una descarga eléctrica que puede restablecer los latidos cardíacos, se encuentran disponibles en varios lugares como aviones, autos policiales y centros comerciales. Incluso se los puede comprar para tenerlos en casa.

    No se necesita ninguna capacitación para utilizarlos. El AED te dirá lo que debes hacer. Este dispositivo se encuentra programado para dar una descarga solamente cuando corresponda.

Causas

Muchas cosas pueden causar o conducirte a padecer arritmia, entre las que se incluyen:

  • Experimentar un ataque cardíaco en ese momento
  • Cicatrices del tejido cardíaco producidas por un ataque cardíaco previo
  • Cambios en la estructura del corazón, tales como los que se producen por una cardiomiopatía
  • Arterias bloqueadas en el corazón (enfermedad de las arterias coronarias)
  • Presión arterial alta
  • Glándula tiroides hiperactiva (hipertiroidismo)
  • Glándula tiroides hipoactiva (hipotiroidismo)
  • Fumar
  • Consumir demasiado alcohol o cafeína
  • Abuso de drogas
  • Estrés
  • Ciertos medicamentos y suplementos, entre los que se incluyen medicamentos antialérgicos y antigripales y suplementos nutricionales de venta libre
  • Diabetes
  • Apnea del sueño
  • Genética

¿Qué es un latido cardíaco normal?

Tu corazón posee cuatro cámaras: dos cámaras superiores (aurículas) y dos cámaras inferiores (ventrículos). El ritmo del corazón generalmente se encuentra controlado por un marcapasos natural (el nódulo sinusal) ubicado en la aurícula derecha. El nódulo sinusal produce impulsos eléctricos que normalmente dan inicio a cada latido cardíaco.

Desde el nódulo sinusal, los impulsos eléctricos viajan a través de las aurículas, lo que hace que los músculos de las aurículas se contraigan y bombeen sangre dentro de los ventrículos.

Luego, los impulsos eléctricos llegan a un grupo de células llamado el nódulo atrioventricular (nódulo AV). Generalmente, este nódulo es la única vía para que las señales viajen desde las aurículas a los ventrículos.

El nódulo AV disminuye la señal eléctrica antes de enviarla a los ventrículos. Este retraso pequeño permite que los ventrículos se llenen de sangre. Cuando los impulsos eléctricos llegan a los músculos de los ventrículos, estos se contraen, lo que hace que bombeen sangre ya sea a los pulmones o al resto del cuerpo.

En un corazón sano, este proceso se lleva a cabo generalmente sin complicaciones y produce una frecuencia cardíaca en reposo normal de entre 60 y 100 latidos por minuto.

Tipos de arritmias

Los médicos clasifican las arritmias no solamente de acuerdo al lugar en el que se originan (aurículas o ventrículos) sino también de acuerdo a la velocidad de frecuencia cardíaca que producen:

  • Taquicardia: hace referencia a un latido cardíaco acelerado, con una frecuencia cardíaca en reposo de más de 100 latidos por minuto.
  • Bradicardia: hace referencia a un latido cardíaco lento, con una frecuencia cardíaca en reposo de menos de 60 latidos por minuto.

No todas las taquicardias o bradicardias implican que tengas una enfermedad cardíaca. Por ejemplo, es normal tener latidos cardíacos acelerados al ejercitar, ya que el corazón se acelera para proporcionarle más sangre oxigenada a los tejidos. Mientras dormimos o durante las horas de relajación profunda, es común que los latidos cardíacos sean más lentos.

Taquicardias en las aurículas

Entre las taquicardias que se originan en las aurículas se incluyen:

  • Fibrilación auricular: la fibrilación auricular consiste en una frecuencia cardíaca acelerada provocada por impulsos eléctricos caóticos en las aurículas. Estas señales provocan contracciones débiles, rápidas y descoordinadas de las aurículas.

    Las señales eléctricas caóticas bombardean en nódulo AV, lo que comúnmente hace que los ventrículos tengan un ritmo acelerado e irregular. La fibrilación auricular puede ser transitoria pero algunos episodios no dejarán de existir a menos que sea tratada.

    La fibrilación auricular puede provocar complicaciones graves, tales como un accidente cerebrovascular.

