Descripción general

La hipertensión pulmonar es un tipo de presión arterial alta que afecta a las arterias de los pulmones y al lado derecho del corazón.

En una forma de hipertensión pulmonar, llamada hipertensión arterial pulmonar, los vasos sanguíneos de los pulmones se estrechan, bloquean o destruyen. El daño ralentiza el flujo sanguíneo a través de los pulmones y aumenta la presión arterial en las arterias de los pulmones. El corazón debe hacer un esfuerzo mayor para bombear sangre a través de los pulmones. Con el tiempo, el esfuerzo adicional hace que el músculo cardíaco se debilite y falle.

En algunas personas, la hipertensión pulmonar empeora lentamente y puede poner en riesgo la vida. Aunque no existe cura para algunos tipos de hipertensión pulmonar, el tratamiento puede ayudar a reducir los síntomas y mejorar la calidad de vida.

Síntomas

Los signos y síntomas de la hipertensión pulmonar se desarrollan lentamente. Es posible que no los notes durante meses o incluso años. Los síntomas empeoran a medida que la enfermedad progresa.

Los signos y síntomas de la hipertensión pulmonar incluyen los siguientes:

  • Falta de aire (disnea), inicialmente mientras haces ejercicio y con el tiempo mientras estás en reposo
  • Fatiga
  • Mareos o desmayos (síncope)
  • Presión o dolor en el pecho
  • Hinchazón (edema) en los tobillos, las piernas y, con el tiempo, en el abdomen (ascitis)
  • Color azulado en los labios y la piel (cianosis)
  • Pulso rápido o latidos fuertes del corazón (palpitaciones)

Causas

El corazón común tiene dos cavidades superiores (aurículas) y dos cavidades inferiores (ventrículos). Cada vez que la sangre pasa por el corazón, la cavidad inferior derecha (ventrículo derecho) bombea sangre a los pulmones a través de un vaso sanguíneo grande (arteria pulmonar).

En los pulmones, la sangre librera el dióxido de carbono y toma el oxígeno. Por lo general, la sangre fluye a través de los vasos sanguíneos en los pulmones (arterias pulmonares, capilares y venas) hacia la parte izquierda del corazón.

Sin embargo, los cambios en las células que recubren las arterias pulmonares pueden hacer que las paredes de las arterias se vuelvan más rígidas y gruesas. Estos cambios pueden hacer más lento el flujo sanguíneo o bloquearlo a través de los pulmones, y provocar hipertensión pulmonar.

La hipertensión pulmonar se clasifica en cinco grupos, según la causa.

Grupo 1: Hipertensión arterial pulmonar (HAP)

Entre las causas se incluyen las siguientes:

  • Causa desconocida (hipertensión arterial pulmonar idiopática)
  • Cambios en un gen que se trasmite de padres a hijos (hipertensión arterial pulmonar hereditaria)
  • Uso de algunos medicamentos dietéticos con receta médica o drogas ilegales como las metanfetaminas
  • Problemas cardíacos presentes al nacer (enfermedad cardíaca congénita)
  • Otras afecciones, como infección por VIH, enfermedad hepática crónica (cirrosis) y trastornos del tejido conectivo (escleroderma, lupus, otros)

Grupo 2: Hipertensión pulmonar causada por enfermedad cardíaca del lado izquierdo

Las causas incluyen:

  • Enfermedad de la válvula cardíaca izquierda, como la enfermedad de la válvula mitral o aórtica
  • Insuficiencia de la cavidad cardíaca izquierda inferior (ventrículo izquierdo) del corazón

Grupo 3: Hipertensión pulmonar causada por enfermedad pulmonar

Entre las causas se incluyen las siguientes:

  • Enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC)
  • Cicatrices en el tejido entre los sacos de aire del pulmón (fibrosis pulmonar)
  • Apnea obstructiva del sueño
  • Exposición a largo plazo a grandes altitudes en personas que pueden tener un riesgo mayor de hipertensión pulmonar

Grupo 4: Hipertensión pulmonar causada por coágulos sanguíneos crónicos

Las causas incluyen las siguientes:

  • Coágulos sanguíneos crónicos en los pulmones (embolia)
  • Otros trastornos de la coagulación

Grupo 5: Hipertensión pulmonar desencadenada por otras afecciones médicas

Las causas incluyen las siguientes:

  • Trastornos de la sangre, como la policitemia vera y la trombocitemia esencial
  • Trastornos inflamatorios, como la sarcoidosis y la vasculitis
  • Trastornos metabólicos, como la enfermedad de almacenamiento de glucógeno
  • Enfermedad renal
  • Tumores que presionan las arterias pulmonares

Síndrome de Eisenmenger e hipertensión pulmonar

El síndrome de Eisenmenger es un tipo de enfermedad cardíaca congénita que causa hipertensión pulmonar. Suele provocarse por un orificio grande en el corazón entre las dos cavidades cardíacas inferiores (ventrículos), denominado comunicación interventricular.

