Descripción general

Una comunicación interauricular es un orificio en la pared entre las dos cavidades superiores del corazón (las aurículas). La afección está presente al momento del nacimiento (es congénita).

Es posible que los pequeños defectos nunca causen un problema y, tal vez, se hallen por accidente. También es posible que las pequeñas comunicaciones interauriculares se cierren por sí mismas durante la infancia o durante los primeros años de la niñez.

Las comunicaciones interauriculares grandes y a largo plazo pueden dañar el corazón y los pulmones. Un adulto que haya tenido una comunicación interauricular sin detectar durante décadas puede tener una expectativa de vida más corta, debido a la insuficiencia cardíaca o a la presión arterial alta que afecta las arterias en los pulmones (hipertensión pulmonar). Es posible que se requiera una cirugía de reparación de las comunicaciones interauriculares para evitar complicaciones.

Atención de la comunicación interauricular en Mayo Clinic

Síntomas

Muchos bebés que nacen con comunicaciones interauriculares no padecen signos ni síntomas relacionados. En los adultos, los signos o síntomas pueden comenzar a alrededor de los 30 años, pero en algunos casos pueden no manifestarse hasta después de décadas.

Los signos y síntomas de la comunicación interauricular pueden comprender los siguientes:

  • Falta de aire, especialmente al hacer ejercicio
  • Fatiga
  • Hinchazón de las piernas, los pies o el abdomen
  • Palpitaciones cardíacas o interrupciones en los latidos
  • Accidente cerebrovascular
  • Soplo cardíaco, un sonido sibilante que se puede escuchar a través de un estetoscopio

Cuándo consultar al médico

Comunícate con el médico si tú o tu hijo tiene alguno de los siguientes signos o síntomas:

  • Falta de aire
  • Cansancio fácil, especialmente después de una actividad
  • Hinchazón de las piernas, los pies o el abdomen
  • Palpitaciones cardíacas o interrupciones en los latidos

Estos pueden ser signos o síntomas de insuficiencia cardíaca u otra complicación de las enfermedades cardíacas congénitas.

Causas

Cómo funciona normalmente el corazón

El corazón está dividido en cuatro cavidades, dos en el dado derecho y dos en el izquierdo. Para bombear sangre a todo el organismo, el corazón usa los lados izquierdo y derecho para distintas tareas.

El lado derecho del corazón impulsa la sangre hacia los pulmones por medio de vasos denominados «arterias pulmonares». En los pulmones, la sangre toma oxígeno y luego regresa al lado izquierdo del corazón por las venas pulmonares. Después, el lado izquierdo del corazón bombea la sangre a través de la aorta y hacia el resto del cuerpo.

¿Por qué se forman los defectos cardíacos?

Los médicos saben que los defectos cardíacos que se presentan al momento del nacimiento (congénitos) surgen de errores durante las primeras etapas de desarrollo del corazón; sin embargo, no suele haber una causa evidente. La genética y los factores ambientales pueden influir.

Cómo funciona el corazón con una comunicación interauricular

Una comunicación interauricular permite que la sangre recién oxigenada fluya desde la cavidad superior izquierda (aurícula izquierda) hasta la cavidad superior derecha (aurícula derecha) del corazón. Allí, se mezcla con la sangre desoxigenada y se bombea hacia los pulmones, aunque ya se haya reabastecido de oxígeno.

Si la comunicación interauricular es grande, este volumen adicional de sangre puede sobrecargar los pulmones y hacer que el lado derecho del corazón trabaje de más. Si no se trata, con el tiempo, el lado derecho del corazón se agranda y se debilita. Si este proceso continúa, también puede aumentar la presión arterial en los pulmones, lo que produce hipertensión pulmonar.

Las comunicaciones interauriculares pueden ser de varios tipos, entre ellos:

  • De tipo secundum. Este es el tipo más frecuente de comunicación interauricular y ocurre en la mitad de la pared entre las aurículas (tabique interauricular).
  • De tipo primum. Este defecto ocurre en la parte baja del tabique interauricular y puede aparecer con otros problemas cardíacos congénitos.
  • Del seno venoso. Este defecto poco frecuente por lo general se produce en la parte superior del tabique interauricular.
  • Del seno coronario. En este defecto poco frecuente, está ausente una parte de la pared que se encuentra entre el seno coronario (que forma parte del sistema venoso del corazón) y la aurícula derecha.

Factores de riesgo

Se desconoce la causa de las comunicaciones interauriculares; sin embargo, al parecer, los defectos cardíacos congénitos son hereditarios y, en ocasiones, aparecen junto con otros problemas genéticos, como el síndrome de Down. Si tienes un defecto cardíaco o si tienes un hijo con un defecto cardíaco, un asesor en genética puede calcular las probabilidades de que otro hijo futuro tenga uno.

Algunas afecciones que sufres o que aparecen durante el embarazo pueden aumentar el riesgo de tener un hijo con un defecto cardíaco, entre ellas:

  • Infección por rubéola. Si te infectas de rubéola (sarampión alemán) durante los primeros meses de embarazo, es posible que aumente el riesgo de que el feto tenga defectos cardíacos.
  • Consumo de alcohol, tabaco o drogas, o exposición a determinadas sustancias. El consumo de ciertos medicamentos, tabaco, alcohol o drogas, como la cocaína, durante el embarazo puede ser perjudicial para el feto en desarrollo.
  • Diabetes o lupus. Si tienes diabetes o lupus, tienes mayor probabilidad de tener un bebé con un defecto cardíaco.
  • Obesidad. Tener sobrepeso extremo (obesidad) puede influir en el aumento del riesgo de tener un hijo con un defecto congénito.
  • Fenilcetonuria. Si tienes fenilcetonuria y no estás siguiendo el plan de comidas indicado, tienes mayor probabilidad de tener un hijo con un defecto cardíaco.

