Descripción general

Un desfibrilador cardioversor implantable es un pequeño dispositivo de pila que se coloca en el pecho para detectar y detener los latidos cardíacos anormales (arritmias). Un desfibrilador cardioversor implantable controla continuamente los latidos y emite choques eléctricos, cuando sea necesario, para restituir el ritmo cardíaco normal.

Puede que necesites un desfibrilador cardioversor implantable si tus latidos cardíacos son peligrosamente rápidos e impiden que el corazón bombee suficiente sangre al resto del cuerpo (como taquicardia ventricular o fibrilación ventricular) o si tienes un alto riesgo de sufrir un problema de ritmo cardíaco (arritmia), por lo general, debido a un músculo cardíaco débil.

Un desfibrilador cardioversor implantable no es lo mismo que un marcapasos (un dispositivo implantable que puede evitar latidos cardíacos peligrosamente lentos).

Tipos

Un desfibrilador cardioversor implantable es un tipo de dispositivo para tratamientos cardíacos. Existen dos tipos básicos:

  • Un desfibrilador cardioversor implantable tradicional se introduce en el pecho y los cables (derivaciones) se conectan al corazón. El procedimiento de colocación del implante requiere una cirugía invasiva.
  • Un desfibrilador cardioversor implantable subcutáneo es otra opción que se implanta debajo de la piel al costado del pecho, debajo de la axila. Está conectado a un electrodo que corre a lo largo del esternón. Un desfibrilador cardioversor implantable subcutáneo es más grande que uno tradicional, pero no se conecta al corazón.

Por qué se realiza

Un desfibrilador cardioversor implantable controla constantemente los latidos anormales e intenta corregirlos al instante. Ayuda cuando el corazón deja de latir de forma eficaz (paro cardíaco), incluso cuando no te encuentras cerca de un hospital.

El médico puede recomendarte un desfibrilador cardioversor implantable si has presentado signos o síntomas de ciertos latidos anormales llamados taquicardia ventricular sostenida, incluidos desmayos. También se puede recomendar si sobreviviste a un paro cardíaco. Otros casos en los que un desfibrilador cardioversor implantable puede resultar beneficioso son los siguientes:

  • Antecedentes de enfermedad de las arterias coronarias y ataque cardíaco que haya debilitado el corazón
  • Un músculo cardíaco agrandado
  • Una afección cardíaca genética que aumente el riesgo de presentar ritmos cardíacos rápidos y peligrosos, como algunos tipos de síndrome de QT prolongado
  • Otras afecciones poco comunes que puedan afectar los latidos

El médico puede recomendarte un desfibrilador cardioversor implantable subcutáneo si tienes defectos estructurales en el corazón que impiden la conexión de cables al corazón a través de los vasos sanguíneos, o si deseas evitar la colocación de un desfibrilador cardioversor implantable tradicional.

Riesgos

Los posibles riesgos de la colocación de un desfibrilador cardioversor implantable incluyen:

  • Infección en la zona del implante
  • Hinchazón, sangrado o moretones
  • Daño a los vasos sanguíneos de los cables del desfibrilador cardioversor implantable
  • Sangrado alrededor del corazón, lo cual puede ser mortal
  • Filtración de sangre en la válvula cardíaca (insuficiencia) donde está el cable del desfibrilador cardioversor implantable
  • Colapso pulmonar (neumotórax)

Cómo te preparas

Antes de que te coloquen un desfibrilador cardioversor implantable, el médico solicitará varias pruebas, que pueden incluir lo siguiente:

  • Electrocardiograma. Un electrocardiograma es una prueba rápida e indolora que mide las señales eléctricas que hacen latir el corazón. Se colocan parches adhesivos (electrodos) en el pecho y, a veces, en los brazos y las piernas. Tienen cables que conectan los electrodos a una computadora que muestra los resultados. Un electrocardiograma puede mostrar si el corazón late demasiado rápido, demasiado lento o si no late.
  • Ecocardiografía. Esta prueba no invasiva utiliza ondas de sonido para proporcionar imágenes del corazón en movimiento. Le permite al médico observar el tamaño y la estructura del corazón y cómo fluye la sangre a través de este.
  • Monitoreo Holter. Un monitor Holter es un dispositivo portátil pequeño que lleva un seguimiento del ritmo cardíaco. Es posible que, en ocasiones, pueda detectar ritmos cardíacos anormales que el electrocardiograma pasó por alto. Es posible que el médico te pida que uses un monitor Holter durante 1 a 2 días. Los cables de los electrodos en tu pecho van a un dispositivo de grabación que funciona con pilas y se lleva en el bolsillo, en un cinturón o en una correa para el hombro.

