Diagnóstico

Al principio, el médico realiza una historia clínica detallada y es posible que haga preguntas sobre su crecimiento reciente. Durante la exploración física, el médico podría pedirle a tu hijo que se ponga de pie y luego se agache desde la cintura, dejando los brazos sueltos, para ver si un lado de la caja torácica es más prominente que el otro.

El médico también puede realizar un examen neurológico para determinar lo siguiente:

  • Debilidad muscular
  • Entumecimiento
  • Reflejos anormales

Pruebas de diagnóstico por imágenes

Las radiografías simples pueden confirmar el diagnóstico de escoliosis y revelar la gravedad de la curvatura de la columna vertebral. Si un médico sospecha que una enfermedad no diagnosticada, como un tumor, es la causante de la escoliosis, este podría recomendar pruebas de diagnóstico por imágenes adicionales, como una resonancia magnética.

Tratamiento

La mayoría de los niños con escoliosis tienen una leve curvatura y, probablemente, no necesiten tratarse con un dispositivo de inmovilización o cirugía. Los niños con escoliosis leve podrían necesitar chequeos cada cuatro o seis meses para ver si tuvieron cambios en la curvatura de la columna vertebral.

Aunque existan pautas para las curvaturas leves, moderadas y graves, la decisión de comenzar un tratamiento siempre se toma según el caso en particular. Los factores que deben considerarse son los siguientes:

  • Sexo. Las niñas tienen mucho más riesgo de que progrese la enfermedad, con respecto a los niños.
  • Gravedad de la curvatura. Es más probable que las curvaturas más pronunciadas empeoren con el paso del tiempo.
  • Patrón de curvatura. Las curvaturas dobles, también conocidas como «curvaturas con forma de S», tienden a empeorar con mayor frecuencia que las curvaturas con forma de C.
  • Ubicación de la curvatura. Las curvaturas ubicadas en el centro (región torácica) de la columna vertebral empeoran con mayor frecuencia que aquellas ubicadas en la parte superior o inferior de la columna vertebral.
  • Madurez. Si los huesos de un niño han dejado de crecer, el riesgo de que progrese la curvatura es bajo. Esto también significa que los dispositivos de inmovilización tienen mayor efecto en los niños cuyos huesos aún están en crecimiento.

Dispositivos de inmovilización

Si tu hijo sufre escoliosis moderada y los huesos aún están en desarrollo, el médico podría recomendar el uso de un dispositivo de inmovilización. Esto no cura la escoliosis ni corrige la curvatura, pero suele evitar el avance de dicha curvatura.

El tipo de dispositivo de inmovilización más frecuente está hecho de plástico y tiene un contorno que se adapta al cuerpo. Este dispositivo de inmovilización ajustado casi no se ve bajo la ropa, ya que se ajusta debajo de los brazos y alrededor de la caja torácica, la parte inferior de la espalda y las caderas.

La mayoría de los dispositivos de inmovilización se usan de día y de noche. La efectividad de un dispositivo de inmovilización aumenta con la cantidad de horas al día que se usa. Los niños que usan dispositivos de inmovilización, a menudo, pueden practicar la mayoría de las actividades y tienen pocas restricciones. Si es necesario, los niños pueden quitarse el dispositivo de inmovilización para practicar deportes u otras actividades físicas.

Los dispositivos de inmovilización no se usan una vez que los huesos dejan de crecer. Esto generalmente ocurre:

  • En las niñas, alrededor de dos años después de que empiezan a menstruar
  • Cuando los niños se deben afeitar a diario
  • Cuando ya no hay más cambios de estatura

Cirugía

La escoliosis grave suele avanzar con el paso del tiempo, por lo que el médico podría sugerir una cirugía para reducir la gravedad de la curvatura de la columna vertebral y evitar que empeore. El tipo de cirugía más frecuente para la escoliosis se denomina «fusión espinal».

Durante la fusión espinal, los cirujanos unen dos o más huesos de la columna vertebral (vértebras) para que no puedan moverse de forma independiente. Se colocan piezas óseas o huesos artificiales entre las vértebras. Las barras, los ganchos, los tornillos o los cables de metal generalmente mantienen derecha e inmóvil esa parte de la columna vertebral mientras se fusionan los huesos con el nuevo material que se colocó.

Si la escoliosis avanza con rapidez a una corta edad, los cirujanos pueden colocar una barra cuya altura puede ajustarse a medida que el niño crece. Este tipo de barra se ajusta en las partes superiores e inferiores de la curvatura de la columna vertebral, y, a menudo, se alarga cada seis meses.

Las complicaciones de la cirugía de la columna vertebral pueden comprender sangrado, infección, dolor y lesión a los nervios. En raras ocasiones, el hueso no sana y es necesario que se realice otra cirugía.

