Se desconoce la causa de las comunicaciones interauriculares; sin embargo, al parecer, los defectos cardíacos congénitos son hereditarios y, en ocasiones, aparecen junto con otros problemas genéticos, como el síndrome de Down. Si tienes un defecto cardíaco o tienes un hijo con un defecto cardíaco, un asesor en genética puede calcular las probabilidades de que otro hijo futuro tenga uno.

Algunas afecciones que sufres o que aparecen durante el embarazo pueden aumentar el riesgo de tener un hijo con un defecto cardíaco, entre ellas:

  • Infección por rubéola. Si te infectas de rubéola (sarampión alemán) durante los primeros meses de embarazo, es posible que aumente el riesgo de que el feto tenga defectos cardíacos.
  • Consumo de alcohol, tabaco y drogas o exposición a determinadas sustancias. El consumo de ciertos medicamentos, tabaco, alcohol o drogas, como la cocaína, durante el embarazo puede ser perjudicial para el feto en desarrollo.
  • Diabetes o lupus. Si tienes diabetes o lupus, tienes mayor probabilidad de tener un bebé con un defecto cardíaco.
  • Obesidad. Tener sobrepeso extremo (obesidad) puede influir en el aumento del riesgo de tener un hijo con un defecto cardíaco.
  • Fenilcetonuria. Si tienes fenilcetonuria y no estás siguiendo el plan de comidas indicado, tienes mayor probabilidad de tener un hijo con un defecto cardíaco.
March 07, 2017