Descripción general

Las enfermedades de transmisión sexual (ETS), o infecciones de transmisión sexual (ITS), generalmente se adquieren por contacto sexual. Los organismos (bacterias, virus o parásitos) que causan las enfermedades de transmisión sexual pueden transmitirse de una persona a otra por la sangre, el semen o los fluidos vaginales y otros fluidos corporales.

En ocasiones, estas infecciones pueden transmitirse de forma no sexual, como de madre a hijo durante el embarazo o parto, o a través de transfusiones de sangre o agujas compartidas.

Las enfermedades de transmisión sexual no siempre presentan síntomas. Es posible contraer enfermedades de transmisión sexual de personas que parecen estar perfectamente sanas y que ni siquiera saben que tienen una infección.

Síntomas

Las enfermedades de transmisión sexual (ETS) o las infecciones de transmisión sexual (ITS) pueden tener diversos signos y síntomas, incluso la ausencia de síntomas. Es por eso que pueden pasar desapercibidas hasta que ocurren complicaciones o hasta que se diagnostica una pareja. Los signos y síntomas que pueden indicar una infección de transmisión sexual incluyen los siguientes:

  • Llagas o protuberancias en los genitales o en la zona oral o rectal
  • Dolor o ardor al orinar
  • Secreción proveniente del pene
  • Flujo vaginal inusual o con olor extraño
  • Sangrado vaginal inusual
  • Dolor durante las relaciones sexuales
  • Dolor e inflamación de los ganglios linfáticos, particularmente en la ingle, aunque a veces más extendidos
  • Dolor en la parte inferior del abdomen
  • Fiebre
  • Erupción en el tronco, las manos o los pies

Los signos y síntomas pueden aparecer unos días después de la exposición, o pueden pasar años antes de que tengas algún problema perceptible, según cada organismo.

Cuándo consultar al médico

Acude a un médico inmediatamente en estos casos:

  • Eres sexualmente activa y podrías haber estado expuesta a una infección de transmisión sexual.
  • Tienes signos y síntomas de una infección de transmisión sexual.

Programa una consulta con un médico en estos casos:

  • Cuando consideres comenzar la actividad sexual o cuando tengas 21 años, lo que ocurra primero.
  • Antes de comenzar a tener relaciones sexuales con una nueva pareja.

Causas

Las enfermedades de transmisión sexual (ETS) o infecciones de transmisión sexual (ITS) pueden ser causadas por:

  • Bacterias (gonorrea, sífilis, clamidia)
  • Parásitos (tricomoniasis)
  • Virus (virus del papiloma humano, herpes genital, VIH)

La actividad sexual juega un papel en la propagación de muchos otros tipos de infecciones, aunque es posible infectarse sin contacto sexual. Los ejemplos incluyen los virus de la hepatitis A, B y C, la shigella y la Giardia intestinalis.

Factores de riesgo

Cualquier persona que sea sexualmente activa se arriesga a cierto grado de exposición a una enfermedad de transmisión sexual (ETS) o a una infección de transmisión sexual (ITS). Los factores que pueden aumentar ese riesgo son los siguientes:

  • Tener relaciones sexuales sin protección. La penetración vaginal o anal de una pareja infectada que no usa condón de látex aumenta considerablemente el riesgo de contraer una infección de transmisión sexual. El uso inadecuado o inconstante de condones también puede aumentar el riesgo.

    El sexo oral puede ser menos riesgoso, pero las infecciones pueden transmitirse sin condón de látex o protector dental (un trozo cuadrado y delgado de caucho hecho con látex o silicona).

  • Tener contacto sexual con varias parejas. Si tienes contacto sexual con más gente, mayor será tu riesgo. Esto válido tanto para las parejas concurrentes como para las relaciones monógamas consecutivas.
  • Tener antecedentes de infecciones de transmisión sexual. Tener una infección de transmisión sexual hace que sea mucho más fácil que otra infección de transmisión sexual se afiance.
  • Cualquier persona forzada a tener relaciones sexuales o actividad sexual. Lidiar con una violación o un ataque sexual puede ser difícil, pero es importante ver a un médico lo antes posible para que te realicen análisis de detección, tratamiento y apoyo emocional.
  • Abuso de alcohol o consumo de drogas recreativas. El abuso de sustancias puede inhibir tu juicio, haciendo que estés más dispuesto a participar en conductas de riesgo.
  • Inyectarse drogas. El uso compartido de agujas transmite muchas infecciones graves, incluido el VIH, la hepatitis B y la hepatitis C.
  • Ser joven. La mitad de las infecciones de transmisión sexual ocurren en personas entre 15 y 24 años de edad.
  • Hombres que solicitan medicamentos para tratar la disfunción eréctil. Los hombres que solicitan a sus médicos recetas para medicamentos como sildenafil (Viagra, Revatio), tadalafil (Cialis, Adcirca) y vardenafil (Levitra) tienen índices más altos de infecciones de transmisión sexual. Asegúrate de estar al tanto de las prácticas de sexo seguro si le solicitas a tu médico uno de estos medicamentos.

