Seguridad de los asientos para automóviles: Evita 9 errores comunes

La seguridad de los asientos para automóviles no es juego de niños. Comprende cuáles son los 9 errores comunes que hacen los padres al instalar y usar los asientos para automóvil para niños.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Saber cómo abrochar el cinturón de seguridad de tu hijo a medida que crece puede ser difícil. Mira estos nueve errores comunes que los padres cometen con frecuencia cuando se trata de la seguridad de los asientos para niños y cómo evitarlos.

1. Obtener un asiento para automóvil usado sin hacer investigación

Si estás pensando en un asiento para automóvil usado para tu hijo, asegúrate de que el asiento:

  • Incluya las instrucciones y una etiqueta que indique la fecha de fabricación y el número de modelo
  • No se haya retirado del mercado
  • No esté vencido, y que no tenga más de 6 años de antigüedad
  • No esté dañado, y que no le falten partes
  • No haya sufrido un golpe moderado o fuerte

Si desconoces los antecedentes del asiento para automóvil, no lo uses.

2. Colocar el asiento para automóvil en un lugar incorrecto

El lugar más seguro para colocar el asiento de seguridad de tu hijo es el asiento trasero del auto, lejos de cualquier bolsa de aire activa. Si el asiento de seguridad se coloca en el asiento delantero del auto y se infla la bolsa de aire, esta podría golpear la parte posterior de un asiento de seguridad orientado hacia atrás —justo donde está la cabeza del niño— y provocarle una lesión grave o mortal. Una bolsa de aire también podría golpear y lesionar a un niño que viaja en un asiento de seguridad orientado hacia adelante.

Los vehículos que tienen solo una fila de asientos, como ciertas camionetas, solo deben usarse si la bolsa de aire puede desactivarse con una llave.

Si vas a colocar un solo asiento de seguridad en el asiento trasero del auto, instálalo en el centro del asiento, siempre que quede bien ajustado. Al colocar el asiento de seguridad en el centro, se minimiza el riesgo de lesión en un accidente.

3. Instalar el asiento para automóvil o colocarle el cinturón de seguridad a tu hijo de forma incorrecta

Antes de instalar un asiento para automóvil, lee las instrucciones del fabricante y la sección sobre asientos para automóvil del manual del vehículo. Asegúrate de que el asiento esté orientado en la dirección correcta y bien asegurado, es decir, que permita no más de 1 pulgada (2,5 centímetros) de movimiento de lado a lado o de adelante hacia atrás cuando se agarra en la parte inferior cerca de los puntos de fijación.

Si estás usando un asiento solo para bebés o un asiento convertible en posición mirando hacia atrás, ten en cuenta estos consejos:

  • Usa las ranuras del arnés descritas en el manual de instrucciones del asiento para automóvil, que generalmente están a la altura de los hombros del niño o por debajo. Coloca las correas del arnés sobre los hombros del niño.
  • Abrocha las correas del arnés y el gancho del pecho, y asegúrate de que el ajuste sea correcto. El gancho debe estar a la altura de las axilas del niño. Verifica que las correas y el gancho queden apoyados sobre el pecho del niño y sobre su cadera y que estén bien ajustados. Si es necesario, coloca unas mantas pequeñas, enrolladas firmemente, a los costados del bebé para sostenerle la cabeza y el cuello. Si el diseño del fabricante del asiento lo permite, coloca una toallita enrollada entre la correa de la entrepierna y el bebé para permitir un ajuste más seguro.

4. Reclinar a tu hijo en un ángulo incorrecto

Cuando el asiento para automóvil está orientado hacia atrás, reclínalo según las instrucciones del fabricante para que la cabeza de tu hijo no se vaya hacia adelante. Los bebés deben viajar semirreclinados para mantener las vías respiratorias abiertas. Muchos asientos para automóvil incluyen indicadores de ángulo o reguladores para orientarte. Ten presente que, a medida que tu hijo crece, necesitarás ajustar el ángulo. Revisa las instrucciones del fabricante para los detalles.

5. Comenzar a usar demasiado pronto un asiento para automóvil orientado hacia adelante

Resiste la tentación de colocar el asiento de seguridad de tu hijo en la posición orientada hacia adelante solo para que puedas verlo en el espejo retrovisor. Se recomienda utilizar la posición orientada hacia atrás tanto tiempo como sea posible hasta que el niño alcance el límite de estatura o peso indicados por el fabricante del asiento de seguridad. Puedes empezar con un asiento convertible, que se puede usar orientado hacia atrás y, más tarde, hacia adelante, y que normalmente tiene un límite mayor de peso y estatura con orientación hacia atrás que un asiento solo para bebés. O bien puedes pasar de un asiento solo para bebés a un asiento de seguridad convertible a medida que tu bebé crezca.

