Diagnóstico

El médico te preguntará acerca de tus antecedentes médicos personales y familiares y te hará una exploración física.

Es posible que las siguientes pruebas y procedimientos se usen para diagnosticar la colangitis biliar primaria.

Análisis de sangre:

  • Pruebas hepáticas. Estos análisis de sangre verifican los niveles de enzimas que pueden indicar una enfermedad hepática y una lesión de los conductos biliares.
  • Análisis de anticuerpos para la existencia de signos de la enfermedad autoinmunitaria. Se pueden hacer análisis de sangre para verificar la presencia de anticuerpos antimitocondriales. Estas sustancias casi nunca se presentan en personas que no padecen la enfermedad, incluso si tienen otros trastornos hepáticos. Por lo tanto, un análisis de anticuerpos antimitocondriales positivo se considera un signo muy confiable de la enfermedad. Sin embargo, una pequeña cantidad de las personas que padecen cirrosis biliar primaria no tiene anticuerpos antimitocondriales.
  • Prueba de colesterol. Más de la mitad de las personas con colangitis biliar primaria presentan un aumento extremo de las grasas en sangre (lípidos), incluido el nivel de colesterol total.

Es posible que no sean necesarias las pruebas por imágenes. Sin embargo, pueden ayudar al médico a confirmar el diagnóstico o a descartar otras afecciones con signos y síntomas similares. Las pruebas por imágenes que examinan el hígado y los conductos biliares pueden incluir:

  • Ecografía. La ecografía usa ondas sonoras de alta frecuencia para producir imágenes de las estructuras internas del cuerpo.
  • FibroScan. Mediante una sonda similar a la de la ecografía, esta prueba puede detectar las cicatrices del hígado.
  • Colangiopancreatografía por resonancia magnética. Este examen especial de resonancia magnética crea imágenes detalladas de tus órganos y conductos biliares.
  • Elastografía por resonancia magnética. Las imágenes por resonancia magnética se combinan con ondas sonoras para crear un mapa visual (elastografía) de los órganos internos. La prueba se utiliza para detectar el endurecimiento del hígado (fibrosis) que podría ser un signo de cirrosis.

Si el diagnóstico sigue siendo incierto, es probable que tu médico haga una biopsia del hígado. Se extrae una pequeña muestra de tejido hepático a través de una pequeña incisión con una aguja fina. Se examina en el laboratorio, ya sea para confirmar el diagnóstico o para determinar el grado (estadio) de la enfermedad.

Tratamiento

Tratamiento de la enfermedad

No existe cura para la colangitis biliar primaria, pero hay medicamentos para ayudar a retardar el avance de la enfermedad y prevenir complicaciones. Estas son algunas opciones:

  • Ácido ursodesoxicólico. Este medicamento, también conocido como ursodiol (Actigall, Urso), suele utilizarse en primer lugar. Ayuda a mover la bilis a través del hígado. El ácido ursodesoxicólico no cura la colangitis biliar primaria, pero parece mejorar la función hepática y reducir las cicatrices del hígado. Es menos probable que ayude con la picazón y la fatiga. Los efectos secundarios pueden comprender aumento de peso, pérdida de cabello y diarrea.
  • Ácido obeticólico (Ocaliva). En 2016, la Administración de Alimentos y Medicamentos de los EE. UU. aprobó este medicamento para la colangitis biliar primaria. Los estudios demuestran que cuando se administra solo o combinado con ursodiol durante 12 meses puede ayudar a mejorar la función hepática y frenar la fibrosis hepática. Sin embargo, su uso suele estar limitado porque puede provocar un aumento del picor.
  • Fibratos (Tricor). Los investigadores no están seguros de cómo funciona este medicamento para ayudar a aliviar los síntomas de la colangitis biliar primaria. Pero, cuando se toma con el ácido ursodesoxicólico, ha reducido la inflamación del hígado y el picor en algunas personas. Se necesitan más estudios para determinar los beneficios a largo plazo.
  • Budesonida. Cuando se combina con el ácido ursodesoxicólico, el corticosteroide budesonida puede ser potencialmente beneficioso para la colangitis biliar primaria. Sin embargo, este fármaco se asocia con efectos secundarios relacionados con los esteroides para las personas con una enfermedad más avanzada. Son necesarios más ensayos a largo plazo antes de poder recomendar la budesonida para el tratamiento de esta afección.
  • Trasplante de hígado. Cuando los medicamentos ya no controlen la colangitis biliar primaria y el hígado comience a fallar, un trasplante de hígado puede ayudar a prolongar la vida. Un trasplante de hígado reemplaza el hígado afectado por la enfermedad con un hígado saludable de un donante. El trasplante de hígado se asocia con muy buenos resultados a largo plazo para las personas con colangitis biliar primaria. Sin embargo, a veces la enfermedad reaparece varios años después en el hígado trasplantado.