Complicaciones

Es posible que una pequeña comunicación interauricular nunca cause problemas. Con frecuencia, las pequeñas comunicaciones interauriculares se cierran durante la infancia.

Los defectos cardíacos más grandes pueden ocasionar problemas graves, entre ellos:

  • Insuficiencia cardíaca derecha
  • Anomalías en el ritmo cardíaco (arritmias)
  • Aumento del riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular
  • Expectativa de vida más corta

Las complicaciones graves menos frecuentes pueden comprender:

  • Hipertensión pulmonar. Si se deja sin tratar un defecto del tabique auricular grande, el aumento del flujo sanguíneo a los pulmones aumenta la presión arterial en las arterias pulmonares (hipertensión pulmonar).
  • Síndrome de Eisenmenger. La hipertensión pulmonar puede provocar daño pulmonar permanente. Esta complicación, conocida como el «síndrome de Eisenmenger», generalmente se manifiesta con el paso de muchos años y ocurre de manera poco frecuente en personas con comunicaciones interauriculares grandes.

El tratamiento puede prevenir o ayudar a controlar muchas de estas complicaciones.

Comunicación interauricular y embarazo

La mayoría de las mujeres con comunicación interauricular puede tolerar el embarazo sin problemas. Sin embargo, tener un defecto más grande o complicaciones como insuficiencia cardíaca, arritmia o hipertensión pulmonar puede aumentar el riesgo de sufrir complicaciones durante el embarazo. Los médicos recomiendan firmemente que las mujeres con el síndrome de Eisenmenger no queden embarazadas, ya que esto podría poner en peligro sus vidas.

El riesgo de sufrir una enfermedad cardíaca congénita es mayor en niños cuyos padres tienen esta enfermedad, ya sea el padre o la madre. Cualquier persona con un defecto cardíaco congénito, reparado o no, que esté considerando formar una familia debe analizar esta situación de antemano y detenidamente con un médico. Es posible que se deba ajustar o suspender la toma de algunos medicamentos antes de que quedes embarazada, debido a que pueden causar problemas graves para el feto en desarrollo.

Prevención

En la mayoría de los casos, no se puede prevenir la comunicación interauricular. Si estás planeando quedar embarazada, programa una consulta con el proveedor de atención médica antes de concebir. Esta consulta debe consistir en lo siguiente:

  • Someterte a una prueba de inmunidad a la rubéola. Si no eres inmune, consulta al médico acerca de recibir la vacuna.
  • Repasar tus afecciones y medicamentos actuales. Deberás controlar con atención ciertos problemas de salud durante el embarazo. El médico también puede recomendarte que ajustes o suspendas la toma de determinados medicamentos antes de quedar embarazada.
  • Revisar tus antecedentes médicos familiares. Si tienes antecedentes familiares de defectos cardíacos o de otros trastornos genéticos, antes de quedar embarazada, considera hablar con un asesor en genética para determinar cuáles podrían ser los riesgos.

Comunicación interauricular care at Mayo Clinic

June 13, 2018
References
  1. Ferri FF. Atrial septal defect. In: Ferri's Clinical Advisor 2018. Philadelphia, Pa.: Elsevier; 2018. https://www.clinicalkey.com. Accessed Oct. 15, 2017.
  2. AskMayoExpert. Atrial septal defect. Rochester, Minn.: Mayo Foundation for Medical Education and Research; 2017.
  3. Facts about atrial septal defect. Centers for Disease Control and Prevention. https://www.cdc.gov/ncbddd/heartdefects/atrialseptaldefect.html. Accessed Oct. 15, 2017.
  4. What are holes in the heart? National Heart, Lung, and Blood Institute. https://www.nhlbi.nih.gov/health/health-topics/topics/holes. Accessed Oct. 15, 2017.
  5. Geva T. Atrial septal defects. The Lancet. 2014;383:1921.
  6. Congenital heart defects and CCHD. March of Dimes. https://www.marchofdimes.org/baby/congenital-heart-defects.aspx . Accessed Oct. 17, 2017.
  7. Bope ET, et al. The cardiovascular system. In: Conn's Current Therapy 2017. Philadelphia, Pa.: Elsevier; 2017. https://www.clinicalkey.com. Accessed Oct. 15, 2017.
  8. Vasquez AF, et al. Atrial septal defect closure. Cardiology Clinics. 2013;31:385.
  9. Ooi YK, et al. Transcatheter versus surgical closure of atrial septal defects in children. Journal of the American College of Cardiology. 2016;9:79.
  10. Riggin EA. Allscripts EPSi. Mayo Clinic, Rochester, Minn. Accessed April 14, 2017.
  11. Stulak JM, et al. Reoperations after repair of partial atrioventricular septal defect: A 45-year single-center experience. Annals of Thoracic Surgery. 2010;89:1352.