Efectos secundarios de la warfarina: observa las interacciones

Aunque comúnmente se usa para tratar los coágulos, la warfarina (Coumadin, Jantoven) puede tener interacciones o efectos secundarios peligrosos que pueden provocarte un sangrado. A continuación te ofrecemos las precauciones que debes tener para evitar los efectos secundarios de la warfarina.

Escrito por personal de Mayo Clinic

Si te recetaron warfarina (Coumadin, Jantoven) para prevenir los coágulos sanguíneos, es probable que ya sepas que este potente medicamento puede salvar tu vida si estás en riesgo de tener coágulos sanguíneos, o si los has tenido. Pero es posible que no te des cuenta cuán graves pueden ser los efectos secundarios de la warfarina.

La warfarina, especialmente si se toma en forma incorrecta, aumenta el riesgo de sangrado peligroso. Los efectos secundarios de la warfarina también pueden comprender interacciones con algunos alimentos, con medicamentos de venta con receta y con suplementos de venta libre.

Si el médico te receta warfarina, asegúrate de comprender todos los efectos secundarios posibles de este medicamento y las interacciones que podría tener.

¿Cuándo se receta warfarina?

Podrían darte warfarina si tienes:

  • Un coágulo sanguíneo dentro del corazón o cerca de este que podría provocar un accidente cerebrovascular, un ataque cardíaco o daño en los órganos
  • Un coágulo sanguíneo en los pulmones (embolia pulmonar)
  • Un coágulo sanguíneo en cualquier otra parte del cuerpo (trombosis venosa)
  • Un alto riesgo de formación de coágulos sanguíneos en el corazón, que puede ser una complicación de ciertos trastornos en el ritmo cardíaco (arritmias)
  • Una válvula cardíaca artificial mecánica con tendencia a formar coágulos sanguíneos

¿A qué efectos secundarios de la warfarina deberías prestar atención?

Cuando tomas warfarina, la sangre no coagula con tanta facilidad. Si te cortas accidentalmente mientras tomas warfarina, es posible que tengas sangrado intenso. Sin embargo, el riesgo de sufrir un episodio de sangrado grave es bajo.

Es más probable que tengas problemas de sangrado si eres mayor de 75 años o si tomas otros medicamentos anticoagulantes que pueden aumentar el riesgo de sangrado en mayor medida.

También corres un mayor riesgo de problemas de sangrado si tienes:

  • Presión arterial alta (hipertensión)
  • Antecedentes de accidente cerebrovascular
  • Problemas renales
  • Cáncer
  • Alcoholismo
  • Enfermedad hepática

Algunos estudios sugieren que los problemas de sangrado son más probables durante el primer mes en que se toma warfarina que más adelante durante el tratamiento.

Efectos secundarios de la warfarina que requieren atención médica inmediata

  • Sangrado grave, que comprende el sangrado menstrual más intenso que lo normal
  • Orina de color rojo o marrón
  • Heces negras o con sangre
  • Dolor de cabeza o dolor estomacal graves
  • Dolor articular, molestias o inflamación, especialmente después de una lesión
  • Vómitos con sangre o con una sustancia parecida a los granos de café
  • Hematomas que aparecen sin haber sufrido lesiones que puedas recordar
  • Mareos o debilidad

En casos poco frecuentes, la warfarina puede causar la muerte de tejido cutáneo (necrosis). Esta complicación se produce, con mayor frecuencia, entre tres y ocho días después de que empiezas a tomar la warfarina. Si observas llagas, cambios en la temperatura o en el color de la piel, o dolor intenso en la piel, busca atención médica de inmediato.

Efectos secundarios menos graves de la warfarina para informarle a tu médico

  • Sangrado de las encías después de cepillarte los dientes
  • Hinchazón o dolor en el lugar de la inyección
  • Sangrado menstrual más intenso que lo normal o sangrado entre períodos menstruales
  • Diarrea, vómitos o incapacidad para comer durante más de 24 horas
  • Fiebre

¿Qué precauciones puedes tomar respecto de los efectos secundarios de la warfarina?