  • Aleteo auricular: el aleteo auricular es similar a la fibrilación auricular. En el aleteo auricular, los latidos cardíacos son impulsos eléctricos más organizados y más rítmicos que en la fibrilación auricular. El aleteo auricular también puede provocar complicaciones graves, tales como un accidente cerebrovascular.
  • Taquicardia supraventricular: el término taquicardia supraventricular es un término amplio que incluye muchas formas de arritmia que se originan por encima de los ventrículos (supraventricular) en las aurículas o el nódulo AV.
  • Síndrome de Wolff-Parkinson-White: en el síndrome de Wolff-Parkinson-White, un tipo de taquicardia supraventricular, existe una vía eléctrica extra entre las aurículas y los ventrículos, la cual ya está presente desde el nacimiento. Sin embargo, puede que no experimentes síntomas hasta que te conviertas en adulto. Esta vía puede permitir que las señales eléctricas pasen entre las aurículas y los ventrículos sin pasar por el nódulo AV, lo que provoca circuitos cortos y latidos cardíacos acelerados.

Taquicardias en los ventrículos

Entre las taquicardias que ocurren en los ventrículos se incluyen:

  • Taquicardia ventricular: la taquicardia ventricular consiste en una frecuencia cardíaca regular y acelerada que se origina con señales eléctricas anormales en los ventrículos. La frecuencia cardíaca acelerada no permite que los ventrículos se llenen y se contraigan de manera eficaz para bombear suficiente sangre al cuerpo. A veces, la taquicardia ventricular puede ocasionar una emergencia médica. Sin un tratamiento adecuado, la taquicardia ventricular puede empeorar y convertirse en fibrilación ventricular.
  • Fibrilación ventricular: la fibrilación ventricular ocurre cuando impulsos eléctricos acelerados y caóticos hacen que los ventrículos tiemblen ineficazmente en vez de bombear la sangre necesaria al cuerpo. Este problema grave puede ser mortal si no se restablece el ritmo cardíaco normal dentro de unos minutos.

    Muchas de las personas que padecen fibrilación ventricular tienen una enfermedad cardíaca no diagnosticada o han presentado un traumatismo serio, como ser alcanzado por un rayo.

  • Síndrome de QT largo: el síndrome de QT largo es un trastorno cardíaco que conlleva un alto riesgo de padecer latidos cardíacos caóticos y acelerados. Los latidos cardíacos acelerados causados por cambios en el sistema eléctrico del corazón, pueden provocar desmayos y pueden ser mortales. En algunos casos, el ritmo cardíaco puede ser tan impredecible que puede provocar una muerte súbita.

    Puedes nacer con una mutación genética que te produce un riesgo de padecer síndrome de QT largo. Además, existen muchos medicamentos que pueden provocar síndrome de QT largo. Algunos trastornos médicos, como defectos cardíacos congénitos, también pueden provocar síndrome de QT largo.

Bradicardia, un latido cardíaco lento

Si bien una frecuencia cardíaca de menos de 60 latidos por minuto en reposo se considera bradicardia, una frecuencia cardíaca lenta en reposo no siempre es señal de un problema cardíaco. Si te encuentras físicamente saludable, puedes tener un corazón eficaz, capaz de bombear un suministro adecuado de sangre con menos de 60 latidos por minuto en reposo.

Además, algunos medicamentos utilizados para tratar otras enfermedades, tales como presión arterial alta, pueden disminuir tu frecuencia cardíaca. Sin embargo, si tienes una frecuencia cardíaca lenta y el corazón no bombea la suficiente sangre, puede que padezcas una de las tantas bradicardias que existen, entre ellas:

  • Síndrome del seno enfermo: si el nódulo sinusal, responsable de establecer el ritmo cardíaco, no envía los impulsos adecuadamente, la frecuencia cardíaca puede volverse muy lenta (bradicardia) o puede acelerarse (taquicardia) y disminuir la velocidad de manera intermitente. El síndrome del seno enfermo también puede ser provocado por cicatrices cerca del nódulo sinusal que bloquean, interrumpen o disminuyen la velocidad de los impulsos.
  • Bloqueo de la conducción: Se puede producir un bloqueo de las vías eléctricas del corazón en el nódulo AV o cerca de este, que se encuentra en la vía entre las aurículas y los ventrículos. También se puede producir un bloqueo en otras vías que conducen a cada ventrículo.

