Descripción general

La enfermedad arterial periférica es un problema circulatorio frecuente en el que las arterias estrechadas reducen el flujo sanguíneo a las extremidades.

Cuando padeces enfermedad arterial periférica, tus piernas o brazos, generalmente las piernas, no reciben un flujo sanguíneo suficiente para satisfacer la demanda. Esto provoca síntomas, como dolor en las piernas al caminar (claudicación).

También es probable que la enfermedad arterial periférica sea un signo de una acumulación de depósitos grasos en las arterias (ateroesclerosis). Esta afección puede reducir el tamaño de las arterias y disminuir el flujo de sangre a tus piernas y, a veces, tus brazos.

A menudo, puede tratarse la enfermedad arterial periférica con éxito si haces ejercicio, sigues una dieta saludable y dejas el tabaco en cualquiera de sus formas.

Síntomas

Aunque la mayoría de las personas con enfermedad arterial periférica no presentan síntomas, o tienen síntomas leves, algunas personas tienen dolor en las piernas al caminar (claudicación).

Los síntomas de la claudicación comprenden dolores o calambres musculares en las piernas o los brazos ocasionados por hacer actividad, como caminar, pero desaparecen después de algunos minutos de descanso. La ubicación del dolor depende del lugar de la arteria obstruida o estrecha. El dolor en la pantorrilla es la ubicación más común.

La gravedad de la claudicación varía en gran medida, desde un malestar leve hasta un dolor debilitante. La claudicación grave puede dificultar el hecho de caminar o realizar otros tipos de actividad física.

Entre los signos y síntomas de la enfermedad arterial periférica se incluyen los siguientes:

  • Calambres dolorosos en uno o los dos músculos de la cadera, los muslos o las pantorrillas después de realizar ciertas actividades, como caminar o subir escaleras.
  • Entumecimiento o debilidad en las piernas.
  • Sensación de frío en la parte inferior de la pierna o en el pie, en especial en comparación con la otra extremidad.
  • Llagas que no sanan en los dedos de los pies, en los pies o en las piernas.
  • Un cambio de color en las piernas.
  • Pérdida de vello o crecimiento lento del vello en pies y piernas.
  • Crecimiento más lento de las uñas de los pies.
  • Piel brillante en las piernas.
  • Falta de pulso o pulso débil en piernas o pies.
  • Disfunción eréctil en los hombres.
  • Dolor cuando usas los brazos, como dolor y calambres cuando tejes, escribes o realizas otras tareas manuales.

Si la enfermedad arterial periférica avanza, podrías incluso sentir dolor cuando estás en reposo o cuando estás acostado. Puede ser lo suficientemente intenso como para interrumpir el sueño. Dejar colgar las piernas sobre el borde de la cama o caminar por la habitación puede aliviar temporalmente el dolor.

Cuándo consultar al médico

Si tienes dolor en las piernas, entumecimiento u otros síntomas, no los ignores como parte normal del envejecimiento. Llama al médico y pide una consulta.

Incluso si no tienes síntomas de enfermedad arterial periférica, es posible que tengan que examinarte si:

  • Eres mayor de 65 años.
  • Eres mayor de 50 años y tienes antecedentes de diabetes o tabaquismo.
  • Eres menor de 50 años, y tienes diabetes y otros factores de riesgo de enfermedad arterial periférica, como obesidad o presión arterial alta.

Causas

La enfermedad arterial periférica a menudo se produce por la ateroesclerosis. En la ateroesclerosis, los depósitos grasos se acumulan en las paredes de las arterias y reducen el flujo sanguíneo.

Si bien los debates sobre la ateroesclerosis comúnmente se centran en el corazón, la enfermedad puede afectar las arterias de todo el cuerpo y, por lo general, sucede. Cuando se produce en las arterias que suministran sangre a las extremidades, causa la enfermedad arterial periférica.

Con menos frecuencia, la causa de la enfermedad arterial periférica puede ser la inflamación de los vasos sanguíneos, lesiones en las extremidades, la anatomía inusual de los ligamentos o los músculos, o la exposición a la radiación.