Para reducir la posibilidad de padecer los efectos secundarios de la warfarina:

  • Dile al médico todos los medicamentos o suplementos que tomas. Muchos medicamentos y suplementos pueden tener una interacción peligrosa con la warfarina. Si recibiste una receta nueva de otra persona que no sea tu profesional de salud habitual, pregunta si necesitas análisis de sangre adicionales para garantizar que el nuevo medicamento no afecte tu coagulación sanguínea.
  • Diles a los profesionales de salud que tomas warfarina antes de someterte a procedimientos médicos o dentales. Es importante divulgar esta información incluso antes de procedimientos menores, como vacunas y limpiezas dentales de rutina. Si vas a someterte a una cirugía, es posible que tengas que disminuir o descontinuar la dosis de warfarina al menos cinco días antes del procedimiento. El médico puede recetarte un anticoagulante de acción más rápida (heparina) mientras no tomas warfarina.
  • Evita situaciones que incrementen el riesgo de sufrir una lesión. Deben evitarse los deportes de contacto y otras actividades que puedan provocar lesiones en la cabeza. Dile a tu médico si sientes inestabilidad mientras caminas o si tienes antecedentes de caídas.
  • Usa productos de limpieza e higiene más seguros. Un cepillo de dientes de cerdas suaves, hilo dental encerado y una afeitadora eléctrica para afeitarte podrían prevenir el sangrado.
  • Considera usar un brazalete o llevar una tarjeta que diga que tomas warfarina. Esta identificación puede ser útil si los profesionales médicos de emergencia necesitan saber qué medicamentos tomas.
  • Considera una prueba de sensibilidad a la warfarina. Una cantidad significativa de personas que toman warfarina corren un mayor riesgo de sangrado debido a que sus genes los hacen más sensibles a la warfarina. Si un familiar padece efectos secundarios de la warfarina, habla con tu médico sobre someterte a una prueba de sensibilidad genética a la warfarina. La prueba puede determinar si tienes genes que aumentan el riesgo de sangrado.

¿Qué medicamentos y suplementos pueden interactuar con la warfarina?

Como sucede con cualquier otro medicamento, la warfarina interactúa con alimentos, otros medicamentos, vitaminas o suplementos de hierbas. La interacción puede disminuir la eficacia de la warfarina o aumentar el riesgo de sangrado. Se han identificado más de 120 medicamentos y alimentos que pueden interactuar con la warfarina.

Algunos de los medicamentos que pueden interactuar con la warfarina son los siguientes:

  • Muchos antibióticos
  • Medicamentos antifúngicos, como el fluconazol (Diflucan)
  • Aspirina o productos que contengan aspirina
  • Ibuprofeno (Advil, Motrin y otros) o naproxeno sódico (Aleve, Anaprox)
  • Paracetamol (Tylenol y otros) o productos que contengan paracetamol
  • Medicamentos para el resfrío o la alergia
  • Medicamentos que tratan los ritmos cardíacos anormales, como la amiodarona (Cordarone, Pacerone)
  • Antiácidos o laxantes

Existen muchos otros medicamentos que interactúan con la warfarina. Asegúrate de informarle al profesional de salud o al farmacéutico que tomas warfarina.

Algunos de los suplementos que pueden interactuar con la warfarina son los siguientes:

  • Coenzima Q10 (ubidecarenona)
  • Dong quai
  • Ajo
  • Ginkgo biloba
  • Ginseng
  • Té verde
  • Hierba de San Juan
  • Vitamina E

Existen muchos otros suplementos que pueden interactuar con la warfarina. Asegúrate de informarle al profesional de salud qué suplementos tomas.

¿Qué alimentos y bebidas podrían interactuar con la warfarina?

Los alimentos y bebidas que podrían interactuar con la warfarina comprenden:

  • Arándanos rojos o jugo de arándanos rojos
  • Alcohol
  • Alimentos con alto contenido de vitamina K, como los aceites de soja y canola, la espinaca y el brócoli
  • Ajo
  • Regaliz negro

El médico te podría recomendar que mantengas el nivel de vitamina K de la dieta constante en lugar de evitar por completo los alimentos ricos en vitamina K.

¿Qué deberías hacer si olvidas una dosis?

Nunca tomes una dosis doble de warfarina. Hacerlo puede aumentar en gran medida el riesgo de tener efectos secundarios.

Si te olvidas una dosis, tómala tan pronto como lo recuerdes. Si no te acuerdas hasta el día siguiente, llama al médico para pedirle indicaciones. Si el médico no se encuentra disponible, omite la dosis que te olvidaste y comienza de nuevo al día siguiente.

Si sigues las indicaciones de dosificación del médico y avisas a todos los profesionales de salud que tomas warfarina, el riesgo de sufrir interacciones peligrosas y efectos secundarios será mucho menor. Si tienes alguna inquietud acerca de la warfarina, consulta con el médico, el personal de enfermería o el farmacéutico.

Jan. 06, 2015 See more In-depth