Diagnóstico

El médico puede sospechar de un conducto arterioso persistente en tu cuerpo o en el de tu hijo, según el latido del corazón. El conducto arterial persistente puede provocar un soplo cardíaco que el médico puede detectar con un estetoscopio.

Si el médico sospecha de un defecto cardíaco, podría recomendar una o más de las siguientes pruebas:

  • Ecocardiograma. Las ondas sonoras producen imágenes del corazón que pueden ayudar al médico a identificar un conducto arterioso persistente, ver si las cavidades cardíacas están agrandadas y determinar cuán bien late el corazón. Esta prueba también ayuda al médico a evaluar las válvulas cardíacas y a detectar otros posibles defectos cardíacos.
  • Radiografía de tórax. Una radiografía ayuda al médico a ver el estado de tu corazón y de tus pulmones o los de tu bebé. Una radiografía también puede revelar otras afecciones que no sean un defecto cardíaco.
  • Electrocardiograma. Esta prueba registra la actividad eléctrica del corazón, lo que puede ayudar al médico a diagnosticar defectos cardíacos o problemas en la frecuencia cardíaca.
  • Cateterismo cardíaco. Esta prueba no suele ser necesaria para diagnosticar solo un conducto arterioso persistente, pero puede realizarse para examinar otros defectos cardíacos congénitos que se encuentren durante un ecocardiograma o si se considera un procedimiento con un catéter para tratar conducto arterioso persistente.

    Se introduce un tubo flexible y delgado (catéter) en un vaso sanguíneo de tu ingle o tu brazo, o los de tu hijo, y se lo guía hasta llegar al corazón. A través del cateterismo, el médico puede realizar procedimientos para cerrar el conducto arterioso persistente.

Tratamiento

Los tratamientos para un conducto arterioso persistente dependen de la edad de la persona tratada. Las opciones pueden ser las siguientes:

  • Conducta expectante. En un bebé prematuro, un conducto arterioso persistente, a menudo, se cierra solo. El médico controlará el corazón de tu bebé para asegurarse de que el vaso sanguíneo abierto se cierre bien. En el caso de adultos, niños y bebés nacidos a término con pequeños conductos arteriosos persistentes que no causan otros problemas de salud, es posible que solo se necesite control.
  • Medicamentos. En el caso de bebés prematuros, se pueden usar antiinflamatorios no esteroides (AINE), como el ibuprofeno (Infants' Advil, Infants' Motrin, otros), disponibles como medicamentos de venta libre, o la indometacina (Indocin), disponibles con receta médica, para ayudar a cerrar el conducto arterioso persistente. Los antiinflamatorios no esteroides bloquean las sustancias químicas similares a las hormonas en el cuerpo que mantienen abierto el conducto arterioso persistente. Los antiinflamatorios no esteroides no cierran el conducto arterioso persistente en adultos, niños y bebés nacidos a término.
  • Cierre quirúrgico. Si los medicamentos no son eficaces y la afección de tu hijo es grave o causa complicaciones, se podría recomendar una cirugía. El cirujano realiza un pequeño corte entre las costillas de tu hijo para llegar al corazón y reparar el conducto abierto con puntos o grapas quirúrgicas.

    Después de la cirugía, tu hijo permanecerá en el hospital durante varios días en observación. Por lo general, toma algunas semanas para que un niño se recupere por completo de una cirugía de corazón. A veces, podría recomendarse el cierre quirúrgico para los adultos que tienen un conducto arterioso persistente que causa problemas de salud. Los posibles riesgos de la cirugía son ronquera, sangrado, infección y parálisis del diafragma.

  • Procedimientos con catéteres. Los bebés prematuros son muy pequeños para los procedimientos con catéteres. Sin embargo, si tu bebé no tiene problemas de salud relacionados con el conducto arterioso persistente, el médico podría recomendar esperar hasta que el bebé sea más grande para realizar un procedimiento con catéter para corregirlo. Los procedimientos con catéteres también pueden usarse para tratar a bebés nacidos a término, niños y adultos.

