Descripción general

El conducto arterioso persistente es una abertura persistente que se encuentra entre los dos vasos sanguíneos principales que salen del corazón. La abertura (conductos arteriales) es una parte normal del sistema circulatorio de los bebés en el vientre y que, por lo general, se cierra poco después del nacimiento. Sin embargo, si permanece abierto, se llama "conducto arterioso persistente".

A menudo, un conducto arterioso persistente pequeño no causa problemas y puede que nunca necesite tratamiento. No obstante, un conducto arterioso persistente grande que no se trata puede permitir que la sangre poco oxigenada fluya en la dirección errónea, lo que debilita el músculo cardíaco y causa insuficiencia cardíaca, así como otras complicaciones.

Las opciones de tratamiento para un conducto arterioso persistente comprenden el control, los medicamentos y el cierre mediante el cateterismo cardiaco y una cirugía.

Síntomas

Los síntomas del conducto arterioso persistente varían según el tamaño del defecto y si el bebé nació a término o de forma prematura. Es posible que, si el conducto arterioso persistente es pequeño, no cause signos ni síntomas y no se detecte durante un tiempo, incluso hasta la adultez. Un conducto arterioso persistente grande puede provocar signos de insuficiencia cardíaca poco después del nacimiento.

En un principio, el médico de tu bebé puede sospechar de un defecto cardíaco durante un control regular después de escuchar un soplo cardíaco con un estetoscopio.

Un conducto arterioso persistente grande que se encuentra durante la infancia o la niñez puede causar lo siguiente:

  • Mala alimentación, que lleva a un crecimiento deficiente
  • Sudoración al llorar o comer
  • Respiración acelerada o falta de aliento persistentes
  • Cansancio fácil
  • Frecuencia cardíaca acelerada

Cuándo consultar al médico

Comunícate con el médico si tu bebé o niño más grande:

  • Se cansa con facilidad al comer o al jugar.
  • No aumenta de peso.
  • Pierde el aliento cuando come o llora.
  • Siempre respira aceleradamente o tiene dificultad para respirar.

Causas

Los defectos del corazón congénitos surgen de manera temprana en el desarrollo del corazón, pero por lo general no existe una causa clara. Los factores genéticos pueden influir.

Antes del nacimiento, es necesario realizar una apertura entre dos vasos sanguíneos principales que salen del corazón (la aorta y la arteria pulmonar) para la circulación sanguínea de tu bebé. La conexión desvía la sangre de los pulmones del bebé mientras se desarrollan y el bebé recibe oxígeno de la circulación de la madre.

Luego del nacimiento, normalmente el conducto arterioso se cierra en un plazo de dos o tres días. En los lactantes prematuros, la apertura toma más tiempo en cerrarse. Si la conexión permanece abierta, se conoce como "conducto arterioso persistente".

La apertura anormal hace que circule demasiada sangre hacia el corazón y los pulmones del bebé. Si no se trata, puede aumentar la presión arterial en el bebé (hipertensión pulmonar) y el corazón del bebé podría agrandarse y debilitarse.

Factores de riesgo

Los factores de riesgo de tener un conducto arterioso persistente comprenden los siguientes:

  • Nacimiento prematuro. El conducto arterioso persistente se produce con mayor frecuencia en los bebés que nacieron demasiado pronto que en aquellos que nacieron a término.
  • Antecedentes familiares y otras afecciones genéticas. Los antecedentes familiares de defectos cardíacos y otras afecciones genéticas, como el síndrome de Down, aumentan el riesgo de tener un conducto arterioso persistente.
  • Infección por rubéola durante el embarazo. Si contraes sarampión alemán (rubéola) durante el embarazo, aumenta el riesgo de que tu bebé tenga defectos cardíacos. El virus de la rubéola atraviesa la placenta y se propaga por el sistema circulatorio del bebé, lo que daña los vasos sanguíneos y los órganos, incluido el corazón.
  • Nacimiento a una altura elevada. Los bebés que nacen a más de 8200 pies (2499 m) tienen un mayor riesgo de presentar un conducto arterioso persistente que los bebés que nacen en alturas más bajas.
  • Sexo femenino. El conducto arterioso persistente es dos veces más común en las niñas.

Complicaciones

Es posible que un conducto arterioso persistente pequeño no cause complicaciones. Los defectos más grandes y sin tratamiento podrían causar lo siguiente:

  • Presión arterial alta en los pulmones. La circulación excesiva de sangre a través de las arterias principales del corazón por un conducto arterioso persistente puede producir hipertensión pulmonar, lo cual puede causar daño pulmonar permanente. Un conducto arterioso persistente grande puede producir el síndrome de Eisenmenger, un tipo de hipertensión pulmonar irreversible.
  • Insuficiencia cardíaca. Finalmente, un conducto arterioso persistente puede causar que el corazón se agrande y se debilite, lo que provoca insuficiencia cardíaca, una afección crónica en la que el corazón no puede bombear de manera eficaz.
  • Infección cardíaca (endocarditis). Las personas que presentan problemas estructurales del corazón, como un conducto arterioso persistente, tienen un mayor riesgo de sufrir una inflamación de la capa interna del corazón que las personas con corazones sanos.