    Mientras usas el monitor, llevarás un diario de tus actividades y síntomas. El médico comparará el diario con los registros eléctricos grabados y tratará de determinar la causa de los síntomas.

  • Grabadora de eventos. Si no tuviste ritmos cardíacos irregulares mientras llevabas puesto el monitor Holter, el médico puede recomendar una grabadora de eventos, que puede usarse durante un tiempo más prolongado. Hay varios tipos diferentes de grabadoras de eventos. Las grabadoras de eventos son similares a los monitores Holter y generalmente hay que presionar un botón cuando se sienten los síntomas.
  • Estudio de electrofisiología. El médico guía una sonda larga y flexible (catéter) a través de un vaso sanguíneo hacia el corazón. A menudo se usa más de un catéter. Los sensores en la punta de cada catéter envían señales y registran la electricidad de tu corazón. El médico usa esta información para identificar el área que está provocando los latidos anormales.

Lo que puedes esperar

Antes del procedimiento

Si te van a colocar un desfibrilador cardioversor implantable, es probable que te pidan que evites comer y beber durante al menos 8 horas antes del procedimiento.

Habla con tu médico acerca de cualquier medicamento que tomes y si debes continuar tomándolo antes del procedimiento para colocar un desfibrilador cardioversor implantable.

Durante el procedimiento

El especialista insertará una vía intravenosa en el antebrazo o en la mano y te dará un medicamento denominado sedante que te ayudará a relajarte.

Se te administrará anestesia general (totalmente dormido).

Durante la cirugía, el médico inserta uno o más cables flexibles y aislados (derivaciones) por las venas cercanas a la clavícula hacia el corazón guiándose con imágenes por rayos X. Los extremos de los cables se conectan al corazón. Los otros extremos se conectan a un dispositivo (generador de choques) que se implanta debajo de la piel y de la clavícula. Por lo general, el procedimiento dura unas horas.

Una vez que el desfibrilador cardioversor implantable esté en su lugar, el médico lo probará y lo programará según tus necesidades específicas de ritmo cardíaco. Para probar el desfibrilador cardioversor implantable, es posible que se te tenga que acelerar la frecuencia cardíaca y, luego, restablecer el ritmo normal mediante un choque.

Según el problema que presente tu ritmo cardíaco, tu desfibrilador cardioversor implantable podría ser programado para:

  • Marcapasos de baja energía. Es posible que no sientas nada o sientas un aleteo indoloro en el pecho cuando el desfibrilador cardioversor implantable reaccione a cambios leves en tu ritmo cardíaco.
  • Un choque de mayor energía. En el caso de problemas más graves del ritmo cardíaco, el desfibrilador cardioversor implantable puede administrar un choque de mayor energía. Este choque puede ser doloroso, y posiblemente te haga sentir como si te hubieran dado una patada en el pecho. El dolor suele durar solo un segundo, y no debería haber incomodidad después de que termine la descarga.

Por lo general, solo se necesita un choque para restablecer el ritmo cardíaco a la normalidad. Algunas veces, puedes recibir dos o más choques durante un período de 24 horas.

Tener tres o más choques en un período corto se denomina tormenta eléctrica o de arritmia. Si tienes una tormenta eléctrica, debes llamar al 911 o buscar atención médica de emergencia para ver si tu desfibrilador cardioversor implantable está funcionando correctamente o si tienes latidos cardíacos anormales.

Si es necesario, el desfibrilador cardioversor implantable puede ajustarse para reducir la cantidad y la frecuencia de los choques. Es posible que necesites medicamentos para hacer que tu corazón lata regularmente y disminuir el riesgo de una tormenta eléctrica del desfibrilador cardioversor implantable.

Después del procedimiento

Por lo general, recibirás el alta al día siguiente del procedimiento. Deberás organizarte para que una persona te lleve a casa y te ayude durante la recuperación.

El área donde se coloca el desfibrilador cardioversor implantable puede estar hinchada y sensible durante unos días o semanas. El médico podría recetarte analgésicos. La aspirina y el ibuprofeno no son recomendables porque pueden aumentar el riesgo de que se produzca una hemorragia.

Deberás evitar realizar movimientos bruscos en los que el brazo izquierdo se eleve por encima del hombro durante ocho semanas como máximo, para que los cables no se muevan hasta que el área haya sanado. Es posible que debas evitar conducir, según el tipo de desfibrilador cardioversor implantable que recibas. Tu médico te dará instrucciones sobre cuándo es seguro volver a conducir y a realizar otras actividades diarias.

Durante aproximadamente cuatro semanas después de la cirugía, el médico podría pedirte que evites hacer lo siguiente:

  • Actividades o ejercicios intensos que involucren movimientos por encima del hombro, como golf, tenis, natación, ciclismo, jugar a los bolos o pasar la aspiradora
  • Levantar cosas pesadas
  • Programas de ejercicios extenuantes

Es posible que el médico te indique que evites los deportes de contacto por tiempo indefinido. El contacto fuerte puede dañar el dispositivo o desconectar los cables.

