Descripción general

Cistitis (sis-TI-tis) es el término médico para describir la inflamación de la vejiga. En la mayoría de los casos, la inflamación es causada por una infección bacteriana y se denomina infección del tracto urinario (ITU). Una infección bacteriana puede ser dolorosa e irritante, y puede convertirse en un problema de salud serio si la infección se propaga a los riñones.

En casos menos frecuentes, la cistitis puede ocurrir como una reacción a ciertos fármacos, radioterapia o posibles irritantes, como aerosol para higiene femenina, geles espermicidas o uso prolongado de un catéter. También puede ocurrir como una complicación de otra enfermedad.

El tratamiento habitual para la cistitis bacteriana consiste en antibióticos. El tratamiento para otros tipos de cistitis depende de la causa de trasfondo.

Síntomas

Algunos de los signos y síntomas de la cistitis suelen ser:

  • Fuerte necesidad constante de orinar
  • Sensación de ardor al orinar
  • Orinar frecuentemente en pequeñas cantidades
  • Sangre en la orina (hematuria)
  • Orina con olor fuerte y turbia
  • Molestias pélvicas
  • Sensación de presión en la parte inferior del abdomen
  • Poca fiebre

Para los niños pequeños, tener nuevos episodios de orinarse accidentalmente durante el día puede ser un signo de infección de las vías urinarias. Mojar la cama a la noche cuando están solos probablemente no esté asociado a una infección urinaria.

Cuándo consultar al médico

Busca atención médica de inmediato si tienes signos y síntomas frecuentes de una infección renal, por ejemplo:

  • Dolor de espalda o lateral
  • Fiebre y escalofríos
  • Náuseas y vómitos

Si tienes la necesidad constante de orinar u orinas con dolor durante varias horas o más, o si ves sangre en la orina, llama a tu médico. Si te diagnosticaron una infección urinaria en el pasado y tienes síntomas parecidos a una infección urinaria anterior, llama a tu médico.

Llama a tu médico también si los síntomas de la cistitis reaparecen después de haber terminado una serie de antibióticos. Es posible que necesites otro tipo de medicamento.

Llama al pediatra si tu hijo comienza a orinarse durante el día.

En el caso de los hombres que no padecen otro trastorno, la cistitis es poco frecuente y debe ser investigada por el médico.

Causas

El sistema urinario consta de los riñones, los uréteres, la vejiga y la uretra. Todos ellos son importantes para eliminar los desperdicios del cuerpo. Los riñones, que son un par de órganos con forma de frijoles ubicados hacia la espalda en la parte superior del abdomen, filtran el desperdicio del cuerpo y regulan las concentraciones de muchas sustancias. Los tubos denominados «uréteres» transportan la orina desde los riñones hasta la vejiga, donde se almacena hasta que sale del cuerpo a través de la uretra.

Cistitis bacteriana

Las infecciones de las vías urinarias suelen ocurrir cuando las bacterias que se encuentran fuera del cuerpo ingresan en las vías urinarias a través de la uretra y comienzan a multiplicarse. La mayoría de los casos de cistitis se producen por un tipo de bacteria Escherichia coli (E. coli).

Las infecciones bacterianas de la vejiga pueden aparecer en las mujeres como resultado de las relaciones sexuales. No obstante, incluso las jóvenes y mujeres que no son sexualmente activas están expuestas a infecciones de las vías urinarias más leves, ya que la zona genital femenina a menudo alberga bacterias que pueden causar cistitis.

Cistitis no infecciosa

Aunque las infecciones bacterianas son la causa más frecuente de la cistitis, diversos factores no infecciosos también pueden hacer que se inflame la vejiga. Algunos ejemplos son:

