Vacuna contra la influenza: tu mejor opción para prevenir la influenza

Por lo general, la vacuna contra la influenza evita que contraigas la enfermedad. Además, aunque la vacuna contra la influenza no siempre brinda protección total, vale la pena colocársela.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

La vacuna anual de este año contra la influenza brindará protección contra el virus de la influenza H1N1, además de los otros dos virus de la influenza que se espera que circulen en esta temporada de influenza. También estará disponible una vacuna que protege contra cuatro cepas del virus, así como una vacuna contra la influenza de alta dosis para adultos mayores de 65 años.

La influenza es una infección respiratoria que puede producir complicaciones graves, sobre todo, en niños pequeños, adultos mayores y en personas con ciertas enfermedades. La vacuna contra la influenza es la manera más eficaz de prevenir la enfermedad y sus complicaciones. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades recomiendan que todos aquellos mayores de 6 meses de edad reciban la vacuna anual contra la influenza.

A continuación, encontrarás las respuestas a preguntas frecuentes sobre la vacuna contra la influenza:

¿Cuándo estará disponible la vacuna contra la influenza?

Dado que los fabricantes del sector privado son los que producen la vacuna contra la influenza, su disponibilidad depende del momento en que se complete su producción. Sobre la temporada de influenza 2017-2018, los fabricantes informaron que los envíos comenzaron en agosto y continuarán durante octubre y noviembre, hasta que se hayan distribuido todas las vacunas. Se alienta a los médicos y al personal de enfermería a que comiencen a vacunar a las personas tan pronto como la vacuna contra la influenza esté disponible en sus áreas.

La vacuna contra la influenza puede tardar hasta dos semanas en generar la inmunidad, pero puedes obtener beneficios de la vacuna, aunque te la apliques después de que comience la temporada de influenza.

¿Por qué debo vacunarme todos los años?

Todos los años se fabrican nuevas vacunas contra la influenza para estar al día con los virus de la influenza que se adaptan rápidamente. Como los virus de la influenza evolucionan rápidamente, es posible que la vacuna del año pasado no te proteja contra los virus de este año.

Después de la vacunación, el sistema inmunitario genera anticuerpos que te protegerán contra los virus de la vacuna. Sin embargo, en general, los niveles de anticuerpos disminuyen con el tiempo: otra razón para colocarse la vacuna contra la influenza todos los años.

¿Quiénes deben recibir la vacuna contra la influenza?

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades recomiendan que todas las personas de 6 meses de edad en adelante reciban la vacunación anual contra la influenza. La vacunación es fundamental sobre todo para las personas con alto riesgo de sufrir complicaciones por la influenza, como:

  • Embarazadas
  • Adultos mayores
  • Niños pequeños

Los niños de entre 6 meses y 8 años de edad pueden necesitar dos dosis de la vacuna contra la influenza para estar completamente protegidos. Las dosis se deben administrar en un intervalo de al menos cuatro semanas. Consúltalo con el proveedor de atención médica de tu hijo.

Las enfermedades crónicas también pueden aumentar tu riesgo de sufrir complicaciones por la influenza. Por ejemplo:

  • Asma
  • Cáncer o tratamiento oncológico
  • Enfermedad pulmonar obstructiva crónica
  • Fibrosis quística
  • Diabetes
  • VIH y SIDA
  • Enfermedad renal o hepática
  • Obesidad

¿Quién no debería colocarse una vacuna contra la influenza?

Consulta con tu médico antes de recibir una vacuna contra la influenza si:

  • Eres alérgico a los huevos. La mayoría de los tipos de vacunas contra la influenza contienen una pequeña cantidad de proteínas de huevo. Si tienes alergia al huevo, puedes recibir la vacuna contra la influenza sin necesidad de tomar precauciones adicionales. Si tienes una fuerte alergia al huevo, debes recibir la vacuna en un hospital bajo la supervisión de un médico que pueda reconocer y controlar afecciones alérgicas graves.

    También hay vacunas contra la influenza que no contienen proteínas de huevo y que fueron aprobadas por la Administración de Alimentos y Medicamentos para su uso en personas mayores de 18 años de edad. Consulta con tu médico sobre tus opciones.