Tratamiento de los síntomas

El médico puede recomendar tratamientos para controlar los signos y los síntomas de la colangitis biliar primaria a fin de que te sientas más cómodo.

Tratamiento para la fatiga

La colangitis biliar primaria causa fatiga. Pero tus hábitos diarios, una dieta adecuada y ejercicio y otras afecciones médicas pueden afectar lo cansado que te sientes. También es importante hacerse un análisis para descartar enfermedad de tiroides dado que es más común en personas con colangitis biliar primaria.

Tratamiento para la picazón

  • Los antihistamínicos, como la difenhidramina, el clorhidrato de hidroxicina y la loratadina se usan comúnmente para reducir la picazón. Pueden ayudarte con el sueño si la picazón no te deja dormir.
  • La colestiramina es un polvo que se debe mezclar con alimentos o con líquidos.
  • La rifampicina es un antibiótico que puede detener la picazón. Se desconoce la manera exacta en que lo hace. Los investigadores piensan que es posible que bloquee la respuesta del cerebro a las sustancias químicas que generan la picazón presentes en la sangre.
  • La sertralina es un inhibidor selectivo de la recaptación de serotonina (ISRS) que ayuda a reducir los síntomas de la picazón.
  • Los antagonistas opioides, como los que contienen naloxona y naltrexona pueden servir para la picazón relacionada con la enfermedad hepática. Al igual que la rifampicina, estos medicamentos parecen reducir la sensación de picazón al actuar en el cerebro.

Tratamiento para la sequedad de ojos y boca

Las lágrimas artificiales y los sustitutos de la saliva disponibles, de venta libre o con receta médica, pueden ayudar a aliviar la sequedad de ojos y boca. Masticar chicle o chupar pastillas también pueden ayudarte a producir más saliva y aliviar la boca seca.

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic que ensayan nuevos tratamientos, intervenciones y pruebas para prevenir, detectar, tratar o controlar esta afección.

Estilo de vida y remedios caseros

Es posible que te sientas mejor si cuidas bien tu salud en general. A continuación, te damos una lista de las cosas que puedes hacer para mejorar algunos síntomas de la colangitis biliar primaria y que, además, pueden ayudar a prevenir ciertas complicaciones:

  • Escoge alimentos con contenido reducido de sodio. Opta por alimentos con bajo contenido de sodio o alimentos naturalmente sin sodio, ya que el sodio contribuye a la hinchazón del tejido y a la acumulación de líquidos en la cavidad abdominal (ascitis).
  • Nunca comas ostras ni otros mariscos crudos. Los mariscos pueden tener bacterias que causan infecciones, lo que puede ser peligroso para las personas con enfermedad hepática.
  • Haz ejercicio la mayoría de los días de la semana. El ejercicio regular puede reducir el riesgo de disminución de la masa ósea.
  • Evita el alcohol. El hígado procesa el alcohol que bebes y el estrés añadido puede provocar daño hepático. Por lo general, las personas con colangitis biliar primaria deberían abstenerse de beber alcohol.
  • Consulta con el médico antes de tomar medicamentos o suplementos dietéticos nuevos. Como el hígado no funciona normalmente, es probable que seas más sensible a los efectos de los medicamentos recetados y de venta libre, además de a algunos suplementos dietéticos; por lo tanto, consulta con tu médico antes de tomar cualquier medicamento nuevo.

Estrategias de afrontamiento y apoyo

Puede resultar frustrante vivir con una enfermedad hepática crónica sin cura. La fatiga por sí sola puede tener una gran repercusión sobre la calidad de vida. Cada persona encuentra formas de enfrentar el estrés de una enfermedad crónica. Con el tiempo, descubrirás lo que funciona para ti. A continuación, te ofrecemos información sobre cómo comenzar:

  • Infórmate sobre la afección. Mientras más sepas sobre la colangitis biliar primaria, más activo podrás estar en tu propio cuidado. Además de hablar con el médico, busca información en la biblioteca local y en los sitios web afiliados con las organizaciones reconocidas, como la American Liver Foundation (Fundación Estadounidense del Hígado).
  • Tómate tiempo para ti. Comer bien, hacer ejercicio y descansar lo suficiente pueden ayudar a que te sientas mejor. Trata de planificar con anticipación los momentos en los que necesitarás descansar más.
  • Busca ayuda. Si tu familia o tus amigos quieren ayudar, permíteles hacerlo. La colangitis biliar primaria puede ser agotadora; por lo tanto, acepta la ayuda de alguien que se ofrezca a hacer las compras, lavar una carga de ropa o preparar la cena. Diles qué necesitas a aquellas personas que te ofrezcan ayuda.
  • Busca apoyo. Las relaciones sólidas pueden ayudarte a mantener una actitud positiva. Si a tus amigos o a tus familiares se les dificulta comprender tu enfermedad, puedes descubrir que un grupo de apoyo puede ser útil.

