Descripción general

Las enfermedades de trasmisión sexual, o infecciones de trasmisión sexual (ITS), generalmente se adquieren por contacto sexual. Las bacterias, los virus o los parásitos que causan las enfermedades de trasmisión sexual pueden transmitirse de una persona a otra por la sangre, el semen o los fluidos vaginales y otros fluidos corporales.

En ocasiones, estas infecciones pueden transmitirse de forma no sexual, como de madres a hijos durante el embarazo o trabajo de parto, o a través de transfusiones de sangre o mediante agujas compartidas.

Las enfermedades de trasmisión sexual no siempre presentan síntomas. Es posible contraer infecciones de trasmisión sexual de personas que parecen estar perfectamente sanas y que ni siquiera saben que tienen una infección.

Síntomas

Las enfermedades de trasmisión sexual o las infecciones de trasmisión sexual pueden presentar diversos signos y síntomas, incluso la ausencia de síntomas. Es por eso por lo que pueden pasar desapercibidas hasta que ocurren complicaciones o hasta que se diagnostica a la pareja.

Los signos y síntomas que pueden indicar una infección de trasmisión sexual incluyen:

  • Llagas o protuberancias en los genitales o en la zona oral o rectal
  • Dolor o ardor al orinar
  • Secreción proveniente del pene
  • Flujo vaginal inusual o con mal olor
  • Sangrado vaginal inusual
  • Dolor durante las relaciones sexuales
  • Dolor e inflamación de los ganglios linfáticos, particularmente en la ingle, aunque a veces más extendidos
  • Dolor en la parte inferior del abdomen
  • Fiebre
  • Erupción en el tronco, las manos o los pies

Los signos y síntomas pueden aparecer unos días después de la exposición. Sin embargo, pueden pasar años antes de que tengas algún problema perceptible, según el organismo que provoque la infección de trasmisión sexual.

Cuándo consultar al médico

Acude a un médico inmediatamente en estos casos:

  • Eres sexualmente activo y podrías haber estado expuesto a una infección de trasmisión sexual
  • Tienes signos y síntomas de una infección de trasmisión sexual

Programa una cita con un médico en los siguientes casos:

  • Cuando consideres comenzar la actividad sexual o cuando tengas 21 años, lo que ocurra primero
  • Antes de comenzar a tener relaciones sexuales con una nueva pareja

Más información

Causas

Las causas de las enfermedades de trasmisión sexual o infecciones de trasmisión sexual pueden ser las siguientes:

  • Bacterias. La gonorrea, la sífilis y la clamidia son ejemplos de infecciones de trasmisión sexual causadas por bacterias.
  • Parásitos. La tricomoniasis es una infección de trasmisión sexual que la causa un parásito.
  • Virus. Las infecciones de trasmisión sexual causadas por virus incluyen el virus del papiloma humano o VPH, el herpes genital y el VIH.

Otros tipos de infecciones (los virus de la hepatitis A, B y C, la infección por Shigella y la infección por Giardia) pueden transmitirse a través de la actividad sexual, pero es posible infectarse sin contacto sexual.

Factores de riesgo

Toda persona sexualmente activa corre el riesgo de contraer o contagiar una enfermedad de transmisión sexual.

Existen factores que pueden aumentar el riesgo de contraer una infección de trasmisión sexual, por ejemplo:

  • Tener relaciones sexuales sin protección. La penetración vaginal o anal de una pareja infectada que no usa preservativo (de látex o poliuretano) aumenta considerablemente el riesgo de contraer una enfermedad de transmisión sexual. No se recomiendan los preservativos hechos de membranas naturales porque no son tan eficaces para prevenir las infecciones de trasmisión sexual. Si los preservativos no se utilizan correctamente o no se usan en cada relación sexual, el riesgo también puede ser mayor.