Transmisión de la madre al bebé

Ciertas infecciones de transmisión sexual, como la gonorrea, la clamidia, el VIH y la sífilis, pueden transmitirse de una madre infectada a su hijo durante el embarazo o el parto. Las infecciones de transmisión sexual en los bebés pueden causar problemas graves o incluso la muerte. Todas las embarazadas deben someterse a un examen para detectar estas infecciones y recibir tratamiento.

Complicaciones

Debido a que muchas personas en las primeras etapas de una enfermedad de transmisión sexual (ETS) o de una infección de transmisión sexual (ITS) no tienen síntomas, la detección de las ITS es importante para prevenir complicaciones.

Algunas de las posibles complicaciones son las siguientes:

  • Dolor pélvico
  • Complicaciones en el embarazo
  • Inflamación ocular
  • Artritis
  • Enfermedad inflamatoria pélvica
  • Esterilidad
  • Cardiopatía
  • Ciertos tipos de cáncer, como el cáncer de cuello uterino y rectal asociado con el virus del papiloma humano

Prevención

Hay varias maneras de evitar o reducir el riesgo de enfermedades de transmisión sexual (ETS) o infecciones de transmisión sexual (ITS).

  • Abstente. La manera más efectiva de evitar las ITS es no tener (abstenerse de) relaciones sexuales.
  • Quédate con una pareja no infectada. Otra forma fiable de evitar las ITS es mantener una relación duradera y mutuamente monógama en la que ambas personas solo tienen relaciones sexuales entre sí y ninguna de ellas está infectada.
  • Espera y prueba. Evite las relaciones sexuales vaginales y anales con nuevos compañeros hasta que ambos hayan sido examinados para detectar ITS. El sexo oral es menos riesgoso, pero utiliza un condón de látex o un protector dental para evitar el contacto directo (piel a piel) entre las membranas mucosas orales y genitales.
  • Vacúnate. Vacunarse temprano, antes de la exposición sexual, también es efectivo para prevenir ciertos tipos de ITS. Existen vacunas para prevenir el virus del papiloma humano (VPH), la hepatitis A y la hepatitis B.

    Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) recomiendan la vacuna contra el virus del papiloma humano para niñas y niños de 11 y 12 años de edad. Si no están completamente vacunados a los 11 y 12 años, los CDC recomiendan que las niñas y mujeres hasta los 26 años y los niños y hombres hasta los 26 años reciban la vacuna.

    La vacuna contra la hepatitis B generalmente se administra a los recién nacidos, y la vacuna contra la hepatitis A se recomienda para los niños de 1 año de edad. Ambas vacunas se recomiendan para las personas que aún no son inmunes a estas enfermedades y para las que tienen un mayor riesgo de infección, como los hombres que tienen relaciones sexuales con hombres y los usuarios de drogas intravenosas.

  • Usa condones y protectores dentales de manera consistente y correcta. Usa un nuevo condón de látex o protector dental para cada acto sexual, ya sea oral, vaginal o anal. Nunca uses un lubricante a base de aceite, como vaselina, con un condón de látex o un protector dental.

    Los condones hechos de membranas naturales no se recomiendan porque no son tan efectivos para prevenir las ITS. Ten en cuenta que aunque los condones reducen el riesgo de exposición a la mayoría de las infecciones de transmisión sexual, proporcionan menos protección para las infecciones de transmisión sexual que conllevan úlceras genitales expuestas, como el virus del papiloma humano o el herpes. Además, las formas de anticoncepción que no son barreras, como las píldoras anticonceptivas (anticonceptivos orales) o los dispositivos intrauterinos (DIU), no protegen contra las infecciones de transmisión sexual.