El conducto arterial persistente y el embarazo

La mayoría de las mujeres que tienen un conducto arterioso persistente pequeño pueden tolerar el embarazo sin problemas. Sin embargo, tener mayores complicaciones o defectos, como insuficiencia cardíaca, arritmias o hipertensión pulmonar, puede aumentar el riesgo de que surjan complicaciones durante el embarazo. Si tienes el síndrome de Eisenmenger, debes evitar quedar embarazada, ya que pone en riesgo la vida.

Si tienes un defecto cardíaco, reparado o no, analiza la planificación familiar con el médico. En algunos casos, las consultas antes de la concepción con médicos que se especializan en cardiología congénita, genética y atención obstétrica de alto riesgo resultan necesarias. Algunos medicamentos para el corazón pueden causar problemas graves en el bebé en desarrollo y podría ser necesario suspender o ajustar los medicamentos antes de quedar embarazada.

Prevención

No existe una forma segura de evitar tener un bebé con un conducto arterial persistente. Sin embargo, es importante hacer todo lo posible para tener un embarazo saludable. A continuación, te damos algunos conceptos básicos:

  • Busca atención médica prenatal temprana, incluso antes de quedar embarazada. Antes de quedar embarazada, habla con el médico sobre cómo dejar de fumar, reducir el estrés y suspender los métodos anticonceptivos. También habla sobre los medicamentos que tomas.
  • Sigue una dieta saludable. Agrega un suplemento vitamínico que contenga ácido fólico.
  • Haz ejercicio regularmente. Trabaja con el médico para establecer un plan de ejercicios que sea adecuado para ti.
  • Evita los riesgos. Estos comprenden sustancias dañinas, como alcohol, cigarrillos y drogas ilegales. También evita los jacuzzis y los saunas.
  • Evita las infecciones. Ponte al día con las vacunas antes de quedar embarazada. Ciertos tipos de infecciones pueden ser dañinas para un bebé en desarrollo.
  • Mantén la diabetes bajo control. Si tienes diabetes, colabora con el médico para controlar la enfermedad antes y durante el embarazo.

Si tienes antecedentes familiares de defectos cardíacos u otros trastornos genéticos, considera hablar con un asesor en genética antes de quedar embarazada.

Conducto arterial persistente - atención en Mayo Clinic

Jan. 07, 2021
  1. Kleinman K, et al., eds. Neonatology. In: The Harriet Lane Handbook. 22nd ed. Elsevier; 2021. https://www.clinicalkey.com. Accessed Dec. 8, 2020.
  2. Congenital heart defects. National Heart, Lung, and Blood Institute. https://www.nhlbi.nih.gov/health/health-topics/topics/pda. Accessed Dec. 8, 2020.
  3. Patent ductus arteriosus (PDA). The American Heart Association. http://www.heart.org/HEARTORG/Conditions/CongenitalHeartDefects/AboutCongenitalHeartDefects/Patent-Ductus-Arteriosus-PDA_UCM_307032_Article.jsp. Accessed Dec. 8, 2020.
  4. Doyle T, et al. Clinical manifestations and diagnosis of patent ductus arteriosus in term infants, children, and adults. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Dec. 8, 2020.
  5. Patent ductus arteriosus (PDA). Merck Manual Professional Version. http://www.merckmanuals.com/professional/pediatrics/congenital-cardiovascular-anomalies/patent-ductus-arteriosus-pda?qt=patent%20ductus%20arteriosus&alt=sh. Accessed Dec. 8, 2020.
  6. Waksmonski CA, et al. Pregnancy in women with congenital heart disease: General principles. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Dec. 8, 2020.
  7. Riggin EA. Allscripts EPSi. Mayo Clinic. Dec. 3, 2020.
  8. Planning for pregnancy. Centers for Disease Control and Prevention. https://www.cdc.gov/preconception/planning.html. Accessed Dec. 8, 2020.
  9. Townsend CM Jr, et al. Congenital heart disease. In: Sabiston Textbook of Surgery: The Biological Basis of Modern Surgical Practice. 20th ed. Elsevier; 2017. https://www.clinicalkey.com. Accessed Dec. 2, 2020.
  10. Conrad C, et al. Understanding the pathophysiology, implications and treatment options of patents ductus arteriosus in the neonatal population. Advances in Neonatal Care. 2019; doi:10.1097/ANC.0000000000000590.
  11. Ferri FF. Patent ductus arteriosus. In: Ferri's Clinical Advisor 2021. Elsevier; 2021. https://www.clinicalkey.com. Accessed Oct. 8, 2020.
  12. Kliegman RM, et al., eds. Altitude-associated illness in children (acute mountain sickness). In: Nelson Textbook of Pediatrics. 21st ed. Elsevier; 2020. https://www.clinicalkey.com. Accessed Dec. 9, 2020.
  13. Congestive heart failure and congenital defects. American Heart Association. https://www.heart.org/en/health-topics/congenital-heart-defects/the-impact-of-congenital-heart-defects/congestive-heart-failure-and-congenital-defects. Accessed Dec. 10, 2020.