Sueño: la base para los hábitos saludables

Dormir bien al menos siete horas por noche es esencial para gozar de una salud óptima. El sueño es la base de nuestros hábitos y decisiones cotidianas. La falta de sueño puede afectar negativamente el estado de ánimo y el temperamento, así como la habilidad para concentrarnos en las tareas cotidianas.

By Stacy M. Peterson and Brooke L. Werneburg

La privación del sueño puede afectar significativamente tanto la mente como el cuerpo. Además de perpetuar enfermedades graves, la falta de sueño puede afectar negativamente el ánimo y el temperamento, así como la habilidad para concentrarnos en las tareas cotidianas. Por otro lado, la falta de sueño influye en lo que comes y en la cantidad. Debido a que las hormonas se regulan durante el sueño, cuando este no es suficiente, las hormonas del hambre se descontrolan, lo que aumenta la sensación de hambre y disminuye la saciedad. No es una coincidencia que desees comer bagels y magdalenas (ponquecitos, molletes) cuando estás exhausto.

Además, el sueño permite que el cuerpo y la mente se recuperen del trabajo del día, y estos procesos importantes se ven interrumpidos cuando no duermes lo suficiente. Durante la fase de movimientos oculares rápidos (MOR), el cerebro separa la información importante de la no importante y archiva memoria a largo plazo. Si se descuida esta fase del ciclo de sueño, es posible que tu concentración y tu agudeza mental disminuyan. Además, puedes sentirte irritable y de mal humor.

¿Necesitas más incentivos para priorizar los hábitos de sueño saludables? Dormir menos de siete horas por noche está relacionado con el aumento de peso, la diabetes, la presión arterial alta y la depresión, entre otros riesgos de salud. Además, si no duermes lo suficiente, podrías experimentar más molestias y dolores corporales, una función inmunológica reducida y un desempeño deficiente en el trabajo. Todos estos problemas pueden tener un efecto dominó en tus hábitos diarios.

Por otro lado, priorizar el sueño puede ayudarte a alcanzar tus otros objetivos de bienestar, como manejar el estrés. Si tu cuerpo y tu mente están bien descansados, serás capaz de enfrentar la vida con una mayor perspectiva y una mejor comprensión. Prueba estos consejos para lograr un mejor descanso y sentar las bases para tu bienestar general.

  • Establece un objetivo de sueño. Intenta dormir al menos siete horas por noche, de modo que tengas la energía suficiente para enfrentar las exigencias diarias. Despertarte renovado te ayudará a tomar decisiones más inteligentes y a cumplir con tu dieta y con tu plan de ejercicios. El sueño puede ayudarte a aumentar tu motivación y tu fuerza de voluntad, lo que te facilitará resistirte a las tentaciones.
  • Establece un horario regular para acostarte y respétalo. El primer paso para cambiar el comportamiento es comprometerte con lo que quieres alcanzar y atenerte a tu plan. Establece un horario regular para acostarte y cúmplelo tanto como sea posible. Eso podría significar poner tu celular en otra habitación para no verte tentado a navegar en tus redes sociales justo antes de acostarte o poner una alarma que te recuerde que es tiempo de empezar a prepararte para ir a la cama.
  • Consume alimentos más saludables. Cuando tu cuerpo y tu mente están fatigados, es posible que malinterpretes los signos de hambre. La próxima vez que te encuentres deambulando por la cocina o comiendo, de manera inconsciente, un tentempié frente a tu computadora, pregúntate si es probable que estés cansado en vez de hambriento. Es frecuente confundir la fatiga o las emociones con el hambre.
  • Facilita el sueño de a poco. Dedicar unos momentos para relajarte antes de acostarte, puede ser de ayuda para darle paso al sueño. Prueba con las respiraciones profundas, la relajación muscular progresiva, los estiramientos suaves o la visualización guiada para ayudarte a desviar la atención de las preocupaciones y a enfocarte en el presente. Si tu mente ocupada te mantiene despierto, escribe tus pensamientos en un cuaderno o en un anotador ubicado junto a tu cama.

La recompensa por tener un sueño adecuado va más allá de borrar las oscuras ojeras (aunque eso es un beneficio adicional). Dedicarle tiempo a este hábito saludable es uno de los mejores pasos que puedes dar en pos de una vida más saludable.

Experimentos

  1. Lleva un registro diario del sueño durante una semana y toma nota de los patrones que descubras.
  2. Haz un esfuerzo consciente por eliminar las comidas y las bebidas perjudiciales por la noche, como las comidas abundantes y pesadas, el alcohol, el café, el té con cafeína y el chocolate.
  3. Crea una rutina relajante (sin pantallas) antes de la hora de dormir, como tomar un baño o leer un libro.
June 14, 2018 See more In-depth