Episiotomía: cuándo es necesaria y cuándo no

Si bien la episiotomía fue alguna vez una parte rutinaria del parto, actualmente se recomienda solo en determinados casos. A continuación, lo que necesitas saber sobre los riesgos, los beneficios y la recuperación.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

La episiotomía es una incisión en el perineo —el tejido entre la abertura vaginal y el ano— que se hace durante el parto. Si bien la episiotomía alguna vez fue una parte de rutina del parto, ya no es así.

Si tienes planeado tener un parto vaginal, esto es lo que necesitas saber acerca de la episiotomía y el parto.

La tradición de la episiotomía

Durante años se pensó que la episiotomía ayudaba a prevenir desgarros vaginales más extensos durante el parto —y que cicatrizaba mejor que un desgarro natural—. También se pensaba que el procedimiento ayudaba a preservar el tejido muscular y conectivo que sostiene el suelo pélvico.

Hoy en día, sin embargo, las investigaciones sugieren que las episiotomías de rutina no previenen estos problemas después de todo.

La recuperación es incómoda y, a veces, la incisión quirúrgica es más grande de lo que hubiera causado el desgarro natural. Es posible que ocurra una infección. A algunas mujeres, la episiotomía les causa dolor durante las relaciones sexuales en los meses posteriores al parto. Una episiotomía extensa también podría provocar incontinencia fecal después del parto.

Nuevo enfoque

Multimedia

Las episiotomías de rutina ya no están recomendadas. Aun así, en algunos casos, el procedimiento está justificado.

El proveedor de atención médica podría recomendarte una episiotomía en los siguientes casos:

  • Es probable que haya un desgarro vaginal extenso
  • Tu bebé se encuentra en una posición anormal
  • Tu bebé es muy grande (macrosomía fetal)
  • Es necesario que tu bebé nazca de inmediato

Si necesitas una episiotomía y no te han aplicado ningún tipo de anestesia o su efecto ya ha pasado, es probable que recibas una inyección de anestesia local para insensibilizar el tejido. No deberías sentir que el proveedor de atención médica hace la incisión o la cierra después del parto.

Existen dos tipos de incisiones para las episiotomías:

  • Incisión media o en la línea media. La incisión media o en la línea media se realiza en forma vertical. Este tipo de incisión es la más fácil de cerrar, pero tiene un mayor riesgo de extenderse hasta la zona del ano.
  • Incisión mediolateral. La incisión mediolateral se realiza en ángulo. Este tipo de incisión ofrece la mejor protección para que un desgarro extenso no afecte la zona del ano, pero suele ser más doloroso y más difícil de cerrar.

La función de las compresas calientes y del masaje de tejidos

Durante la segunda etapa del trabajo de parto —cuando estás pujando— el proveedor de atención médica podría aplicar compresas calientes o aceite mineral caliente en los tejidos que se encuentran entre la abertura vaginal y el ano. Esto podría ablandar los tejidos y ayudar a prevenir desgarros en la piel.

Si bien la evidencia del uso de compresas calientes es más sólida, algunos proveedores de atención médica también masajean la zona entre la abertura vaginal y el ano a medida que avanza el trabajo de parto. Esta práctica se conoce como «masaje perineal».

El proveedor de atención médica incluso podría recomendarte que pruebes con el masaje perineal en tu casa después de la semana 34 de embarazo. Para comenzar, lávate las manos y frótate un lubricante leve, como el gel K-Y, en los pulgares. Coloca los pulgares dentro de la vagina y presiona hacia abajo en dirección al recto. Mantén la presión durante uno a dos minutos. Luego, masajéate lentamente la mitad inferior de la vagina. Repite el masaje una vez por día durante 10 minutos hasta el parto.

Cicatrización de la episiotomía

Si tienes una episiotomía o un desgarro durante el parto, la herida podría doler durante algunas semanas, especialmente cuando caminas o te sientas. Si la incisión o el desgarro son extensos, la sensibilidad puede durar más tiempo. Los puntos utilizados para reparar la episiotomía generalmente se absorben por sí mismos.

Mientras tanto, para ayudar a la cicatrización:

  • Alivia la herida. Enfría la herida aplicando una compresa de hielo o coloca una almohadilla fría de hamamelis entre una toalla femenina y la herida.
  • Elimina el ardor al orinar. Vierte agua templada sobre la vulva mientras orinas y, después, enjuágate con una botella flexible.
  • Evita el dolor y el estiramiento durante las evacuaciones intestinales. Presiona una compresa limpia contra la herida mientras evacúas los intestinos.
  • Siéntate con cuidado. Aprieta los glúteos al sentarte. Siéntate sobre una almohada o un anillo acolchado.
  • Toma los medicamentos necesarios. El proveedor de atención médica podría ordenarte que tomes medicamentos recetados, o recomendarte un analgésico o un ablandador de heces de venta libre. Sin embargo, las cremas o ungüentos analgésicos no han demostrado ser eficaces para las heridas por episiotomía.
  • Considera los tratamientos complementarios. Algunos investigadores sugieren que la lavanda podría ayudar a aliviar el dolor después de un desgarro o una episiotomía. Si tu proveedor de atención médica lo aprueba, agrega unas gotas de aceite esencial de lavanda a tu agua de baño o aplica el aceite directamente en el tejido entre la abertura vaginal y el ano.

A medida que te recuperas, la molestia desaparecerá gradualmente. Comunícate con tu proveedor de atención médica si el dolor se intensifica, presentas fiebre o si la herida produce una secreción similar al pus. Estos podrían ser signos de una infección.

Acepta algo de incertidumbre

Comparte tus pensamientos acerca de la episiotomía con tu proveedor de atención médica en tus consultas prenatales y nuevamente cuando comience el trabajo de parto. De todos modos, recuerda que es importante iniciar el trabajo de parto con la mente abierta. Tomará tiempo hasta que el bebé estire los tejidos vaginales para permitir el parto, y a veces, es necesario hacer que el bebé nazca antes de que los tejidos vaginales se puedan estirar solos.

Puedes confiar en que el proveedor de atención médica respetará tus deseos acerca de la episiotomía —y que te hará saber cuando sea la opción más segura para ti o tu bebé—.

June 13, 2018 See more In-depth