    En un procedimiento con catéter, se introduce un tubo delgado (catéter) en un vaso sanguíneo de la ingle y se lo guía hasta el corazón. A través del catéter, se introduce un tapón o espiral para cerrar el conducto arterioso.

    Si el procedimiento se realiza como paciente ambulatorio, es probable que tú o tu hijo no permanezcan durante la noche en el hospital. Las complicaciones de los procedimientos con catéter son sangrado, infección o desplazamiento del tapón o espiral desde donde se lo colocó en el corazón.

Antibióticos preventivos

En el pasado, a las personas que tenían un conducto arterioso persistente se les recomendaba que tomaran antibióticos antes de ciertos procedimientos quirúrgicos y odontológicos para prevenir una endocarditis. En la actualidad, ya no se recomiendan antibióticos preventivos a la mayoría de las personas con un conducto arterioso persistente.

Es posible que tú y tu hijo tengan que tomar antibióticos preventivos los primeros seis meses después de un procedimiento de reparación con catéter, si aún hay daño después de la reparación o si anteriormente tuvieron una infección en el corazón. Habla con tu médico para saber si tú o tu hijo tienen que tomar antibióticos antes de cualquier procedimiento.

Atención de seguimiento necesaria

Si tienes un conducto arterioso persistente, incluso si tuviste una cirugía de niño, puedes correr el riesgo de desarrollar complicaciones de adulto. Por lo tanto, es importante que recibas atención de seguimiento de por vida, especialmente si te sometiste a una cirugía cardíaca correctora.

Esta atención de seguimiento podría ser tan simple como hacerte controles periódicos con tu médico o exámentes regulares para la detección de complicaciones. Lo importante es analizar el plan de atención médica con el médico y asegurarte de cumplir todas sus recomendaciones.

Lo ideal sería que te atendiera un cardiólogo capacitado en el tratamiento de adultos con anomalías cardíacas congénitas.

Estilo de vida y remedios caseros

Si tú o tu hijo tienen un defecto cardíaco congénito o han tenido una cirugía para corregir uno, es posible que tengas algunas inquietudes acerca del cuidado posoperatorio. A continuación, te damos algunos asuntos sobre los que quizás estés pensando:

  • Cómo prevenir infecciones. Para la mayoría de las personas con un conducto arterioso persistente, el cepillado y el uso del hilo dental de forma regular, además del control dental regular, son las mejores maneras de evitar infecciones.
  • Ejercicio y juegos. Las personas y los padres de niños con defectos cardíacos congénitos suelen preocuparse acerca de los riesgos de las actividades vigorosas y los juegos bruscos, incluso después de un tratamiento exitoso. Si bien algunos niños y adultos pueden tener que limitar la cantidad o el tipo de ejercicio, la mayoría de las personas con un conducto arterioso persistente llevará una vida normal. Tu médico o el médico de tu hijo puede aconsejarte qué actividades son seguras.

Preparación para la consulta

Se podría descubrir un conducto arterioso persistente mientras tu bebé está en el hospital después del nacimiento o más adelante como adulto, a veces debido a un soplo cardíaco. Si el pediatra de tu hijo sospecha la presencia de un conducto arterioso persistente, podría remitirte a un médico que se especializa en tratar a niños que tienen afecciones cardíacas (cardiólogo pediatra). Si tu médico sospecha la presencia de un conducto arterioso persistente cuando eres adulto, es posible que te remita a un especialista en el tratamiento de afecciones cardíacas (cardiólogo).

A continuación, se presenta información que te ayudará a prepararte para la cita.

Qué puedes hacer

  • Ten en cuenta las restricciones previas a la cita. Cuando programes la cita médica, pregunta si hay algo que debas hacer con anticipación, como restringir tu dieta o la de tu hijo.
  • Anota tus síntomas o los de tu hijo, incluidos los que no parecen estar relacionados con el conducto arterioso persistente o con otro defecto cardíaco.
  • Anota tu información personal más importante, como los antecedentes familiares de defectos cardíacos.
  • Lleva copias de los expedientes médicos anteriores, incluidos los informes de cirugías o pruebas por imágenes previas.
  • Haz una lista de los medicamentos, las vitaminas o los suplementos que tú o tu hijo toman.
  • Anota las preguntas que desees hacerle al médico.