Cuando tu hijo alcance el límite de peso o estatura del asiento convertible, puedes orientarlo hacia adelante. Cuando hagas el cambio, haz lo siguiente:

  • Instala el asiento de seguridad en el asiento trasero de acuerdo con las instrucciones del fabricante, ya sea usando el cinturón de seguridad o el sistema de anclajes inferiores y correas de sujeción para niños (LATCH).
  • Usa la correa de sujeción —una correa que se engancha a la parte superior del asiento y se fija a un anclaje en el vehículo— para mayor estabilidad.
  • Ajusta las correas del arnés de modo que estén a la altura o por encima de los hombros de tu hijo y se ajusten con firmeza.

Mayo Clinic Minute: ¿Mantienes a tu hijo lo más seguro posible en el auto?

Vivien Williams: Las investigaciones muestran que los asientos de los automóviles salvan vidas.

Kim Lombard: Queremos que los niños miren hacia atrás el mayor tiempo posible. Esto debería estar espaciado entre ellos.

Vivien Williams: La Coordinadora de Prevención de Lesiones, Kim Lombard, dice que la American Academy of Pediatrics (Academia Estadounidense de Pediatría) recomienda que los niños permanezcan en los asientos de automóvil orientados hacia atrás hasta que alcancen la altura y peso máximos para cada asiento de automóvil.

Kim Lombard: Las recomendaciones anteriores fueron mantener a los niños mirando hacia atrás hasta los 2 años.

Vivien Williams: Los niños tienen diferentes tamaños, y Lombard dice que prestar atención a los límites de altura y peso garantiza que utilicemos el asiento del automóvil de la forma en que está diseñado para ser utilizado.

Kim Lombard: Tenemos que mantenerlos mirando hacia atrás hasta que alcancen los límites máximos de altura y peso para su asiento.

Vivien Williams: Los asientos de automóvil orientados hacia atrás protegen la cabeza, el cuello y la columna vertebral de un niño en caso de choque. Consulta el manual del propietario del asiento de automóvil para conocer los límites de altura y peso, para saber cuándo es el momento de cambiar a un modelo diferente. Soy Vivien Williams para la red de noticias de Mayo Clinic.

6. No quitarle las prendas muy abrigadas a tu hijo

Las mantas o prendas abultadas para exteriores pueden evitar que las correas del arnés queden bien ajustadas para la seguridad al bebé. Abrocha el arnés y después coloca un abrigo o una manta (por encima del arnés) para mantener al bebé calentito.

7. Usar un asiento de seguridad elevado demasiado pronto

Los niños mayores necesitan usar asientos de seguridad elevados para que el cinturón de seguridad para adultos se ajuste correctamente. Puedes pasar de un asiento para automóvil a un asiento de seguridad elevado cuando tu hijo alcance el límite de estatura o de peso indicado por el fabricante del asiento para automóvil. Recuerda que tu hijo estará más seguro si se continúa utilizando un asiento para automóvil con arnés durante el mayor tiempo posible.

8. Usar incorrectamente un asiento de seguridad elevado

Los asientos de seguridad elevados deben usarse con un cinturón de regazo y hombro, nunca solo con un cinturón de regazo. Asegúrate de que el cinturón de regazo quede ubicado bajo, en los muslos de tu hijo, y el cinturón de hombro cruce la mitad del pecho y el hombro de tu hijo.

9. Pasar a usar el cinturón de seguridad demasiado pronto

La mayoría de los niños pueden comenzar a usar con seguridad un cinturón de seguridad para adultos entre los 8 y 12 años. Para saber si tu hijo está listo, verifica lo siguiente:

  • Tu hijo alcanza una altura de 4 pies y 9 pulgadas (casi 1.5 metros).
  • Tu hijo se sienta contra el respaldo del asiento con las rodillas dobladas cómodamente en el borde del asiento y puede permanecer así durante todo el viaje.
  • El cinturón de regazo queda ubicado bajo, en la parte superior de los muslos de tu hijo (no en el estómago). El cinturón de hombro descansa en la mitad del pecho y el hombro de tu hijo, no en el cuello ni la cara.

Recuerda, el asiento trasero es el lugar más seguro para los niños menores de 13 años.

Si tienes preguntas sobre las leyes de seguridad para niños pasajeros o necesitas ayuda para instalar un asiento de seguridad, participa en una clínica local de asientos de seguridad o en un evento de inspección. También puedes consultar a la National Highway Traffic Safety Administration (Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras) para obtener ayuda para encontrar una estación de inspección de asientos de seguridad para automóviles.

Oct. 21, 2020 See more In-depth