A menudo, vivir con esclerosis múltiple me hace sentir estresado. ¿Cuál es la mejor forma de enfrentarlo?

Answers from Amit Sood, M.D.

Sin duda alguna, tener una enfermedad crónica como la esclerosis múltiple puede aumentar los niveles de estrés. La falta de predictibilidad de la esclerosis múltiple, combinada con los desafíos físicos y psicológicos, y las decisiones médicas, puede ser algo abrumador.

Quizás notes que el estrés desencadena los síntomas de la esclerosis múltiple o los empeora. Diversos estudios indican una asociación entre el estrés y las recaídas de la esclerosis múltiple. Estar estresado puede robarte la preciada energía que necesitas para enfrentar la vida cotidiana, sin mencionar la esclerosis múltiple.

El estrés es una parte inevitable de la vida, pero no tiene por qué monopolizarla. Toma estas medidas para controlar el estrés ahora mismo, tanto el actual como el que puedas tener en el futuro:

  • Busca signos. Las personas pueden estar estresadas sin siquiera darse cuenta. Prestar atención a tu respuesta individual frente al estrés puede ayudarte a reconocer su comienzo. Los signos frecuentes del estrés comprenden cambios en la respiración, tensión muscular, sudoración de las manos y fatiga.

    Puede ser difícil diferenciar entre el estrés y los síntomas de la esclerosis múltiple. Llevar un diario de los momentos en los que te sientes estresado, así como de los acontecimientos relacionados, puede ayudarte a ver la diferencia.

  • Sé proactivo. Infórmate sobre lo que desencadena el estrés y toma medidas para evitarlo o para prepararte y enfrentarlo. Prever el estrés y prepararte mentalmente puede ayudar a dominarlo y a ponerlo en perspectiva.
  • Haz contactos. Compartir tus sentimientos con otras personas puede ayudarte a ver los factores de estrés de otra manera y a tener una perspectiva nueva. Tus familiares, amigos y asesores pueden ayudarte a controlar el estrés.
  • Prueba con un método. Muchas personas descubren que la relajación o los ejercicios mentales y corporales, como la respiración profunda, la meditación, la relajación muscular progresiva, el yoga y el taichí, pueden reducir el estrés de forma significativa.

    El ejercicio tradicional, como caminar o hacer tareas de jardinería, también puede ayudar a aliviar el estrés. Habla con el médico sobre un programa adecuado de ejercicios.

Recuerda que no hay una forma «correcta» de enfrentar el estrés. Lo más importante es que descubras qué es lo que funciona para ti.

With

Amit Sood, M.D.

June 13, 2018 See more Expert Answers