Este orificio hace que la sangre no fluya correctamente en el corazón. La sangre que transporta oxígeno (sangre roja) se mezcla con la sangre con poco oxígeno (sangre azul). La sangre vuelve a los pulmones en lugar de ir al resto del cuerpo, lo que aumenta la presión en las arterias pulmonares y causa hipertensión pulmonar.

Factores de riesgo

La hipertensión pulmonar se diagnostica con mayor frecuencia en personas de entre 30 y 60 años. Envejecer puede aumentar el riesgo de desarrollar hipertensión arterial pulmonar. Sin embargo, la hipertensión arterial pulmonar idiopática es más común en adultos jóvenes.

Otros factores que pueden aumentar el riesgo de desarrollar hipertensión pulmonar incluyen:

  • Antecedentes familiares de esta afección
  • Sobrepeso
  • Trastornos de coagulación de la sangre o antecedentes familiares de coágulos sanguíneos en los pulmones
  • Exposición al asbesto
  • Enfermedad cardíaca congénita
  • Vivir en una altura elevada
  • Uso de determinados medicamentos para la pérdida de peso
  • Consumo de sustancias ilegales, como cocaína
  • Uso de inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS), utilizados para tratar la depresión y la ansiedad

Complicaciones

Las posibles complicaciones de la hipertensión pulmonar incluyen:

  • Agrandamiento del lado derecho del corazón e insuficiencia cardíaca (cor pulmonale). En el cor pulmonale, el ventrículo derecho del corazón se agranda y tiene que bombear más fuerte de lo habitual para mover la sangre a través de arterias pulmonares estrechadas o bloqueadas.

    Como resultado, las paredes del corazón se engrosan y el ventrículo derecho se expande para aumentar la cantidad de sangre que puede contener. Sin embargo, estos cambios crean mayor distensión en el corazón y con el tiempo el ventrículo derecho deja de funcionar.

  • Coágulos sanguíneos. Tener hipertensión pulmonar aumenta el riesgo de coágulos sanguíneos en las arterias pequeñas de los pulmones.
  • Arritmia. La hipertensión pulmonar puede provocar latidos irregulares del corazón (arritmias), lo que puede derivar en latidos fuertes del corazón (palpitaciones), mareos o desmayo. Hay determinadas arritmias que pueden poner en riesgo la vida.
  • Sangrado en los pulmones. La hipertensión pulmonar puede derivar en sangrado en los pulmones y tos con sangre (hemoptisis) que ponen en riesgo la vida.
  • Complicaciones en el embarazo. La hipertensión pulmonar puede poner en riesgo la vida de un bebé en desarrollo.

Hipertensión pulmonar - atención en Mayo Clinic

Sept. 14, 2021
  1. Pulmonary hypertension — High blood pressure in the heart-to-lung system. American Heart Association. https://www.heart.org/en/health-topics/high-blood-pressure/the-facts-about-high-blood-pressure/pulmonary-hypertension-high-blood-pressure-in-the-heart-to-lung-system#.Vmc3b9iFPmI. Accessed July 2, 2021.
  2. Pulmonary hypertension. National Heart, Lung, and Blood Institute. https://www.nhlbi.nih.gov/health-topics/pulmonary-hypertension. Accessed July 2, 2021.
  3. Klinger JR, e al. Therapy for pulmonary arterial hypertension in adults: Update of the CHEST guideline and expert panel report. Chest. 2019; doi:10.1016/j.chest.2018.11.030.
  4. AskMayoExpert. Pulmonary hypertension. Mayo Clinic; 2019.
  5. Rubin LJ, et al. Clinical features and diagnosis of pulmonary hypertension in unclear etiology in adults. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Feb. 11, 2020.
  6. Hopkins W, et al. Treatment of pulmonary arterial hypertension (group 1) in adults: Pulmonary hypertension-specific therapy. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Feb. 11, 2020.
  7. Fuster V, et al., eds. Pulmonary hypertension. In: Hurst's the Heart. 14th ed. McGraw-Hill Education; 2017. https://accessmedicine.mhmedical.com. Accessed Feb. 11, 2020.
  8. Braswell Pickering EA. Allscripts EPSi. Mayo Clinic. Accessed June 30, 2021.
  9. Ferri FF. Pulmonary hypertension. In: Ferri's Clinical Advisor 2020. Elsevier; 2020. https://www.clinicalkey.com. Accessed Feb. 11, 2020.
  10. Connolly HM. Evaluation and prognosis of Eisenmenger syndrome. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Feb. 11, 2020.
  11. Olson EJ (expert opinion). Mayo Clinic. July 21, 2021.