  • Tuviste una reacción grave a una vacuna contra la influenza anterior. No se recomienda colocar la vacuna contra la influenza a aquellas personas que ya tuvieron una reacción grave a una vacuna anterior. Sin embargo, primero consulta con tu médico. Algunas reacciones pueden no estar relacionadas con la vacuna.

¿Qué tipos de vacuna contra la influenza hay?

La vacuna contra la influenza se recomienda solo como vacuna inyectable. Si bien la Administración de Alimentos y Medicamentos aprobó una vacuna en aerosol nasal que consiste en una dosis baja del virus de la gripe debilitado y vivo, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades ya no recomiendan las vacunas en aerosol nasal porque el aerosol fue relativamente ineficaz durante las últimas temporadas de gripe.

La vacuna contra la influenza es una vacuna inactivada que contiene un virus muerto. Como en esta vacuna los virus están muertos (inactivados), la inyección no hará que te enfermes por influenza, pero le permitirá al organismo desarrollar los anticuerpos necesarios para protegerse de los virus de la influenza.

Generalmente, la inyección se coloca en un músculo del brazo. Si tienes entre 18 y 64 años, también puedes elegir que te coloquen la vacuna en la piel (intradérmica) o que te coloquen la vacuna por medio de un dispositivo a presión que emplea una descarga de una pequeña corriente de líquido a alta presión para penetrar en la piel, en lugar de utilizar una aguja.

¿La vacuna me puede causar gripe?

No. La vacuna contra la influenza no puede causarte la enfermedad. Sin embargo, aunque te hayas vacunado, podrías tener síntomas similares a los de la gripe por varios motivos, como los siguientes:

  • Reacciones a la vacuna. Después de la vacunación, algunas personas tienen dolores musculares y fiebre por un día o dos. Puede ser un efecto secundario de la formación de anticuerpos.
  • Franja de tiempo de dos semanas. La vacuna contra la influenza demora aproximadamente dos semanas en hacer efecto por completo. Si estás expuesto al virus de la influenza justo antes o durante ese período, es posible que te contagies.
  • Virus de la influenza no concordantes. En algunos años, los virus de la influenza utilizados para la vacuna no coincidirán con los virus en circulación durante la temporada de influenza. Si esto sucede, tu vacuna contra la influenza será menos eficaz, pero todavía podría proporcionarte cierta protección.
  • Otras enfermedades. Muchas otras enfermedades, como el resfriado común, también causan síntomas similares a los de la influenza. Por lo tanto, podrías creer que tienes influenza cuando en realidad no es así.

¿Qué tipo de protección ofrece la vacuna contra la influenza?

La eficacia de la vacuna contra la influenza puede variar. Generalmente, la vacuna contra la influenza es más eficaz en niños sanos de 2 años de edad en adelante y en adultos de hasta 64 años. Algunas personas mayores y personas con determinadas enfermedades podrían tener menos inmunidad después de la vacuna contra la influenza.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, cuando en las temporadas anteriores de influenza hay buena correspondencia entre la vacuna contra la influenza y las cepas en circulación del virus de la influenza, la vacuna tiene una eficacia del 40 al 60 por ciento en cuanto a la reducción del riesgo de contraer la enfermedad, para personas de todas las edades.

Si no me coloco la vacuna contra la influenza, ¿puedo reducir mi riesgo de contraer la enfermedad?

Con o sin una vacuna contra la influenza, puedes tomar medidas que te ayuden a protegerte contra la influenza y otros virus. La higiene adecuada es tu principal defensa contra las enfermedades contagiosas.

  • Lávate las manos de manera minuciosa y frecuente con agua y jabón.
  • Si no hay agua ni jabón, utiliza un desinfectante de manos a base de alcohol.
  • En lo posible, evita tocarte los ojos, la nariz o la boca.
  • Si la influenza es frecuente en tu zona, evita las multitudes.
  • Practica buenos hábitos de salud. Duerme bien, haz actividad física regularmente, bebe mucho líquido, come alimentos nutritivos y controla tu nivel de estrés.
June 13, 2018 See more In-depth