Da el siguiente paso hacia la gestión del estrés

Una vez que hayas identificado las reacciones no saludables que puedas estar teniendo ante el estrés descontrolado, puedes empezar a mejorar tus habilidades para gestionar el estrés. Las técnicas del manejo del estrés abundan, entre ellas se incluyen:

  • Recortar.Recorta tus obligaciones siempre que sea posible. Aunque parezca más fácil decirlo que hacerlo, echa un vistazo a tu agenda por día, semana o mes y busca aquellas reuniones, actividades o tareas que puedas delegar en otra persona.
  • Preparar. Adelántate al estrés preparando reuniones o viajes, agendando mejor el tiempo y estableciendo objetivos realistas para todo tipo de tareas. El estrés se acumula cuando no tienes tiempo porque surge algo con lo que no contabas — por ejemplo, puedes incorporar el tiempo de los atascos en el tráfico.
  • Conectar. Haz o renueva las conexiones con los demás. Rodéate de familiares, amigos, compañeros de trabajo o líderes espirituales que te ofrezcan apoyo y te aporten efectos positivos en tu bienestar mental y en tu habilidad para lidiar con el estrés. Ofrécete de voluntario para tu comunidad.
  • Comenzar un pasatiempo.Cuando te involucras en algo que te gusta, esto puede aliviar tu estrés y calmar tu mente. Intenta leer, arreglar el jardín, hacer manualidades, juguetear con la electrónica, pescar, carpintería, música — cosas en las que no haya competitividad o que impliquen más estrés.
  • Relajar. La actividad física, la meditación, el yoga, el masaje, la respiración profunda y otras técnicas de relajación pueden ayudarte a gestionar el estrés. No importa la técnica que escojas. Lo que importa es reenfocar tu atención en algo que te calme y que aumente la conciencia de tu cuerpo.
  • Dormir suficiente. La falta de sueño suficiente afecta tu sistema inmunitario y tu juicio y hace que te derrumbes ante irritaciones menores. La mayoría de la gente necesita de siete a ocho horas diarias de sueño.
  • Consigue ayuda profesional. Si tus esfuerzos por gestionar el estrés no son lo suficientemente útiles, ve a tu doctor. El estrés crónico y descontrolado puede llevarte a una variedad de problemas de salud potencialmente serios, incluyendo la depresión y el dolor.

Normalmente el estrés no mejora por sí solo. Tienes que trabajar de manera activa para controlarlo y que no te controle a ti. Cuando identifiques primero cómo reaccionas ante situaciones estresantes, podrás luego ponerte en una mejor posición para gestionar el estrés, aunque no puedas eliminarlo. Y si tus esfuerzos por gestionarlo no funcionan, prueba algo nuevo.

April 21, 2016 See more In-depth