    El sexo oral puede ser menos riesgoso. Sin embargo, las infecciones de transmisión sexual también pueden contagiarse si una persona no usa preservativo (de látex o poliuretano) o una barrera bucal de los mismos materiales. El campo de látex es una superficie fina, con forma cuadrada, de látex o silicona.

  • Tener contacto sexual con varias parejas. Cuanto mayor sea la cantidad de personas con las que tienes relaciones sexuales, mayor será el riesgo.
  • Tener antecedentes de infecciones de transmisión sexual. Tener una infección de transmisión sexual hace que sea mucho más fácil que se desarrolle otra infección de trasmisión sexual.
  • Tener relaciones sexuales contra tu voluntad. Consulta a un profesional de la salud lo antes posible para que te hagan exámenes y te proporcionen tratamiento y apoyo emocional.
  • Abusar del alcohol o consumir drogas ilícitas recreativas. El abuso de sustancias puede inhibir tu juicio y hacer que estés más dispuesto a participar en conductas de riesgo.
  • Inyectarte drogas ilícitas. Al compartir la aguja con otras personas mientras se inyectan drogas ilícitas, puedes contagiarte de muchas infecciones graves. Algunos ejemplos son el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) y el virus de la hepatitis B y la hepatitis C.
  • Ser joven. Se informan niveles altos de infecciones por transmisión sexual en personas que tienen entre 15 y 24 años, en comparación con personas de mayor edad.

Transmisión de las madres a los bebés

Ciertas infecciones de transmisión sexual, como la gonorrea, la clamidia, el VIH y la sífilis, pueden transmitirse de madres a bebés durante el embarazo o el parto. Las infecciones de transmisión sexual en los bebés pueden causar problemas graves o incluso la muerte. Todas las embarazadas deben someterse a un examen para detectar estas infecciones y recibir tratamiento.

Complicaciones

Debido a que muchas personas en las primeras etapas de una enfermedad o infección de transmisión sexual no tienen síntomas, es importante realizar exámenes de detección de las infecciones de transmisión sexualpara prevenir complicaciones.

Algunas de las posibles complicaciones son las siguientes:

  • Dolor pélvico
  • Complicaciones en el embarazo
  • Inflamación ocular
  • Artritis
  • Enfermedad inflamatoria pélvica
  • Infertilidad
  • Enfermedad cardíaca
  • Ciertos tipos de cáncer, como el cáncer de cuello uterino y el cáncer del recto asociados con el virus del papiloma humano

Prevención

Existen muchas formas de prevenir o reducir el riesgo de contraer una enfermedad de transmisión sexual.

  • Evitar tener relaciones sexuales o actividad sexual. La manera más eficaz de evitar las enfermedades de transmisión sexual es no tener relaciones sexuales.
  • Mantener una pareja no infectada. Conservar una relación a largo plazo en la que ambos tengan relaciones sexuales entre sí y ninguno esté infectado puede ser una forma de evitar una enfermedad de transmisión sexual.
  • Esperar y realizar pruebas. Evita mantener relaciones sexuales vaginales y anales o algún tipo de actividad sexual con parejas nuevas hasta que ambos se realicen las pruebas de detección de infecciones de trasmisión sexual. El sexo oral puede ser menos riesgoso. Sin embargo, las infecciones de trasmisión sexual también pueden contagiarse si una persona no usa preservativo (de látex o poliuretano) o un campo de látex. Estas barreras previenen el contacto piel con piel entre las membranas mucosas orales y genitales.
  • Vacunarse. Vacunarse antes de tener relaciones sexuales puede prevenir ciertos tipos de infecciones de trasmisión sexual. Existen vacunas para prevenir enfermedades de transmisión sexual causadas por el virus del papiloma humano (VPH) y el virus de la hepatitis A y de la hepatitis B.
  • Usar condones y campos de látex de manera consistente y correcta. Usa un preservativo nuevo de látex o poliuretano o una barrera bucal también de látex o poliuretano en cada acto sexual, ya sea oral, vaginal o anal. Nunca uses un lubricante a base de aceite, como vaselina, con un preservativo o una barrera bucal de látex. Asimismo, estos tipos de impedimentos ofrecen menos protección contra las enfermedades de transmisión sexual en las que se forman llagas expuestas en los genitales, como las del VPH o el herpes.