    De acuerdo con la ubicación y el tipo de bloqueo, se pueden bloquear o se pueden reducir los impulsos que circulan entre la mitad superior y la mitad inferior del corazón. Si se bloquea completamente la señal, ciertas células en el nódulo AV o en los ventrículos pueden producir latidos cardíacos regulares, aunque generalmente más lentos.

    Puede suceder que algunos bloqueos no causen ningún signo o síntoma, mientras que otros bloqueos pueden provocar interrupciones de los latidos cardíacos o bradicardia.

Latidos cardíacos prematuros

Aunque a menudo se sienta como una interrupción de los latidos cardíacos, en realidad un latido cardíaco prematuro es un latido extra. A pesar de que ocasionalmente sientas un latido prematuro, rara vez esto implica que tengas un problema más grave. Sin embargo, un latido prematuro puede provocar una arritmia más prolongada, especialmente en personas con enfermedad cardíaca.

Los latidos cardíacos prematuros son provocados generalmente por el estrés, el ejercicio extenuante o los estimulantes, tales como la cafeína o la nicotina.

Factores de riesgo

Existen ciertos factores que pueden incrementar el riesgo de desarrollar una arritmia. Estos incluyen:

  • Enfermedad de las arterias coronarias, otros problemas cardíacos y cirugía cardíaca previa: arterias cardíacas estrechas, ataque cardíaco, válvulas cardíacas anormales, cirugía cardíaca previa, insuficiencia cardíaca, cardiomiopatía y otros daños cardíacos son factores de riesgo para casi todos los tipos de arritmias.
  • Presión arterial alta: este factor aumenta el riesgo de desarrollar una enfermedad de las arterias coronarias. También puede provocar que las paredes del ventrículo izquierdo se vuelvan rígidas y gruesas, lo que puede modificar la forma en que los impulsos eléctricos circulan por el corazón.
  • Enfermedad cardíaca congénita: nacer con una anormalidad cardíaca puede afectar el ritmo cardíaco.
  • Problemas de tiroides: tener una glándula tiroides hiperactiva o hipoactiva puede incrementar el riesgo de desarrollar arritmias.
  • Medicamentos y suplementos: ciertos medicamentos antigripales y para la tos de venta libre y algunos medicamentos recetados pueden contribuir al desarrollo de arritmias.
  • Diabetes: el riesgo de desarrollar enfermedad de las arterias coronarias y presión arterial alta aumenta ampliamente debido a la diabetes no controlada.
  • Apnea obstructiva del sueño: este trastorno en el que se interrumpe la respiración durante el sueño, puede aumentar el riesgo de desarrollar bradicardia, fibrilación auricular y otras arritmias.
  • Desequilibrio de electrolitos: Las sustancias que se encuentran en la sangre denominadas electrolitos (tales como el potasio, sodio, calcio y magnesio) ayudan a generar y conducir los impulsos eléctricos en el corazón. Los niveles de electrolitos que se encuentran demasiado altos o demasiado bajos pueden afectar los impulsos eléctricos del corazón y contribuir al desarrollo de arritmias.
  • Consumir demasiado alcohol: consumir demasiado alcohol puede afectar los impulsos eléctricos del corazón y puede aumentar la posibilidad de desarrollar una fibrilación auricular.
  • Consumir cafeína o nicotina: la cafeína, nicotina y otros estimulantes pueden hacer que el corazón lata más rápido y pueden contribuir al desarrollo de arritmias más graves. Las drogas ilegales como las anfetaminas y la cocaína pueden afectar profundamente el corazón y causar varios tipos de arritmias o provocar la muerte súbita, debido a una fibrilación ventricular.

Complicaciones

Algunas arritmias pueden incrementar el riesgo de desarrollar enfermedades tales como:

  • Accidente cerebrovascular: cuando el corazón tiembla, no es capaz de bombear sangre de manera eficaz, lo que puede hacer que la sangre se acumule. Esto provoca la formación de coágulos de sangre. Si un coágulo se libera, puede viajar desde el corazón hasta el cerebro. Allí, puede bloquear el flujo sanguíneo y provocar un accidente cerebrovascular.