Precauciones a largo plazo

Es poco frecuente que surjan problemas con tu desfibrilador cardioversor implantable debido a señales eléctricas (interferencia eléctrica). Aun así, toma precauciones con lo siguiente:

  • Teléfonos celulares y otros dispositivos móviles. Es seguro hablar por teléfono celular, pero evita colocarlo a menos de 6 pulgadas (unos 15 centímetros) del sitio de tu desfibrilador cardioversor implantable cuando el teléfono esté encendido. Aunque es poco probable, tu desfibrilador cardioversor implantable podría confundir la señal de un teléfono celular con un latido cardíaco y disminuir tu ritmo cardíaco, lo que provocaría síntomas tales como fatiga repentina.
  • Sistemas de seguridad. Después de la cirugía, recibirás una tarjeta que dice que tienes un desfibrilador cardioversor implantable. Muestra tu tarjeta al personal del aeropuerto, ya que el desfibrilador cardioversor implantable podría activar las alarmas de seguridad del aeropuerto.

    Además, los detectores de metales portátiles suelen contener un imán que puede interferir con tu desfibrilador cardioversor implantable. Limita el escaneo con un detector portátil a menos de 30 segundos sobre el sitio de tu desfibrilador cardioversor implantable o solicita una revisión manual.

  • Equipos médicos. Dile a los médicos, técnicos médicos y dentistas que tienes un desfibrilador cardioversor implantable. Algunos procedimientos, como las imágenes por resonancia magnética, la angiografía por resonancia magnética y la ablación por radiofrecuencia o por microondas, pueden no ser recomendables si tienes un desfibrilador cardioversor implantable. El médico puede decirte si necesitas una prueba alternativa.
  • Generadores de energía. Párate a una distancia mínima de 2 pies (0,6 metros) de equipos de soldar, transformadores de alto voltaje o sistemas con generador de motor. Si trabajas cerca de dicho equipo, pídele a tu médico que coordine una prueba en tu lugar de trabajo para determinar si el equipo afecta tu desfibrilador cardioversor implantable.
  • Auriculares y cargadores inalámbricos. Los auriculares pueden contener una sustancia magnética que puede interferir con tu desfibrilador cardioversor implantable. Mantén los auriculares y los cargadores inalámbricos a una distancia mínima de 6 pulgadas (unos 15 centímetros) de tu desfibrilador cardioversor implantable.
  • Imanes. Estos pueden afectar tu desfibrilador cardioversor implantable, así que es buena idea mantener los imanes por lo menos a 6 pulgadas (15 centímetros) del sitio de tu desfibrilador cardioversor implantable.

Entre los dispositivos que suponen un riesgo leve o nulo para tu desfibrilador cardioversor implantable, se incluyen los hornos de microondas, los televisores y controles remotos, las radios AM/FM, las tostadoras, las mantas eléctricas, las afeitadoras eléctricas y los taladros eléctricos, las computadoras, los escáneres, las impresoras y los dispositivos GPS.

Restricciones para conducir

Si tienes un desfibrilador cardioversor implantable para tratar la arritmia ventricular, conducir un vehículo puede ponerte en riesgo a ti y a los demás. La combinación de la arritmia y los choques del desfibrilador cardioversor implantable puede causar desmayos, lo cual podría ser peligroso si estás manejando.

Muchos países imponen restricciones para conducir en las personas con desfibriladores cardioversores implantables. Si te colocaron el desfibrilador cardioversor implantable porque anteriormente tuviste un paro cardíaco o una arritmia ventricular, el médico puede recomendarte que esperes varios meses antes de conducir o maniobrar un vehículo. Si recibes un choque, con o sin desmayo, infórmaselo al médico y sigue sus recomendaciones. En la mayoría de los casos, no podrás conducir hasta que hayan pasado varios meses sin que recibas ningún choque del desfibrilador.

Si tienes un desfibrilador cardioversor implantable, pero no tienes antecedentes de arritmias potencialmente mortales, por lo general, podrás volver a conducir alrededor de una semana después del procedimiento si no has recibido ningún choque del dispositivo. Habla de tu situación con el médico.

Generalmente, no podrás obtener una licencia de conducir comercial si tienes un desfibrilador cardioversor implantable.

Resultados

Los desfibriladores cardioversores implantables se emplean como tratamiento principal para cualquier persona que haya sobrevivido a un paro cardíaco, y se usan cada vez más en personas con alto riesgo de paro cardíaco repentino. Un desfibrilador cardioversor implantable reduce tu riesgo de muerte súbita por paro cardíaco más que tratarse solamente con medicamentos.

