Somníferos: las opciones

Los somníferos de venta libre están ampliamente disponibles. Algunas de las opciones más comunes y los posibles efectos secundarios son:

  • Difenhidramina (Benadryl, Unisom SleepGels y otros). La difenhidramina es un antihistamínico sedante. Algunos de los efectos secundarios son somnolencia durante el día, sequedad de boca, visión borrosa, estreñimiento y retención urinaria.
  • Succinato de doxilamina (Unisom SleepTabs). La doxilamina también es un antihistamínico sedante. Los efectos secundarios son similares a los de la difenhidramina.
  • Melatonina. La hormona melatonina ayuda a controlar el ciclo natural del sueño. Algunas investigaciones sugieren que los suplementos de melatonina podrían ayudar a tratar el jet lag o a reducir el tiempo que tardamos en dormirnos (aunque el efecto es generalmente leve). Los efectos secundarios pueden comprender dolor de cabeza y somnolencia durante el día.
  • Valeriana. Los suplementos a base de esta planta a veces se toman como somníferos. Si bien algunos estudios indican ciertos beneficios terapéuticos, otros estudios no pueden confirmar lo mismo. En general, la valeriana no parece tener efectos secundarios.

Con frecuencia, también existen marcas de tienda con los mismos ingredientes activos que las marcas comerciales de somníferos. Las marcas de tienda tienen los mismos riesgos y beneficios que sus equivalentes comerciales, pero generalmente son menos costosas.

Precauciones importantes

Cuando uses somníferos de venta libre, toma estas medidas:

  • Consulta con el médico primero. No necesitas la aprobación del médico para tomar un somnífero de venta libre. Pero es buena idea consultar con el médico si el somnífero puede interactuar con otros medicamentos u otras afecciones preexistentes, y para que determine la dosis que corresponde. Además, los somníferos presentan riesgos para las mujeres que están embarazadas o amamantando, y pueden suponer riesgos para las personas de más de 75 años, como el de sufrir un accidente cerebrovascular.
  • Considera las precauciones. Además, la difenhidramina y la doxilamina no se recomiendan para las personas que padecen glaucoma de ángulo cerrado, asma, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, apnea del sueño, enfermedad hepática grave, obstrucción en el aparato digestivo o retención urinaria. Además, estos medicamentos no se recomiendan para adultos mayores, porque pueden aumentar el riesgo de demencia. También pueden causar varios efectos secundarios en los adultos mayores, como confusión, alucinaciones, sequedad de boca, visión borrosa, estreñimiento, náuseas, sudoración alterada, incapacidad para vaciar completamente la vejiga (retención urinaria) y frecuencia cardíaca rápida (taquicardia).
  • Tómalo con calma. Los somníferos de venta libre son una solución temporal para el insomnio. En general, no deben tomarse por más de dos semanas.
  • Evita el alcohol. Nunca mezcles alcohol con somníferos. El alcohol puede aumentar los efectos sedantes de los medicamentos.
  • Ten cuidado con los efectos secundarios. Cuando tomes somníferos, no conduzcas ni realices actividades en las que debas mantenerte alerta.

Dormir bien por la noche brinda beneficios a todos. Si sigues teniendo problemas para dormir, consulta con tu médico para recibir ayuda. Además de los cambios en el estilo de vida, es posible que tu médico te recomiende hacer terapia conductual para ayudarte a aprender nuevos hábitos de sueño y te explique formas para lograr que el lugar donde duermes sea más propicio para el sueño. En algunos casos, también se puede recomendar el uso de somníferos recetados a corto plazo.

July 13, 2016 See more In-depth