    Algunos medicamentos como los anticoagulantes pueden reducir considerablemente el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular o el daño que sufren otros órganos y que son provocados por coágulos de sangre. Tu médico determinará si un medicamento anticoagulante es adecuado para ti, según el tipo de arritmia que padezcas y el riesgo que tengas de generar coágulos de sangre.

  • Insuficiencia cardíaca: la insuficiencia cardíaca se puede provocar si el corazón bombea sangre de manera ineficaz por un período prolongado, debido a una bradicardia o a una taquicardia, tal como la fibrilación auricular. Algunas veces, controlar la frecuencia de una arritmia que provoca insuficiencia cardíaca puede mejorar tu función cardíaca.

Prevención

Para prevenir la arritmia cardíaca, es importante llevar un estilo de vida saludable para el corazón, para reducir el riesgo de sufrir una enfermedad cardíaca. Un estilo de vida saludable para el corazón puede incluir:

  • Seguir una dieta de alimentos saludables para el corazón
  • Aumentar la actividad física
  • No fumar
  • Mantener un peso saludable
  • No consumir o limitar el consumo de cafeína y alcohol
  • Reducir el estrés, ya que el enojo o el estrés intenso pueden causar problemas en el ritmo cardíaco
  • Administrar medicamentos de venta libre con precaución, ya que algunos medicamentos antigripales y para la tos contienen estimulantes que pueden provocar latidos cardíacos acelerados

Arritmia cardíaca care at Mayo Clinic

Aug. 16, 2017
References
  1. Marx JA, et al., eds. Dysrhythmias. In: Rosen's Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice. 8th ed. Philadelphia, Pa.: Saunders Elsevier; 2014. http://www.clinicalkey.com.
  2. What is an arrhythmia? National Heart, Lung, and Blood Institute. http://www.nhlbi.nih.gov/health/health-topics/topics/arr. Accessed Oct. 21, 2015.
  3. About arrhythmia. American Heart Association. http://www.heart.org/HEARTORG/Conditions/Arrhythmia/AboutArrhythmia/About-Arrhythmia_UCM_002010_Article.jsp. Accessed Oct. 25, 2015.
  4. Neumar RW, et al. Part 1: Executive summary 2015 American Heart Association guidelines update for cardiopulmonary resuscitation and emergency cardiovascular care. Circulation. 2015;132(suppl):S315.
  5. Overview of arrhythmias. Merck Manual Professional Version. http://www.merckmanuals.com/professional/cardiovascular-disorders/arrhythmias-and-conduction-disorders/overview-of-arrhythmias?qt=arrhythmias&alt=sh. Accessed Oct. 25, 2015.
  6. Zipes DP, et al. Assessment of the patient with a cardiac arrhythmia. In: Cardiac Electrophysiology: From Cell to Bedside. 6th ed. Philadelphia, Pa.: Saunders Elsevier; 2014. http://www.clinicalkey.com. Accessed Oct. 25, 2015.
  7. Bonow RO, et al. Specific arrhythmias: Diagnosis and treatment. In: Braunwald's Heart Disease: A Textbook of Cardiovascular Medicine. 10th ed. Philadelphia, Pa.: Saunders Elsevier; 2015.
  8. Pederson CT, et al. EHRA/HRS/APHRS expert consensus on ventricular arrhythmias. Heart Rhythm. 2014;11:e166.
  9. Heart diseases and disorders. Heart Rhythm Society. http://www.hrsonline.org/Patient-Resources/Heart-Diseases-Disorders#a. Oct. 28, 2015.
  10. Levy S, et al. Arrhythmia management for the primary care clinician. http://www.uptodate.com/home. Accessed Oct. 25, 2015.
  11. Riggin ER. Allscripts EPSi. Mayo Clinic, Rochester, Minn. Oct. 5, 2015.
  12. Brenyo A, et al. Review of complementary and alternative medicine medical treatment of arrhythmias. The American Journal of Cardiology. 2014;113:897.
  13. Alcohol and heart health. American Heart Association. http://www.heart.org/HEARTORG/GettingHealthy/NutritionCenter/HealthyEating/Alcohol-and-Heart-Health_UCM_305173_Article.jsp#.VjEP0rerTIU. Accessed Oct. 28, 2015.
  14. Mankad R (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester, Minn. Nov. 16, 2015.