Aunque las descargas eléctricas pueden ser perturbadoras, son una señal de que el desfibrilador cardioversor implantable está tratando eficazmente tu problema de ritmo cardíaco y protegiéndote de la muerte súbita. Habla con tu médico acerca de cómo cuidar mejor tu desfibrilador cardioversor implantable.

La batería de litio del desfibrilador cardioversor implantable puede durar de 5 a 7 años. El médico la revisará durante los controles periódicos, que deben realizarse aproximadamente cada seis meses. Cuando la batería se esté agotando, el generador se reemplaza por uno nuevo durante un procedimiento ambulatorio menor.

Los desfibriladores cardioversores implantables y asuntos relacionados con el final de la vida

Si tienes un desfibrilador cardioversor implantable y desarrollas una enfermedad terminal, tu desfibrilador cardioversor implantable todavía te administrará choques si no se desactiva. Si lo deseas, el médico puede realizar un sencillo procedimiento para desactivar el desfibrilador cardioversor implantable. Desactivar el dispositivo puede evitar choques no deseados y sufrimientos innecesarios. Hacer esto no hará que el corazón se detenga inmediatamente.

Habla con tu médico acerca de tus deseos. También habla con los miembros de la familia o la persona designada para tomar decisiones médicas por ti acerca de lo que te gustaría hacer en una situación de atención a pacientes terminales.

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic de pruebas y procedimientos para ayudar a prevenir, detectar, tratar o controlar las afecciones.

Experiencia en Mayo Clinic e historias de pacientes

Nuestros pacientes nos informan que la calidad de sus interacciones, nuestra atención al detalle y la eficiencia de sus visitas constituyen un cuidado de la salud que nunca antes habían experimentado. Mira las historias de pacientes satisfechos de Mayo Clinic.

Oct. 26, 2021
  1. Defibrillators. National Heart, Lung, and Blood Institute. http://www.nhlbi.nih.gov/health/dci/Diseases/icd/icd_all.html. Accessed May 19, 2021.
  2. Ganz LI. Implantable cardioverter-defibrillators: Overview of indications, components, and functions. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed May 19, 2021.
  3. Epstein AE, et al. 2012 ACC/AHA/HRS focused update incorporated into the ACC/AHA/HRS 2008 guidelines for device-based therapy of cardiac rhythm abnormalities. Circulation. 2013;127:e283.
  4. Devices that may interfere with implantable cardioverter defibrillators (ICDs) and pacemakers. American Heart Association. https://www.heart.org/en/health-topics/arrhythmia/prevention--treatment-of-arrhythmia/devices-that-may-interfere-with-icds-and-pacemakers. Accessed May 19, 2021.
  5. Living with your implantable cardioverter defibrillator (ICD). https://www.heart.org/en/health-topics/arrhythmia/prevention--treatment-of-arrhythmia/living-with-your-implantable-cardioverter-defibrillator-icd. American Heart Association. Accessed May 19, 2021.
  6. AskMayoExpert. Implanted cardiac devices. Mayo Clinic; 2021. Accessed May 19, 2021.
  7. Ganz LI. Cardiac implantable electronic devices: Long-term complications. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed May 19, 2021.
  8. Al-Khatib SM, et al. 2017 AHA/ACC/HRS guideline for management of patients with ventricular arrhythmias and the prevention of sudden cardiac death. Journal of the American College of Cardiology. 2018; doi:10.1016/j.jacc.2017.10.054.
  9. Wilcox ME, et al. Recent developments in the subcutaneous ICD. Trends in Cardiovascular Medicine. 2016;26:526.
  10. Asirvatham SJ (expert opinion). Mayo Clinic. June 26, 2019.
  11. Defibrillators. National Heart, Lung, and Blood Institute. https://www.nhlbi.nih.gov/health-topics/defibrillators. Accessed April 8, 2019.
  12. Steinberg S, et al. Driving restrictions and early arrhythmias in patients receiving a primary-prevention implantable cardioverter-defibrillator (DREAM-ICD) study. The Canadian Journal of Cardiology. 2020; doi:10.1016/j.cjca.2020.05.029.
  13. Stoevelaar R, et al. Implantable cardioverter defibrillator deactivation and advance care planning: A focus group study. Heart. 2020; doi:10.1136/heartjnl-2019-315721.
  14. Driessen S, et al. Electromagnetic interference in cardiac electronic implants caused by novel electrical appliances emitting electromagnetic fields in the intermediate frequency range: A systematic review. Europace. 2019; doi:10.1093/europace/euy155.
  15. Noseworthy PA (expert opinion). Mayo Clinic. May 20, 2021.

Desfibrilador cardioversor implantable