  • Cistitis intersticial. La causa de esta inflamación crónica de la vejiga, también denominada «síndrome de vejiga dolorosa», es poco clara. La mayoría de los casos se diagnostican en mujeres. La afección puede ser difícil de diagnosticar y tratar.
  • Cistitis inducida por los medicamentos. Ciertos medicamentos, especialmente los de quimioterapia ciclofosfamida e ifosfamida, pueden producir inflamación de la vejiga cuando sus componentes descompuestos son expulsados del cuerpo.
  • Cistitis por radiación. El tratamiento con radiación de la zona pélvica puede producir cambios inflamatorios en el tejido de la vejiga.
  • Cistitis por cuerpos extraños. El uso prolongado de un catéter puede predisponerte a sufrir infecciones bacterianas y daños de los tejidos, dos situaciones que pueden provocar inflamación.
  • Cistitis química. Algunas personas pueden ser hipersensibles a las sustancias químicas que contienen ciertos productos, como los baños de espuma, los aerosoles de higiene femenina o los geles espermicidas, y tener una reacción alérgica que cause una inflamación dentro de la vejiga.
  • Cistitis asociada a otras afecciones. En ocasiones, la cistitis puede aparecer como una complicación de otros trastornos, como la diabetes, los cálculos renales, el agrandamiento de la próstata o las lesiones de la médula espinal.

Factores de riesgo

Algunas personas son más propensas que otras a padecer de infecciones recurrentes de vejiga o de las vías urinarias. Las mujeres son uno de esos grupos. Una razón clave es su anatomía particular. Las mujeres tienen una uretra más corta, lo que acorta la distancia que deben viajar las bacterias para alcanzar la vejiga.

Las mujeres que presentan un mayor riesgo de infección de las vías urinarias son aquellas que:

  • Son sexualmente activas. Como resultado del coito, las bacterias se pueden impulsar por la uretra.
  • Usan ciertos tipos de anticonceptivos. Las mujeres que usan diafragmas presentan mayor riesgo de una infección de las vías urinarias. Los diafragmas que contienen agentes espermicidas aumentan más el riesgo.
  • Están embarazadas. Los cambios hormonales durante el embarazo pueden aumentar el riesgo de una infección de la vejiga.
  • Han experimentado la menopausia. Los niveles alterados de hormonas en mujeres postmenopáusicas se asocian a menudo con las infecciones del tracto urinario.

Otros factores de riesgo en hombres y mujeres son:

  • Interferencia con el flujo de orina. Esto puede ocurrir en enfermedades como piedras en la vejiga o, en hombres, con el agrandamiento de la próstata.
  • Cambios en el sistema inmunitario. Esto puede ocurrir en algunas enfermedades, como la diabetes, infección por VIH o tratamiento oncológico. Un sistema inmunitario debilitado incrementa el riesgo de infecciones bacterianas y, en algunos casos, infecciones virales de la vejiga.
  • Uso prolongado de una sonda vesical. Estas sondas pueden ser necesarias en personas con enfermedades crónicas o adultos mayores. El uso prolongado puede resultar en un aumento de la vulnerabilidad de infecciones bacterianas y en un daño del tejido vesical.

La cistitis no es frecuente en hombres que no tienen problemas de salud que los predispongan.

Complicaciones

Cuando se tratan rápida y adecuadamente, es poco común que las infecciones de vejiga tengan complicaciones. Pero si no se tratan, pueden convertirse en algo más grave. Las complicaciones pueden ser las siguientes:

  • Infección renal. Una infección de vejiga que no se trata puede convertirse en una infección renal, también denominada «pielonefritis». Las infecciones renales pueden dañar permanentemente los riñones.

    Los adultos mayores y niños pequeños son los que corren más riesgo de sufrir daño renal debido a infecciones de vejiga, ya que sus síntomas suelen pasarse por alto o confundirse con los de otras afecciones.

  • Sangre en la orina. Cuando tienes cistitis, es posible que tengas células sanguíneas en la orina que solo se ven con un microscopio (hematuria microscópica), lo cual suele resolverse con tratamiento. Si aún hay células sanguíneas después del tratamiento, el médico puede recomendarte ver a un especialista para determinar la causa.

    La sangre en la orina que puedes ver (hematuria macroscópica) es poco frecuente con la cistitis bacteriana típica, pero es más frecuente con la cistitis inducida por quimioterapia o radiación.

Prevención

A algunas mujeres, a menudos les recomiendan jugo o tabletas de arándanos que contengan proantocianidina para ayudar a reducir el riesgo de contraer infecciones recurrentes de la vejiga. Sin embargo, estudios recientes sugieren que es menos efectivo de lo que se pensaba anteriormente. Algunos estudios más pequeños demostraron un pequeño beneficio, pero los estudios a mayor escala no encontraron beneficios significativos.

