6. De preferencia, usa frases en primera persona

Para evitar criticar o culpar — que sólo aumentaría la tensión — usa frases en primera persona para describir el problema. Sé respetuoso y específico. Por ejemplo, di: "yo estoy molesto porque te levantaste de la mesa sin ofrecerte a ayudarme con los platos", en lugar de "Tú nunca haces ninguna de las tareas de casa".

7. No albergues resentimiento

El perdón es una herramienta muy poderosa. Si dejas que la ira u otros sentimientos negativos desplacen a los positivos, puedes verte envuelto por tu propia amargura o sentido de injusticia. Pero si puedes perdonar a alguien que te enfureció, ambos podrían aprender de la situación. No es realista esperar que todo el mundo reaccione exactamente como tú quieres en todo momento.

8. Usa el humor para liberar la tensión

Encontrar el humor en una situación puede ayudar a dispersar la tensión. Usa tu sentido del humor para ayudarte a enfrentar lo que te está enojando y, posiblemente, cualquier expectativa no realista que tengas de cómo deberían ir las cosas. Evita el sarcasmo, porque podría herir los sentimientos y empeorar las cosas.

9. Practica habilidades de relajación

Cuando tu temperamento estalle, pon a trabajar tus habilidades de relajación. Practica ejercicios de respiración profunda, imagina una escena relajante o repite una palabra o frase relajante, como "Tómatelo con calma". También podrías escuchar música, escribir un diario o hacer algunas posturas de yoga, lo que necesites para fomentar la relajación.

10. Aprende cuándo se debe buscar ayuda

Aprender a controlar la ira es un reto para todos en todo momento. Considera buscar ayuda para problemas relacionados con la ira si te parece que se sale de control, si te mueve a hacer cosas de las que te arrepientas o si hieres a las personas que te rodean.

April 18, 2014 See more In-depth