    Los métodos anticonceptivos que no son de barrera, como las píldoras anticonceptivas o los dispositivos intrauterinos (DIU), no protegen contra las infecciones de transmisión sexual.

  • No beber alcohol en exceso ni usar drogas ilícitas. Si estás bajo la influencia de estas sustancias, es más probable que corras riesgos sexuales.
  • Hablar con tu pareja. Antes de cualquier contacto sexual, habla con tu pareja sobre la práctica de sexo seguro. Asegúrate de llegar a un acuerdo claro sobre qué actividades estarán permitidas y cuáles no.
  • Considerar la circuncisión masculina. En el caso de los hombres, existe evidencia de que la circuncisión puede ayudar a reducir el riesgo de contraer el virus de la inmunodeficiencia humana de una mujer infectada por el VIH hasta en un 60 %. La circuncisión masculina también puede ayudar a prevenir el contagio del virus del papiloma humano genital y del herpes genital.
  • Considerar el uso de profilaxis previa a la exposición. La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) ha aprobado el uso de dos medicamentos combinados para reducir el riesgo de infección por VIH en personas que corren un riesgo muy alto. Los medicamentos son emtricitabina con tenofovir disoproxil fumarato (Truvada) y emtricitabina con tenofovir alafenamida fumarato (Descovy). Estos medicamentos se deben tomar todos los días, exactamente tal y como se recetaron.

El profesional de la salud te recetará estos medicamentos para la prevención del VIH solamente si no estás infectado por VIH. Necesitarás realizarte una prueba del VIH antes de comenzar a recibir medicamentos para la profilaxis previa a la exposición y, luego, cada tres meses durante el tiempo que los tomes.

El profesional de la salud también te realizará pruebas para ver el funcionamiento de tus riñones antes de recetarte Truvada. Luego, repetirá esas pruebas cada seis meses. Si tienes hepatitis B, consulta a un especialista en enfermedades infecciosas o a un hepatólogo antes de comenzar el tratamiento.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), el uso diario de Truvada puede reducir el riesgo de contraer el VIH a través de las relaciones sexuales en un 99 %. Además, puede reducir el riesgo de contagio del VIH a través del uso de drogas ilícitas inyectables en un 74 %.

Según las investigaciones, Descovy también es eficaz para reducir el riesgo de contraer el VIH a través de las relaciones sexuales. Sin embargo, Descovy no se ha estudiado en personas que tienen sexo vaginal receptivo. El uso de prevención adicional, como los preservativos, puede reducir aún más el riesgo y prevenir el contagio de infecciones de transmisión sexual.

Reciba nuestro boletín informativo gratuito en español

El boletín informativo de Mayo Clinic en español es gratuito y se envía semanalmente por correo electrónico con consejos de salud, recetas deliciosas, descubrimientos médicos y más. Vea un ejemplo del correo electrónico e inscríbase a continuación.

Con el fin de proporcionarle la información más relevante y útil, y de entender qué información es beneficiosa, posiblemente combinemos tanto su correo electrónico como la información sobre el uso del sitio web con otro tipo de datos que tenemos acerca de usted. Si usted es un paciente de Mayo Clinic, esto puede incluir información confidencial de salud. Si se combinan esos datos con su información médica confidencial, toda esta información se tratará como información médica confidencial y solo se usará o revelará según lo descrito en nuestro aviso sobre políticas de privacidad. En cualquier momento, puede optar por no recibir las comunicaciones de correo electrónico si presiona en el mensaje el enlace para anular la suscripción.