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic de evaluación de tratamientos, intervenciones y análisis nuevos como medio para prevenir, detectar, tratar o controlar esta enfermedad.

Modo de vida y remedios caseros

Aunque los ejercicios de fisioterapia no puedan detener la escoliosis, realizar ejercicios generales o practicar deportes podría tener el beneficio de mejorar la salud y el bienestar en general.

Medicina alternativa

Los estudios indican que los siguientes tratamientos para la escoliosis no son efectivos:

  • Manipulación quiropráctica
  • Estimulación eléctrica de los músculos
  • Suplementos dietéticos

Estrategias de afrontamiento, y apoyo

Afrontar la escoliosis es difícil para una persona joven que se encuentra en una etapa de la vida que, en sí misma, ya es complicada. Los adolescentes sufren innumerables cambios físicos y desafíos tanto emocionales como sociales. Si le agregamos un diagnóstico de escoliosis, pueden sentir enojo, inseguridad y temor.

Un grupo de compañeros sólido y comprensivo puede provocar un fuerte impacto en el hecho de que un niño o un adolescente acepte que tiene escoliosis, un dispositivo de inmovilización o un tratamiento quirúrgico. Alienta a tu hijo a que hable con sus amigos y que les pida apoyo.

Considera unirte a un grupo de apoyo para padres e hijos que padecen escoliosis. Los miembros de un grupo de apoyo pueden brindar consejos, compartir experiencias de la vida real y ayudarte a conectarte con otras personas que afrontan desafíos similares.

Preparación para la consulta

Es posible que el médico de tu hijo realice una prueba para determinar la presencia de escoliosis en una consulta de rutina del niño sano. Muchas escuelas también cuentan con programas de examen para detección de escoliosis. Las exploraciones físicas que se realizan antes de practicar deportes generalmente ayudan a detectar la escoliosis. Si te informan que tu hijo podría tener escoliosis, consulta con el médico para confirmar la presencia de la enfermedad.

Qué puedes hacer

Antes de la consulta, escribe una lista con lo siguiente:

  • Descripciones detalladas de los signos y síntomas de tu hijo, en caso de haberlos
  • Información sobre problemas de salud que tu hijo haya tenido en el pasado
  • Información sobre problemas de salud que tienden a ser de herencia familiar
  • Preguntas que quieras hacerle al médico

Qué esperar del médico

El médico podría hacerte algunas de las siguientes preguntas:

  • ¿Cuándo notaste por primera vez el problema?
  • ¿Está causando dolor?
  • ¿Tu hijo está teniendo dificultad para respirar?
  • ¿Algún familiar ha recibido tratamiento para la escoliosis?
  • ¿Tu hijo ha crecido rápidamente durante los últimos seis meses?
  • Si se trata de niñas: ¿Ya ha comenzado a menstruar? ¿Durante cuánto tiempo?

Escoliosis care at Mayo Clinic

Aug. 15, 2017
References
  1. Questions and answers about scoliosis in children and adolescents (Preguntas y respuestas sobre la escoliosis en niños y adolescentes). Instituto Nacional de Artritis y Enfermedades Musculoesqueléticas y de la Piel (National Institute of Arthritis and Musculoskeletal and Skin Diseases). http://www.niams.nih.gov/Health_Info/Scoliosis. Último acceso: 2 de febrero de 2016.
  2. Introduction to scoliosis (Introducción a la escoliosis). American Academy of Orthopaedic Surgeons (Academia Americana de Cirujanos Ortopédicos). http://orthoinfo.aaos.org/topic.cfm?topic=A00633. Último acceso: 2 de febrero de 2016.
  3. Kliegman RM, et al. The spine (La columna vertebral). En: Nelson Textbook of Pediatrics (Manual de pediatría de Nelson). 20.ª ed. Filadelfia, Pa.: Elsevier; 2016. http://www.clinicalkey.com. Último acceso: 2 de febrero de 2016.
  4. Scherl SA. Adolescent idiopathic scoliosis: Clinical features, evaluation and diagnosis (Escoliosis idiopática en adolescentes: características clínicas, evaluación y diagnóstico). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 2 de febrero de 2016.
  5. Scherl SA. Adolescent idiopathic scoliosis: Management and prognosis (Escoliosis idiopática en adolescentes: tratamiento y pronóstico). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 2 de febrero de 2016.
  6. Shaughnessy WJ (opinión de un experto). Mayo Clinic, Rochester, Minn. 20 de febrero de 2016.
  7. Shands AR. End result of the treatment of idiopathic scoliosis (Resultado final del tratamiento de la escoliosis idiopática). Journal of Bone and Joint Surgery (Revista de Cirugía Ósea y Articular). 1941; 23:963.
  8. Brown AY. Allscripts EPSi. Mayo Clinic, Rochester, Minn. 8 de febrero de 2016.