Descripción general

La degeneración macular húmeda es una enfermedad ocular crónica que provoca visión borrosa o un punto ciego en el campo visual. Suele producirse por vasos sanguíneos anormales que tienen pérdida de líquido o sangre en la mácula. La mácula es la parte de la retina que se encarga de la visión central.

La degeneración macular húmeda es uno de los dos tipos de degeneración macular relacionada con la edad. El otro tipo, la degeneración macular seca, es más frecuente y menos grave. El tipo húmedo siempre comienza como el tipo seco.

La detección y el tratamiento a tiempo de la degeneración macular húmeda puede ayudar a reducir la pérdida de la vista y, en algunos casos, a recuperarla.

Síntomas

Los síntomas de degeneración macular húmeda suelen aparecer repentinamente y empeorar rápidamente. Pueden incluir los siguientes:

  • Distorsiones visuales, como líneas rectas que parecen curvadas
  • Visión central reducida en uno o ambos ojos
  • Disminución de la intensidad o el brillo de los colores
  • Presencia de un punto borroso o un punto ciego bien definido en el campo de visión
  • Una turbiedad general en la visión general
  • Inicio brusco y empeoramiento rápido de los síntomas

La degeneración macular no afecta la visión lateral (periférica), por lo que rara vez causa ceguera total.

Cuándo debes consultar con un médico

Consulta al oftalmólogo en los siguientes casos:

  • Si has notado cambios en la visión central
  • Tu capacidad para ver colores y detalles finos se deteriora

Estos cambios pueden ser el primer indicio de degeneración macular, especialmente si tiene más de 50 años.

Causas

Nadie conoce la causa exacta de la degeneración macular exudativa, pero se desarrolla en personas que han tenido degeneración macular seca. De todas las personas con degeneración macular que se relaciona con la edad, alrededor del 10 % padece el tipo exudativo.

La degeneración macular exudativa se puede desarrollar de distintas maneras:

  • Pérdida de visión que se produce por un crecimiento anormal de los vasos sanguíneos. A veces, vasos sanguíneos nuevos y anormales crecen desde la coroides hasta debajo y dentro de la mácula (neovascularización de coroides). La coroides es la capa de vasos sanguíneos que está entre la retina y la capa firme exterior del ojo (la esclerótica). Por estos vasos sanguíneos anormales puede filtrarse líquido o sangre, lo que interfiere en la función de la retina.
  • Pérdida de la visión que se produce por la acumulación de líquido en la parte posterior del ojo. Cuando se filtra líquido de la coroides, este se puede acumular entre la fina capa celular llamada epitelio pigmentario de la retina y la retina. Esto puede generar un bulto en la mácula, lo que resulta en la pérdida o la distorsión de la visión.

Factores de riesgo

Los factores que pueden aumentar el riesgo de padecer degeneración macular son los siguientes:

  • La edad. Esta enfermedad es más común en personas mayores de 50 años.
  • Historia clínica familiar. La enfermedad tiene un componente hereditario. Los investigadores han identificado varios genes vinculados con el desarrollo de la enfermedad.
  • Raza. La degeneración macular es más frecuente en personas blancas.
  • Tabaquismo. Fumar o estar expuesto de manera regular al humo del cigarrillo aumenta significativamente el riesgo de degeneración macular.
  • Obesidad. Las investigaciones han demostrado que la obesidad aumenta las posibilidades de que una degeneración macular temprana o intermedia evolucione hacia una forma más grave de la enfermedad.
  • Enfermedad cardiovascular. Si padeces enfermedades que afectan el corazón y los vasos sanguíneos, tienes más probabilidades de presentar degeneración macular.

Complicaciones

Aquellas personas cuya degeneración macular evolucionó y causó la pérdida de la visión central tienen mayor riesgo de sufrir depresión y aislamiento social. En los casos de pérdida de vista profunda, las personas pueden experimentar alucinaciones visuales (síndrome de Charles Bonnet).

Prevención

Es importante realizar exámenes oculares de rutina para identificar signos tempranos de degeneración macular. Las siguientes medidas pueden ayudar a reducir el riesgo de desarrollar degeneración macular húmeda:

  • Controla tus otras enfermedades. Por ejemplo, si padeces una enfermedad cardiovascular o presión arterial alta, toma tu medicamento y sigue las instrucciones del médico para controlar la enfermedad.
  • No fumes. Los fumadores tienen más probabilidades de padecer degeneración macular que los no fumadores. Pídele al médico que te ayude a dejar de fumar.
  • Mantén un peso saludable y haz ejercicio de forma regular. Si necesitas perder peso, reduce la cantidad de calorías que consumes y aumenta la cantidad de ejercicio que haces diariamente.
  • Elige una dieta saludable. Incluí frutas, verduras de hojas verdes, frutos secos y pescados altos en ácidos grasos omega 3, como el salmón.

Degeneración macular, húmeda - atención en Mayo Clinic

Aug. 13, 2019
  1. AskMayoExpert. Age-related macular degeneration. Rochester, Minn.: Mayo Foundation for Medical Education and Research; 2015.
  2. Preferred Practice Pattern: Age-related macular degeneration. San Francisco, CA: American Academy of Ophthalmology; 2015. http://www.aao.org/preferred-practice-pattern/age-related-macular-degeneration-ppp-2015. Accessed Sept. 22, 2015.
  3. Age-related macular degeneration. American Academy of Ophthalmology. https://www.aao.org/eye-health/diseases/amd-macular-degeneration. Accessed Sept. 17, 2015.
  4. Facts about age-related macular degeneration. National Eye Institute. https://nei.nih.gov/health/maculardegen/armd_facts. Accessed Sept. 17, 2015.
  5. Lawrenson JG, et al. Omega 3 fatty acids for preventing or slowing the progression of age-related macular degeneration. Cochrane Database of Systematic Reviews. http://www.thecochranelibrary.com. Accessed Sept. 22, 2015.
  6. Yanoff M, et al., eds. Age-related macular degeneration. In: Ophthalmology. 4th ed. Edinburgh, U.K.: Mosby Elsevier; 2014. https://www.clinicalkey.com. Accessed Sept. 17, 2015.
  7. Ranibizumab. Micromedex. http://www.micromedexsolutions.com. Accessed Oct. 8, 2015.
  8. Garg SJ. Age-related macular degeneration. Merck Manual Professional Version. http://www.merckmanuals.com/professional/eye-disorders/retinal-disorders/age-related-macular-degeneration-amd-or-armd. Accessed Sept. 22, 2015.
  9. Moja L, et al. Systemic safety of bevacizumab versus ranibizumab for neovascular age-related macular degeneration. Cochrane Database of Systematic Reviews. http://www.thecochranelibrary.com. Accessed Sept. 22, 2015.
  10. Aflibercept. Micromedex. http://www.micromedexsolutions.com. Accessed Oct. 8, 2015.
  11. Arroyo JG. Age-related macular degeneration: Treatment and prevention. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Sept. 25, 2015.
  12. Garrity J. Structure and function of the eyes. Merck Manual Consumer Version. http://www.merckmanuals.com/home/eye-disorders/biology-of-the-eyes/structure-and-function-of-the-eyes. Accessed Sept. 28, 2015.
  13. Sloan FA, et al. The effects of technological advances on outcomes for elderly persons with exudative age-related macular degeneration. JAMA Ophthalmology. 2014;132:456.
  14. Morrow ES. Allscripts EPSi. Mayo Clinic, Rochester, Minn. Oct. 24, 2018.
  15. Softing Hataye AL (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester, Minn. Nov. 28, 2018.