En el caso del conducto arterioso persistente, las preguntas a realizar son las siguientes:

  • ¿El conducto arterioso persistente está causando problemas?
  • ¿Qué pruebas se necesitan?
  • ¿Necesitaremos mi hijo o yo una cirugía?
  • ¿Cuáles son las alternativas al enfoque principal que sugieres?
  • ¿Deberíamos mi hijo o yo consultar a un cardiólogo que se especialice en defectos cardíacos congénitos?
  • ¿Esta afección es hereditaria? Si tengo otro hijo, ¿qué probabilidades hay de que tenga un conducto arterioso persistente? ¿Es necesario que otros miembros de la familia se hagan un examen de detección?
  • ¿Es necesario restringir mis actividades o las de mi hijo?
  • ¿Hay folletos u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web me recomiendas?

No dudes en realizar también otras preguntas.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas, como las siguientes:

  • ¿Cuándo notaste tus síntomas o los de tu hijo?
  • ¿Los síntomas han sido continuos o son ocasionales?
  • ¿Cuán graves son los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, mejore los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, los empeore?
  • ¿Qué medicamentos tomaste o tomó tu hijo para tratar la afección? ¿Qué cirugías has tenido o ha tenido tu hijo?

Conducto arterial persistente - atención en Mayo Clinic

Jan. 07, 2021
  1. Kleinman K, et al., eds. Neonatology. In: The Harriet Lane Handbook. 22nd ed. Elsevier; 2021. https://www.clinicalkey.com. Accessed Dec. 8, 2020.
  2. Congenital heart defects. National Heart, Lung, and Blood Institute. https://www.nhlbi.nih.gov/health/health-topics/topics/pda. Accessed Dec. 8, 2020.
  3. Patent ductus arteriosus (PDA). The American Heart Association. http://www.heart.org/HEARTORG/Conditions/CongenitalHeartDefects/AboutCongenitalHeartDefects/Patent-Ductus-Arteriosus-PDA_UCM_307032_Article.jsp. Accessed Dec. 8, 2020.
  4. Doyle T, et al. Clinical manifestations and diagnosis of patent ductus arteriosus in term infants, children, and adults. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Dec. 8, 2020.
  5. Patent ductus arteriosus (PDA). Merck Manual Professional Version. http://www.merckmanuals.com/professional/pediatrics/congenital-cardiovascular-anomalies/patent-ductus-arteriosus-pda?qt=patent%20ductus%20arteriosus&alt=sh. Accessed Dec. 8, 2020.
  6. Waksmonski CA, et al. Pregnancy in women with congenital heart disease: General principles. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Dec. 8, 2020.
  7. Riggin EA. Allscripts EPSi. Mayo Clinic. Dec. 3, 2020.
  8. Planning for pregnancy. Centers for Disease Control and Prevention. https://www.cdc.gov/preconception/planning.html. Accessed Dec. 8, 2020.
  9. Townsend CM Jr, et al. Congenital heart disease. In: Sabiston Textbook of Surgery: The Biological Basis of Modern Surgical Practice. 20th ed. Elsevier; 2017. https://www.clinicalkey.com. Accessed Dec. 2, 2020.
  10. Conrad C, et al. Understanding the pathophysiology, implications and treatment options of patents ductus arteriosus in the neonatal population. Advances in Neonatal Care. 2019; doi:10.1097/ANC.0000000000000590.
  11. Ferri FF. Patent ductus arteriosus. In: Ferri's Clinical Advisor 2021. Elsevier; 2021. https://www.clinicalkey.com. Accessed Oct. 8, 2020.
  12. Kliegman RM, et al., eds. Altitude-associated illness in children (acute mountain sickness). In: Nelson Textbook of Pediatrics. 21st ed. Elsevier; 2020. https://www.clinicalkey.com. Accessed Dec. 9, 2020.
  13. Congestive heart failure and congenital defects. American Heart Association. https://www.heart.org/en/health-topics/congenital-heart-defects/the-impact-of-congenital-heart-defects/congestive-heart-failure-and-congenital-defects. Accessed Dec. 10, 2020.