Descripción general

La endometriosis es un trastorno a menudo doloroso en el que tejido que normalmente reviste el interior del útero (el endometrio) crece fuera del útero. En general, la endometriosis afecta a los ovarios, las trompas de Falopio y el tejido que reviste la pelvis. Rara vez, el tejido endometrial se expande más allá de los órganos pélvicos.

Cuando hay endometriosis, el tejido endometrial fuera de lugar continúa actuando como lo haría normalmente: se engrosa, se descompone y sangra con cada ciclo menstrual. Como este tejido que está fuera de su lugar habitual no tiene manera de salir del cuerpo, queda atrapado. Cuando la endometriosis afecta a los ovarios, pueden formarse quistes que llamamos endometriomas. El tejido circundante puede irritarse y, en última instancia, puede desarrollar tejido cicatricial y adhesiones (bandas anormales de tejido fibroso que puede hacer que los tejidos pélvicos y los órganos se adhieran unos a otros).

La endometriosis provoca dolor (a veces intenso), sobre todo durante el período menstrual. También pueden generarse problemas de fecundidad. Por suerte, existen tratamientos eficaces.

Síntomas

El primer síntoma de la endometriosis es el dolor pélvico, a menudo asociado con el período menstrual. Aunque muchas mujeres tienen calambres durante su período menstrual, las mujeres con endometriosis suelen describir un dolor menstrual que es mucho peor que el habitual. También tienden a informar que el dolor aumenta con el tiempo.

Entre los signos y síntomas frecuentes de la endometriosis podemos mencionar los siguientes:

  • Períodos dolorosos (dismenorrea). Los dolores pélvicos y los calambres pueden comenzar antes que el período y extenderse durante varios días del período. También podrías tener dolor en la parte baja de la espalda y en el abdomen.
  • Relaciones sexuales dolorosas. Cuando se tiene endometriosis, es habitual sentir dolor durante o después de las relaciones sexuales.
  • Dolor durante la evacuación intestinal o la micción. Lo más probable es que presentes estos síntomas durante el período menstrual.
  • Sangrado excesivo. Es posible que, en ocasiones, tengas períodos muy abundantes (menorragia) o sangrado entre un período y otro (menometrorragia).
  • Esterilidad. La endometriosis suele detectarse en las mujeres que buscan tratamiento para la esterilidad.
  • Otros síntomas. También es posible que sientas cansancio y tengas diarrea, estreñimiento, gases o náuseas, en especial durante los períodos menstruales.

La intensidad del dolor no es, necesariamente, un indicador confiable de la gravedad de la afección. Algunas mujeres con endometriosis leve tienen dolores intensos, mientras que otras con endometriosis avanzada tienen poco o ningún dolor.

A veces, la endometriosis se confunde con otras afecciones que también provocan dolor pélvico, como la enfermedad inflamatoria pélvica o los quistes ováricos. También se la puede confundir con el síndrome del intestino irritable (SII), una afección que provoca episodios de diarrea, estreñimiento y calambres abdominales. El SII puede sumarse a la endometriosis, lo cual complica el diagnóstico.

Cuándo consultar con el médico

Consulta con tu médico si tienes signos y síntomas que podrían estar indicando una endometriosis.

La endometriosis puede ser difícil de tratar. Un diagnóstico precoz, un equipo médico multidisciplinario y la comprensión clara de tu diagnóstico favorecerán el control de los síntomas.

Causas

Aunque la causa exacta de la endometriosis se desconoce, entre las explicaciones posibles se incluyen las siguientes:

  • Menstruación retrógrada. En la menstruación retrógrada, la sangre menstrual que contiene células endometriales fluye de regreso a través de las trompas de Falopio y dentro de la cavidad pélvica en vez de hacia fuera del cuerpo. Estas células endometriales que están fuera de lugar se adhieren a las paredes pélvicas y la superficie de los órganos pélvicos, donde crecen y continúan engrosando y sangrando durante cada ciclo menstrual.
  • Transformación de las células peritoneales. Según lo que se conoce como «teoría de la inducción», los expertos sostienen que las hormonas o los factores inmunitarios promueven la transformación de las células peritoneales (células que tapizan el interior del abdomen) en células endometriales.
  • Transformación de las células embrionarias. Las hormonas como el estrógeno pueden transformar las células embrionarias (células en las primeras etapas del desarrollo) en implantes celulares endometriales durante la pubertad.
  • Implantación en la cicatriz de una cirugía. Después de una cirugía, como una histerectomía o una cesárea, las células endometriales pueden adherirse a la incisión quirúrgica.
  • Transporte de las células endometriales. El sistema de vasos sanguíneos o líquido del tejido (sistema linfático) puede transportar células endometriales a otras partes del cuerpo.
  • Trastorno del sistema inmunitario. Es posible que un problema con el sistema inmunitario impida al organismo reconocer y destruir el tejido endometrial que esté creciendo fuera del útero.