Factores de riesgo

Los factores que aumentan el riesgo de padecer la enfermedad arterial periférica comprenden:

  • Fumar
  • Diabetes
  • Obesidad (un índice de masa corporal mayor de 30)
  • Presión arterial alta
  • Colesterol alto
  • La edad avanzada, especialmente después de los 65 años o antes de los 50 si tienes factores de riesgo de ateroesclerosis
  • Antecedentes familiares de enfermedad arterial periférica, enfermedad cardíaca o accidente cerebrovascular
  • Niveles altos de homocisteína, un aminoácido que ayuda al cuerpo a elaborar proteínas y generar y mantener los tejidos

Las personas que fuman o tienen diabetes corren el mayor riesgo de padecer la enfermedad arterial periférica, debido a una disminución del flujo sanguíneo

Complicaciones

Si tu enfermedad arterial periférica es causada por una acumulación de placas en los vasos sanguíneos (aterosclerosis), también corres el riesgo de tener las siguientes enfermedades:

  • Isquemia crítica de extremidades. Esta enfermedad comienza con llagas abiertas que no sanan, una lesión o una infección en los pies o las piernas. La isquemia crítica de miembros se produce cuando las lesiones o infecciones evolucionan y causan la muerte del tejido, lo que a veces requiere la amputación del miembro afectado.
  • Accidente cerebrovascular y ataque cardíaco. La ateroesclerosis que causa los signos y síntomas de la enfermedad arterial periférica no se limita a las piernas. Los depósitos de grasa también se acumulan en las arterias que llevan la sangre al corazón y al cerebro.

Prevención

La mejor manera de prevenir la claudicación es mantener un estilo de vida saludable. Esto significa lo siguiente:

  • Si eres fumador, deja de fumar.
  • Si tienes diabetes, mantén bajo control la glucosa en la sangre.
  • Haz ejercicio con regularidad. Trata de hacer de 30 a 45 minutos de ejercicio varias veces a la semana después de que tu médico lo apruebe.
  • Reduce tus niveles de colesterol y presión arterial, si es necesario.
  • Consume alimentos bajos en grasas saturadas.
  • Mantén un peso saludable.

Enfermedad arterial periférica - atención en Mayo Clinic

Jan. 14, 2021
  1. Peripheral arterial disease. Merck Manual Professional Version. https://www.merckmanuals.com/professional/cardiovascular-disorders/peripheral-arterial-disorders/peripheral-arterial-disease. Accessed Oct. 14, 2020.
  2. Peripheral artery disease. National Heart, Lung, and Blood Institute. https://www.nhlbi.nih.gov/health-topics/peripheral-artery-disease. Accessed Oct. 14, 2020.
  3. Neschis DG, et al. Clinical features and diagnosis of lower extremity peripheral artery disease. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Oct. 14, 2020.
  4. Prevention and treatment of PAD. American Heart Association. https://www.heart.org/en/health-topics/peripheral-artery-disease/prevention-and-treatment-of-pad Accessed Oct. 14, 2020.
  5. Gerhard-Herman MD, et al. 2016 AHA/ACC guideline on the management of patients with lower extremity peripheral artery disease: Executive summary. Vascular Medicine. 2017; doi:10.1177/1358863X17701592.
  6. Ferri FF. Peripheral artery disease. In: Ferri's Clinical Advisor 2021. Elsevier; 2021. https://www.clinicalkey.com. Accessed Oct. 14, 2020.
  7. Mankad R (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester, Minn. May 4, 2018.
  8. Brown A. Allscripts EPSi. Mayo Clinic. Oct. 8, 2020.
  9. Davies MG. Management of claudication. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Oct. 14, 2020.
  10. Harris L, et al. Epidemiology, risk factors, and natural history of peripheral artery disease. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Oct. 14, 2020.
  11. Kashyap VS, et al. The LargPAD Trial: Phase IIA evaluation of L-arginine infusion in patients with peripheral arterial disease. Journal of Vascular Surgery. 2017; doi:10.1016/j.jvs.2016.12.127.
  12. Whelton PK, et al. 2017 ACC/AHA/AAPA/ABC/ACPM/AGS/APhA/ASH/ASPC/NMA/PCNA guideline for the prevention, detection, evaluation, and management of high blood pressure in adults: A report of the American College of Cardiology/American Heart Association Task Force on Clinical Practice Guidelines. Hypertension. 2018; doi:10.1161/HYP.0000000000000065.
  13. Hoffman R, et al. Peripheral artery disease. In: Hematology: Basic Principles and Practice. 7th ed. Elsevier; 2018. https://www.clinicalkey.com. Accessed Oct. 14, 2020.
  14. Bjarnason H (expert opinion). Mayo Clinic. Oct. 15, 2020.