Análisis de enfermedades de transmisión sexual: ¿cuál es el adecuado para ti?

Las enfermedades de transmisión sexual son frecuentes, pero los tipos de pruebas que debas realizarte para detectarlas dependerán de tus factores de riesgo. Pregunta cuáles son las recomendaciones para tu caso.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Si eres tienes una vida sexual activa, en especial con múltiples parejas, es posible que te hayan dado este consejo muchas veces: usa protección y hazte análisis.

Esto es importante porque una persona puede tener una enfermedad de transmisión sexual (STD, por sus siglas en inglés) sin saberlo. En muchos casos, no hay ningún signo o síntoma. De hecho, es por ese motivo que muchos expertos prefieren hablar de infecciones de transmisión sexual (STI, por sus siglas en inglés), porque puedes tener una infección sin síntomas de enfermedad.

Pero ¿qué tipo de pruebas de infecciones de transmisión sexual (STI) necesitas realizarte? Y ¿con qué frecuencia debes someterte a los exámenes de detección? Las respuestas dependen de tu edad, tu comportamiento sexual y otros factores de riesgo.

No asumas que te están realizando una prueba de infecciones de transmisión sexual (STI) cada vez que te sometes a un examen ginecológico o a una prueba de Papanicolaou. Si piensas que necesitas hacerte una prueba de infecciones de transmisión sexual (STI), pídesela a tu médico. Habla con tu médico acerca de tus inquietudes y de qué pruebas necesitas o deseas.

Análisis para detección de infecciones de transmisión sexual específicas

Consulte en estas pautas sobre pruebas de detección de infección de transmisión sexual sobre infecciones específicas.

Clamidia y gonorrea

En las pautas nacionales se recomienda que te realices pruebas de detección una vez al año si:

  • Eres una mujer sexualmente activa menor de 25 años
  • Eres una mujer mayor de 25 años y corres riesgo de contraer una infección de transmisión sexual, por ejemplo, por tener sexo con una nueva pareja o con múltiples parejas
  • Eres un hombre que tiene sexo con hombres
  • Tienes VIH
  • Te han obligado a tener relaciones sexuales o a participar en actos sexuales contra tu voluntad

Para detectar los casos de clamidia o gonorrea, los médicos realizan un análisis de orina o colocan un hisopo dentro del pene en los hombres o del cuello del útero en las mujeres. Luego, la muestra se analiza en un laboratorio. Los exámenes de detección son importantes porque, si no tienes signos ni síntomas, puedes no saber que tienes alguna de las infecciones.

VIH, sífilis y hepatitis

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) recomiendan la realización de pruebas de VIH, al menos una vez, como parte de la atención médica de rutina si eres un adolescente o un adulto de entre 13 y 64 años de edad. Los adolescentes menores de esa edad deberían realizarse la prueba si corren un alto riesgo de contraer una infección de transmisión sexual. Los CDC recomiendan un análisis anual de VIH si corres un alto riesgo de contraer una infección.

Los CDC recomiendan realizar exámenes de detección de hepatitis C a todas las personas nacidas entre 1945 y 1965. La incidencia de hepatitis C es mayor en este grupo etario, y la enfermedad no suele tener síntomas hasta no haber llegado a un estadio avanzado. Existen vacunas disponibles para la hepatitis A y B, si en los exámenes de detección se observa que no has estado expuesto a estos virus.

En las pautas nacionales se recomienda que solicites la prueba de VIH, sífilis y hepatitis si:

  • Te has realizado una prueba para detectar una infección de transmisión sexual y te ha dado positivo, lo cual aumenta tu riesgo de contraer otra infección de transmisión sexual
  • Tienes más de una pareja sexual (o si tu pareja ha tenido múltiples parejas) desde el último análisis de laboratorio que te has realizado
  • Consumes drogas recreativas endovenosas
  • Eres un hombre que tiene sexo con hombres
  • Estás embarazada o planeas quedar embarazada
  • Te han obligado a tener relaciones sexuales o a participar en actos sexuales contra tu voluntad

Tu médico te realiza la prueba de sífilis mediante una muestra de sangre o bien tomando una muestra con un hisopo de las llagas genitales que tuvieses. La muestra se examina en un laboratorio. Se toma una muestra de sangre para la prueba de VIH y hepatitis.