Preparación para la consulta

Si tienes signos o síntomas que te preocupen, programa una cita con el médico. Si te diagnostican colangitis biliar primaria, es posible que te remitan a un médico especialista en trastornos del aparato digestivo (gastroenterólogo) o en enfermedades hepáticas (hepatólogo).

Debido a que suele haber mucho que tratar durante la cita, es aconsejable ir bien preparado.

Qué puedes hacer

  • Ten en cuenta cualquier restricción previa a la cita. Cuando programes la cita, asegúrate de preguntar si hay algo que debas hacer con anticipación, como restringir tu dieta.
  • Anota los síntomas que tengas, incluidos aquellos que quizás no parezcan relacionados con el motivo de la cita.
  • Anota información personal clave, como episodios de estrés importantes o cambios recientes en tu vida.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, las vitaminas y los suplementos que tomes.
  • Pídele a un familiar o a un amigo que te acompañe. En ocasiones, puede ser difícil recordar toda la información que se te proporciona durante una consulta. La persona que te acompañe podría recordar algún detalle que tú hayas pasado por alto u olvidado.
  • Escribe preguntas para hacerle al médico.

Preparar una lista de preguntas puede ayudarte a aprovechar al máximo el tiempo con el médico. Para la colangitis biliar primaria, estas son algunas preguntas básicas que puedes hacerle al médico:

  • ¿Cuál es la causa más probable de mis síntomas?
  • ¿Qué tipo de pruebas tengo que hacerme para confirmar el diagnóstico? ¿Estas pruebas requieren alguna preparación especial?
  • ¿Cuán grave es el daño hepático?
  • ¿Qué tratamiento es recomendable para mí?
  • ¿Necesitaré un trasplante de hígado?
  • ¿Qué tipos de efectos secundarios suele ocasionar el tratamiento?
  • ¿Existen otras opciones de tratamiento?
  • ¿Debo cambiar mi dieta?
  • ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web me recomiendas?

Además de las preguntas que hayas preparado para hacerle a tu médico, no dudes en hacer otras que se te ocurran durante la cita médica.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas. Estar listo para responderlas puede darte más tiempo para analizar tus inquietudes con mayor profundidad. El médico puede preguntarte lo siguiente:

  • ¿Qué síntomas has presentado?
  • ¿Cuándo los notaste por primera vez?
  • ¿Siempre tienes síntomas, o van y vienen?
  • ¿Cuán intensos son los síntomas?
  • ¿Hay algo que mejore o que empeore los síntomas?
  • ¿A alguien de tu familia alguna vez le diagnosticaron colangitis biliar primaria?
  • ¿Tienes alguna enfermedad crónica?
  • ¿Tienes antecedentes de hepatitis u otra enfermedad hepática?
  • ¿Hay alguien en tu familia que tenga una enfermedad hepática?
  • ¿Qué cantidad de alcohol bebes?
  • ¿Qué medicamentos estás tomando?
  • ¿Tomas algún remedio natural o a base de hierbas?

Colangitis biliar primaria - atención en Mayo Clinic

Sept. 29, 2021
  1. Corpechot C, et al. New treatments/targets for primary biliary cholangitis. JHEP Reports. 2019; doi:10.1016/j.jhepr.2019.05.005.
  2. Louie JS, et al. Primary biliary cholangitis: A brief overview. Clinical Liver Disease. 2020; doi:10.1002/cld.867.
  3. Primary biliary cholangitis (primary biliary cirrhosis). National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases. https://www.niddk.nih.gov/health-information/liver-disease/primary-biliary-cholangitis. Accessed March 3, 2021.
  4. Primary biliary cholangitis. National Organization for Rare Disorders. https://rarediseases.org/rare-diseases/primary-biliary-cholangitis/. Accessed March 3, 2021.
  5. Tanaka A. Current understanding of primary biliary cholangitis. Clinical and Molecular Hepatology. 2021; doi:10.3350/cmh.2020.0028.
  6. Galoosian A, et al. Clinical updates in primary biliary cholangitis: Trends, epidemiology, diagnostics, and new therapeutic approaches. Journal of Clinical and Translational Hepatology. 2020; doi:10.14218/JCTH.2019.00049.
  7. Feldman M, et al., eds. Primary biliary cholangitis. In: Sleisenger and Fordtran's Gastrointestinal and Liver Disease: Pathophysiology, Diagnosis, Management. 11th ed. Elsevier; 2021. https://www.clinicalkey.com. Accessed March 3, 2021.
  8. Survival tips. Sjogren's Foundation. https://www.sjogrens.org/living-with-sjogrens/survival-tips. Accessed March 3, 2021.
  9. Brown A. Allscripts EPSi. Mayo Clinic. Dec. 22, 2020.
  10. Wiesner RH (expert opinion). Mayo Clinic. April 3, 2021.