April 14, 2023
  1. Adamson PC, et al. Point-of-care testing for sexually transmitted infections: A review of recent developments. Archives of Pathology and Laboratory Medicine 2020; doi:10.5858/arpa.2020-0118-RA.
  2. Sieving RE, et al. Sexually transmitted diseases among US adolescents and young adults: Patterns, clinical considerations and prevention. The Nursing Clinics of North America. 2019; doi:10.1016/j.cnur.2019.02.002.
  3. Sexually transmitted infections. Office on Women's Health. https://www.womenshealth.gov/a-z-topics/sexually-transmitted-infections. Accessed June 21, 2021.
  4. Overview of sexually transmitted diseases. Merck Manual Professional Version. http://www.merckmanuals.com/professional/infectious-diseases/sexually-transmitted-diseases-std/overview-of-sexually-transmitted-diseases. Accessed June 21, 2021.
  5. Sexually transmitted infections (STIs). World Health Organization. http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs110/en/. Accessed June 21, 2021.
  6. South-Paul JE, et al., eds. Sexually transmitted diseases. In: Current Diagnosis & Treatment: Family Medicine. 5th ed. McGraw Hill; 2020. https://accessmedicine.mhmedical.com. Accessed June 21, 2021.
  7. FAQs: Cervical cancer screening. American College of Obstetricians and Gynecologists. https://www.acog.org/womens-health/faqs/cervical-cancer-screening. Accessed June 21, 2021.
  8. Ghanem KG, et al. Screening for sexually transmitted infections. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed June 21, 2021.
  9. Tintinalli JE, et al., eds. Sexually transmitted infections. In: Tintinalli's Emergency Medicine: A Comprehensive Study Guide. 9th ed. McGraw Hill; 2020. https://accessmedicine.mhmedical.com. Accessed June 21, 2021.
  10. Dinulos JGH. Sexually transmitted bacterial infections. In: Habif's Clinical Dermatology. 7th ed. Elsevier; 2021. https://www.clinicalkey.com. Accessed June 23, 2021.
  11. Hepatitis A questions and answers for health professionals. Centers for Disease Control and Prevention. https://www.cdc.gov/hepatitis/hav/havfaq.htm. Accessed June 25, 2021.
  12. What is PrEP? Centers for Disease Control and Prevention. https://www.cdc.gov/hiv/basics/prep/about-prep.html. Accessed June 21, 2021.
  13. Partin AW, et al., eds. Sexually transmitted diseases. In: Campbell-Walsh-Wein Urology. 12th ed. Elsevier; 2021. https://www.clinicalkey.com. Accessed June 24, 2021.
  14. HPV vaccine recommendations. Centers for Disease Control and Prevention. https://www.cdc.gov/vaccines/vpd/hpv/hcp/recommendations.html. Accessed June 24, 2021.
  15. Hepatitis B. National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases. https://www.niddk.nih.gov/health-information/liver-disease/viral-hepatitis/hepatitis-b. Accessed June 25, 2021.
  16. AskMayoExpert. Cervical cancer screening (adult). Mayo Clinic; 2020.
  17. FDA approves second drug to prevent HIV infection as part of ongoing efforts to end the HIV epidemic. U.S. Food and Drug Administration. https://www.fda.gov/news-events/press-announcements/fda-approves-second-drug-prevent-hiv-infection-part-ongoing-efforts-end-hiv-epidemic. Accessed July 15, 2021.
  18. Screening and testing recommendations for chronic hepatitis B virus infection (HBV). Centers for Disease Control and Prevention. https://www.cdc.gov/hepatitis/hbv/testingchronic.htm. Accessed March 29, 2023.
  19. Human immunodeficiency virus (HIV) infection: Screening. U.S. Preventive Services Taskforce. https://www.uspreventiveservicestaskforce.org/uspstf/recommendation/human-immunodeficiency-virus-hiv-infection-screening. Accessed March 29, 2023.
  20. HIV treatment. Centers for Disease Control and Prevention. https://www.cdc.gov/hiv/basics/livingwithhiv/treatment.html. Accessed March 31, 2023.

Enfermedades de transmisión sexual (ETS)