Factores de riesgo

Son varios los factores que te llevan a tener mayor riesgo de desarrollar endometriosis, entre ellos:

  • Nunca haber dado a luz
  • Haber iniciado tu período menstrual a edad muy temprana
  • Tener la menopausia a una edad más avanzada de lo normal
  • Tener ciclos menstruales cortos, por ejemplo, de menos de 27 días
  • Tener niveles altos de estrógeno en el organismo o una exposición mayor al estrógeno que produce tu organismo durante toda la vida
  • Tener un índice de masa corporal bajo
  • Consumir alcohol
  • Uno o más familiares (madre, tía o hermana) con endometriosis
  • Cualquier afección médica que impida el pasaje normal del flujo menstrual hacia fuera del cuerpo
  • Anormalidades en el útero

La endometriosis suele desarrollarse varios años después de comenzar con la menstruación (menarca). Los signos y síntomas de la endometriosis cesan en forma temporaria con el embarazo y terminan en forma permanente con la menopausia, a menos que estés tomando estrógenos.

Complicaciones

Infertilidad

La complicación más importante de la endometriosis son las alteraciones en la fecundidad. Alrededor de un tercio a la mitad de las mujeres con endometriosis tienen dificultades para quedar embarazadas.

Para que esto suceda, los ovarios deben liberar un óvulo que viaje a través de la trompa de Falopio más cercana, que sea fecundado por un espermatozoide y que se fije a la pared del útero para comenzar a desarrollarse. La endometriosis puede obstruir la trompa e impedir que el óvulo y el espermatozoide se unan. Sin embargo, la afección también parece afectar la fecundidad en formas menos directas, como dañando el espermatozoide o el óvulo.

Aun así, muchas mujeres con endometriosis de leve a moderada todavía pueden concebir y llevar el embarazo a término. A veces lo médicos aconsejan a las mujeres con endometriosis que no se demoren en tener hijos porque la afección puede empeorar con el tiempo.

Cáncer de ovarios

En las mujeres con endometriosis, el cáncer de ovarios se presenta con una frecuencia mayor a la esperada. No obstante, en principio, el riesgo general de desarrollar cáncer de ovarios a lo largo de la vida es bajo. Algunos estudios sugieren que la endometriosis aumenta ese riesgo, pero las probabilidades siguen siendo relativamente bajas. Aunque rara vez ocurre, hay otro tipo de cáncer (adenocarcinoma asociado con la endometriosis) que puede desarrollarse más adelante en la vida de las mujeres con endometriosis.

Jan. 31, 2018
References
  1. Endometriosis. The National Women's Health Information Center. http://www.womenshealth.gov/publications/our-publications/fact-sheet/endometriosis.html. Accessed July 26, 2016.
  2. Schenken RS. Endometriosis: Pathogenesis, clinical features, and diagnosis. http://www.uptodate.com/home. Accessed July 26, 2016.
  3. Frequently asked questions. Gynecological problems FAQ013. Endometriosis. American College of Obstetricians and Gynecologists. http://www.acog.org/~/media/For%20Patients/faq013.pdf?dmc=1&ts=20130305T1348596508. Accessed July 26, 2016.
  4. AskMayoExpert. Endometriosis. Rochester, Minn.: Mayo Foundation for Medical Education and Research; 2016.
  5. American College of Obstetricians and Gynecologists (ACOG) Committee on Practice Bulletins — Obstetrics. ACOG Practice Bulletin No. 114: Management of endometriosis. Obstetrics & Gynecology. 2010;116:223.
  6. What is assisted reproductive technology? Centers for Disease Control and Prevention. http://www.cdc.gov/art/whatis.html. Accessed July 26, 2016.
  7. Schenken RS. Endometriosis: Treatment of pelvic pain. http://www.uptodate.com/home. Accessed July 26, 2016.
  8. Lebovic DI. Endometriosis: Surgical management of pelvic pain. http://www.uptodate.com/home. Accessed July 26, 2016.
  9. Pearce CL, et al. Association between endometriosis and risk of histological subtypes of ovarian cancer: A pooled analysis of case-control studies. The Lancet Oncology. 2012;13:385.
  10. Jameson JL, et al. Endometriosis. In: Endocrinology: Adult and Pediatric. 7th ed. Philadelphia, Pa.: Elsevier Saunders; 2016. https://www.clinicalkey.com. Accessed July 26, 2016.
  11. Practice Committee of the American Society for Reproductive Medicine. Endometriosis and infertility: A committee opinion. Fertility and Sterility. 2012;98:591.
  12. Schrager S, et al. Evaluation and treatment of endometriosis. American Family Physician. 2013;87:107.
  13. Ferri FF. Endometriosis. In: Ferri's Clinical Advisor 2017. Philadelphia, Pa.: Elsevier; 2017. https://www.clinicalkey.com. Accessed July 26, 2016.
  14. Burney RO, et al. Pathogenesis and pathophysiology of endometriosis. Fertility and Sterility. 2012;98:511.
  15. Butler Tobah Y (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester, Minn. Aug. 3, 2016.
  16. Laughlin-Tommaso SK, et al. Cardiovascular and metabolic morbidity after hysterectomy with ovarian conservation: A cohort study. Menopause. In press. Accessed Jan. 15, 2018.