Descripción general

La enfermedad de Krabbe es un trastorno hereditario que destruye el revestimiento protector (mielina) de las neuronas del cerebro y de todo el sistema nervioso.

En la mayoría de los casos, los signos y síntomas de la enfermedad de Krabbe se manifiestan en bebés antes de los 6 meses, y la enfermedad suele provocar la muerte antes de los 2 años de edad. Cuando se manifiesta en niños mayores y en adultos, el curso de la enfermedad puede variar mucho.

La enfermedad de Krabbe no tiene cura, y el tratamiento se enfoca en la atención complementaria. Sin embargo, los trasplantes de células madre han demostrado tener cierto éxito en lactantes que se tratan antes de la aparición de los síntomas, y en algunos niños mayores y adultos.

La enfermedad de Krabbe afecta a aproximadamente 1 de cada 100.000 personas en los Estados Unidos. También se conoce como «leucodistrofia de células globoides».

Síntomas

En la mayoría de los casos, los signos y síntomas de la enfermedad de Krabbe desaparecen durante los primeros meses de vida. Comienzan gradualmente y empeoran de forma progresiva.

Bebés

Los signos y síntomas frecuentes tempranos en el curso de la enfermedad comprenden los siguientes:

  • Dificultades para alimentarse
  • Llanto sin causa aparente
  • Irritabilidad extrema
  • Fiebre sin signos de infección
  • Deterioro de la atención
  • Retrasos en los hitos del desarrollo típicos
  • Espasmos musculares
  • Pérdida del control de la cabeza
  • Vómitos frecuentes

A medida que la enfermedad progresa, los signos y síntomas se vuelven más graves. Estas pueden ser las siguientes:

  • Convulsiones
  • Pérdida de las capacidades del desarrollo
  • Pérdida progresiva de la audición y la vista
  • Músculos rígidos y contraídos
  • Postura rígida y fija
  • Pérdida progresiva de la capacidad para tragar y respirar

Niños mayores y adultos

Cuando la enfermedad de Krabbe se manifiesta más tarde en la niñez o durante la adultez, los signos y síntomas puede variar mucho. Estas pueden ser las siguientes:

  • Pérdida progresiva de la visión
  • Dificultad para caminar (ataxia)
  • Deterioro de las habilidades de razonamiento
  • Pérdida de la destreza manual
  • Debilidad muscular

Como regla general, cuanto más joven sea el paciente con enfermedad de Krabbe, más rápido progresará la enfermedad y existe mayor probabilidad de provocar la muerte.

Algunas personas diagnosticadas durante la adolescencia o adultez pueden tener síntomas menos graves. La debilidad muscular el trastorno principal, pero es posible que dichos síntomas no deterioren sus habilidades de razonamiento.

Cuándo consultar al médico

Los signos y síntomas tempranos de la enfermedad de Krabbe en la infancia pueden indicar una serie de enfermedades o problemas de desarrollo. Por lo tanto, es importante obtener un diagnóstico preciso e inmediato si tu hijo tiene cualquier signo o síntoma de la enfermedad.

Los signos y síntomas asociados con mayor frecuencia a niños mayores y adultos tampoco son específicos de la enfermedad de Krabbe y requieren un diagnóstico oportuno.

Causas

La enfermedad de Krabbe aparece cuando una persona hereda dos copias de un gen alterado o mutado (una copia de cada padre).

Un gen proporciona una especie de modelo para producir proteínas. Si hay un error en este modelo, las proteínas producidas pueden no funcionar de manera adecuada. En el caso de la enfermedad de Krabbe, dos copias mutadas de un gen en particular generan una producción escasa o nula de una enzima llamada «galactocerebrosidasa».

Las enzimas, como la galactocerebrosidasa, son responsables de la descomposición de ciertas sustancias en el centro de reciclaje de una célula (lisosoma). En la enfermedad de Krabbe, la baja disponibilidad de enzimas galactocerebrosidasas genera la acumulación de determinados tipos de grasas llamadas «galactolípidos».

Daño a las neuronas

Los galactolípidos suelen existir en las células que producen y mantienen el revestimiento protector de las neuronas (mielina). Sin embargo, la abundancia de galactolípidos tiene un efecto tóxico. Algunos galactolípidos hacen que las células que elaboran la mielina se autodestruyan.

Otros galactolípidos son absorbidos por los microgliocitos, células especializadas del sistema nervioso que se alimentan de restos. El proceso de limpiar el exceso de galactolípidos transforma estas células normalmente útiles en células anormales y tóxicas llamadas «células globoides», que promueven la inflamación que daña la mielina.

La posterior pérdida de mielina (desmielinización) impide que las neuronas envíen y reciban mensajes.

