Comprobación de la autoestima: ¿demasiado baja o en el nivel adecuado?

La autoestima se conforma a partir de tus pensamientos, relaciones y experiencias. Comprende en qué consiste el nivel de autoestima y los beneficios de tener una opinión saludable de uno mismo.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

La autoestima es tu opinión general sobre ti mismo —cómo te sientes acerca de tus habilidades y limitaciones. Cuando tienes una autoestima saludable, te sientes bien contigo mismo y te ves como una persona que merece el respeto de los demás. Cuando tienes la autoestima baja, asumes que tus opiniones e ideas tienen poco valor. Podría preocuparte constantemente no ser lo suficientemente bueno.

A continuación, te explicamos cómo saber si tu autoestima necesita mejorar y por qué es importante desarrollar un sentido saludable de tu propio valor.

Factores que forman e influencian la autoestima

La autoestima comienza a formarse en la niñez temprana. Los factores que pueden influenciar la autoestima son los siguientes:

  • Tus pensamientos y percepciones
  • La forma en la que otras personas reaccionan ante ti
  • Experiencias en el hogar, la escuela y la comunidad
  • Enfermedades, discapacidad o lesiones
  • Edad
  • Función y estatus en la sociedad
  • Mensajes de los medios

Las relaciones con tus seres queridos (padres, hermanos, pares, maestros y otras personas importantes) son importantes para tu autoestima. Muchas creencias que tienes sobre ti hoy son un reflejo de los mensajes que recibiste de estas personas a lo largo del tiempo.

Si tus relaciones son sólidas y recibes comentarios mayormente positivos, es más probable que te veas a ti mismo como una persona valiosa y tengas una autoestima más saludable. Si recibes comentarios mayormente negativos y sueles ser objeto de críticas, bromas o comentarios desvalorizantes, es más probable que tengas una baja autoestima.

Sin embargo, las experiencias y relaciones pasadas no tienen por qué ser tu destino. Es posible que tus pensamientos tengan el impacto más grande en tu autoestima, y estos pensamientos están bajo tu control. Si tiendes a enfocarte en tus debilidades y fallas, esforzarte por cambiar esto puede ayudarte a desarrollar una mirada más equilibrada y precisa de ti mismo.

Nivel de autoestima

La autoestima tiende a variar a lo largo del tiempo, según las circunstancias. Es normal pasar por momentos en los que te sientes mal contigo mismo y otros en los que te sientes bien. Sin embargo, generalmente, la autoestima se mantiene en un nivel que refleja cómo te sientes contigo mismo en general, y aumenta un poco con la edad.

Considera cómo reconocer los extremos de tu autoestima:

  • Baja autoestima. Cuando tienes autoestima baja o negativa, crees que tus opiniones e ideas tienen poco valor. Te enfocas en las debilidades y los errores que percibes, y le das poco crédito a tus habilidades y cosas positivas. Crees que otras personas son más capaces o exitosas.

    Podrías tener dificultades para aceptar comentarios positivos. Podrías temer al fracaso, lo que puede impedirte tener éxito en el trabajo o en la escuela.

  • Autoestima saludable. Tener autoestima saludable significa que tienes una mirada equilibrada y precisa de ti mismo. Por ejemplo, tienes una buena opinión de tus habilidades, pero reconoces tus defectos.

Cuando la autoestima es saludable y se basa en la realidad, es difícil tener demasiado de ella. Fanfarronear o sentirse superior a otros no es un signo de demasiada autoestima. Es, más bien, evidencia de inseguridad y baja autoestima.

Beneficios de una autoestima saludable

Cuando te valoras a ti mismo y tienes una buena autoestima, te sientes seguro y valioso. Tienes relaciones generalmente positivas con otras personas y confías en tus capacidades. También estás más abierto a aprender y a recibir comentarios, lo que puede ayudarte a adquirir y dominar nuevas habilidades.

Con una autoestima saludable:

  • Eres una persona asertiva al momento de expresar tus necesidades y opiniones
  • Confías en tu capacidad para tomar decisiones
  • Eres capaz de establecer relaciones seguras y honestas, y tienes menos probabilidades de permanecer en relaciones poco saludables
  • Eres realista en tus expectativas y tienes menos probabilidades de ser extremadamente crítico contigo mismo y con los demás
  • Eres más resiliente y tienes más capacidad para tolerar el estrés y los contratiempos

La autoestima afecta prácticamente todos los aspectos de tu vida. Mantener una visión saludable y realista de ti mismo no significa hacer alarde de tus virtudes. Significa aprender a aceptarte y a respetarte, incluso con tus errores.

June 13, 2018 See more In-depth