Herpes genital

No existen buenos exámenes de detección del herpes, una infección viral. La mayoría de las personas que tienen una infección por herpes jamás presentan síntomas pero pueden contagiar el virus a otros. Tu médico también puede tomar un raspado del tejido o un cultivo de las ampollas o de las primeras úlceras, si es que las tienes, para examinarlos en un laboratorio. Pero un resultado que haya dado negativo en una prueba no descarta el herpes como causa de úlceras genitales.

Con un análisis de sangre también se puede detectar una infección por herpes del pasado, pero los resultados nunca son concluyentes. Algunos análisis de sangre permiten diferenciar entre los dos tipos principales del virus del herpes. El tipo 1 es el virus que, con más frecuencia, causa herpes labial, si bien también causa llagas genitales.

El tipo 2 es el virus que causa con más frecuencia llagas genitales. Aun así, los resultados pueden no ser del todo claros, según la sensibilidad de la prueba y la etapa en que esté la infección. Es posible obtener resultados falsos positivos y falsos negativos.

VPH

Ciertos tipos de virus del papiloma humano (VPH) pueden causar cáncer cervical, mientras que otras variedades de VPH producen verrugas genitales. Muchas personas que llevan una vida sexual activa se infectarán por VPH en algún momento de sus vidas y nunca presentarán síntomas. Lo usual es que el virus desaparezca en dos años.

No existe un examen de detección de rutina para el VPH en hombres, a quienes se les diagnostica la infección por inspección visual o mediante una biopsia de las verrugas genitales. En mujeres, la prueba de VPH abarca lo siguiente:

  • Examen de Papanicolaou. Examen de Papanicolaou, con el que se buscan células anómalas en el cuello del útero; se recomienda realizarlo cada tres años a mujeres entre 21 y 65 años de edad.
  • Prueba del VPH. Es posible que las mujeres mayores de 30 años puedan realizarse la prueba del VPH junto con el examen de Papanicolaou cada cinco años, si las pruebas anteriores fueron normales. Se realizará la prueba del VPH a las mujeres de entre 21 y 30 años si su examen de Papanicolaou dio un resultado anómalo.

El VPH también ha sido relacionado con el cáncer de vulva, vagina, pene, ano, y boca y garganta. Las vacunas pueden proteger tanto a hombres como a mujeres de algunos tipos de VPH, pero alcanzan su máxima eficacia cuando se administran antes del inicio de la actividad sexual.

Pruebas para detectar infecciones de transmisión sexual en el hogar

Los kits de prueba en el hogar para determinadas infecciones de transmisión sexual, como el VIH, la clamidia y la gonorrea, han ido ganando aceptación y popularidad. Para hacer una prueba de infecciones de transmisión sexual en el hogar, recolecta una muestra de orina o un hisopado oral o genital, y luego envíalo a un laboratorio para su análisis.

Algunas pruebas requieren más de una muestra. El beneficio de las pruebas en el hogar es que puedes tomar la muestra en la privacidad de tu casa sin la necesidad de un examen pélvico o una visita al consultorio.

Sin embargo, las pruebas realizadas en muestras tomadas por ti mismo pueden tener una mayor tasa de resultados falsos positivos, lo que significa que la prueba indica que tienes una infección de transmisión sexual que realmente no tienes. Si das positivo en una prueba en el hogar, comunícate con tu médico o una clínica de salud pública para confirmar los resultados de la prueba. Si los resultados de tu prueba en el hogar son negativos pero tienes síntomas, consulta a tu médico o visita una clínica de salud pública para confirmar los resultados.

Resultados positivos del examen

Si das positivo en una ITS, el siguiente paso es considerar más pruebas y luego recibir el tratamiento recomendado por tu médico. Además, infórmaselo a tus parejas sexuales. Es necesario examinarlas y tratarlas, porque puedes transmitirles algunas infecciones.

Es común que sientas muchas emociones, tal vez vergüenza, ira o miedo. Puede ser útil recordar que hiciste lo correcto al hacerte la prueba para poder hablar con tus parejas y recibir tratamiento. Habla con tu médico sobre tus preocupaciones.

Sept. 16, 2020 See more In-depth