  • No bebas alcohol en exceso ni uses drogas. Si estás bajo la influencia del alcohol o las drogas, es más probable que corras riesgos sexuales.
  • Comunícate. Antes de cualquier contacto sexual serio, comunícate con tu pareja sobre la práctica de sexo seguro. Asegúrate de estar de acuerdo específicamente en qué actividades estarán bien y cuáles no.
  • Considera la circuncisión masculina. Existe evidencia de que la circuncisión masculina puede ayudar a reducir el riesgo de que un hombre contraiga el VIH de una mujer infectada (transmisión heterosexual) hasta en un 60 %. La circuncisión masculina también puede ayudar a prevenir la transmisión del virus del papiloma humano genital y el herpes genital.
  • Considera la posibilidad de utilizar PrEP. PrEP significa "profilaxis previa a la exposición". La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) ha aprobado el uso del medicamento combinado emtricitabina-tenofovir disoproxil fumarato (Truvada) para reducir el riesgo de infección por VIH de transmisión sexual en personas que están en muy alto riesgo.

    El médico solo te recetará Truvada para la prevención del VIH si no tienes ya la infección por VIH. Necesitarás una prueba de VIH antes de comenzar a recibir PrEP y luego cada tres meses, siempre y cuando la estés tomando. El médico también examinará tu función renal antes de recetarte Truvada y continuará haciéndolo cada seis meses.

    Truvada debe tomarse todos los días, exactamente como está prescrito. Si usas Truvada diariamente, puedes reducir el riesgo de contraer el VIH a través de las relaciones sexuales en más de un 90 %. El uso de prevención adicional, como los condones, puede reducir aún más el riesgo. Continúa practicando sexo seguro para prevenir otras ITS.

Oct. 29, 2019
  1. Centers for Disease Control and Prevention, et al. Sexually Transmitted Diseases Treatment Guidelines, 2015. MMWR. 2015;64:1. http://www.cdc.gov/mmwr/preview/mmwrhtml/rr6403a1.htm. Accessed Dec. 1, 2015.
  2. Smith L, et al. Sexually transmitted infections. Urology Clinics of North America. 2015;42:507.
  3. Sexually transmitted infections: Overview. Office on Women's Health. U.S. Department of Health and Human Services.Womenshealth.gov. http://womenshealth.gov/publications/our-publications/fact-sheet/sexually-transmitted-infections.html. Accessed Dec. 6, 2015.
  4. Overview of sexually transmitted diseases. Merck Manual Professional Version. http://www.merckmanuals.com/professional/infectious-diseases/sexually-transmitted-diseases-std/overview-of-sexually-transmitted-diseases. Accessed Dec. 6, 2015.
  5. Sexually transmitted infections (STIs). World Health Organization. http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs110/en/. Accessed Dec. 6, 2015.
  6. South-Paul JE, et al. Sexually transmitted diseases. In: Current Diagnosis & Treatment in Family Medicine. 3rd ed. New York, N.Y.: The McGraw-Hill Companies; 2011. http://accessmedicine.com. Accessed Dec. 5, 2015.
  7. New guidelines for cervical cancer screening: Patient education fact sheet. The American Congress of Obstetricians and Gynecologists. http://www.acog.org/Patients. Accessed Dec. 6, 2015.
  8. Ghanem KG, et al. Screening for sexually transmitted infections. http://www.uptodate.com/home. Accessed Dec. 4. 2015.
  9. Tintinalli JE, et al. Sexually transmitted diseases. In: Tintinalli's Emergency Medicine: A Comprehensive Study Guide. 7th ed. New York, N.Y.: The McGraw Hill Companies; 2011. http://www.accessmedicine.com. Accessed Dec. 5, 2015.
  10. Hunter P, et al. Screening and prevention of sexually transmitted infections. Primary Care: Clinics in Office Practice. 2014;41:215.
  11. Preexposure prophylaxis for the prevention of HIV infection in the United States — 2017 update: A clinical practice guideline. Centers for Disease Control and Prevention: US Public Health Service. https://www.cdc.gov/hiv/guidelines/preventing.html. Accessed June 26, 2019.
  12. PrEP: HIV/AIDS. Centers for Disease Control and Prevention. https://www.cdc.gov/hiv/basics/prep.html. Accessed June 26, 2019.
  13. FDA approves second drug to prevent HIV infection as part of ongoing efforts to end the HIV epidemic. U.S. Food and Drug Administration. https://www.fda.gov/news-events/press-announcements/fda-approves-second-drug-prevent-hiv-infection-part-ongoing-efforts-end-hiv-epidemic. Accessed Oct. 17, 2019.