Como remedio casero, evita el jugo de arándanos si te encuentras tomando warfarina (Coumadin), un medicamento anticoagulante. Las posibles interacciones entre el jugo de arándanos y la warfarina pueden ocasionar sangrado.

Aunque estas medidas preventivas de cuidado personal no han sido estudiadas en profundidad, los médicos a veces recomiendan lo siguiente para las infecciones repetidas de la vejiga:

  • Beber mucho líquido, especialmente agua. Beber mucho líquido es especialmente importante si estas recibiendo quimioterapia o radioterapia, particularmente durante los días de tratamiento.
  • Orinar con frecuencia. Si sientes la urgencia de orinar, no te demores en hacerlo.
  • Lava de adelante hacia atrás luego de la evacuación intestinal. Esto evita que las bacterias de la región anal se extiendan hacia la vagina y la uretra.
  • Tomar duchas en lugar de baños de inmersión. Si eres susceptible a contraer infecciones, tomar duchas en lugar de baños de inmersión podría ayudarte a evitarlas.
  • Lavar suavemente la piel alrededor de la vagina y el ano Haz esto a diario, pero no utilices jabones fuertes ni laves en exceso. La piel delicada alrededor de estas áreas puede irritarse.
  • Vaciar la vejiga lo antes posible luego de mantener relaciones sexuales. Bebe un vaso lleno de agua para ayudar a purgar las bacterias.
  • Evitar el uso de desodorantes en aerosol u otros productos femeninos en la zona de los genitales. Estos productos pueden irritar la uretra y la vejiga.

Cistitis care at Mayo Clinic

March 18, 2015
References
  1. Bope ET, et al. Bacterial infections of the urinary tract in women. In: Conn's Current Therapy. Philadelphia, Pa.: Saunders Elsevier; 2015. http://www.clinicalkey.com. Accessed Jan. 11, 2015.
  2. Mandell GL, et al. Urinary tract infections. In: Mandell, Douglas, and Bennett's Principles and Practice of Infectious Diseases. 8th ed. Philadelphia, Pa.: Churchill Livingstone Elsevier; 2015. https://www.clinicalkey.com. Accessed Jan. 13, 2015.
  3. Hooton TM. Uncomplicated urinary tract infection. New England Journal of Medicine. 2012;366:1028.
  4. Stein R, et al. Urinary tract infections in children: EAU/ESPU guidelines. European Urology. In press. Accessed Jan. 13, 2015.
  5. Interstitial cystitis. The Merck Manual Professional Edition. http://www.merckmanuals.com/professional/genitourinary_disorders/voiding_disorders/interstitial_cystitis.html. Accessed Jan. 13, 2015.
  6. A guide to chemotherapy. American Cancer Society. http://www.cancer.org/treatment/treatmentsandsideeffects/treatmenttypes/chemotherapy/understandingchemotherapyaguideforpatientsandfamilies/understanding-chemotherapy-more-side-effects-urine-bladder-kidney-problem. Accessed Jan. 14, 2015.
  7. Understanding radiation therapy: A guide for patients and families. American Cancer Society. http://www.cancer.org/treatment/treatmentsandsideeffects/treatmenttypes/radiation/understandingradiationtherapyaguideforpatientsandfamilies/understanding-radiation-therapy-radiation-to-pelvis. Accessed Jan. 14, 2015.
  8. Guidelines on urological infections. European Association of Urology. http://www.uroweb.org/guidelines/online-guidelines/. Accessed Jan. 13, 2015.
  9. Urinary tract infections in adults. National Kidney & Urologic Diseases Information Clearinghouse. http://kidney.niddk.nih.gov/kudiseases/pubs/utiadult/. Accessed Jan. 13, 2015.
  10. Cranberry. National Center for Complementary and Integrative Health. https://nccih.nih.gov/health/cranberry. Accessed Jan. 13, 2015.
  11. Jepson RG. Cranberries for preventing urinary tract infections. The Cochrane Database of Systematic Reviews. http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1002/14651858.CD001321.pub5/abstract. Accessed Jan. 13, 2015.
  12. Anderson CA (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester, Minn. Jan. 16, 2015.
  13. Castle EP (expert opinion). Mayo Clinic, Scottsdale, Arizona. Jan. 23, 2015.