La orina consiste principalmente de agua. El olor de la orina se debe a la cantidad y concentración de los distintos residuos excretados por los riñones.

La orina que contiene gran cantidad de agua y pocos residuos casi no tiene olor. Si la orina está muy concentrada (es decir, con un nivel alto de residuos y poca agua) puede tener un fuerte olor a amoníaco.

Algunos alimentos o medicamentos, como los espárragos o ciertas vitaminas, pueden causar un notable olor de la orina, aun en concentraciones bajas. A veces, un olor inusual de la orina indica un trastorno médico o una enfermedad, por ejemplo:

  1. Cistitis (inflamación de la vejiga)
  2. Deshidratación
  3. Cetoacidosis diabética
  4. Fístula enterovesical (conexión anormal de los intestinos y la vejiga)
  5. Enfermedad de orina con olor a jarabe de arce (un trastorno genético que se manifiesta durante la infancia)
  6. Un trastorno metabólico (un problema en la manera en la que el cuerpo convierte los alimentos que consumes en energía)
  7. Diabetes de tipo 2 (sin control)
  8. Infección de las vías urinarias

Las causas que aquí se muestran se asocian comúnmente con este síntoma. Trabaja con tu médico u otro profesional de atención médica para obtener un diagnóstico preciso.

Jan. 26, 2018