Factores de riesgo

La mutación genética asociada con la enfermedad de Krabbe solamente causa la enfermedad si se heredan dos copias mutadas del gen. Una enfermedad provocada por dos copias mutadas se llama «enfermedad autosómica recesiva».

Si cada padre tiene una copia mutada del gen, el riesgo del hijo sería el siguiente:

  • Un 25 por ciento de posibilidades de heredar las dos copias mutadas, lo que desencadenaría la enfermedad.
  • Un 50 por ciento de posibilidades de heredar solo una copia mutada, lo que convertiría al hijo en portador de la mutación, pero no desencadenaría la enfermedad.
  • Un 25 por ciento de posibilidades de heredar dos copias normales del gen.

Análisis genéticos

En ciertas ocasiones, podría considerarse la opción de realizar un análisis genético para conocer el riesgo de tener un hijo con la enfermedad de Krabbe:

  • Si uno o ambos padres son potenciales portadores de una mutación del gen GALC en función de antecedentes familiares conocidos de la enfermedad de Krabbe, la pareja podría desear hacerse análisis para conocer los riesgos para su propia familia.
  • Si se le diagnostica la enfermedad de Krabbe a uno de los hijos, la familia podría considerar los análisis genéticos para identificar a otros hijos con potencial de desarrollar la enfermedad más adelante.
  • Si se conoce que los padres son portadores, estos pueden solicitar un análisis genético prenatal para determinar si su hijo tiene posibilidades de desarrollar la enfermedad.
  • Los portadores que utilizan la fertilización in vitro pueden solicitar un análisis genético de los óvulos fecundados antes de la implantación.

El análisis genético se debe considerar cuidadosamente. Pregúntale a tu médico acerca de los servicios de asesoramiento en genética que puedan ayudarte a entender los beneficios, los límites y las consecuencias del análisis genético.

Complicaciones

Los niños que tienen la enfermedad de Krabbe avanzada pueden presentar diversas complicaciones, entre ellas, infecciones y dificultades respiratorias. En las últimas etapas de la enfermedad, los niños quedan incapacitados, postrados en cama y, finalmente, en estado vegetativo.

La mayoría de los niños que padecen la enfermedad de Krabbe durante la infancia muere antes de los 2 años, en general, a causa de una insuficiencia respiratoria o de complicaciones de inmovilidad y por el tono muscular notablemente disminuido. Los niños que padecen la enfermedad más tarde en la niñez pueden tener una esperanza de vida algo más prolongada: por lo general, entre dos y siete años después del diagnóstico.

Feb. 24, 2018
References
  1. Miranda CO, et al. Advances and pitfalls of cell therapy in metabolic leukodystrophies. Cell Transplantation. 2013;22:189.
  2. Pagon RA, et al. GeneReviews. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK1238/. Accessed Feb. 28, 2014.
  3. Krabbe disease. Genetics Home Reference. http://ghr.nlm.nih.gov/condition/krabbe-disease. Accessed Feb, 28. 2014.
  4. Ropper AH, et al. Adams & Victor's Principles of Neurology. 9th ed. New York, N.Y.: The McGraw-Hill Companies; 2009. http://www.accessmedicine.com/resourceTOC.aspx?resourceID=54. Accessed March 3, 2011.
  5. Sakai N. Pathogenesis of leukodystrophy for Krabbe disease: Molecular mechanism and clinical treatment. Brain & Development. 2009;31:485.
  6. Suzuki K. Globoid cell leukodystrophy (Krabbe's disease): Update. Journal of Child Neurology. 2003;18:595.
  7. Krabbe disease. United Leukodystrophy Foundation. http://ulf.org/krabbe-disease. Accessed Feb. 28, 2014.
  8. Kohlschutter A, et al. Childhood leukodystrophies: A clinical perspective. Expert Review of Neurotherapeutics. 2011;11:1485.
  9. National newborn screening status report. National Newborn Screening and Genetics Resource Center. http://genes-r-us.uthscsa.edu/sites/genes-r-us/files/nbsdisorders.pdf. Accessed March 10, 2014.
  10. Duffner PK, et al. Early infantile Krabbe disease: Results of the World-Wide Krabbe Registry. Pediatric Neurology 2011;45:141.
  11. Kemper AR, et al. Weighing the evidence for newborn screening for early-infantile Krabbe disease. Genetics in Medicine: Official Journal of the American College of Medical Genetics. 2010;12:539.
  12. Duffner PK, et al. The long-term outcomes of presymptomatic infants transplanted for Krabbe disease: Report of the workshop held on July 11 and 12, 2008, Holiday Valley, New York. Genetics in Medicine. 2009;11:450.
  13. Renaud DL (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester, Minn. April 1, 2014.